jueves, 29 de julio de 2010

Cambiemos el enfoque al usar tecnología: La sociedad digital avanza, pero quedan atrás la alfabetización tecnológica y la modernización administrativa




INTRODUCCIÓN

La revista Forbes se publica en Estados Unidos de América, y está especializada en el mundo de los negocios y las finanzas. Su sede central se encuentra en la Quinta Avenida, en Nueva York, EEUU.

Este interesante emprendimiento fue fundado en 1917 por Bertie Charles Forbes. Y cada año allí se publican listas de personas destacadas y de empresas destacadas, así como interesantes artículos técnicos y de divulgación, todo lo que despierta gran motivación en el mundo de los negocios.

A continuación se sintetiza e interpreta el contenido de un artículo publicado el martes 27 julio 2010, hora 16:23, en el sitio de Internet Forbes.com; la idea es dar a conocer estos enfoques, estos puntos de vista, para luego analizarlos y criticarlos.


20 SOLUCIONES FINANCIERAS RÁPIDAS

Mantener la higiene de las finanzas personales puede parecer tan complicado que a veces nos paralizamos y no hacemos nada: una montaña de facturas, múltiples cuentas corrientes con las que lidiar, las deudas pendientes y los objetivos que nos queremos fijar, se convierten en un lío demasiado complejo como para abarcarlo y manejarlo.

Sin embargo, según afirma Denise Winston, ex banquera convertida en educadora financiera personal, las cosas no tienen por qué ser tan difíciles. De hecho, hay muchas tareas relacionadas con el dinero que, a pesar de que se pueden resolver en unos pocos minutos, son muy importantes para controlar las finanzas domésticas.

"Organizar las finanzas puede ser divertido, sencillo y además puede brindarnos muchas alegrías, si lo vamos haciendo pasito a pasito -afirma Winston-. En cuanto empiezas a ahorrarte algo de tiempo y dinero, quieres hacer más."

Aquí sugerimos 20 pasos sencillos, que se pueden hacer en menos de 10 minutos diarios. Ya no hay excusas para no actuar.

1. No espere a abril para organizar los documentos de la renta. Al principio del año fiscal, coja un archivador de tipo acordeón y señale los distintos apartados con etiquetas. En cuanto tenga unos minutos libres, coja el montón de facturas ya cumplidas, y guárdelas en el apartado correspondiente.

2. Coja la montaña de facturas pendientes del escritorio. Escribir cheques, meterlos en sobres, ponerles un sello, y luego despacharlos por correo, o alternativamente cumplir la obligación en un centro de pagos, lleva unos pocos minutos.

3. Solicite la domiciliación de las facturas recurrentes. Ya sea la factura de la electricidad, la cuota del seguro, la tarjeta de crédito, o incluso una suscripción a una revista, lo mejor es ponerlos en "piloto automático", y olvídese de todos esos pagos.

4. Bueno, no, no nos olvidemos de ellos por completo. Una vez al mes, revise los extractos bancarios, para detectar si hubo algún error u omisión.

5. Llame a la empresa que le ofrece la televisión por cable o la televisión digital, y pídales una tarifa mejor; no dude en decirles que está dispuesto a cambiar de operador si no tiene algún beneficio.

6. Compruebe su valoración y su historial de créditos, para saber como lo evalúan, y para comprobar si en dicha evaluación pudo haber habido algún error.

7. Destruya los documentos confidenciales recientes que haya recibido del banco, de su suministrador de tarjeta de crédito, del seguro de salud, de la aseguradora del automóvil o de la casa, de su contable, de su abogado, o de la empresa o banco que le otorga su pensión o jubilación, etcétera. Acostúmbrese a destruir regularmente lotes de documentos antiguos, si no quiere que los mismos terminen por molestarle, o por esconder entre ellos informaciones verdaderamente importantes y de interés actual.

8.Anote todo el dinero que se ha gastado hoy, y haga lo mismo mañana, y cada día.

9. Si vive en Estados Unidos, solicite una cuenta de gasto flexible (FSA, Flexible Spending Account).

10. Busque una cuenta de ahorro que le ofrezca mayor rentabilidad. Por ejemplo, Bankrate.com es un buen lugar para encontrar una cuenta con un tipo de interés competitivo. Negocie con su banco la rentabilidad de sus cuentas y de sus depósitos, pelee y vocifere en caso necesario, y no dude de cambiar de establecimiento si lo juzga conveniente.

11. Calcule su salario neto por hora. De este modo tendrá una nueva perspectiva sobre cuánto tiene que trabajar para sobrevivir o para disfrutar de algunos lujos.

12. Compruebe cuál es su patrimonio neto. En sitios web gratuitos como Mint.com puede comparar su balance real con sus objetivos.

13. Utilice una calculadora en línea, para en ella apoyarse al estudiar la marcha de sus planes de pensiones.

14. Analice las garantías y/o los seguros de los aparatos eléctricos, de sus vehículos, de su propio hogar, y planifique las reparaciones o los reclamos antes que caduquen dichas garantías o dichos seguros.

15. Establezca una transferencia mensual automática a su cuenta de ahorro, para así hacerse de una reserva. Y si ya ha tomado esta opción y observa que en cierto mes tiene un remanente, no dude en hacer alguna otra transferencia adicional, aún cuando el monto pueda parecer ser no muy importante.

16. Construya una estrategia que al menos en el mediano plazo lo libere de sus principales deudas. Priorice sus obligaciones, las tarjetas de crédito, los préstamos para el automóvil o las mensualidades para los estudios, etcétera, por orden descendente de tipo de interés anual por saldo pendiente, y establezca un plan realista para saldar todas las cuentas.

17. Si es propietario de una vivienda, póngase en contacto con algún agente de confianza, para que lo ayude a determinar si merece la pena renegociar la hipoteca.

18. Establezca un plan de ahorro para darse algún lujo: unas vacaciones soñadas, una joya, una deseada renovación de mobiliario. Aún cuando no tenga previsto hacer estos gastos de inmediato, es bueno tener una meta a la que aspirar, y por la que trabajar y esforzarse y soñar.

19. Llame a su asesor contable, y diseñen formas de reducir lo que tiene que pagar a Hacienda este año.

20. Póngase en contacto con su agente, y actualice el seguro de la vivienda, ya sea como propietario o como arrendatario. Y algo similar en el caso del automóvil, de seguros de vida, etcétera.


SE INTENTA MATAR MOSQUITOS A BALAZOS: NUEVAS Y MEJORES ESTRATEGIAS DEBERÁN SER IMPLEMENTADAS EN LA FUTURA Y NUEVA ECONOMÍA TELEMÁTICA

¿Qué decir sobre los 20 consejos detallados "supra"?

Bueno, en el contexto de una economía como la actual, en la cual los agentes económicos se manejan en monopatín, y a veces llevando con ellos teléfono celular y computadora portátil, las recomendaciones recién enumeradas parecen muy razonables.

Pero bueno, lo que no cuaja, lo que resalta como fuera de lugar en todo este asunto, es que por un lado se propicia el uso de elementos de alta tecnología en la economía y en la administración, y por otro lado se obliga o se impulsa a las personas, a juntar papelitos, y facturas, y recibos, y a hacer cuentas por ellos mismos (con o sin ayudas de calculadoras), y a llenar formularios digitales o impresos, y a hacer declaraciones juradas relativas a obligaciones fiscales, y a hacer adelantos a cuenta en base a estimaciones y con posteriores reliquidaciones o resúmenes, etcétera, etcétera, porque claro, el flujo monetario circula por un lado en base a dinero fundamentalmente anónimo, y entonces, y entonces obviamente, si deseamos tener idea de ingresos y egresos y rentabilidades, debemos adicionalmente llevar una contabilidad detallada y paralela, que se ajuste exactamente o muy aproximadamente a la realidad.

La economía dineraria actual es muy primitiva, es sumamente primitiva, pues a nivel comunitario general se limita a una contabilidad simple del flujo monetario, llevando esa contabilidad en base a las existencias de billetes de banco, a lo cual y para complicar y oscurecer más las cosas, se agregan también otros instrumentos financieros de creación más reciente, y eventualmente también existencias de oro. Pero por favor. ¡Qué es esto!

¿Esto será tal vez una economía que podríamos llamar primitiva o a pedal, enquistada en un entorno moderno y digital?

Al pensar en una nueva y moderna economía telemática controlada por dinero telemático y no por los billetes de banco tradicionales, ciertamente las 20 recomendaciones o sugerencias presentadas anteriormente deberían estructurarse y adaptarse todas ellas a la nueva realidad.

A continuación se presentan veinte ítems, veinte rubros, en los que en lo personal exponemos nuestras ideas sobre esa adaptación.

N1. No deberá darse atención preferente ni a las fechas de vencimientos fiscales ni a la colecta de documentos a usar en las respectivas declaraciones juradas de contribuyentes. Todo estará automatizado. Los pagos, las compras y los salarios, los egresos y los ingresos, todos ellos serán plenamente establecidos al formalizarse las respectivas transferencias dinerarias, y la propia existencia de esas transferencias, se constituirán en prueba necesaria y suficiente del cumplimiento de obligaciones. Por tanto, las bases para el cálculo de impuestos y tasas estarán todas contenidas en la base electrónica de datos de transacciones, y la percepción de dichos impuestos y tasas también podrá implementarse en forma totalmente automatizada y contemporánea con los hechos o actos gravados, ya que todas las existencias dinerarias serán nominativas y digitales. Por cierto, convenientes mecanismos de espera para rectificación o ratificación podrán ser implementados, para dar oportunidad a los contribuyentes para señalar eventuales errores o discordancias, pero bueno, esto no complica para nada ni desvirtúa el procedimiento general, y no requiere de ser detallado aquí por superfluo.

N2. En relación a las propias obligaciones monetarias de diversa índole, su cumplimiento estará también automatizado en grado sumo, y en forma similar al caso de los impuestos y las tasas. Y los agentes económicos dispondrán de un plazo determinado para validar explícitamente una determinada transferencia, o para protestarla, o para anularla. La operativa comercial y de cumplimiento de obligaciones, por lo tanto será muy ágil, y también será muy segura, ya que los agentes económicos siempre dispondrán de acceso a toda su correspondiente información personal, y dentro de ciertos límites siempre podrán pedir reconsideración y/o anulación de transacciones.

N3. La domiciliación de facturas recurrentes o de detalles contables periódicos actualmente causa sin duda algunos problemas, tanto por eventuales pérdidas, tanto por falta de actualización de la dirección de envío. En la futura sociedad telemática, ya sea la factura de la electricidad, la cuota del seguro, la tarjeta de crédito, o incluso una suscripción a una revista, todo directa o indirectamente estará previsto para cumplimiento en "piloto automático", toda la información será electrónica, y todo quedará en convenientes bases de datos, con información accesible a los propios interesados.

N4. Una vez al mes, o con la frecuencia y el protocolo que fije cada persona, se revisarán los extractos electrónicos, para asegurarse que no hubo ningún error ni ninguna omisión.

N5. Actualmente la relación de las empresas con sus respectivos clientes es exageradamente personalizada y poco estandarizada, y muchos agentes económicos todavía están muy imbuidos de la psicología del regateo en el mercado. Es así que se solicitan y a veces se otorgan, tarifas más bajas en por ejemplo los servicios de televisión por cable o de televisión digital, o en los servicios de telefonía, y en muchos otros casos. En la futura sociedad digital obviamente este tipo de operatoria estará más limitada, pues muy probablemente existirán menos vendedores en los diferentes rubros y menos personal que atenderá público, y porque los diferentes clientes podrán acceder a los precios promedio de los productos o de los servicios brindados por las empresas con las que quieran actuar.

N6. En la futura sociedad digital y sacando posiblemente ciertos casos muy patológicos y muy especiales, las valoraciones y los historiales de créditos de las personas no tendrán perfiles exageradamente diferenciados, entre otras cosas porque los cobros de impuestos y de tasas y de obligaciones monetarias pactadas, serán todos ellos compulsivos y automatizados. Los riesgos de no cobro de créditos y de préstamos en ese nuevo contexto serán mínimos, por no decir nulos. Y las situaciones justificadas de incumplimiento por enfermedad, por desempleo, en fin, por una causal razonable, serán inmediatamente y adecuadamente atendidas por servicios sociales estatales o privados.

N7. La destrucción de documentos confidenciales o sensibles que se hayan recibido de los bancos, o de las administradoras de tarjetas de crédito, o de las compañías de seguro, etcétera, etcétera, no será necesaria ni conveniente. Toda esta documentación será digital, será electrónica, y si bien con el paso del tiempo ella perderá actualidad, potencialmente ella estará allí, en las bases de datos, y siempre disponible para cualquier estudio histórico-estadístico que dentro de sus competencias solicitaren agentes económicos, investigadores, y servicios estadísticos estatales.

N8. Los agentes económicos no tendrán necesidad de anotar el dinero que han gastado hoy, o mañana, o cada día, ni con fines de contralor, ni con fines estadísticos personales. El propio gasto, la propia transferencia, involucrará de hecho toda la meta-información que le corresponda, y ese objeto digital será atómico e indegradable, vale decir, no podrá partirse en unidades más pequeñas, para que por separado ellas cumplan su propio circuito.

N9. Las cuentas bancarias en la futura sociedad telemática por cierto tendrán unas cuantas diferencias con las cuentas bancarias actuales, y la posible diversidad de las mismas será enorme. Por razones de espacio, no es oportuno aquí entrar en mayores detalles en relación a este asunto. Y por otra parte, lo lógico sería que esta cuestión se resolviera como fruto de un conveniente estudio técnico que oportunamente se celebrará.

N10. Las cuentas bancarias podrán tener rentabilidad o no en la futura sociedad telemática. Las bandejas de opciones estarán disponibles para todos los usuarios, quienes con determinadas restricciones podrán migrar sus recursos monetarios de una cuenta a otra. La correspondiente ingeniería dineraria que regirá estas operatorias, también podrá ser definida oportunamente. La falta de estos detalles en esta descripción, por cierto no invalida ni disminuye esta presentación.

N11. Siempre podrá ser conveniente conocer el salario neto por día o por hora o por semana. Los agentes económicos en la futura sociedad telemática, siempre tendrán estos indicadores accesibles y actualizados, pues ellos pueden dar una idea del tipo de proyecto que puede encarar un determinado agente económico. De todas formas, y dado que toda la información económica respecto de un agente estará disponible, actualizada, y bien registrada, en convenientes bases de datos, esa persona o empresa, ese agente económico, podrá recibir asesoramiento incluso de algún sistema experto, respecto de la forma de adquirir compromisos, de formalizar inversiones, y/o de incurrir en gastos de insumos. De este modo, quien se trate dispondrá así de una información muy valiosa para la toma de decisiones, y sin perjuicio que en algún caso considerado con exagerado riesgo, la propia estructura comunitaria pueda negar concretar inversiones, o concretar gastos, o concretar compromisos, como fruto de la aplicación de una estrategia social paternalista.

N12. El patrimonio neto de un agente económico es una información que siempre estará disponible para éste, y a través de distintos programas informáticos, se podrán hacer todo tipo de proyecciones y de análisis.

N13. Los planes de pensiones también podrán ser factibles de análisis a futuro, con distintas hipótesis y según lo determine el propio interesado.

N14. El manejo de las garantías y/o de los seguros en cuanto a fechas de vencimiento o de renovación, por cierto también estarán totalmente y convenientemente gestionados por el administrador electrónico. Las decisiones finales y estratégicas, por cierto siempre quedarán en estos casos en manos del usuario, en manos del agente económico.

N15. Obviamente, en la futura sociedad telemática, los distintos agentes económicos podrán formalizar sus planes de ahorro en forma variada y por demás flexible.

N16. En caso de que un agente económico se encuentre en situaciones con poca holgura, por cierto podrá hacer todas las simulaciones y las proyecciones que estime convenientes, para así poder definir la estrategia más favorable a su situación particular, que al menos en el mediano plazo lo libere de sus principales deudas. Afortunadamente, en la futura sociedad telemática los riesgos serán menores y las operativas más automatizadas, por lo que las tasas de interés seguramente también serán menores, aún cuando ellas puedan quedar libradas al mercado.

N17. Los agentes de confianza o incluso los sistemas expertos, podrán ayudar a determinar la conveniencia o no conveniencia de una hipoteca.

N18. Los sistemas expertos también podrán asesorar u orientar respecto de planes de ahorro de corto o largo aliento, para así y de vez en cuando poder darse algún lujo especial: unas vacaciones soñadas, una joya, una deseada renovación de mobiliario. En cualquier sistema es bueno tener una meta a la que aspirar, y por la que trabajar y esforzarse y soñar.

N19. Los sistemas fiscales, como ya se dijo, estarán muy automatizados en la futura sociedad digital, e impedirán de hecho infracciones, maniobras, morosidad, evasión. De todas formas y en caso de patrimonios grandes, tal vez siempre habrá margen para aprovechar incentivos, o para diversificar inversiones, etcétera, por lo que la participación de un asesor podría llegar a ser conveniente y beneficiosa.

N20. Póngase en contacto con su agente, y actualice el seguro de la vivienda, ya sea como propietario o como arrendatario. Y algo similar en el caso del automóvil, de seguros de vida, etcétera. Los riesgos son importantes en cualquier sistema económico, y muchas veces será mejor pagar regularmente una prima, que de la noche a la mañana tener una pérdida de consideración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada