sábado, 17 de julio de 2010

El fin del mundo podría estar muy cerca, si no reaccionamos a tiempo: El asteroide 1997 XF11 sigue su curso amenazante, y no debemos perderlo de vista


2028, POSIBLE FIN DE LOS TIEMPOS, POSIBLE FIN DEL MUNDO


Según lo que han sostenido determinadas fuentes, el asteroide 1997 XF11 chocaría con nuestro planeta dentro de unas pocas décadas. Exactamente, enfatizan ciertos círculos científicos, la gran colisión ocurriría el jueves 26 octubre 2028.


Además del mencionado existen también otros asteroides, Apolo, Adonis, Ícaro, Hermes, que en determinadas circunstancias se aproximan bastante a nuestro mundo, a distancias a veces del orden de hasta 384.000 kilómetros, es decir, acercándose así a la Tierra más que la propia Luna, astro que como se sabe se ubica promedialmente a 384.400 kilómetros de nuestro planeta.


Además y siempre latente, cual espada de Damocles, también está el tremendo peligro representado por cometas que emergen, como astros extraños y errantes, desde las profundidades del espacio inteplanetario, y cuyas trayectorias a veces sufren importantes e imprevisibles variaciones.


Para evitar esos terribles y posibles choques entre cuerpos celestes, teóricamente se podría recurrir a medios tecnológicos ya desarrollados por la humanidad.

Nos referimos por ejemplo a la energía nuclear. Los arsenales atómicos y nucleares que tanto preocuparon a la humanidad, especialmente en tiempos de la llamada "Guerra Fría", podrían tener así un fin útil, podrían tal vez salvarnos de un cataclismo cósmico.


VARIOS MÉTODOS SALVADORES

La idea que más se maneja como forma de protección, es dirigir misiles contra las "montañas volantes" que se demostrara fueran las más peligrosas. Estos misiles podrían estar provistos de una triple cabeza nuclear, y podrían ser lanzados desde fuera de la atmósfera terrestre, para evitar los peligros derivados de fallos durante el despegue.

Obviamente esos misiles no tendrían como objetivo la destrucción de un meteoro potencialmente muy peligroso, como a veces plantean ciertas películas de ciencia ficción. En efecto, de actuar de esta forma, el meteoro quedaría convertido en infinidad de fragmentos, muchos de los cuales tal vez podrían ser atraídos por la gravedad terrestre, y eventualmente también podrían atravesar luego nuestra atmósfera sin que se desintegraran en forma completa. En este hipotético caso, los impactos producirían cráteres meteoríticos por doquier, y los niveles de destrucción podrían ser significativos y difíciles de pronosticar con exactitud. El remedio podría resultar así peor que la enfermedad, pues si se pronosticara un único impacto meteórico con mucha exactitud, al menos se podría proceder a hacer evacuaciones y/o a protegerse de los efectos de alguna manera.


No, la idea que manejan los científicos es tratar de desviar los cuerpos cósmicos eventualmente peligrosos, detonando cargas atómicas en la superficie de los mismos y llevadas hasta allí por máquinas roboticas. Entonces, al provocarse pequeñas explosiones controladas, teóricamente se podría obtener como resultado desviar la trayectoria del cuerpo en cuestión, alejando así la posibilidad de una eventual o segura colisión con la Tierra.

Como método alternativo, otros teóricos plantean utilizar "microesferas metálicas" dispersas racionalmente a lo largo de la órbita del cuerpo incidente, el que al destrozar parte de su superficie perdería masa, y como consecuencia cambiaría su trayectoria.

Obviamente algunos expertos se muestran muy escépticos frente a estas posibles soluciones, señalando que los procedimientos esbozados no son para nada seguros. Pero bueno, lo cierto es que si efectivamente a la Tierra se dirigiera un cuerpo de ciertas dimensiones y con alta probabilidad de que nos impactara, por cierto algo tendríamos que hacer, aún cuando las posibilidades de éxito no fueran completas.


En lo que me es personal, me defino como partidario de un tercer método de defensa, que también ha sido propuesto y evaluado, y que me parece netamente "ecológico" y con reales posibilidades de éxito. La propuesta consiste en utilizar una fuente de calor, obtenida gracias a un inmenso espejo cóncavo parabólico ubicado en el espacio. Tal superficie de reflexión estaría formada por una multiplicidad de diminutos espejos, que controlados por computadora accionarían como una única pieza. De este modo y apoyándonos en tecnología que a primera vista parece que podríamos controlar, se lograría concentrar niveles elevados de energía solar en un solo punto llamado "foco". En ese punto naturalmente se lograrían elevadísimas temperaturas cifradas en miles de grados Celsius.

Apuntando debidamente este cañón solar al astro amenazante, se podría lograr evaporar una porción considerable de su masa. Así, podrían emerger de él colosales chorros de materia cósmica, que poco a poco cambiarían la masa del objeto, también cambiando paralelamente su trayectoria.

El empleo de tales métodos, y por cierto de otros tal vez más eficaces que aún restan por descubrir, muy probablemente podrían ayudarnos a salvar al planeta Tierra de eventuales y muy peligrosas colisiones.


ADOPCIÓN DE PRONTAS MEDIDAS

Por cierto, los asteroides y los cometas están ahí, y sus posibles trayectorias de impacto con la Tierra podrían no estar lejos.

Obviamente en esta materia no debe improvisarse, y desde ya deberían delinearse proyectos y avanzar en sus respectivas ejecuciones. Pues cuando el peligro ya se encuentre cerca y sea efectivamente detectado, puede que ya sea demasiado tarde como para reaccionar, como para hacer algo.


Actuando con anticipación y teniendo varias alternativas, posiblemente podríamos lograr un adecuado nivel de protección. No deberíamos demorarnos en tomar ciertas medidas que eviten la posible colisión con el asteroide 1997 XF11, o con otros astros eventualmente también peligrosos y que en el futuro podrían amenazarnos. La integridad de muchas especies animales y vegetales podría estar en juego. La propia existencia de muchos humanos y la propia supervivencia de nuestra especie también podría estar en juego.

Como se afirma acertadamente en ciertos medios, la cuestión no es saber si una determinada colisión cósmica con la Tierra se producirá o no. La verdadera cuestión es saber cuándo podríamos correr un efectivo peligro, y qué consecuencias ello tendría para la vida en el planeta y para nuestra propia supervivencia.


NUESTRO PLANETA ESTÁ EXPUESTO A UNA METRALLA CONTINUA


Los asteroides y los cometas son las piezas mayores de una enorme cantidad de material que orbita alrededor del Sol, junto a los planetas y a sus satélites. Se calcula que la Tierra recoge en su camino mucho material meteórico, de origen cometario y también posiblemente proveniente de asteroides, que cae en forma de polvo y partículas; el polvo cómico, debido a su pequeño tamaño, es frenado por la atmósfera y se deposita suavemente en la superficie de océanos y continentes, mientras que las partículas menores a un grano de arena, se queman al chocar con la atmósfera, generando los meteoros luminosos que vemos por las noches.

Ocasionalmente, piezas de tamaño apreciable pueden alcanzar la superficie terrestre, pues no logran pulverizarse del todo a su paso por la atmósfera. Estos cuerpos caen al suelo terrestre o se sumergen en el agua en forma no muy frecuente, y tienen tamaños que generalmente van de una pelota de tenis a una de fútbol. Objetos mayores, hasta aproximadamente los 600 metros de diámetro, al parecer se desintegran completamente en la atmósfera, debido a que al tener una mayor superficie son más afectados por el rozamiento y por el calor al ingreso en nuestro mundo. Precisamente esto es lo que habría ocurrido con el asteroide que cayó sobre Tungusca, en Siberia, donde a la superficie de nuestro mundo llegó solamente la onda de calor y aire de la explosión.


Sin embargo, los asteroides o cometas de un kilómetro de diámetro o mayores, sí pueden abrirse paso por la atmósfera, e impactar provocando destrucción e incluso alteración del clima.

Con una frecuencia incierta de alrededor de unos 100 millones de años, pueden chocar con nuestro planeta objetos del tamaño de una montaña, los que pueden provocar una catástrofe de proporciones globales, generando el equivalente al invierno nuclear, y produciendo la extinción de miles de especies, como ocurrió con el objeto que cayó en Yucatán, hace unos 60 millones de años, y que entre otras cosas terminó con los dinosaurios, facilitando el desarrollo y la diversificación de los mamíferos.

La relación de los humanos con los asteroides es por tanto compleja, es por tanto de amor y odio. Por un lado y como especie, los humanos no existiríamos sin ellos, así que debemos agradecerles de todo corazón. Pero por otro lado, debemos temer por nuestro futuro, pues un impacto de proporciones puede acabar con todos nosotros.

Los humanos (junto a todas las demás especies), hemos estado viajando por el último millón de años, como pasajeros a bordo de un vehículo planetario al que llamamos Tierra, y el que recorre (sin luces), una oscura carretera que llamamos Eclíptica, a una velocidad próxima a los 107.000 kilómetros en la hora. Hasta ahora no hemos sido capaces de ver todos los objetos peligrosos que nos rodean, que son los restos de la nebulosa que dio origen al sistema solar. Y como hasta ahora no hemos advertido el peligro, no nos hemos preocupado: "Ojos que no ven, corazón que no siente".

Como muestra del peligro que efectivamente corremos, basta recordar el espectacular impacto del cometa Shoemaker-Levi con Júpiter en 1994, para darnos cuenta que efectivamente estamos en una situación delicada.


DESCUBRIMIENTO Y EVALUACIÓN DE RIESGOS

Hace ya unos años, el astrónomo estadounidense James Vernon Scotti (Jim Scotti) del "Proyecto Spacewatch" de la Universidad de Arizona, en EEUU, hizo un anuncio verdaderamente terrible.

En efecto, el 6 diciembre 1997 descubrió un asteroide al cual denominó 1997 XF11, y los primeros cálculos sobre su órbita evidenciaron que impactaría a nuestro planeta el jueves 26 de octubre del año 2028, exactamente a las 15:30 hora uruguaya.

Tal astro mide un kilómetro y medio de diámetro, y con la considerable masa concentrada en ese volumen, se desplaza a la escalofriante velocidad de 27.000 kilómetros por hora (unas 16.000 o 17.000 millas por hora).


Eventualmente, de efectivamente producirse el anunciado choque con nuestro planeta, la energía desprendida de dicha colisión sería comparable a la de veinte millones de bombas atómicas similares a la que fue lanzada sobre Hiroshima en 1945 (no veinte de esas bombas, sino equivalente a veinte millones de esas bombas).

Ante este anuncio, por cierto de inmediato la comunidad científica se presentó dividida.

Algunos investigadores calcularon que pasaría a 48.000 kilómetros de la Tierra, una distancia mínima en verdad, y por ende muy peligrosa, sumamente peligrosa.

Otros científicos, entre ellos Donald Yeomans, hicieron estimaciones del orden de 960.000 kilómetros, lo cual de ser cierto, alejaría mucho las posibilidades de choque con la Tierra.

Posteriormente surgieron otros cálculos y otras opiniones que con certeza son escalofriantes.

El famoso Peters J. Shelus entró al ruedo de la polémica, y aportó los cálculos del Observatorio Mac Donald, prestigioso centro de investigaciones científicas de Texas, en EEUU. El astro perturbador, según tales cálculos, se acercaría a tan sólo 51.000 kilómetros de la Tierra. De confirmarse tal distancia, estaría nuevamente latente la probabilidad de una trágica colisión.


El especialista en asteroides Jack G. Hills, del Laboratorio Nacional de Los Álamos, también en EEUU, señala que: "El asteroide 1997 XF11 es el más peligroso que nos hemos encontrado hasta ahora. Me asusta de veras. Si un objeto de este tamaño hace impacto en la Tierra podría matar a mucha, mucha gente". Hills asegura que si un asteroide de las dimensiones del 1997 XF11 chocase contra el globo terráqueo a más de 27.000 kilómetros por hora, estallaría con una energía de unos 320.000 megatones de dinamita, y esto equivaldría, como ya se dijo, a unos veinte millones de bombas atómicas similares a la que afectó Hiroshima en agosto de 1945; recuérdese que esa primera bomba atómica tirada sobre Hiroshima, tenía una potencia de 15 kilotrones, o sea 0,015 megatones. Y probablemente, en el lugar del impacto meteórico, se provocaría un cráter de unos 20 kilómetros de diámetro.


LO QUE PODRÍA SUCEDER: ESCENARIOS POSIBLES


De confirmarse la veracidad de los cálculos más pesimistas entre los ya realizados, y de eventualmente producirse un evento cataclísmico, las consecuencias serían verdaderamente apocalípticas. De salvarse la humanidad, de perdurar la humanidad ante tal fenómeno (cosa que en lo personal dudo), asistiríamos al fin de la civilización tal como la conocemos actualmente, y regresaríamos posiblemente a un nivel de desarrollo y de vida de la prehistoria. Sería ciertamente el fin de nuestra civilización, y llevaría a nuestra especie tal vez al borde de la extinción, aunque categóricamente no sería el fin de la vida en nuestro planeta.


Si el cuerpo cósmico cayera en el mar, levantaría olas gigantescas de centenares de metros de altura. Como consecuencia del choque, maremotos colosales provocados a escala planetaria engendrarían gigantescas olas de muerte (como los temidos tsumanis), que sepultarían las ciudades costeras, y afectarían también a vastas zonas del interior de los continentes. También resultarían anegadas vastas áreas, convirtiéndose luego y por mucho tiempo en extensas regiones pantanosas.


Si el impacto se produjera en tierra firme, levantaría una nube de polvo tan espesa, que bloquearía totalmente la luz solar por un lapso incierto, que algunos científicos han estimado entre seis meses y dos años. Entonces y en ausencia de energía solar, las plantas verdes detendrían la fotosíntesis, y se agotarían las fuentes de reserva de los animales, llevando así a la extinción a muchas de las especies vivientes, luego de un largo y atroz invierno a la escala del mundo todo.

No importa mucho el lugar donde efectivamente se produzca el impacto en tierra, ya que en 24 horas ese efecto se extendería por todo el globo, muy posiblemente salvándose sólo, como ha sucedido en anteriores catástrofes de origen cósmico, tanto cucarachas como escorpiones, arañas, crustáceos, insectos, y algunos otros organismos vivientes, dado su increíble poder de adaptación.

A pesar del tétrico panorama, en lo personal confío en el progreso humano, y estimo y deseo de todo corazón, que el lapso que nos separa de los sucesos que se anuncian para el año 2028, sea suficiente como para que el progreso tecnológico se ponga a tono.


PERIÓDICO HOY, LA PLATA, 28 SEPTIEMBRE 1998: Recorte de artículos





ARTÍCULOS SOBRE TÓPICOS SIMILARES

Entre las notas de la presente bitácora digital que se vinculan con reales colisiones o eventuales colisiones de la Tierra con otros cuerpos, se destacan los escritos que se enumeran seguidamente.

(A) Polémica entre especialistas: Encendida defensa a favor de la “Estrella de la Muerte”
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/03/encendida-defensa-favor-de-la-estrella.html
Fecha de publicación: Martes 9 marzo 2010

(B) Alerta sobre los fenómenos con origen en el espacio exterior: Cráteres meteóricos
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/03/alerta-de-los-peligro-con-origen-en-el.html
Fecha de publicación: Jueves 18 marzo 2010

(C) Alerta al espacio exterior: ¿Chocará el enigmático Apophis con la Tierra?
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/03/chocara-el-enigmatico-apophis-con-la.html
Fecha de publicación: Sábado 20 marzo 2010

(D) Materias pétreas de origen cósmico: Las tektitas australianas
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/04/materias-petreas-de-origen-cosmico-las.html
Fecha de publicación: Jueves 15 abril 2010

(E) Las grandes catástrofes del planeta Tierra: El cráter de Chicxulub, una antigua herida cuya cicatriz aún es visible
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/05/las-grandes-catastrofes-del-universo.html
Fecha de publicación: Viernes 7 mayo 2010

(F) Una pareja muy despareja pero muy bien avenida: La Tierra y la Luna
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/05/una-pareja-muy-despareja-pero-bien.html
Fecha de publicación: Sábado 8 mayo 2010

(G) Sorprendentes e impactantes encuentros en el cosmos: Estos eventos por cierto son poco frecuentes, pero ocurren
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/05/encuentros-en-el-cosmos-estos-eventos.html
Fecha de publicación: Domingo 9 mayo 2010

(H) Señales del pasado: Vestigios de mundos destruidos
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/07/senales-del-pasado-vestigios-de-mundos.html
Fecha de publicación: Jueves 8 julio 2010

(I) Los cráteres meteóricos ubicados en nuestro planeta, nos recuerdan que hay peligros que pueden venir del cielo: Atención, nos bombardean
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/07/los-crateres-antiguos-encontrados-en.html
Fecha de publicación: Martes 13 julio 2010

(J) El fin del mundo podría estar muy cerca, si no reaccionamos a tiempo: El asteroide 1997 XF11 sigue su curso amenazante, y no debemos perderlo de vista
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/07/asteroide-1997-xf11-fin-mundo-2028.html
Fecha de publicación: Sábado 17 julio 2010

(K) Nuestro mundo está en peligro: Amenaza cósmica a la Tierra
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/07/amenaza-cosmica-la-tierra.html
Fecha de publicación: Miércoles 21 julio 2010

(L) Inquietantes asteroides cercanos al planeta Tierra podrían impactarla en cualquier momento: Es necesario establecer planes de contingencia
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/07/inquietantes-asteroides-cercanos-tierra.html
Fecha de publicación: Viernes 23 julio 2010

















LOS CUATRO JINETES DEL APOCALIPSIS: Victoria (o soberbia), guerra, hambre, y muerte (o peste)

BIBLIA, NUEVO TESTAMENTO, APOCALIPSIS, Capítulo 6

1. Entonces vi que el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir con una voz como de trueno: «¡Ven!».

2. Miré, y vi un caballo blanco. El que lo montaba tenía un arco y le fue dada una corona, y salió venciendo y para vencer.

3. Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: «¡Ven!».

4. Salió otro caballo, de color rojizo. Al que lo montaba le fue dado poder para quitar la paz de la tierra y hacer que se mataran unos a otros. Y se le dio una espada muy grande.

5. Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: «¡Ven!». Miré, y vi un caballo negro. El que lo montaba tenía una balanza en la mano.

6. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: «Dos libras de trigo por un denario y seis libras de cebada por un denario, pero no dañes el aceite ni el vino».

7. Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente que decía: «¡Ven!».

8. Miré, y vi un caballo amarillo. El que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades lo seguía: y les fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra.


RECREACIÓN ARTÍSTICA DEL SUPUESTO CHOQUE DE DOS PLANETAS, QUE SEGÚN SE PIENSA HABRÍA DADO ORIGEN A LA TIERRA Y A LA LUNA CON APROXIMADAMENTE LAS ÓRBITAS Y LAS MASAS ACTUALES


Nota: En la ilustración anterior, nótese como el artista representó la intensa actividad volcánica primigenia, en los dos cuerpos que chocan entre sí.

VIDEOS SOBRE TÓPICOS RELACIONADOS QUE SE RECOMIENDAN

1 - Asteroide Apophis: Riesgo para la Tierra


2 - Tunguska y otros impactos; ¿Qué podemos hacer?: Presentación de Agustín Sánchez Lavega en la jornada sobre el centenario del Suceso de Tunguska organizada por la Universidad del País Vasco


3 - Impacto en Tunguska, Siberia, Rusia

Videos tu.tv


CULTUREMAS PARA EL SIGLO XXI, HIPERTEXTOS EDUCATIVOS, SAPIENCIARIO DE DIGIMUNDO

Nota: Para visualizar el presente artículo en la pantalla con una bastante mejor calidad y a mayor velocidad, se sugiere utilizar el navegador Google Chrome. Y si hay problemas de virus informáticos en el computador, se sugiere instalar y utilizar Avast! Antivirus.

Video-tutorial sobre como desinfectar una USB sin utilizar antivirus


Video sobre Macafi, animación sobre antivirus: "El sistema es un asco, pero al menos los amaneceres son bonitos"


PETICIÓN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada