jueves, 10 de abril de 2014

Singulares alineaciones entre los cuerpos del sistema solar, y llamativos fenómenos en el cielo: ¿Simples casualidades de las posiciones relativas de los astros, o el fin de los tiempos?


GRAN OPOSICIÓN MARCIANA, BOLA DE FUEGO, Y LUNA  ROJA

En estos tiempos, el cosmos se muestra muy activo. Se avistan "bola de fuego" en los cielos de todas partes en este inicio del 2014, y tomen nota de los titulares de los periódicos:

¿Los marcianos llegaron ya? Bolas de fuego surcan el cielo mexicano

Gran bola de fuego cayó del cielo en Estados Unidos

Una gran bola de fuego cruza el cielo de Cataluña

El pasado martes 8 de abril de 2014 tuvimos la "gran oposición marciana", un impresionante fenómeno astronómico, donde Marte se alineó con la Tierra y con el Sol, evento que acontece cada 778 días.


Marte se ubicó a 91 millones de kilómetros de nuestro mundo, y se apreció a ojo desnudo, como una brillante estrella rojiza, destellando con brillo sin igual, y desde la observación de Uruguay particularmente entre las 20 y las 22 horas (hora local).

En otras oportunidades, como en el año 2003, Marte estuvo aún más cerca de nuestro mundo, cuando apenas 55 millones de kilómetros, lo separaron del planeta azul que habitamos.

El próximo martes 15 de abril de 2014, se producirá en la madrugada (hora uruguaya), otro singular fenómeno, tal como el tan mentado eclipse lunar.

Importante acontecimiento cósmico, que será visible desde todas las Américas, Oceanía, Europa occidental, el Atlántico, partes de África, y el Oriente del Asia.

El eclipse consiste en la ocultación parcial y luego total de la Luna, al introducirse en el cono de sombra que la Tierra proyecta al espacio.

La única condición para que este suceso se  produzca, es que el Sol esté en un "nodo" y la Luna en el "nodo" opuesto. Se llama nodo o nudo, a cada uno de los dos puntos, donde la órbita lunar, corta a la "eclíptica" es decir a la órbita terrestre.

De cumplirse esta condición, es evidente que la Luna estará en "oposición" con el Sol, enfrentada al "Astro Rey", y por lo tanto presentará la fase de "Luna llena" o "Plenilunio".

En tal situación, los tres astros, el Sol, la Tierra y la Luna, estarán perfectamente alineados y exactamente en ese orden.

Para observar el fenómeno, no es necesario ningún protector especial, dado que a diferencia de los eclipses solares, los lunares no causan ningún daño a la visión.

La luna adquirirá una extraña coloración rojiza, que podrá ser más o menos intensa, dependiendo de las condiciones imperantes en la atmósfera.

Cuando las capas atmosféricas están cargadas de cenizas volcánicas, nuestro satélite natural adquiere una tonalidad marrón. Pero si el cielo estuviera despejado, diáfano y transparente, entonces la Luna se ruborizará, adquiriendo una extraña coloración "cobriza". En el presente caso, los expertos han pronosticado que entre las 3 y las 7 de la madrugada (hora de Uruguay), nuestro satélite natural ostentará ese particular color.

Lo extraño es que el citado fenómeno, constituye el primero de cuatro eclipses lunares totales (los próximos se darán el ocho de octubre de 2014, el cuatro de abril de 2015, y el 28 de septiembre del 2015), situación conocida como "tétrada".

Los ocultistas ya están anunciando las "cuatro lunas rojas" como las famosas "lunas de sangre",  la señal del fin de los tiempos.


En ámbitos astronómicos, se señala que durante el presente siglo habrá nueve grupos de tétradas, por lo que constituyen un fenómeno relativamente frecuente en el patrón de eclipses lunares. Sin embargo, no ha sido siempre igual, dado que en el lapso de tres siglos (del 1600 al 1900) no hubo tétradas en absoluto.

A pesar de ello, otros visualizan estos hechos como la antesala de los terribles acontecimientos apocalípticos, que según los "agoreros de la catástrofe" en breve se van a producir.

El enfoque científico sin embargo brinda la exacta explicación de estos fenómenos.

A cuidarse pues de las versiones alarmistas, dado que es posible explicar por causas físicas, lo que los ocultistas atribuyen a "extrañas e inexplicables influencias cósmicas".


Distancia Tierra-Marte durante las oposiciones


Como bien se observa en la figura, la distancia Tierra-Marte durante las oposiciones es muy variable, debido a la excentricidad de la órbita marciana. En las oposiciones más favorables se encuentra a unos 55 millones de kilómetros de nuestro mundo, mientras que en las oposiciones más desfavorables los planetas quedan separados unos 100 millones de kilómetros.

Oposiciones favorables Tierra-Marte se repiten cada 15,8 años


El período sinódico de 780 días marca que las oposiciones Tierra-Marte se repiten cada dos años y dos meses, pero las oposiciones favorables sólo se repiten aproximadamente cada 15,8 años. En la figura se marca el Sol, la órbita de la tierra, y las posiciones de Marte en su órbita en los momentos que hubo oposición con la Tierra. Para simplificar la figura, en la órbita terrestre se marca la posición de nuestro mundo solamente para el año 2003.

Lecturas recomendadas

Cosmos: un viaje personal - Serie documental del presentador Carl Sagan

RITUAL DEL ECLIPSE DE SOL (EL CÍRCULO ROJO)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada