lunes, 21 de abril de 2014

Colosos del mar: Años después de los primeros esqueletos descubiertos, los Mosasauros aún son motivo de admiración / Fascinantes imágenes ilustran este artículo

Los Mosasauros sin duda fueron los reyes en su época de apogeo

En artículos anteriores ya nos hemos referido a los Mosasaurios, pero siempre queda mucho por decir de esta especie.

El primer fósil descubierto, una mandíbula gigantesca ubicada en lo que hoy día es Holanda, fue seguido de grandes hallazgos en varias comarcas europeas, Países Escandinavos, Alemania, Rusia, y también en Norteamérica y Nueva Zelanda. Estos hallazgos a nivel mundial, permitieron conocer en detalle la estructura de tales monstruos.

Contaban con unas 100 vértebras, cuatro veces más que un ser humano. Cada una estaba unida a la siguiente por una junta articulada, lo cual hizo pensar a los expertos que los Mosasaurios se desplazaban por el agua como anguilas. Sin embargo, descubrimientos fosilíferos recientes demuestran que al menos algunas variedades nadaban como tiburones.

En la mitad de su mandíbula inferior había una articulación, que permitía a estos ejemplares abrir desmesuradamente sus fauces, para así atacar presas muy voluminosas. Articulada como en las serpientes, su espantosa boca dilatable, le aseguraba tragar presas muy grandes. Sus particularísimas mandíbulas le permitían movimientos hacia los lados, mordiendo y devorando con avidez sin igual a sus víctimas.

Completaban estas mandíbulas prensoras, hileras de filosos dientes curvados hacia adentro. Y dientes en el paladar reforzaban su mortífero arsenal.

Los ejemplares de mediano tamaño, eran  tan largos como tres morsas, pero existieron muchas variedades de Mosasaurios de tal fortaleza y magnitud, que resultaron verdaderamente colosales: de 15 a 18 metros de longitud.

Particularizaremos en algunas variedades:


El Clidastes fue uno de los primeros y tal vez el más pequeño. Medía solamente tres metros y medio. Su cuerpo esbelto y su cabeza estrecha lo volvía muy hidrodinámico. Nadaba rápidamente, propulsándose por medio de una delgada cola que se remataba en una aleta ancha. Contaba con extremidades en forma de "paletas" que no eran extremadamente palmeadas.


El Globidens fue una variedad de mosasáurido, típicos del Cretáceo Superior. Vivían en los mares interiores que cubrían buena parte del continente norteamericano. Se diferenciaba de los demás de su especie, por no presentar dientes aguzados y puntiagudos. Los dientes del Globidens eran piezas dentales en forma de globo, que utilizaba para atrapar pulpos y calamares, y para romper conchas de moluscos.


El Plotosaurus, por su parte, se desplazaba dando enérgicos bandazos de derecha a izquierda con su ancha cola. De timón les servían sus potentes aletas. Este reptil nadador, que es lo que significa su nombre, habitaba las aguas que en pretéritos tiempos cubrían lo que hoy es California. Su capacidad pulmonar era extraordinaria, lo que le facilitaba la persecución y captura de los diversos organismos marinos que formaban parte de su dieta.

Esqueleto de un Mosasaurus encontrado en una cantera de piedra caliza en Maastricht, Holanda


Agradecimiento y cierre:

Destacamos la invaluable colaboración de los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira en las ilustraciones que engalanan este artículo.

Se aclara además que todos los artículos de este sitio digital de autoría del suscrito Carlos Brunetto, tienen por objetivo principal el empoderamiento de las actividades educativas y de divulgación cultural, así que un importante esfuerzo ha sido hecho para presentar conceptos, descubrimientos, teorías, y conclusiones técnicas y socio-políticas, sin utilizar un rebuscado vocabulario propio de especialistas, y tratando de presentar las ideas con el mayor rigor posible aunque siempre buscando sencillez y fácil comprensión.

Esperando que este contenido haya sido de utilidad y agrado para los benévolos ciberlectores, como es habitual Brunetto se despide de todos con un fuerte abrazo, y hasta la próxima entrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada