lunes, 21 de junio de 2010

Recordatorios de tiempos pasados que nos siguen impactando y asombrando: Nuevos fósiles extraordinarios



MEGALODÓN

El máximo depredador de los mares y océanos, o uno de los mayores y más feroces, vivió en la Era Terciaria, y fue el Megalodón.

Éste era un tiburón verdaderamente gigantesco, que merodeaba preferentemente en aguas costeras donde el alimento más abunda, procurando así saciar su voraz apetito.

Hoy día sólo quedan sus dientes, ya que los escualos son peces de esqueleto cartilaginoso, y sus restos se descomponen con facilidad, o terminan devorados por cangrejos en las costas.

Por el tamaño formidable que ostentan las piezas dentales fósiles encontradas, se deduce la longitud de este monstruoso pez: unos quince metros (los mayores tiburones blancos de nuestros días no superan los siete metros).


Hace relativamente poco, en el estado de Florida, se ubicó un diente de 17,8 centímetros de un Megalodón que vivió hace unos 20 millones de años. Sobre la base de datos proporcionados por la evidencia fósil, algunos autores le asignan a esta bestia una longitud de 18 a 21 metros.

Las piezas encontradas eran dientes triangulares, serrados, varias veces más voluminosas que las del gran tiburón blanco. El Megalodón los perdía y reponía constantemente a lo largo de su vida.

Estos dientes signo de esas antiguas formas de vida, aparecen dispersos por muchos mares, así como los huesos de sus víctimas, las ballenas.


Se sabe que las ballenas formaban parte de la comida del Megalodón, por las marcas que presentan los rastros fósiles. Estas marcas encajan perfectamente con los dientes del gigantesco escualo.

El Megalodón era tan grande, que podría haber engullido a un gran tiburón blanco de nuestros días, de un bocado. Su peso se calculó en principio en unas 30 toneladas, pero últimas estimaciones consideran que este valor aún era mayor: posiblemente entre 50 y 60 toneladas.


No cabe duda que el Megalodón fue el supremo cazador marino durante los períodos Mioceno y Plioceno, es decir, desde hace 25 millones de años hasta hace unos 5 millones de años.

Este animal podía hacer giros muy rápidos, y cuando abría su boca, mostraba su pavorosa dentadura. La presión de su mordida equivaldría muy posiblemente a unas 20 toneladas, por lo cual, se considera que bien podría haber triturado un camión.


En comparación, la mordida del famoso Tiranosaurio equivalía a unas 3 toneladas, es decir, que este otro terrible animal sólo podría haber triturado a un auto.

El gran tiburón estaba disimulado por su coloración: era blanco en su vientre y oscuro en su lomo.

Cuando estaba debajo y nadando en profundidad, desde arriba su presa seguramente no lo divisaba. Y cuando el depredador estaba arriba y cerca de la superficie, el color blanco de su vientre lo disimulaba.


Se estima que preferentemente este predador se ubicaría en el fondo, y desde allí, vería a su presa nadando arriba, en forma posiblemente distraída.

Desde gran distancia, el Megalodón podía calcular las dimensiones de su víctima, y en un determinado momento la atacaba a gran velocidad.

Con los sensores de su piel, el Megalodón saboreaba a sus presas antes de divisarlas.

Su agudo olfato muy posiblemente permitía a este habitante de los mares, detectar su alimento a una distancia de cinco kilómetros.


Estos seres vivían en forma solitaria, salvo en las épocas de celo. Hay señales de que engullían a algunas de sus crías.

Como ya se dijo, sus presas preferidas eran las ballenas, aunque tampoco desdeñaban combatir entre sí.


Otro monstruo marino terrorífico, que vivió en ese tiempo, fue el Cachalote Mordedor, una bestia poderosa, pero que a diferencia de la anterior, no reponía los dientes que perdía. Estos seres se movía en manadas, y los miembros del grupo, liderados por un macho dominante o macho alfa, atacaban en equipo.

Los Cachalotes Mordedores se comunicaban entre sí, y emitían sonidos, que en el agua se transmiten a gran velocidad. Además, contaban con un sonar, por medio del que con facilidad podían ubicar a sus presas o a sus enemigos naturales.

Sus fósiles fueron descubiertos por científicos estadounidenses, y en un museo de Japón fueron estudiados en profundidad, a resultado de lo cual se propuso catalogarlos como una especie distinta, muy diferente a todas las anteriormente conocidas.


Un ejemplar solitario de Cachalote Mordedor bien podría haber sido presa de un Megalodón, pero esta víctima no era inofensiva, porque podía emitir llamadas de auxilio a la manada, que de inmediato acudía en conjunto, en defensa del ejemplar atacado.

Empleando su poderosa cabeza como arma, se supone que estos cetáceos embestían a modo de ariete al tiburón Megalodón por varios frentes a la vez. Como mamíferos marinos, estos seres contaban con un cerebro más desarrollado, lo que les permitía emprender acciones de conjunto. El Megalodón entonces, en estas circunstancias, seguramente podría verse en apuros a pesar de su tamaño, ya que su cerebro más primitivo, tal vez no le permitía comprender bien lo que estaba pasando. Entonces, abrumado, sobrepasado, y malherido, el tiburón gigante posiblemente buscaría refugio en las profundidades, ya que al ser un pez, respiraba por branquias y no tenía necesidad de salir reiteradamente a la superficie.

Por el contrario, los cachalotes, al ser mamíferos, con frecuencia necesitaban subir a la superficie para así poder respirar.


Como es de suponer, si el cachalote herido en el hipotético encuentro recién presentado, no lograba recuperarse, muy posiblemente era entonces abandonado por el grupo, lo que tal vez era aprovechado por el Megalodón, que antes se había alejado de la escena, para volver y entrar entonces en acción; en esas circunstancias que posiblemente no serían tan inusuales, el gran predador se haría un festín con su víctima, ya convertida en cadáver. Ese imprudente cachalote mordedor, habría así pagado el precio por haberse alejado de la seguridad de la manada.


El Megalodón eran tan grande, que necesitaba alimentarse constantemente. El ser grande tiene sus ventajas, en épocas de abundancia, pero cuando las presas escasean, las consecuencias son negativas y hasta nefastas.

Con respecto a la desaparición de estos monstruosos seres, sólo hay hipótesis.

Algunos autores señalan que hace unos dos millones de años, las ballenas, sus víctimas predilectas, comenzaron a emigrar hacia altas latitudes, mares cercanos a los círculos polares, es decir, aguas frías en las que buscaron refugio, y donde los gigantescos escualos no podían seguirlas. Así, muchos ejemplares de Megalodón, pudieron haber perecido por inanición.

Por otra parte, en esos tiempos las Orcas ya habían entrado en escena; esos seres eran mamíferos marinos cazando en grupo, y muy posiblemente entablaron tal competencia por el alimento, que finalmente el Megalodón no resistió tal presión, y se extinguió.


NOTICIAS DE REUTERS de fecha 2 julio 2010

Se transcribe a continuación una información realmente impactante, divulgada por la Agencia de Noticias Reuters (británica), y que se relaciona con la temática abordada en el presente artículo.

Un equipo de paleontólogos ha hallado en Perú el fósil de una ballena gigantesca, a la que se llamó Leviatán, con dientes más grandes que los antebrazos de un hombre adulto, un animal que bien podría haber sido el depredador más grande que jamás haya vagado por los mares.


Leviatán Melvillei lleva el nombre que combina el del monstruo marino de la Biblia, y el apellido del escritor Herman Melville, autor del libro "Moby Dick". Este ser indudablemente es un ancestro del cachalote de hoy en día, afirmaron expertos del Museo de Historia Natural de Perú, institución que participó en el estudio: "Es un diente enorme, más o menos 14 pulgadas (36 centímetros) de longitud".

"Estas características de los dientes, nos llevan a creer que el Leviatán era un gran depredador, y que poseía los dientes más grandes de los que se tiene registro".

El fósil de Leviatán fue encontrado hace dos años, pero no ha sido hasta mediados del año 2010 que se han dado a conocer los resultados del hallazgo y las conclusiones de los estudios.

El monstruo marino vivió hace unos 12 millones de años, y sus dientes eran más o menos el doble de largo que los que tenían los grandes dinosaurios Tyrannosaurus Rex.

Cierto, existían muchas especies de ballenas en los mares, y así se proporcionaba gran cantidad de alimento para animales grandes, como el Leviatán.

Además de 10 dientes bien conservados, el equipo de paleontólogos europeos y peruanos también encontró el cráneo de la ballena y su mandíbula inferior.

Los hallazgos fueron publicados en la revista especializada Nature, y el fósil pronto estará en exhibición en Lima, capital de Perú.

El descubrimiento fue realizado en el año 2008 en el desierto de Ocucaje, en el sur de Perú, que hace millones de años fue el lecho de un mar y un área que ha dado decenas de grandes descubrimientos.

En cuanto a vertebrados marinos, Perú tiene el privilegio de tener el sitio más importante en el mundo, que es precisamente el desierto de Ocucaje, donde se ha hecho el citado hallazgo.

El Leviatán pudo haber sido más grande que uno de sus contemporáneos, el Megalodón Carcharocles, ampliamente considerado como el tiburón más grande que jamás haya existido, de unos 65,5 pies (20 metros) de longitud.

El Leviatán ha sido interpretado como un depredador gigantesco, tal vez uno de los depredadores más fuertes y grandes que ha existido sobre nuestro planeta.


RECREACIÓN ARTÍSTICA del Cachalote Leviatán


VIDEOS RELACIONADOS Y QUE SE SUGIERE DISFRUTAR

1 - Depredadores prehistóricos, tiburón monstruoso: Megalodón (Parte A-1)


2 - Depredadores prehistóricos, tiburón monstruoso: Megalodón (Parte B-2)


3 - Depredadores prehistóricos, tiburón monstruoso: Megalodón (Parte C-3)


4 - Depredadores prehistóricos, tiburón monstruoso: Megalodón (Parte D-4)


5 - Depredadores prehistóricos, tiburón monstruoso: Megalodón (Parte E-5)


6 - El animal más impresionante del mundo: El Megalodón


7 - Gigantesco depredador descubierto en Perú: El terrorífico 'tatarabuelo' de los cachalotes modernos medía entre 13 y 18 metros de largo


8 - Leviatán, ballena asesina peruana




CULTUREMAS PARA EL SIGLO XXI, HIPERTEXTOS EDUCATIVOS, SAPIENCIARIO DE DIGIMUNDO

Nota: Para visualizar el presente artículo en la pantalla con una bastante mejor calidad y a mayor velocidad, se sugiere utilizar el navegador Google Chrome. Y si hay problemas de virus informáticos en el computador, se sugiere instalar y utilizar Avast! Antivirus.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada