lunes, 21 de abril de 2014

Planeta terrorífico: Feroces dinosaurios en los continentes, escalofriantes y fieros pterodáctilos en el aire, y en los mares y océanos alucinantes saurios acuáticos, disputándose la supremacía // Didácticas y fascinantes imágenes ilustran el texto



Voraces criaturas voladoras

Los lagartos alados ya aparecen en el registro fósil del período Triásico, cuando diminutos reptiles "sauriformes" para escapar a la voracidad de los pequeños dinosaurios carniceros de la época, fueron equipados con membranas que les permitían planear. 

Los pterosaurios fueron los verdaderos maestros del aire. Su árbol genealógico se puede remontar hasta el Podopteryx, (ala-pie). 

Este reptil planeador, vivió en el Asia Central, especialmente en Kirguistan, hace unos 200 millones de años. 

Se estima que el primer volador de ala delta fue este pequeño y curioso animal. 

Medía su cuerpo sólo unos 20 centímetros, pero contaba con una larguísima cola, con la cual llegaba a los 80 centímetros.  

Su diseño incluía manos (rasgo que lo diferencia de los Pterosaurios) y sus alas estaban situadas más cercanamente a la cola. 


En este cuadro se presentan las imágenes de reptiles alados, desde el pequeño Podopteryx, (planeador de 20 centímetros), hasta el inmenso Quetzalcoatlus (carroñaro cuya amplitud de alas ha sido estimada entre 15 y 17 metros).

Obviamente hace millones de años, en nuestro mundo vivieron animales  completamente distintos a los existentes en nuestros días. 

El paciente y laborioso trabajo de los investigadores, ha permitido reconstruir el aspecto que tendrían con una gran aproximación. 

Pero continúa siendo una experiencia memorable, imaginar un mundo pletórico de dinosaurios y de inquietantes dragones volantes, los  famosos Pterosaurios. 


Pterosaurios: eran reptiles alados. Sus alas estaban formadas por su misma piel. Por ello presentaban cierta fragilidad al volar.

Los reptiles voladores se llaman Pterosaurios. Vivieron en era Mesozoica o Secundaria, es decir en la misma época de los Dinosaurios.

Ciertos expertos sostienen que estas criaturas no eran verdaderos reptiles, sino animales con sangre caliente, algunos de ellos con una cubierta parecida al pelo. 

Los primeros ejemplares que aparecieron,no fueron voladores muy eficaces.
Sus alas eran de piel coriácea. Dichas alas se sostenían por el 4to. dedo que había crecido mucho. Es posible que se deslizaran con sus alas abiertas y extendidas, capturando insectos y peces. 

Si notaban algún peligro, escapaban por el aire.



EL DIMORPHODON : 

Existió hace 190 millones de años y fue uno de los más primitivos Pterosaurios. Estaba provisto de una larga cola y su envergadura alar era del orden de unos 2 metros.

Contaba con garras filosas en las alas y en las patas traseras. Su cabeza era tosca y alargada. Además, estaba provisto de dientes afilados en sus mandíbulas, con forma de pico. 



EL RHAMPHORHYNCUS :

Medía hasta 2 metros y medio de punta a punta de sus alas abiertas. Su cabeza y cuello eran alargados.Su cola remataba en un apéndice de piel en forma de rombo o de hoja, que funcionaba como un timón, muy eficaz para mantener el rumbo.

Los huesos del Rhamphorhyncus , así como los de otros Pterosaurios,eran huecos y llenos de aire.Esta particularidad,les permitía deslizarse con mayor facilidad y aligeraba su peso. 

Los Pterosaurios se reproducían, como reptiles que eran,por medio de huevos. Sin embargo,no se ha descubierto hasta el presente, (en forma fehaciente) ningún nido. 



EL PTERANODON : 

Era uno de los mayores reptiles voladores. Sus alas abiertas presentaban una extensión de 8 a 9 metros. Sus garras eran muy fuertes, pero sus patas eran débiles. Debido a tal circunstancia, se estima que debería tener dificultades para desplazarse en tierra firme.

Los Pteranodones eran deslizadores desdentados, caracterizados por su cresta ósea en la cabeza, y un gran pico desprovisto de dientes. 

Remontaban vuelo desde el mar en busca de presas (en especial peces y moluscos) que atrapaban con sus largas mandíbulas en forma de pico. De esta forma, procuraban nutritivos alimentos para sus crías. 


Pteranodón, gigantesco reptil alado y sin dientes, cuya amplitud alar alcanzaba los 9 metros: volaba sobre los mares en busca de peces durante el Cretácico.


Imágenes de escalofriantes y variados Pterosaurios



Los Pterodáctilos, reptiles alados, antecedieron a las aves en el dominio del vuelo.



Pterodáctilos, reptiles voladores del Secundario:  largas mandíbulas dentadas ; piscívoros e insectívoros, que dormían en cuevas o colgados de ramas en los árboles.

Pterosaurio peludo:  en ocasiones los paleontólogos hacen un descubrimiento que cambia totalmente las ideas acerca de un determinado animal.
En 1966, en Kazajistán, se descubrió un pterosaurio que parecía estar cubierto de plumón. Se le llamó Sordes pilosus (diablo peludo).
Vivió y voló en los cielos del Jurásico Superior. Los expertos no creen que tuviera pelo. Debió ser algo similar al pelo, que abrigaba al animal o que le ayudaba a volar. 




Podopterix: su nombre significa  ala-pie. El arcosaurio dirigía su vuelo utilizando la membrana extendida entre su cola y las patas traseras. Su cuerpo medía unos 20 centímetros y vivió en el período Triásico.






El Dimorphodon vivió a principios del Jurásico. Fue uno de los primeros pterosaurios.
Su enorme dedo, sostenía las alas. El cuerpo medía unos 40 centímetros en los primeros ejemplares.



Colosos del mar: Repaso de algunas especies marinas situadas en la cima de la cadena alimentaria



El Cronosaurio, al que muchos consideran como el depredador equivalente en su medio marino, al Tiranosaurio en el medio terrestre, era un monstruoso reptil que medía unos 12 metros de largo, con variantes que oscilaban entre 11 y 13 metros.

Carnívoro insaciable, con mandíbulas de hasta dos metros y setenta centímetros, armadas de potentes dientes cónicos, no tenía dificultad alguna en devorar presas enormes, e incluso a los mismos Plesiosauros.

Sus restos fosilizados fueron hallados en las rocas sedimentarias de Queesland, en Australia. Se estima que pesaba más de 15.000 kilogramos. Vivió en los mares cretácicos.


El Kronosaurus era el terror de los mares en el Cretácico Inferior, y uno de los más grandes carnívoros de su tiempo (hace 125 a 99 millones de años).  

Su nombre hace alusión a  Cronos, es decir Saturno, el dios del tiempo, que devoraba a sus propios hijos, para que después volvieran al trono los Titanes de la mitología griega.

El Cronosaurio era un animal terrible, de gran porte; los más pequeños medían solamente unos 9 metros, pero  algunas variedades de estos reptiles marítimos, superaban los 12 metros, con un peso del orden de las  15 toneladas.

Este saurio acuático tenía un apetito insaciable, una cabeza inmensa y dientes gigantescos.

Vivió 50 millones de años después que desaparecieran otros colosos, como el temible "Depredador X" y el célebre "Liopleurodón".

Se estima que el Cronosaurio, al igual que las tortugas,habría puesto sus huevos en nidos excavados en la arena.

Como reptil, su respiración pulmonar le obligaba a llegar a la superficie marina, para inhalar y exhalar aire. Sus enormes aletas, de más de 2 metros de largo,le permitían nadar al modo de las tortugas. 

También actuaban como "paletas" que le permitían avanzar un poco en tierra firme,como lo hacen las focas. 

Poseía una cabeza enorme ( de casi 3 metros de largo ),corto y musculoso cuello, así como una cola puntiaguda. 

Su fornido cráneo y su mandíbulas poderosas, armadas con 80 dientes,le permitían partir en dos, a  todas sus presas: peces feroces,plesiosaurios, elasmosaurios, así como a  las enormes tortugas y a los gigantescos tiburones de su época.










El Hainosaurio fue, con toda seguridad, un depredador asesino que debía pasar devorando presas para abastecer su enorme cuerpo.

Cambiaba su dentadura, al igual que los actuales escualos, renovando su arsenal filoso, para despedazar a las presas que le proporcionaban la energía necesaria para hacer funcionar su enorme estructura corporal.

En cuanto a sus dimensiones, superaba largamente al Tiranosaurus rex, que llegaba a los 14 metros.

Este monstruoso ser, era uno de los mas grandes Mosasaurios. Los científicos han hecho  estimaciones de tamaño que oscilan entre los 12,2 metros y los 17 metros de longitud. Las consideraciones minuciosas señalan que sin duda, lo usual era que superara los 15 metros.

En la dieta de este "super" depredador del Cretácico Superior, se incluían enormes tiburones, cefalópodos como pulpos y calamares, plesiosauros, tortugas gigantes, y pequeños mosasaurios.

Estaba relacionado con el Tylosaurio, pero tenía más vértebras desde el cuello hasta la cola, que su pariente.

Los Hainosaurus, fue llamado así por el afluente del Mosa, en Bélgica, donde fueron descubiertos sus restos.

Nadaba impulsándose con su enorme y aplanada cola, que movía de un lado para otro, manteniendo el equilibrio con sus cuatro aletas que actuaban como remos. 

Esta criatura era muy hidrodinámica. Atacaba ascendiendo desde los fondos marinos, nadando a gran velocidad con la boca abierta hacia su presa.

Cuando mordía, con una fuerza superior a las dos toneladas, sus poderosas mandíbulas y afilados dientes, partían en dos a los peces, a tortugas y a tiburones. 

Habitaba en los mares que cubrían buena parte del continente europeo. Efectivamente se han descubierto  vestigios de su existencia en Inglaterra y Francia, Suecia y Polonia. Se discute si los restos ubicados en Canadá, corresponden a un Hainosaurus o si pertenecen a una variedad de Tylosaurus

Sus dimensiones, según las variedades, oscilaban entre 12 metros y 17 metros de longitud. Su masa era verdaderamente enorme: superaba las 23 toneladas.













El Platecarpus fue un mosasaurio primitivo, de unos cuatro metros de largo, el tamaño aproximado de una orca.

Provisto de una aplanada cola y membranosas aletas, se deslizaba por el agua ondulando su cuerpo como una serpiente. Devoraba peces y cefalópodos, con sus cortantes dientes.

Recientemente, un fósil muy bien conservado ha permitido a los científicos descubrir impresiones de piel y órganos internos. Allí aparecían áreas rojizas, correspondientes al corazón, pulmones y riñones. La tráquea también está preservada, junto con parte de la retina del ojo.

Un nuevo enfoque, proporciona una moderna visión, muy peculiar, de este lagarto de mar.

Hasta hace poco se creía que el mosasaurio Platecarpus, que vivió hace unos 85 millones de años, nadaba como una anguila. Pero basados en un espectacular espécimen, un equipo que incluye científicos de primera línea, ha reconcebido la morfología del animal.

El espécimen, hallado en una losa de piedra, fue descubierto en 1969 en Kansas, siendo adquirido poco después por el Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles.

Contiene cuatro bloques pétreos, conformando una muestra total de unos 20 pies. Fue uno de los varios fósiles excepcionales presentados por el museo en el año 1011.

Según el paleontólogo argentino Luis Chiappe, este mosasaurio de seis metros de largo, es el mejor conservado del mundo, y nos dice mucho de su biología, porque tiene restos de la piel, tráquea, y bronquios, así como la posición del corazón y el riñón, y hasta peces de su última comida.

Este reptil marino se deslizaba por el agua, no con los movimientos ondulatorios de una anguila, sino que nadaba como un tiburón.

Su cola, hacia el final se curvaba hacia abajo, sosteniendo una enorme aleta caudal en forma de media luna.

En síntesis, este depredador marino de fuertes mandíbulas y cráneo robusto, vivió en Kansas, que una vez estuvo bajo el mar, hace 85 millones de años.

Su potente cola, con muy fuerte aleta, lo propulsaba como un tiburón en el agua, y sus cuatro aletas funcionaban como remos.

Los primeros vestigios fósiles de este reptil marino carnívoro, fueron descubiertos por el célebre Cope en EE.UU. en el año 1869

Posteriormente,han aparecido en yacimientos de Bélgica, Australia y Sudamérica.Los restos están tan completos,que lo convierten en uno de los fósiles mejor conocidos. 

Su extraño nombre significa "muñeca plana".Su cola es tan inclinada, que es notorio que ostentaba una aleta encima de ella. 

Interesantes imágenes del Platecarpus












Mosasáuridos de nado serpentiforme, al modo de las anguilas, representados en varios museos de Historia Natural de Canadá.

Agradecimiento y cierre:

Destacamos la invalorable colaboración de los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira en las ilustraciones que engalanan este artículo.

Se aclara además que todos los artículos de este sitio digital de autoría del suscrito Carlos Brunetto, tienen por objetivo principal el empoderamiento de las actividades educativas y de divulgación cultural, así que un importante esfuerzo ha sido hecho para presentar conceptos, descubrimientos, teorías, y conclusiones técnicas y socio-políticas, sin utilizar un rebuscado vocabulario propio de especialistas, y tratando de presentar las ideas con el mayor rigor posible aunque siempre buscando sencillez y fácil comprensión.

Esperando que este contenido haya sido de utilidad y agrado para los benévolos ciberlectores, como es habitual Brunetto se despide de todos con un fuerte abrazo, y hasta la próxima entrega.

Mensaje al visitante: 


No hay comentarios:

Publicar un comentario