martes, 8 de junio de 2010

Impactante descubrimiento paleontológico: Siguiendo las huellas de antiguas formas de vida


Un equipo científico multidisciplinario integrado por investigadores suecos y polacos, acaban de ubicar las más antiguas huellas fosilizadas de tetrápodos encontradas hasta el momento.

Una rica variedad de huellas fósiles, demuestran de modo claro y contundente que los primeros tetrápodos ya se desplazaban como patos sobre la superficie del planeta hace unos 395 millones de años, mucho antes de lo que los científicos admitían.

Aclaramos que "tetrápodo" es un vocablo aplicable a cualquier animal de cuatro pies y provisto de espina dorsal.

Este extraordinario hallazgo podría arrojar nueva luz sobre un aspecto esencial, sobre un período crucial en la evolución de los animales, cuando los vertebrados marinos comenzaron sus complejas transformaciones para derivar en anfibios, y luego en reptiles, aves, y mamíferos.

Hasta este descubrimiento, los paleontólogos creían entender bastante bien la evolución, desde las aletas hasta los pies.

Los primeros tetrápodos que conocían, se fechaban en 385 millones de años. Y la comunidad científica sostenía que se habían separado de una línea de peces primitivos, millones de años antes, y que posteriormente habían conquistado la tierra.

Sin embargo, las huellas en Polonia, demuestran rotundamente que son 18 millones de años más antiguas, que las más viejas hasta entonces conocidas.

Estas huellas corresponden a animales que vivieron probablemente en una laguna marina costera, de aguas someras, poco profundas, y con fondo fangoso.

No aparecen señales de arrastre en el fondo. Y esto parece indicar que estos animales no arrastraban su cuerpo, sino que nadaban libremente con sus patas por el agua.

Polonia, como todos sabemos, es un país boreal que se ubica junto al Báltico, a unos 45 grados de latitud norte, con un clima actualmente frío. En aquellos tiempos arcaicos, Polonia se ubicaba cerca del Ecuador terrestre, y tenía un clima tropical, cálido, y húmedo. También en aquellas épocas remotas, las comarcas de la América Meridional, y más precisamente Uruguay y la Argentina, eran zonas glaciales cubiertas de hielo y azotadas por vientos y nevadas.


Los vestigios presentan huellas muy claras de patas anteriores y posteriores, incluso ciertos indicios de dedos. Algunas impresiones llegan a medir 26 centímetros de ancho, y corresponderían a animales de unos 2 metros y medio de largo.

Por la distancia entre las huellas, se puede calcular la velocidad de desplazamiento de estos curiosos especímenes en tierra firme, y deducir algunas de sus características.

El hallazgo fue realizado en una cantera próxima a las montañas de la Sagrada Cruz, ubicadas hacia el Sudeste de Polonia.

El suelo pueden datarse con certeza en la Era Primaria o Paleozoica, es decir, el período de la vida antigua, y para ser exactos, el correspondiente al Período Devoniano medio.

Anteriormente se creía que los tetrápodos evolucionaron a partir de los peces, a través de una fase intermedia cuyos representantes tenían la cabeza y el cuerpo semejantes a los anfibios, pero todavía conservaban muchas características de los peces, como aletas pares en lugar de manos y pies.

Pero este sensacional descubrimiento, sugiere que los ejemplares que la ciencia conocía, son restos de especies supervivientes y no corresponden a una etapa de transición.

Según Grzegorz Pienskowski, director del Instituto Geológico Polaco en Varsovia, las huellas fueron creadas primero en lo que tal vez sería un ambiente costero, contrariando la idea antes aceptada, de que los peces salieron de lagos y ríos para convertirse, muy lentamente, en animales terrestres.

Este hábitat costero tiene sentido, desde el enfoque biológico, dado que las mareas podrían haber dejado varados a pequeños animales marinos, facilitando que éstos se aventuraran a explorar tierra firme.

Los nuevos fósiles, forzarían a los paleontólogos a reconsiderar las causas que provocaron que los peces se transformaran en anfibios, y posteriormente en otros animales terrestres.

Algunos expertos sostienen un enfoque todavía más curioso; afirman que los tetrápodos llegaron a tierra firme, para dejar sus huevos fuera del alcance de los predadores.

Por otra parte, ciertos autores están convencidos que los ejemplares acabaron teniendo patas para poder deslizarse de una laguna a otra.

Todo lo expuesto, pone en evidencia nuestra ignorancia sobre los comienzos de la vida en el planeta, y se debe reconocer con modestia, lo poco que todavía se sabe sobre la paleohistoria de los vertebrados.


VÍDEOS RELACIONADOS QUE SE RECOMIENDA CONSULTAR

1 - Los primeros vertebrados terrestres


2 - Los primeros animales


3 - Vertebrados


4 - Viviendo la naturaleza: Los invertebrados


5 - Archaeopteryx y las primeras Aves


6 - Descubren el fósil de un pez y su cría aún unidos por el cordón umbilical


7 - Animales vertebrados


8 - Presentación elemental o escolar o básica: Animales vertebrados




CULTUREMAS PARA EL SIGLO XXI, HIPERTEXTOS EDUCATIVOS, SAPIENCIARIO DE DIGIMUNDO

Nota: Para visualizar el presente artículo en la pantalla con una bastante mejor calidad y a mayor velocidad, se sugiere utilizar el navegador Google Chrome. Y si hay problemas de virus informáticos en el computador, se sugiere instalar y utilizar Avast! Antivirus.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada