sábado, 10 de abril de 2010

Lecturas seleccionadas: Estafas basadas en el crecimiento (Parte I)


Presentación

Con el presente artículo iniciamos un nuevo servicio, el que esperamos sea del interés de los lectores de la publicación digital "Misterios de nuestro mundo y del universo".

Indudablemente la Web, o sea la WWW, el entramado documentario y de servicios de alcance mundial, por cierto contiene informaciones y documentos de gran interés y actualidad, lo que puede llegar a ser de utilidad fermental para los usuarios, tanto en lo referido a sus respectivas actividades laborales y profesionales como en relación al propio y más amplio enriquecimiento cultural personal; el problema es que en este gran reservorio digital documental que nos ofrece Internet, naturalmente existen escritos de gran nivel, muy bien redactados y con profundos y novedosos análisis y enfoques, junto a informaciones y noticias de un nivel e interés medio, y junto a escritos francamente de bajo nivel, tendenciosos, o basados en informaciones falsas, o con el objetivo espurio de confundir y de entreverar.

Claro está los buscadores, y especialmente los buenos buscadores como Google, actúan como un primer filtro de gran utilidad y gran sentido práctico, así desestimándose muchos y variados contenidos basura; no obstante lo cual y de todas formas, esos programas-producto no siempre nos ofrecen en los primeros lugares documentos basados en nuevos paradigmas o en innovadores enfoques que recién se están gestando y afirmando.

Con la finalidad de ahorrar tiempo de nuestros lectores, en el presente artículo y en otros que con esta orientación le seguirán, señalaremos contenidos de Internet que a nuestro juicio son de gran interés potencial para los usuarios, y a estos efectos indicaremos los correspondientes enlaces, y/o transcribiremos los pasajes más destacados de las lecturas que personalmente más nos han interesado y marcado, y/o haremos resúmenes analíticos o sintéticos de sus planteamientos y conclusiones. Naturalmente, en ciertos casos cerraremos las referencias y las transcripciones así destacadas y marcadas, con comentarios y observaciones y críticas personales.


Estafas basadas en el crecimiento
(referencia web http://www.omni-bus.com/n24/estafas.html)

Autor: Santiago Egido Arteaga (Barcelona, España): Nació en España en 1967. Obtuvo su Doctorado en Matemáticas Aplicadas en la Universidad de Maryland, EEUU, y su tesis doctoral versó sobre la implementación en ordenadores paralelos, de métodos para resolver las ecuaciones de Navier-Stokes usando elementos finitos. Trabajó un año en la NASA haciendo simulaciones de nubes volcánicas. Realizó un posdoctorado en la Universidad de Lovaina (Bélgica) sobre control de tráfico (carreteras, no redes). También es redactor habitual de varias revistas científicas.

SECCIÓN 1: Introducción

Vemos normal que las cosas crezcan. Las ciudades aumentan en extensión, la población de los países crece, las franquicias abren más tiendas y obtienen mayores beneficios, cada vez hay más teléfonos por habitante, y en promedio consumimos cada vez más energía por grupo familiar. Tendemos a pensar que el crecimiento es bueno y que bajo ciertas condiciones podremos sostenerlo hasta el fin de los tiempos; al fin y al cabo, una mayoría de nuestros niños son sanos y crecen, y son nuestro futuro y nuestra esperanza, mientras que los ancianos y los enfermos tienden a encogerse, a retraerse, a desplegar cada vez un menor dinamismo y a tener cada vez una menor presencia social.

Las cosas que crecen parecen robustas y productivas, y dan la impresión de estar funcionando bien y de ser positivas. ¿Acaso usted no cree eso? ¿Por azar usted no opina así? ¿Eventualmente usted opina que hay excepciones a esta regla?

Al observar cómo subían los precios de los pisos en España y en EEUU, muchos españoles y muchos estadounidenses se sumaron a este optimismo desbocado, mientras que otros se dieron cuenta que ese crecimiento iba demasiado rápido, y que eso era un problema.

El crecimiento generalmente inspira confianza y crea una engañosa sensación de seguridad y de euforia que, como veremos, puede ser una debilidad de la que se aproveche algún inteligente y desaprensivo especulador, o algún tramposo y astuto embaucador.

En las secciones que siguen veremos primero el prototipo de estafa basada en el crecimiento, las estructuras piramidales, que pueden ser fraudulentas o no, que pueden esconder trampas o no.

Luego analizaremos tres tipos de interesantes montajes piramidales: (1) las cadenas de cartas, (2) las redes de distribución, y (3) el propio sistema de la Seguridad Social.

A continuación y ya en la segunda parte de este artículo, estudiaremos dos fenómenos que se parecen bastante a las estructuras piramidales: (a) los tristemente de moda esquemas de Carlo Ponzi, y (b) las burbujas.

Y finalmente explicaremos un tipo de fraude fiscal típico en las etapas de rápido crecimiento económico.



SECCIÓN 2: La estructura piramidal

La idea básica de una estructura piramidal es simple; se trata de construir un sistema en el que una persona dé algo a otras personas a cambio de la promesa de recibir en el futuro más de lo que ha dado, con lo cual se da la impresión de que se está haciendo una inversión, y de que ese es un pozo de riqueza asegurado. La palabra "pirámide" hace referencia a que, para que el sistema sea o parezca sostenible, los beneficios que obtiene una persona deben venir de varias personas situadas en un "nivel" inferior.

Estos sistemas admiten numerorísimas variantes y funcionan mientras se vayan incorporando nuevas personas, pero tarde o temprano llega un momento en el que ya no queda más gente dispuesta a entrar; y es entonces cuando se hunde el sistema, "pillando" a la mayoría de los participantes por sorpresa y en números rojos, quienes con cierta incredulidad poco a poco descubren la triste realidad.


Las estructuras piramidales suelen tener las siguientes propiedades:

1. Son sistemas altamente jerárquicos; una minoría gana mucho dinero, y una mayoría pierde algo.
2. Tienen mecanismos claros y sencillos (al menos en apariencia) para permitir que un recién llegado pueda aspirar a subir en la pirámide; debido a que su estructura jerárquica claramente presenta una injusticia obvia y evidente, un sistema piramidal sólo se mantiene porque quienes allí son perdedores ambicionan convertirse en ganadores, y piensan que tienen una chance razonable de lograrlo si ponen suficiente empeño y suficiente dedicación.
3. Se necesita incorporar más y más gente para que el sistema pueda mantenerse en funcionamiento; las personas dentro de la pirámide se encargan de buscar nuevos miembros.

SECCIÓN 2.1: Cadenas de cartas

Un buen ejemplo de estructura piramidal son las cadenas de cartas del tipo: ««Manda 10 euros por correo o transferencia bancaria a la persona que está al tope en esta lista, borra a dicha persona de la lista (si la lista tiene menos de veinte nombres), añade al final tu nombre y dirección (o tu nombre y número de cuenta), y envía copia de este mensaje al menos a diez personas, al menos a diez amigos y conocidos.»»

Éste es un esquema fraudulento porque no puede funcionar con seguridad en forma extendida en el tiempo; la mayoría de los participantes están condenados de antemano a perder dinero, aunque ciertamente una minoría de personas puede llevarse la parte del león.

Para desarrollar un ejemplo, imaginemos que la lista es de tres personas, que cada una de ellas engaña inicialmente a dos amigos, que mandar una carta o hacer una transferencia bancaria cuesta un euro, y que todos los participantes son unos entusiastas que siguen estrictamente las reglas del juego en vez de colocarse en lo alto de sus propias pirámides.

Inicialmente por tanto supondremos que el ideólogo envía seis mensajes.

Como puede observarse, estamos conjeturando que la estafa está fundamentada en una única persona, en un único ideólogo.

Al iniciarse las cadenas a través de cada uno de los seis mensajes originales, el originador o ideólogo engaña a los amigos, quienes cada uno van a gastar 11 euros en enviar un pago al primer estafador (que ha puesto tres direcciones suyas o de familiares en la lista inicial). En resumen, el estafador inicialmente recibe así 60 euros, y cada estafador aprendiz se ha gastado 11 euros.

Al completarse otro nivel adicional en la pirámide, se captura a sesenta nuevas personas, quienes cada una gasta 11 euros, recibiendo así el primer estafador 600 euros adicionales procedentes de los amigos de sus amigos.

Y al completarse un nivel adicional subsecuente se captura seiscientas nuevas personas, recibiendo así el ideólogo 6000 euros adicionales.

En otro nivel subsecuente los estafadores aprendices (que antes fueron estafados), ahora se convierten en estafadores recibiendo cada uno 10 euros de los nuevos estafados que están en su propia pirámide, mientras que a partir de entonces el estafador original ya no recibe nada más. En esta instancia y si ninguna cadena fue discontinuada, un estafador aprendiz recibirá 10 mil euros, obviamente una bonita suma.


Por cierto terminamos aquí con este razonamiento, pues a medida que se vayan añadiendo niveles adicionales, se observará que hay unos pocos que recuperan su inversión inicial o que obtienen modestas ganancias, mientras que hay un conjunto bastante grande de perdedores momentáneos. Naturalmente este esquema no es sostenible en el tiempo en forma indefinida, así que en algún momento aparecerán defecciones, cadenas que se interrumpen y cadenas que continúan, y por último las cadenas terminarán todas ellas por cancelarse definitivamente. Y es por este efecto que no todos los participantes recibirán cada uno de ellos varios miles de euros.

Como resultado final, se tendrá que el ideólogo de la cadena ha ganado una cifra interesante, mientras que quienes primero fueron invitados a participar en la cadena posiblemente ganaron algo o por lo menos desquitaron la inversión, pero una inmensa mayoría de los involucrados perdieron 11 euros.

El atractivo de este tipo de estafas, es que se da la impresión que aquellos que perseveren y actúen con gran seriedad, acabarán ganando cada vez más dinero. Y esto es lo paradójico, esto es lo más llamativo y lo que hace suponer una ingenuidad generalizada: ““Una gran cantidad de personas está perdiendo, y sin embargo se tiene la esperanza de en algún momento pasar a ganar, y que con el correr del tiempo todo el mundo acabe ganando””.

Una curiosa forma de plantear el problema es intentar averiguar cuánto vale la suma de todos los números dentro de la siguiente tabla (imaginemos que la tabla es infinita, y que tiene infinitas filas e infinitas columnas).

1
-2





...

3
-4




...


5
-6



...



7
-8


...




9
-10

...
...
...
...
...
...
...
...
...

Si se observa que la suma de los números en cada columna vale 1, podría llegarse con demasiada rapidez a concluir que la suma de los números en la tabla tiene que ser infinita, porque una tabla infinita contendrá o contendría infinitas columnas.

Sin embargo, la suma de los números de cada fila es -1, y como también hay infinitas filas, por la misma razón se deduciría que la suma total es menos infinito.


Volvamos ahora a examinar la tabla recién presentada, interpretando cada fila como un nivel y cada columna como lo que gana y pierde cada persona. Quienes estén dentro de la pirámide y quieran capturar a un nuevo incauto le dirán por ejemplo "da 6 y recibe 7" (suma por columnas o análisis por columnas), pero lo que ocurrirá en realidad cuando entre alguien será un "da 6 y nosotros recibimos 5" (suma por filas o análisis por filas).

Y así es como se resuelve la paradoja; hay una forma falaz de enfocar el problema que en forma engañosa y subliminal sugiere que todo el mundo acaba ganando dinero, cuando en realidad son unos pocos que efectivamente ganan dinero.

Tarde o temprano la pirámide dejará de crecer, y en ese momento casi todas las personas en el sistema habrán perdido dinero. La gente que entra en este tipo de cadenas lo hace pensando que pronto estará en los primeros niveles, y que así tendrá tiempo de ganar una suma sustantiva, pero la paradoja, pero el engaño, está en que los últimos que ingresen siempre estarán pensando lo mismo (o se les inducirá a pensar lo mismo); en realidad, ninguno de los participantes o al menos casi nadie, sabe con absoluta certeza cuán grande es la pirámide, ni cuánto tiempo tardará en llegar a posiciones de privilegio, y ahí está el verdadero engaño.


SECCIÓN 2.2: Redes de distribución piramidal

La red de distribución piramidal típica es una empresa que compra o fabrica un producto, digamos botellas de agua, y que tiene una extensa red de distribuidores que revenden las botellas y que son los que forman la pirámide.

La idea básica es formar cadenas jerárquicas de distribuidores; la fábrica vende botellas al primer nivel de distribuidores a, digamos para fijar las ideas, 60 centésimos cada una; éstos revenden las botellas a los distribuidores del segundo nivel y/o a los comercios a 70 centésimos, el segundo nivel a su vez revende la mercadería al tercer nivel y/o a los comercios a 80 centésimos, y así sucesivamente.


Al igual que las cadenas piramidales de cartas que acabamos de analizar, las redes de distribución piramidal pueden adoptar muchas formas y tener muchas variantes.

El vértice de la pirámide puede ser o bien el fabricante o bien los ejecutivos de la empresa distribuidora, y los distribuidores pueden estar contratados o no por la empresa distribuidora (la que puede coincidir o no con la empresa fabricante). La labor realizada puede ser vender y/o distribuir un producto, prestar un servicio subcontratado, buscar clientes para alguien, establecer publicidad de pago en Internet y por allí captar ganancias al captar nuevos clientes o nuevos distribuidores, etcétera, etcétera.

Lo realmente característico de estos sistemas es que cada distribuidor puede contratar a nuevos distribuidores en el nivel inmediatamente inferior al suyo; de hecho, la forma en que un distribuidor puede realmente ganar dinero es conseguir tener una sub-pirámide extensa por debajo de él.

Obviamente, los distribuidores en los primeros niveles van a ganar más dinero porque su volumen de ventas es mayor. Pero las botellas no pueden llegar demasiado caras a los últimos niveles, o no podrán ser vendidas. Además, es conveniente dejar una puerta abierta para que los vendedores de los últimos niveles que lo estén haciendo muy bien, puedan subir en la jerarquía, para así estimular al resto de sus compañeros a trabajar más en la venta de botellas.

Para satisfacer todos estos requisitos, el procedimiento que fije los precios y las promociones entre niveles debe ser complicado, lo que aumenta el atractivo de la participación pues generalmente dificulta el hacer números con fundamento y encubre el engaño.

Prescindiendo de excesivos detalles y de ciertas particularidades, ciertamente el mecanismo de las redes de distribución es bastante parecido en resultados y en relacionamiento entre participantes, al de las cadenas de cartas.


¿Son estos sistemas fraudulentos? ¿Puede denunciarse a los ideólogos frente a la justicia?

Bueno, depende… Obviamente no todo es blanco o negro, sino que siempre se admite una extensa gama de grises.

Para entender a cabalidad estos mecanismos, basta darse cuenta de que una red de distribución piramidal que tenga pocos intermediarios y pocos niveles, es indistinguible de una red de distribución "normal" y no tramposa.

Hay unos pocos países que han legislado sobre este tipo de estructuras comerciales, así que en muy pocos casos podrá verdaderamente concluirse que un determinado esquema de distribución es legal o ilegal, es tramposo o no tramposo frente a la justicia.

En la mayoría de las naciones, incluyendo España así como los países de América Latina, una red de distribución piramidal es legal e inatacable judicialmente, si disfraza su sistema de pagos como "comisiones" y cumple una serie de condiciones que garanticen que los distribuidores no van a ser demasiado explotados; por ejemplo, tienen que estar contratados y deberían tener un sueldo base al que se sumarán las comisiones.

El prototipo de red de distribución piramidal decididamente fraudulenta o al menos inconveniente para la mayoría de los distribuidores (para la mayoría de los trabajadores), sería la que se desarrolla bajo varios de los supuestos o varias de las condiciones que se indican a continuación:

1. No contrata a los distribuidores, sino que espera de ellos que trabajen en su tiempo libre.

2. Realiza una actividad fraudulenta, como vender remedios milagrosos para adelgazar, o productos que en realidad no hacen lo que se espera de ellos.

3. Es extremadamente ineficiente, en el sentido de que se invierte una gran cantidad de tiempo y de energía en transportar botellas de la casa/almacén de un distribuidor al siguiente.

4. Usa cadenas de distribución muy largas, con muchos intermediarios, con un número excesivo de intermediarios.

5. El producto llega al final de la pirámide con un precio exagerado y es difícil de vender, salvo eventualmente en las grandes superficies o en negocios de primera línea (de primera calidad, de gran reconocimiento), los que son abastecidos por los distribuidores de los primeros niveles.

6. La empresa distribuidora estimula desmedidamente la ambición de sus distribuidores; o sea enfatiza al individuo por encima de la empresa, le plantea objetivos difíciles como si fuesen retos de superación personal que no tienen nada que ver con la propia estructura empresarial.

7. La empresa usa unas estructuras rígidas y jerárquicas, hay un flujo vertical del poder, la toma de decisiones está centralizada, y el liderazgo se basa en el autoritarismo.

8. Los distribuidores deben pagar una llave o afiliación para poder ingresar en el negocio.

Hay otros procesos a los que también se podría calificar de piramidales o asimilar a estructuras piramidales, pero que no son estafas; por ejemplo, promociones del tipo de "suscribe a un amigo y te descontaremos 20 euros, o te daremos tal o cual ventaja". Obviamente, la empresa que ofrezca esto espera ganar más de 20 euros con una nueva afiliación, pero el negocio no se limita a esos 20 euros y, además, ofrece este dinero en vez de requerirlo.


El sistema de la Seguridad Social

Antes hemos señalado que no todos los sistemas piramidales tienen que ser necesariamente fraudulentos, y un buen ejemplo de ello es el sistema de la Seguridad Social... Claro, esta sección tiene por título "El sistema de la Seguridad Social", aunque también bien podríamos haber titulado esta sección como "Crónica de una ruina anunciada".

Empecemos por el principio. La Seguridad Social es un sistema piramidal en el que cada nivel está formado por una generación, que paga en gran medida la jubilación y la asistencia sanitaria de la generación anterior. No es realmente un sistema jerárquico, aunque la diferencia entre jubilado y cotizante no es precisamente sutil.

Está claro cuál es el sistema para promocionar cotizantes a jubilados, y si dejase de incorporar cotizantes, el sistema obviamente se hundiría, colapsaría.

Expuesto así parece claramente una estafa y un engaño, pero bien podríamos hacer otras consideraciones sobre este asunto.

Ciertamente los cotizantes también reciben beneficios antes de convertirse en jubilados, como ser asistencia sanitaria y subsidios en caso de paro. Si los fondos de la Seguridad Social estuviesen bien gestionados, cada cotizante se pagaría su propia jubilación (nos estamos refiriendo a inversiones a 45 años, la duración media de una vida laboral); es decir, la Seguridad Social viene a ser como un plan de pensiones obligatorio y, con este enfoque, estaría claro que no es ni piramidal ni fraudulento.

El problema de la Seguridad Social es que posiblemente recibiremos menos de lo que aportaremos. Si en el futuro, cuando nosotros estemos jubilados, llegase a haber pocos cotizantes por jubilado, habría que rebajar las pensiones y las prestaciones sanitarias pues el sistema se volvería insostenible.

Claro, siempre podríamos hacernos ilusiones sobre tener un sistema altamente eficiente y abaratado gracias a la incorporación de avances tecnológicos como médicos-robot, de forma que un cotizante pudiese mantener a muchos pensionados.

Pero esto no arreglaría el problema en el sentido de que, si hay muy pocos cotizantes, y ellos están convencidos de que sus aportes son excesivos en relación a los beneficios que obtienen y que podrían recibir en el futuro, ¿por qué no habrían ellos de negarse a pagar sus cotizaciones, o por qué no habrían ellos de ser reticentes intentando participar en el sistema previsional con el perfil más bajo posible? Desde sus respectivos puntos de vista, esas negativas o esas reticencias serían razonables, pues todos ellos o al menos una mayoría vislumbraría que el sistema no les conviene, pues se pondría en evidencia que el sistema es una especie de estafa, o que al menos es un esquema altamente ineficiente y con elevados costes operativos.


Este artículo continúa en la Parte II, donde se sigue con la presentación de un extracto del artículo de Santiago Egido Arteaga, secciones "Los esquemas de Carlo Ponzi", "¿Hasta qué punto son destructores los sistemas piramidales?". "Burbujas", y "Fraude contable, manipular los pagos, posponer el cumplimiento de las obligaciones fiscales".


PARA QUIENES SE INTERESEN EN EL TEMA DE LOS DELITOS Y LOS FRAUDES INFORMÁTICOS

Se les recomienda especialmente consultar los artículos que se listan a continuación.

(a) La viveza individual o la estupidez colectiva
http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/04/la-viveza-individual-o-la-estupidez.html
Publicado el viernes 9 abril 2010

(b) Lecturas seleccionadas: Estafas basadas en el crecimiento (Parte I)
http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/04/lecturas-seleccionadas-estafas-basadas.html
Publicado el sábado 10 abril 2010

(c) Lecturas seleccionadas: Estafas basadas en el crecimiento (Parte II)
http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/04/reflexiones-sobre-el-sistema.html
Publicado el domingo 11 abril 2010

(d) Disparatario: Anuncios clasificados "Por ausentarme del país este fin de semana, vendo urgente BILLETE PREMIADO DE LOTERÍA al mejor postor"
http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/04/disparatario-anuncios-clasificados-por.html
Publicado el jueves 22 abril 2010

(e) Internet es una puerta a la cultura y a la información, es un medio apto y ágil para la comunicación social, pero además es una posible vía de ataque
http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/05/internet-es-una-puerta-la-informacion-y.html
Publicado el jueves 20 mayo 2010

(f) Una necesidad de nuestra época: La alfabetización digital y mediática
http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/05/una-necesidad-de-nuestra-epoca-la.html
Publicado el sábado 29 mayo 2010

(g) ¿Quienes son los más honestos? ¿Cómo podemos promover mayor transparencia y honestidad de procederes en nuestra sociedad?
http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/06/quienes-son-los-mas-honestos-como.html
Publicado el sábado 5 junio 2010

(h) Internet nos proporciona información muy valiosa, pero también puede ser fuente de confusión y engaño: Los bulos digitales, los mensajes tramposos
http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/06/un-bulo-digital-o-sea-una-noticia-falsa.html
Publicado el lunes 7 junio 2010

(i) Los engaños digitales: ¡Cuidado!, el ingenio de los piratas informáticos no tiene límite, y ningún usuario puede estar a salvo de timos
http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/06/los-enganos-digitales-cuidado-el.html
Publicado el miércoles 16 junio 2010

(j) Beneficios y peligros de las redes sociales: Como todas las herramientas, todo depende de cómo se las utilice
http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/06/beneficios-y-peligros-de-las-redes.html
Publicado el jueves 17 junio 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada