lunes, 21 de junio de 2010

Proyecto que avanza en forma firme y muy segura, y según conveniente planificación: El "Consenso de Barcelona" en sus etapas de elaboración; Parte II


"Para la reflexión": El predominio en la economía del dólar estadounidense como divisa internacional, muy posiblemente está entrando en una lenta y persistente agonía, pero frente a ello, los importantes dirigentes del planeta, están mostrando una notoria incapacidad para plantear novedosas e interesantes propuestas de relevo. En efecto, EEUU, o tal vez debería decirse la Reserva Federal, han empapelado los circuitos de la economía internacional con una deuda posiblemente impagable, ya que según ciertas estimaciones la misma sextuplica el PBI anual estadounidense. Y lentamente, la moneda de la economía más importante del planeta se está depreciando, pareciéndose cada vez con más fuerza a las monedas-chatarra de años atrás, de algunas de las economías del Tercer Mundo. Algunos altos dirigentes mundiales tal vez ahora piensan que la actual estructura mundial multipolar debería dar paso a un ordenamiento financiero también multipolar. Ciertamente, tal pareciera ser el pensamiento del actual presidente ruso Dmitri Anatólievich Medvédev, quien durante el reciente Foro Económico Internacional en San Petersburgo, 17 al 19 junio 2010, promovió el rublo como moneda-reserva, para así reducir la influencia del dólar estadounidense, y de paso convertir Moscú en un centro financiero global. Aparentemente, las ideas del dirigente ruso se orientan a promover seis divisas de reserva, que si bien aún no nombró, ciertos analistas sospechan que se tratarían de las siguientes: el dólar estadounidense, el euro, el yuan, el yen, el rubro, y el dólar australiano. Ah, los "chacales" ven débil el imperio monetario construido con paciencia y tesón por los estadounidenses, y entonces, lo primero que piensan es en despedazarlo y repartirlo. Desde aquí obviamente no recomendamos adherir a la propuesta de hexapolaridad geofinanciera que nos llega "Desde Rusia y sin amor", pues en buena medida es más de lo mismo con un retoque cosmético. Mucho mejor y mucho más lógico sería combinar inteligentemente las novedosas propuestas en su momento formuladas por Lord John Maynard Keynes y por Agustí Chalaux, y como relevo de divisa internacional proponer el "bancor telemático", el "bancor virtual". CIUDADANOS, AMIGOS DEL MUNDO: No se dejen engañar. La hora presente requiere un muy profundo cambio en la economía mundial. Recordad, tened bien presente ese conocido mensaje de sabiduría popular que expresa: "Aunque quieran ponerle ropa nueva, y aunque intenten vestirla de seda, la mona por cierto bien mona se queda".


"Para la reflexión": Indubitablemente es muy necesario introducir una profunda reforma del Sistema Financiero Internacional. Pero las interrogantes que se plantean son: ¿Podremos hacerlo? ¿Surgirán ideas acordes a los difíciles momentos que vivimos? ¿Conseguiremos las suficientes adhesiones políticas desde un número apreciable de naciones? ¿EEUU planteará reparos, y/o solicitará introducir modificaciones a la propuesta original? Desde estas líneas nos podemos arriesgar a afirmar que sin duda surgirán propuestas de nuevas arquitecturas financieras mundiales, pero que ellas probablemente conseguirán escasas adhesiones, al menos en un inicio. En consecuencia y en ánimo de ser realistas, tendremos que pensar que por un tiempo prolongado tendrán que funcionar los dos sistemas financieros multinacionales, el actual orientado por el dólar-euro, y el nuevo basado por ejemplo en el bancor-telemático. Tal perspectiva con certeza es perfectamente factible, puesto que en ambos sistemas bastará con habilitar una puerta de comunicación hacia el otro, la cual bien podría ser tratada como si diera acceso a la economía de un único país, o a la economía de una federación o bloque de países. Y bueno, si uno de estos sistemas estructurales fuera bastante mejor que el otro, el tiempo terminará por ser el gran juez de la contienda.


IDEAS PRELIMINARES

Con fecha 18 junio 2010 y en este mismo espacio digital, ya hemos publicado otro artículo sobre el avance del proyecto "Consenso de Barcelona".

En este escrito precisamente continuaremos con el enfoque allí desarrollado, presentando nuevas recomendaciones también reelaboradas por el autor de estas líneas, también reescritas por quien suscribe esta nota.

Se recuerda que en artículos anteriores de este mismo espacio web, ya hemos tratado esta temática relativa a los consensos, o sea, relativa a los marcos referenciales, a los marcos conceptuales-paradigmáticos orientados al establecimiento de mejores formas de gobernar y de mejores formas de organizar el tejido productivo-social. A este respecto, consultar por ejemplo los escritos cuyos títulos y direcciones web se indican seguidamente.

Dos adelantados para la época: John Maynard Keynes y Ernst Friedrich Schumacher
http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/04/dos-adelantados-para-la-epoca-john.html
Publicado el miércoles 28 abril 2010

El "Consenso de Washington", el "Consenso de Santiago", y por fin, el "Consenso de Barcelona": Diferentes visiones y recomendaciones sobre la sociedad
http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/05/el-consenso-de-washington-el-consenso.html
Publicado el martes 4 mayo 2010

Por otra parte, es necesario reconocer que la posibilidad de construcción de una sociedad más igualitaria y feliz, y con menores inconvenientes sociales, en mayor o menor grado está en el imaginario y en la fantasía de muchos, aunque claro, también muchos humanos son egoístas por naturaleza, y/o tal vez por falta de una adecuada educación en valores, y por tanto, una serie de desviaciones y de problemáticas tales como la especulación y la corrupción, se dan con cierta frecuencia e incidencia en la vida real, ya que las normativas en vigencia no logran incidir adecuadamente para reducir o erradicar estas cuestiones. No estaría mal en consecuencia que el lector interesado también se acercara a tópicos referentes a la honestidad y deshonestidad, a la especulación financiera, a los sobornos, al tráfico de influencias, etcétera. Un interesante artículo sobre estos asuntos y que recomendamos leer, puede ser accedido atendiendo a los datos que se indican a continuación.

¿Quienes son los más honestos? ¿Cómo podemos promover mayor transparencia y honestidad de procederes en nuestra sociedad?
http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/06/quienes-son-los-mas-honestos-como.html
Publicado el sábado 5 junio 2010

En las siguientes líneas, continuaremos proporcionando informaciones adicionales sobre este muy interesante proyecto del "Consenso de Barcelona", el que avanza con paso firme, y el que seguramente terminará en fecha en enero 2011, con la presentación de un conjunto de recomendaciones sobre la posible organización de una estructura productivo-financiera-social, que represente una buena y conveniente alternativa frente al modelo neoliberal actual, y que permita el establecimiento de relaciones de intercambio y de convivencia más justas, más racionales y equitativas, más equilibradas en la geografía, más eficientes en la globalidad, y menos agresivas para el medio ambiente en el corto, mediano, y largo plazo.

Los especialistas que participan en esta iniciativa, actualmente desperdigados por la geografía y residentes en los cinco continentes, ya han elaborado una numerosa serie de recomendaciones, utilizando a estos efectos ideas propias así como recomendaciones y sugerencias de otros compañeros.

Y quien escribe este artículo hizo el siguiente ejercicio. Como insumo tomó las recomendaciones ya concretadas en el citado proyecto, en su redacción de principios de junio 2010, y modificó este material en algunos casos cambiando la redacción, en otros casos introduciendo enfoques nuevos, en otros casos retocando aquí y allá tanto en expresión lingüística como en contenido y enfoque, etcétera.

Por cierto, el resultado así obtenido no debe tomarse como resultado final del "Consenso de Barcelona", pues aún quedan varios meses de trabajo, discutiendo estos preceptos, eliminando algunos, modificando otros, sustituyendo otros, agregando recomendaciones nuevas y extendiendo el alcance de otras, etcétera, etcétera. Por otra parte, está por verse si los cambios introducidos por quien suscribe son valorados por los compañeros, o si por el contrario ellos se inclinan por redacciones alternativas y/o enfoques complementarios.

De todas formas, pareciera ser que la fotografía así concretada en el momento presente y con el especial sesgo personal dado por quien escribe, puede dar idea al lector de lo que se ha avanzado hasta la fecha, y de lo que eventualmente puede esperarse del documento final.

A quienes deseen acceder a las aludidas recomendaciones efectivamente concretadas durante la ejecución del proyecto, y/o a quienes quieran ampliar sus informaciones sobre el "Consenso de Barcelona" y sobre la metodología informática que le soporta, se les recomienda visitar los sitios web marcados por las direcciones que se indican a continuación.

http://www.barcelonaconsensus.org/
http://consensus.nova.cat/es
http://barcelonaconsensus.deliberaweb.com/
http://www.deliberaweb.com/index.php?seccio=veureportal&veureid=87
http://www.deliberaweb.com/index.php?seccio=veureportal&veureid=95
http://www.deliberaweb.com/index.php?seccio=veureportal&veureid=120

Hechas estas consideraciones y aclaraciones generales, se transcriben a continuación las referidas recomendaciones con las audaces modificaciones provisorias hechas por el autor de este escrito. Debe entenderse que el listado que sigue, continúa al que con fecha 18 junio 2010 fuera presentado en el artículo inmediato anterior al presente.


C. PROPUESTAS SOBRE EL SISTEMA ECOLÓGICO: Energía y cambio climático

C01. Hay que pensar cómo transitar hacia una sociedad pos-fósil, o sea hay que establecer las bases de un reformado sistema de convivencia y de producción, que en alguna medida deshaga el camino recorrido en los últimos dos siglos, y que nos ubique de nuevo en relación armónica con el medio rural. Hay que implantar estilos de vida y de convivencia que no presupongan el crecimiento económico ilimitado y el descontrolado consumismo. Hay que repensar el sistema bancario y financiero, pues el actual es muy ineficiente, a la vez que permite maniobras injustas y oscuras que mucho benefician a los centros de poder, a la vez que perjudican enormemente a las economías periféricas y a los grupos poblacionales más débiles.

C02. La generación distribuida de energía hace viable la autosuficiencia local o se acerca a ello. Las fuentes alternativas de energía generalmente permiten la generación en diferentes escalas. Y por ello no deberían estar en manos de grandes empresas con concentración de capital, que tienen una gran capacidad de influencia sobre las decisiones políticas y técnicas, y que por tanto no siempre orientan las soluciones establecidas en el mejor sentido desde el punto de vista del interés general, ya que muchas veces priman los intereses empresariales y corporativos.

C03. Remodelar y repensar el sistema de transporte, para sustituirlo por otro más eficiente tanto para pasajeros como para mercancías. Potenciar el uso de bicicletas, y mejor desarrollar el transporte público (principalmente eléctrico), así como el uso de vehículos eléctricos o híbridos, y el aprovechamiento en algún aspecto de la energía solar. Tener en cuenta, entre otras, la experiencia de VELIB en Francia (referencia: el nuevo sistema de bicicletas de libre servicio, http://www.slideshare.net/AnselmiJuan/pres-francia-paris-subido-slideshare).

C04. Procurar la reducción de demanda de movilidad y de transporte - mercancías y pasajeros, privado y público - porque es un elemento clave fundamental, que sin duda incidirá en el modelo energético.

C05. Fomentar la protección ambiental y promover un estilo de vida bajo en carbono. Promover sistemas de producción que no se encuentren tan basados en el carbono y la contaminación. Promover las fuentes de energía renovable con metas obligatorias y claros incentivos fiscales y operativos.

C06. Promover las energías renovables, e involucrar en ello no sólo mayores inversiones estatales y mayores compromisos empresariales (I+D), sino también un mayor sacrificio por parte de todos los consumidores. Hemos de estar dispuestos a pagar más por las energías renovables, para así fomentar su desarrollo, y para que de esta forma y a medio plazo, ellas sean más eficientes y baratas que las energías actualmente empleadas. Pero además y como en la economía todo está integrado, por distintas vías también debemos provocar el aumento de los costes de las energías tradicionales, entre otras cosas, por ejemplo aplicando a las mismas un impuesto ecológico. El aumento de los precios del petróleo, no solamente debería darse en períodos de auge y ante un inusual incremento de la demanda, sino que a través de distintas vías, y especialmente las fiscales, ello debería ser incentivado y promovido.

C07. Priorizar el uso de energías renovables, así como la protección pública de los recursos naturales esenciales para la vida, tales como el agua, el aire, las semillas, la diversidad biológica y los ecosistemas equilibrados. Estos recursos constituyen ‘patrimonio de la humanidad’, y deberían estar por encima de la ley del valor y de cualquier otra consideración de carácter práctico o cortoplacista. A toda costa debemos proteger este ‘patrimonio de la humanidad’ de la destrucción, de la degradación, de la sobre-explotación, del inadecuado manejo. Pero atención, estamos inmersos en un sistema económico capitalista, que se guía por la estructura de precios y por la búsqueda de beneficios, y de este esquema es muy difícil salirse sólo con llamamientos altruistas e invocaciones al sano juicio. No hay otra que incidir de distintas formas en la estructura de precios, entre otras por medios fiscales y punitivos. Y como las concertaciones a nivel mundial no son sencillas de concretar, también debemos convencernos que no hay otra que concretar algún tipo de Gobierno Mundial o de Estructura Supranacional Mundial, que se ocupe de incidir en este tipo de cuestiones que tienen un alcance general. Dicho Gobierno Mundial, dicha Estructura Internacional, posiblemente podría instalarse poco a poco, y sin duda debería tener moneda propia, justicia propia para regular los conflictos entre Estados y para incidir en las cuestiones de índole internacional, y también por cierto, las resoluciones y sentencias emanadas de este ámbito deberían ser de carácter vinculante.

C08. Reducir la dependencia en relación al petróleo, y promover una nueva cultura de la energía. Las compañías petroleras deben entender que sus objetivos y necesidades no pueden ni deben primar por encima de las necesidades sociales o del interés general, y que por tanto deben resignarse a perder parte de su actual poder. La extracción y quema de combustibles fósiles debe ser reducida. Y la propia industria petrolera debería financiar en parte el esfuerzo de reconversión y de investigación que para ello fuera requerido.

C09. Los países desarrollados necesariamente deben adaptar sus estilos de vida y de consumo, ante la emergencia planetaria del cambio climático, y ante la posibilidad de agotamiento de los llamados recursos no renovables. Como principales causantes del cambio climático, los llamados países industrializados y altamente desarrollados deben asumir su responsabilidad histórica y actual, y deben reconocer y honrar/saldar su deuda ecológica en todas sus dimensiones, como base para una solución justa, efectiva, y equitativa, al notorio y peligroso cambio climático que ya se esboza con contundencia. Y el enfoque debe orientarse no solamente a la compensación económica de las circunstancias y perjuicios visibles a corto y mediano plazo. También deben tenerse en cuenta principios de justicia restaurativa, es decir, también debe ser exigido un esfuerzo sustantivo en restituir la plena integridad a las personas afectadas, así como en reparar la pérdida de identidad y de estilos tradicionales de vida que pudieran observarse en el seno de las comunidades. En este marco, en este contexto, los países desarrollados deben: (9/a) Restablecer a los países periféricos la calidad del espacio atmosférico que le es propio, y que ha sido degradado por las emisiones de gases de efecto invernadero efectuadas con toda evidencia en las zonas industrializadas y desarrolladas; en cierto sentido esto implica una especie de descolonización de la atmósfera, mediante la reducción y absorción de las emisiones nocivas. (9/b) Asumir los costes y las necesidades de transferencia de tecnología hacia los países en desarrollo, por efecto de la pérdida de oportunidades impuesta por un comercio internacional injusto y por un sistema financiero aún más arbitrario e injusto. (9/c) Asumir responsabilidad por los cientos de millones de personas que obligadamente tendrán que migrar de sus países de origen, por efecto de los cambios climáticos que ya se manifiestan, y por efecto de las arbitrarias y desequilibradas políticas comerciales que nos han regido en las últimas centurias; todos tenemos derecho a una vida digna; todos tenemos derecho a que se nos ofrezca un mínimo de oportunidades. (9/d) Asumir la deuda de adaptación relacionada con los impactos del cambio climático en los países periféricos, proveyendo los medios para prevenir, minimizar, y atender los daños, que surgen y surgirán por las excesivas y nocivas emisiones realizadas.

C10. Precisamos orientarnos a un uso más justo y equilibrado de la energía entre los distintos países y regiones. Además, nuestra sociedad consumista debe dejar suficientes recursos, energía, y nutrientes, para la biosfera no humana. Y además, se debe velar por proporcionar una cuota de recursos, justa y razonable, a cada persona de este planeta, bajo la forma de alimentos, vivienda, ropa, productos de higiene, servicios sanitarios y sociales, etcétera.

C11. Reconocer que la inercia social y los sentimientos egoístas serán los que en muchos casos primen cuando indefectiblemente haya que apretarse el cinturón, y aceptar menores niveles de consumo para la energía y para otros elementos básicos. Por cierto, no será nada fácil establecer límites mensuales y anuales razonables y realizables, convencer a nivel individual y a nivel familiar que dichos límites deberán ser respetados, y a la vez implantar un eficiente sistema de control, que por un lado proporcione información confiable de base, y que por otro lado permita manejar adecuadamente los desvíos que puedan producirse. Obviamente algo como lo que aquí se está esbozando deberá comenzar por una muy buena educación a nivel individual y a nivel corporativo, y por la toma generalizada de conciencia de que implantar algo de este estilo es inevitable. A nivel técnico deberá establecerse una porción cuantificable de energía para un consumo sostenible a nivel de cada ser humano, a nivel de cada grupo familiar, y a nivel de cada unidad consumidora institucional. La cuota establecida científicamente para el derecho de un uso sostenible de energía, obviamente dependerá de una serie de factores, entre ellos el número de personas en la localidad y a nivel mundial, la mayor o menor contribución lograda por cada país en base a una buena administración nacional o local, etcétera, etcétera. Notoriamente, esta cuestión deberá ser manejada centralizadamente por una agencia mundial, con poder y competencias, que pueda regular los usos a nivel general, y que pueda incidir adecuadamente sobre los niveles de producción así como sobre los justos y razonables intercambios de bienes materiales y de energía. La organización de esta agencia global y los recursos y medios que se le asignen, lógicamente deberá estar a la altura de sus competencias y de sus realizaciones prácticas, y una de sus formas de actuación naturalmente deberá basarse en una determinada estructura fiscal aplicable a las importaciones, a las exportaciones, a los consumos per cápita (reales o promedio), a las transferencias internacionales de capitales, etcétera, para que, con el tiempo, este sistema se oriente hacia una distribución justa y razonable y equilibrada para cada país. Con toda certeza, en la mayoría de los países o en todos los países, esto sólo será políticamente posible con el apoyo masivo de la población. Cierto, será necesario aplicar estrictas reglamentaciones y dolorosas puniciones en los casos que ello sea necesario, pero no despreciemos las informales sanciones sociales; un vecino, un transeúnte ocasional, un familiar, un compañero de tareas, todos ellos pueden observar y sancionar moralmente, y ello puede llegar a establecer un sistema muy práctico y eficiente de control. Los ciudadanos, los trabajadores, los consumidores, los dirigentes y líderes, pueden avanzar en este principio global a través de una serie de acciones locales, nacionales, e internacionales, y aplicando variados puntos de vista y variadas metas parciales a alcanzar, hasta que el principio señalado sea ampliamente comprendido, aceptado, y respetado por suficiente gente, como para viabilizar el alcance de objetivos globales, y como para generar la presión política necesaria para efectivamente orientarse hacia una gobernanza vinculante nacional y también global. Cerraremos aquí esta recomendación a pesar de su sesgo borroso, no sin antes enfatizar que el señalado será un proceso de años y de décadas, y que las metas finales deberán ser aproximadas por refinamientos sucesivos, por cambios progresivos. Por otra parte, el enfoque dado a esta recomendación, en mayor o menor grado tiene implícita la idea de un Gobierno Mundial o de una Gobernanza Global. Además, la complejidad y alcance del sistema no deja otra alternativa que hacer un uso intensivo de la informática, que de alguna forma llevar registro de todos los consumos realizados por cada individuo y por cada unidad productora/consumidora, complementados casi seguramente con el propio control individual sobre el territorio, con el uso de monedas telemáticas al nivel nacional, y con el uso de una verdadera moneda internacional que también sea virtual, que también sea inmaterial. Quien lea y analice estos últimos requerimientos, notoriamente comprenderá las dificultades y las polémicas que despertará un sistema de este tipo, pero bueno, los peligros que se ciernen sobre la humanidad no dejan mucho margen a la discrecionalidad de acciones y de procedimientos, y a la buena voluntad de las personas.

C12. El 20% de consumo superior tiene que mejorar su eficiencia en el uso de recursos en un factor de al menos 5, para dar “espacio” de crecimiento al 80% de la cola.

C13. Se necesitan reformas profundas en relación con el comercio de emisiones de carbono. Es ridículo que los países y las empresas puedan “compensar” sus emisiones de carbono, ya sea comprando “permisos de emisión” a otros países, o participando en proyectos transfronterizos con el fin de equilibrar sus emisiones tóxicas. En todo caso, este enfoque pudo haber sido acertado en un inicio, cuando aún se estaba concientizando sobre la gravedad de este asunto, pero en el momento actual este tipo de compensaciones es inaceptable. Quienes contaminan rápidamente deben cambiar procesos y modalidades de forma de evolucionar hacia producciones cada vez más limpias, cada vez menos agresivas con el medio ambiente, y quienes así no lo hagan o quienes progresen con excesiva lentitud, deberán pagar daños.

C14. Lo más importante de todo tal vez no sea una “producción en bajo contenido de carbono”, sino una “vida desarrollada con bajo consumo de carbono”, y la responsabilidad de esto hacer no debe reducirse a “prácticas personales”, sino al establecimiento de una muy buena “práctica social”, sino a la consolidación de una muy buena “conciencia social”.


D. PROPUESTAS SOBRE EL SISTEMA ECOLÓGICO: Población

D01. Aspirar a un crecimiento negativo de la población, comenzando por la estabilización de la población en 8 mil millones o menos para el año 2050. Hay que convencerse. La población humana no debe crecer sin control sobre un planeta notoriamente finito. Deberán establecerse políticas de población a nivel global. Deberán establecerse políticas de planificación familiar a nivel mundial.

D02. Varios analistas y especialistas calculan la capacidad de carga de nuestro planeta en unos dos mil millones de personas, asumiendo niveles de sostenibilidad y consumo bastante conservadores. Tal vez esta estimación es exageradamente moderada y cautelosa, pero sin duda un límite tiene que haber, un límite debe ser aceptado. Con toda evidencia la actual disponibilidad de recursos no es suficiente para sostener nuestra población sin riesgos en el largo plazo, pues ella ya cuenta con más de seis mil millones de personas. Una reducción sustancial de los números en términos de consumo y consumidores es, por tanto, inevitable. Cierto, mucho se dice sobre que la reducción de la pobreza y la elevación del nivel cultural, conllevan una sustancial reducción de la natalidad. De todas formas, pareciera que en esta materia se deben aplicar políticas más proactivas, y no indolentemente actuar con pasividad, bajo el supuesto de que el problema terminará por arreglarse de una manera o de otra. Las políticas de población, la sustentabilidad de las producciones, la defensa de la biodiversidad, la salvaguardia del medio ambiente, son aspectos de una misma cuestión, que en el largo plazo seguramente deberemos ir revisando y adaptando a las nuevas realidades, sin perjuicio de reconocer que en esta materia también deberemos actuar en forma muy rápida, si queremos evitar una verdadera hecatombe planetaria.

D03. Reconocer la responsabilidad de los países desarrollados con respecto al crecimiento poblacional incontrolable, por la imposición de hecho de su modelo de desarrollo.

D04. Supervisar y controlar permanentemente los datos de las investigaciones demográficas, pues una vez los números se disparan, es muy difícil hacer compatibles los retrocesos necesarios, con los derechos humanos y con la ética social.

D05. Recurrir a la educación y al convencimiento, para intervenir convenientemente en la evolución demográfica, sin caer en imposiciones y absolutismos, porque medidas inadecuadas tienen consecuencias en el área social, así como efectos en lo demográfico (generalmente a largo plazo y de difícil evaluación).

D06. Tener en cuenta que la huella ecológica y la densidad de población sostenible, dependen de muchos y variados factores, como la distribución geográfica de la población, los enfrentamientos bélicos, el desarrollo tecnológico y la innovación, la estructura de los sistemas productivos, la misma organización social en la medida que influya sobre los comportamientos individuales y sobre la media de consumo per cápita, etcétera, etcétera. Es muy difícil establecer una densidad media de la población humana mundial como un valor determinado, que marque la situación límite entre lo que nuestro planeta podría soportar sin gran deterioro y lo que no sería viable en el mediano y largo plazo. Consecuentemente, tampoco deberían manejarse números concretos en relación a la huella ecológica sostenible (concepto que sirve más desde el punto de vista teórico que para fijar un límite concreto).

D07. Planear una ordenada y efectiva política demográfica, por ser la única alternativa viable frente al incremento descontrolado de la población humana. Los Estados y las organizaciones internacionales tienen la obligación de planear una reducción poblacional, informando a los ciudadanos sobre la situación global presente, y tomando medidas para: (1) combatir y prevenir los casos de embarazo indeseado, (2) poner a disposición convenientes métodos anticonceptivos compatibles con distintas situaciones y distintas culturas, (3) legalizar el aborto según adecuada reglamentación y adecuado procedimiento, que en alguna medida contemple tanto a los progenitores como a la vida que se está gestando, y (4) popularizar y facilitar la adopción más sobre la base de los derechos de los niños que sobre los que puedan tener sus padres biológicos. Las políticas demográficas que se implanten deberán tener en cuenta múltiples factores, aspectos culturales y éticos, variaciones en las expectativas de vida de los seres humanos, éxitos o fracasos previsibles en la producción alimentaria y en las cadenas alimentarias, cambios observados y previsibles en las tendencias de consumo, etcétera.

D08. Cada país necesita establecer un específico programa estatal para controlar su propia densidad de población. Es un hecho constatado que el índice de natalidad es menor en los países económicamente desarrollados, y que en ellos es más efectivo el desarrollo de planes educativos, sanitarios, y de organización social. Hay pues que hacer un esfuerzo especial por elevar el nivel de vida en los países subdesarrollados, así como el nivel educativo y sanitario en esas poblaciones, no tanto pensando directamente en aspectos demográficos, sino por razones éticas y de justicia social. La reducción artificial e impuesta de la natalidad, como por ejemplo la implementada en China, es muy inadecuada desde varios puntos de vista. La planificación familiar y un muy correcto acompañamiento de las madres gestantes, es el camino correcto.

D09. Promover las ventajas de nuevos y saludables hábitos de consumo, que en definitiva permitan pagar precios más altos por bienes de producción local o de comercio justo, así como promover el consumo de alimentos de calidad, y educar para favorecer mejores patrones alimentarios, debido a los beneficios sociales y ambientales y sanitarios que así se podrían obtener en las distintas comunidades a uno y otro lado del mundo. No inhibirse en la aplicación de medidas que se orienten en este sentido, sean ellas de carácter informativo o educativo o normativo o fiscal, o sean ellas de corte predominantemente social, o se orienten ellas a la reducción de los costes de transporte y de distribución, o principalmente persigan ellas la protección del medio ambiente y de la sanidad. Las prácticas consumistas deben tratar de equilibrar la compleja ecuación entre capacidad de carga, población, y viabilidad medioambiental.

D10. Promover importantes cambios sociales, orientándose a hábitos sostenibles. Animar a la gente a comer menos carne, no sólo porque ello es bueno para la salud, sino porque también es bueno para el medio ambiente, debido a la gran cantidad de agua y de insumos necesarios para la cría de animales. También animar a la gente a consumir alimentos según lo razonable y según su patrón de vida, entre otras para así reducir la obesidad e indirectamente también ayudar a proteger el medio ambiente. Incentivar más las producciones de granja así como las producciones ecológicas, promover el trabajo manual en aquellos rubros que ello pueda ser conveniente, usar más el transporte público y menos el transporte individual, basarse más en las telegestiones y en el teletrabajo, gastar menos en transporte de carga, consumir menos productos de lujo, ahorrar agua y otros recursos naturales, utilizar más las habilidades tradicionales, usar más mercancías de segunda mano y más mercancías con materiales reciclados, promover soluciones ingeniosas que permitan obtener logros con menos insumos. Para hacer esto realidad, básicamente incidir sobre la educación y sobre la concientización social, pero tampoco limitarse en medidas fiscales y en modificaciones de la estructura de precios.


E. PROPUESTAS SOBRE EL SISTEMA ECOLÓGICO: Otros aspectos (contaminación, agricultura, bosques, etcétera)

E01. Convencer a más gente para que preste más atención a la contaminación de los ríos y a la protección de los micro-ambientes cercanos, y permitir que más personas sean conscientes de proteger nuestro hábitat y nuestros recursos naturales. Cada uno de nosotros podemos tomar pequeñas acciones, cada uno de nosotros podemos hacer pequeños cambios en nuestras vidas, y así, si todos colaboramos un poco, si todos hiciéramos un esfuerzo en el buen sentido, podríamos incidir en forma muy positiva sobre nuestro planeta y sobre nuestra organización social. Estas formas de acción bien pueden llevarse adelante desde lo individual, aunque en ello también pueden colaborar, y mucho, las organizaciones sociales y las instituciones especializadas en el medioambiente y en la preservación de especies endémicas , y también por cierto, no despreciemos la incidencia que en ello puedan tener los premios, los castigos, y el propio sistema fiscal.

E02. Detener la grave contaminación de los recursos naturales (agua, aire, suelo) debida al uso de sustancias tóxicas peligrosas y de efectos acumulativos, y debido también a la manipulación indiscriminada y desregulada de los recursos genéticos. Poner fin a la fabricación, uso, y disposición de sustancias sintéticas peligrosas, particularmente los COPs (Contaminantes Orgánicos Persistentes), que son las sustancias más tóxicas existentes a nivel mundial y que se acumulan pues no se degradan.

E03. Ocuparse adecuadamente del tratamiento de aguas residuales (domésticas e industriales), y propender a su reutilización en todos los niveles posibles. Quienes generan los residuos son quienes deberán pagar por su tratamiento, o por su no tratamiento si en algún caso ello no se pudiera hacer en forma total.

E04. Promover la colecta selectiva de residuos, basados en el modelo Residuo Mínimo. Reducir, reutilizar, y reciclar los materiales todo lo que se pueda, según el nuevo modelo de consumo sostenible y ecoeficiente. Responsabilizar a los productores de residuos, para que ellos ayuden a resolver los problemas que ocasionan así como a financiar las soluciones, y para que en la medida de lo posible se reduzcan los volúmenes de efluentes líquidos y de basura. La participación ciudadana en el sistema de recogida o colecta; la simplicidad tecnológica en las instalaciones de tratamiento; la recolección selectiva de la basura para recuperar el máximo porcentaje de materiales (objetivo 75%); la separación en origen de la basura orgánica para obtener un compost de calidad y libre de tóxicos; éstas son algunas de las medidas que se deberán analizar e implementar.

E05. Promover el compostaje a través de programas municipales obligatorios de compostaje, y creando mecanismos para distribuir este fertilizante en los establecimientos agropecuarios, y por esta vía reducir, al mismo tiempo, el volumen de basura.

E06. Parar la explotación forestal no sostenible, comenzando a breve plazo por castigar económicamente este tipo de actividades. La tala de bosques quedará autorizada cuando tenga la correspondiente certificación de gestión forestal sostenible.

E07. Ampliar la superficie de las reservas naturales, para así tratar de no perder biodiversidad, y preservar determinados ecosistemas naturales. Prohibir la formación de ciudades o de asentamientos humanos de cierta relevancia, en la cercanía de las áreas protegidas y particularmente dentro de ellas. Los países que acepten y apoyen esta política, deberán recibir apoyos financieros relevantes y sustantivos por parte de la comunidad internacional, según el esfuerzo realizado y según la magnitud y amplitud de los resultados logrados.

E08. Transformar la agricultura orientando esta actividad hacia modelos sustentables de producción agrícola campesino-indígena/originario, así como hacia otros modelos que retomen y readapten prácticas ancestrales ecológicas de manejo, para contribuir así a mejorar la problemática del cambio climático, y para tratar de asegurar la soberanía alimentaria de las naciones del mundo. Sin perjuicio del uso de tecnologías avanzadas en ciertas partes del mundo en cuanto a agricultura y cría animal (siempre que se demuestren sus ventajas y su poca o nula incidencia negativa sobre el medio ambiente), por todas las vías debemos no perder los modelos tradicionales de producción, permitiendo y apoyando la aplicación de los mismos en ciertas áreas seleccionadas.

E09. Prohibir la importación y exportación de alimentos genéticamente modificados, o por lo menos penalizar adecuadamente estas actividades. Además prohibir subsidios y reintegros a la agricultura transgénica, e imponer fuertes cargas a estas actividades según los daños que las distintas producciones vayan induciendo.

E10. Los fertilizantes son un arma de doble filo. Cultivar sin fertilizantes generalmente disminuye rendimientos y es más intensivo en mano de obra que la actual “mecanización y fumigación”. Así, para cultivar una cantidad suficiente de alimentos, se requerirá que unos cuantos millones más de personas trabajen en el campo. Y para asegurar que habrá suficiente mano de obra capacitada, se deberá ejecutar un buen programa que desarrolle tecnología apropiada y que incluya cursos de capacitación para una nueva generación de agricultores.

E11. Exigir a los promotores inmobiliarios que hagan estudios de impacto en los entornos naturales y en los sistemas agrícolas, antes de iniciar cualquier fraccionamiento y cualquier plan de viviendas. Esto podría ser objeto de incentivos y seguimiento, mediante la creación de ventajas fiscales y de zonificaciones, para que así se integren tierras de cultivo a las áreas urbanizadas, de la misma forma que hoy día se incluyen campos de golf, zonas verdes, y áreas recreativas.



DOCUMENTO RECOMENDADO - El "Consenso de Barcelona" en Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Consenso_de_Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada