jueves, 15 de abril de 2010

Materias pétreas de origen cósmico: Las tektitas australianas

Nuevos estudios sobre unas misteriosas rocas halladas en Australia, podría proporcionar la prueba que faltaba para establecer que las mismas son salpicaduras cósmicas procedentes de la Luna

Un enigma mineralógico impresionante son las tektitas o tectitas, piedras vidriosas, del tamaño de una naranja, que han mantenido confusos a los geólogos por más de 200 años.

La estructura de estas formaciones denota que alguna vez se derritieron, calentándose aproximadamente a 2.500 grados Celsius, y que luego fueron enfriadas rápidamente.

Una posible explicación, según varios científicos, sería el impacto en la Tierra de un meteoro gigante, fenómeno que hubiera podido esparcir piedras derretidas salpicadas.

Pero tal hipótesis, requiere la presencia de al menos un cráter enorme (como el de Arizona) relativamente cerca de los "Campos de tektitas".


Sin embargo, en Australia, no se han encontrado oquedades asociadas a este particular tipo de rocas. De hecho, las tektitas australianas presentan una forma única, singularísima, que podría explicarse por un segundo derretimiento, y posterior rápido enfriamiento. Y esto requiere que esas rocas hayan atravesado la atmósfera terrestre.

La clave para solucionar este enigma fue señalada desde la NASA por el especialista doctor Dean R Chapman, quien junto a otros investigadores defiende la "teoría de origen lunar".


Impactos de meteoros en la Luna producen un primer derretimiento. Algunas salpicaduras escapan a la débil gravedad lunar, y son ellas atraídas por la fuerza gravitatoria de nuestro planeta. Y entonces, al ingresar en nuestra atmósfera, se origina un segundo derretimiento debido a calentamiento por fricción.

El doctor Chapman ha calculado miles de recorridos, para establecer con precisión las trayectorias de las tektitas halladas en suelo australiano.

Incluso Chapman pudo identificar al famoso cráter "Tycho", como la zona lunar desde donde pudieron haber partido meteoros hacia la Tierra.

Los curiosos "rayos" del citado cráter lunar son zanjas muy brillantes, por estar repletas de material vidrioso que refleja notablemente la luz solar. Y los expertos afirman que desde allí partió la materia lunar, inmediatamente después del impacto de un gran cuerpo cósmico.

Uno de los motivos por el cual se eligió el lugar del alunizaje del Apolo 15, fue la presencia de pequeños cráteres, origen posiblemente del material ya descrito.

Causó intensa emoción a los científicos el éxito enorme de dicha expedición lunar, al recoger los astronautas extrañas rocas vidriosas que les encomendaron buscar. De modo tal que, en resumidas cuentas, el minucioso estudio de tan singulares piedras de nuestro satélite natural, nos proporciona ahora la evidencia acerca del origen de las tektitas australianas, arrojando luz sobre un misterio geológico que no había podido ser resuelto durante largo tiempo.

Nota: El presente artículo es una ampliación corregida del escrito del mismo autor publicado en LR21 (Periódico La República, Montevideo, Uruguay) el domingo 29 agosto 2004 .


Meteoritos en la filatelia


VIDEOS SOBRE TÓPICOS RELACIONADOS QUE SE RECOMIENDAN

1 - El Universo de Stephen Hawking - Alquimia Cósmica 1/5


2 - El Universo de Stephen Hawking - Alquimia Cósmica 2/5


3 - El Universo de Stephen Hawking - Alquimia Cósmica 3/5


4 - El Universo de Stephen Hawking - Alquimia Cósmica 4/5


5 - El Universo de Stephen Hawking - Alquimia Cósmica 5/5


6 - Descubren indicios de la existencia de la materia oscura: Su composición podría incluir neutrinos ordinarios y pesados, partículas elementales recientemente postuladas como los WIMPs y los axiones, cuerpos astronómicos como las estrellas enanas y los planetas (colectivamente llamados MACHOs), y también nubes de gases no luminosos; también se especula con que la materia oscura estaría formada por ciertas partículas elementales colectivamente llamadas materia oscura no bariónica


7 - Cosmos, Carl Sagan: Cielo e infierno (A-1)


8 - Cosmos, Carl Sagan: Cielo e infierno (B-2)


9 - Cosmos, Carl Sagan: Cielo e infierno (C-3)


10 - Cosmos, Carl Sagan: Cielo e infierno (D-4)


11 - Cosmos, Carl Sagan: Cielo e infierno (E-5)


12 - Cosmos, Carl Sagan: Cielo e infierno (F-6)


13 - Carl Sagan: Cielo e infierno (G-7)


14 - ASTEROIDE 4769 CASTALIA

4769 Castalia es un asteroide que cruza cercano a la Tierra, y que fue descubierto por Eleanor Helin el 9 agosto 1989. Los científicos usaron radio astronomía y modelación por computadora, para generar una imagen de Castalia en 3D. Se obtuvieron los datos para el modelo de computadora en 1989, usando el teléscopio radar/radio Arecibo instalado en Puerto Rico, cuando el asteroide pasó a casi 5.6 millones de kilómetros (3.5 millones de millas) de la Tierra. Los investigadores R Scott Hudson (Universidad Estado de Washington) y Steven J Ostro (JPL) cruzaron intervalos de tiempo con datos Doppler de los ecos del radio, para producir una recreación modélica por computadora en 3D. Castalia tiene la forma de una haltera, y tiene casi 1.8 kilómetros de longitud (1.1 millas) en su lado más ancho. Tiene además dos lóbulos distintos de casi .75 kilómetros (.47 millas), y también tiene un estrecho desgaste de aproximadamente 100 a 150 metros (330 a 490 pies) de fondo. Los dos lóbulos probablemente en su momento fueron objetos separados, que se juntaron después de una colisión relativamente tranquila. Ambos lóbulos tienen composición y rugosidad similares. La resolución eficaz de la reconstrucción es de casi 100 metros (330 pies). Éste es el primer modelo detallado en 3D de un Asteroide Cercano a la Tierra jamás producido.

15 - ¿De qué está hecho el Universo? La materia oscura

Videos tu.tv



SAPIENCIARIO DE DIGIMUNDO, HIPERTEXTOS EDUCATIVOS, CULTUREMAS PARA EL SIGLO XXI

Nota: Para visualizar el presente artículo en la pantalla con una mejor calidad y a mayor velocidad, se sugiere utilizar el navegador Google Chrome. Y si hay problemas de virus informáticos en el computador, se sugiere instalar y utilizar Avast! Antivirus.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada