jueves, 10 de noviembre de 2016

Después de los dinosaurios, la lucha por la supremacía se libró entre las grandes aves terroríficas y los mamíferos carniceros

En este artículo, intentaremos brindar un panorama claro, concreto, y entendible, sobre la evolución de la fauna en las eras Terciaria y Cuaternaria, así como el desarrollo de la competencia entre especies por el dominio del planeta

Hace 65 millones de años, un enorme cometa, con un diámetro de 9,7 kilómetros, impactó en la península de Yucatán, con un ángulo muy inclinado, de modo que proyectó mucho material pulverizado a las capas atmosféricas.

Durante 7 meses y medio por lo menos, la luz solar no llegó a la superficie planetaria. Se extinguieron multitud de especies, se esfumaron los dinosaurios, sin embargo, algunas aves y los diminutos mamíferos, sobrevivieron. 

Libres del dominio de los saurios temibles, los mamíferos comenzaron a prosperar desde hace 60 millones de años, en pleno período Paleoceno.

 Sin embargo, las aves tomaron la ventaja,desde su posición carnívora. Una de ellas, el Gastornis, superaba los 2 metros de altura.

Reconstrucción del aspecto en vida del Gastornis

Posible aspecto del Diatryma

Esqueleto del Diatryma

EOCENO  INFERIOR : Hace 50 millones de años, durante el Eoceno,se desarrolló la edad dorada de las aves carnívoras. Aparecieron diversos géneros en toda América, África y Europa. No así en Asia, donde los mamíferos habían logrado un espectacular desarrollo. 

Uintaterios,murciélagos gigantes,primates y lémures voladores,caballos primitivos y tapires  se multiplicaban. También los primeros cetáceos (mamíferos acuáticos), que se desarrollaron como una vía de escape, ante el inminente empuje de las formidables aves. 

Europa estaba entonces separada del Asia por un mar interior. Grandes erupciones volcánicas,especialmente entre Noruega y Groenlandia, elevaron la temperatura planetaria, hasta el extremo de permitir selvas tropicales, en plenas regiones polares.

Un Uintatherium y su cría

Fauna de la era Terciaria

Uintatherium: un Dinocerátido con dos grandes colmillos y seis extraños cuernos

UINTATHERIUM : Entre 48 y 37 millones de años atrás (período Eoceno) vivió esta "Bestia de los montes de Uinta". Con 5 metros de largo y 1.60 metros de altura,llegó a pesar 4.500 kilogramos, alimentándose de hierbas. Destacábase por tener robustas patas con pezuñas,cola corta,huesos gruesos y gran masa corporal.

Pasaba parte del tiempo en el agua, al igual que el hipopótamo, al que se parecía en su aspecto. Ambientes tropicales cubrían entonces la América del  Norte, repletos de ríos, y en donde el Uintatherium se refrescaba e ingería plantas acuáticas. Allí también encontraba refugio, al escapar del terrible Gastornis (más conocido como Diatryma).

EOCENO SUPERIOR

Hace 40 millones de años, el mundo comenzó a enfriarse, y el nivel de los mares descendió. Las grandes y terroríficas aves del hemisferio boreal,  empiezan a declinar, aunque mantienen su vigor en las zonas ecuatoriales.
En el hemisferio austral alcanzan gran éxito los mamíferos marsupiales,algunos de los cuales,llegaron a tener el tamaño de un oso, frenando así el desarrollo de las grandes aves.

Sin embargo, los temibles parientes del Fororraco, imponen su predominio.

Aparecen en esta época, rinocerontes,elefantes,sirenios,cánidos,pecaríes,el oso hormiguero y el Andrewsarchus, el mayor mamífero carnívoro, con 2,2 metros de altura, 5 metros de largo y unos 1.000 kilogramos de peso.

ANDREWSARCHUS : Carnívoro mortal y terrorífico,similar a una hiena gigante.Sus incisivos parecían afiladas cuchillas.Con ellos desgarraba la carne de sus víctimas para luego hacerse un festín con sus huesos.Con los romos dientes del fondo de sus mandíbulas,trituraba los huesos para sorber la deliciosa médula interna.

Provisto de cola corta,uñas en lugar de garras y una boca repleta de dientes, era el único mamífero capaz de enfrentar a las grandes "Aves del Terror".

Descubiertos sus restos en 1923 por Pao, en el desierto de Gobi en Mongolia, era el mayor mamífero carnívoro terrestre, estimándose que su peso era del orden de unos 1.000 kilogramos. 


Sus fósiles se ubican en terrenos de 45 a 36 millones de años.En esos momentos, un gran impacto cósmico,profundizó la separación final entre Sudamérica y la Antártida. Este espectacular cambio climático, provocó un enfriamiento global, eliminando a los Brontotherium y con ellos, al Andrewsarchus.


Variedad faunística de la era Terciaria o Cenozoica

Brontotherium,con un notable cuerno bifurcado

El cuerno bifurcado parecido a una catapulta, era mayor en los machos que en las hembras

BRONTOTHERIUM : Durante el Oligoceno,(38 a 30 millones de años atrás) imperaba esta bestia llamada también MEGACEROPS (o sea cara cornuda gigante). Medía 2,5 metros de altura, y con una longitud de 5 metros,llegaba a los 3.500 kilogramos de peso.

Los géneros más gigantescos fueron el Brontoterio y el Titanotherium. Originados en Norteamérica se extendieron por Eurasia.

Muchos fósiles fueron ubicados por los indios Sioux, atribuyéndolos a gigantescos caballos mitológicos que galopaban por el cielo,provocando "tormentas con truenos". Los investigadores encontraron muy apropiado entonces el nombre de Brontotherium.

Este corpulento animal contaba con músculos muy poderosos,especialmente en el cuello. Podía derribar o embestir a cualquiera que lo atacara.Contaba con cuernos nasales largos,curvos y romos.Eran prominencias óseas forradas en piel gruesa.No eran afilados,eran redondeados y cubiertos por capas de pelo,como las cuernas de las jirafas,usándolos tanto para defenderse como para exhibirse.
Sus labios eran carnosos y su larga lengua era usada para enrollarla a un manojo de hojas,arrancarlo y devorarlo.

Numerosos ejemplares murieron juntos,sepultaoos por cenizas de las Montañas Rocosas,en esos tiempos volcánicamente activas.

EXTINCIÓN CENOZOICA

Hace 36 millones de años, otro cometa grande, con un núcleo de al menos 8 kilómetros, cayó en Siberia, y con el impacto,eyectó una gran cantidad de rocas a la atmósfera. Luego, una formidable lluvia de meteoros,se abatió sobre el planeta. 

Se registraron 2 grandes impactos: uno en Siberia y otro en Virginia. El efecto combinado de ambos bólidos fue comparable al fenómeno que terminó extinguiendo a los dinosaurios. 



Pero los mamíferos no eran tan grandes y resultaron ser mucho más adaptables. 
El impacto siberiano originó un sismo catastrófico, que separó Australia de la Antártida,dado que se formaron enormes grietas en las antípodas del choque. 

El impacto meteorítico en Norteamérica, terminó formando las Filipinas en el Pacífico.

La separación causó que las corrientes marinas frías,circundaran la Antártida, por lo que esta masa continental, comenzó a congelarse, y toda la temperatura del mundo descendió. 

Muchos animales fueron afectados,desapareciendo los brontoterios, los cetáceos antiguos, los primates lemuriformes y los parientes de los tapires. 

LA LUCHA POR LA SUPREMACÍA

Tras la catástrofe registrada en el período Eoceno, no quedó ninguna de las grandes aves carnívoras en el hemisferio boreal.

En Sudamérica,con la extinción mencionada, desaparecieron los osos marsupiales.

Entonces, durante el Oligoceno, y sin rival alguno, ni en altura ni en ferocidad, se expandieron tanto el Fororracoide como las demás "Aves del Terror".

Sangrientas Aves del Terror atrapando a sus víctimas

Comparación de tamaños

Temibles aves carniceras de gran porte

Durante el Mioceno, estas temibles aves, alcanzaron tamaños inmensos, y adquirieron formas extrañas. 

El Kelenken medía 2,40 metros de altura, 3 metros de largo y podría haber pesado,según algunos, 620 kilogramos.

Estas aves fueron diseñadas con brazos funcionales y garras en sus alas, al modo de los "Dromeosaurios". En las inmensas praderas del Mioceno Superior, imperó un ave verdaderamente terrible, el Titanis. 



Arriba, tres imágenes del terrible Kelenken

EXPANSIÓN Y APOGEO

Todas estas aves eran temibles y eficaces cazadoras,provistas de grandes garras filosas y  poderos pico en forma de gancho.

Sus presas eran abatidas con un fuerte golpe.Un poderoso picotazo en la nuca, paralizaba a la víctima.

En el continente sudamericano,entonces completamente aislado del resto del mundo,tales aves carniceras prosperaron.

Sudamérica era entonces muy distinta a lo que es en la actualidad.En aquellos tiempos no existía ni el Altiplano, ni tampoco las selvas amazónicas.

Extensas sabanas y grandes humedales, eran ideales para que estas aves anidaran y criaran a sus voraces vástagos.



Herederas de los dinosaurios terópodos, especialmente de los raptores,estas aves no voladoras, no tenían rivales que las enfrentaran.

Se convirtieron en las supremas depredadoras de toda esta vasta masa continental.

Todo el entorno,las condiciones ambientales y climáticas,el relieve geográfico,la temperatura y la humedad,la diversidad de presas, todo estaba a su favor.

Podríamos decir,que vivían en un verdadero "Jardín del Edén".

Sin embargo, algo extraño sucedió. Cuando colosales fenómenos celestes y cósmicos, telúricos y volcánicos consolidaron el istmo de Panamá, quedaron conectadas ambas Américas. 


En consecuencia, hubo un cambio importante en las corrientes marinas y los climas experimentaron grandes variaciones. 

Las extensas sabanas se convirtieron en selvas y los tupidos árboles, no favorecieron las rápidas carreras con las que estos inmensos pajarracos capturaban a sus presas. 

Además, la conexión del istmo de Panamá, permitió el intercambio de formas vivientes,que no fue favorable a las Aves del Terror. 

Algunas de éstas emigraron e invadieron Norteamérica, con el fin de devorar nuevas víctimas.

El problema fue que allí se toparon con otros asesinos,que cazaban en grupo, como lobos y felinos,mientras que las aves gigantescas cazaban solas o en parejas. 

Cualquier ejemplar adulto de estas terroríficas aves, estaba perfectamente equipado para luchar ventajosamente con un lobo o un felino por feroz que fuese.

Podía matar fácilmente a su oponente, con potentes patadas y poderosos picotazos.

Otra cosa muy distinta, fue poder enfrentar, por mortífera y temible que fuera un ave, a toda una manada de lobos hambrientos, o a una familia de los llamados "Tigres dientes de sable"

Sin embargo, las "Aves de Terror" consiguieron mantenerse en las zonas del sur de los Estados Unidos durante varios miles de años.

La desaparición final de estas magníficas cazadoras, azote terrible de los mamíferos de su época, se dió gradualmente, durante el transcurso de la última glaciación.

DECADENCIA Y EXTINCIÓN

Hace 3 millones de años, bien entrado el Plioceno,formidables fenómenos telúricos así como el intenso vulcanismo, determinaron que ambas Américas quedaran conectadas, al emerger el istmo de Panamá.


Esto permitió a las "Aves del Terror" que habían cazado toda clase de presas, emigrar al norte, en busca de nuevas víctimas. 

Continuaron con su incontenible y exitoso avance, hasta más allá de Texas.

Pero allí se toparon con mamíferos como el Oso de cara corta, las manadas de lobos feroces, así como con los felinos Diente de sable, que cazaban y vivían en grupo.

Las aves terroríficas no tuvieron más remedio que volver al Sur. Su último hábitat fue la Patagonia. 
Al no poder derrotar a los félidos como los "Diente de sable", ni a los inmensos osos de 4 metros de altura, las trotadoras aves carniceras,desaparecieron.

No existió contacto alguno, entre ellas y el hombre. Cuando llegaron los humanos primitivos, todas estas formidables aves, herederas de los dinosaurios,ya se habían extinguido.

Agradecimiento y cierre:

Destacamos la invalorable colaboración de los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira en las ilustraciones que engalanan este artículo.

Se aclara además que todos los artículos de este sitio digital de autoría del suscrito Carlos Brunetto, tienen por objetivo principal el empoderamiento de las actividades educativas y de divulgación cultural, así que un importante esfuerzo ha sido hecho para presentar conceptos, descubrimientos, teorías, y conclusiones técnicas y socio-políticas, sin utilizar un rebuscado vocabulario propio de especialistas, y tratando de presentar las ideas con el mayor rigor posible aunque siempre buscando sencillez y fácil comprensión.

Esperando que este contenido haya sido de utilidad y agrado para los benévolos ciberlectores, como es habitual Brunetto se despide de todos con un fuerte abrazo, y hasta la próxima entrega.