viernes, 30 de julio de 2010

Los negocios por Internet: Ahora, desde el hogar también se puede trabajar, y desarrollar una actividad rentable y en ciertos casos bien lucrativa


EL TELETRABAJO SIGUE DESARROLLÁNDOSE, Y SE DIVERSIFICA Y AMPLÍA: EL NEGOCIO DE LOS NOMBRES DE DOMINIO

Adueñarse de un dominio puede llegar a ser un buen negocio. Ciertamente, el mercado de las direcciones de dominio cotiza al alza, y su funcionamiento no puede ser más sencillo y está al alcance de cualquiera. Y el batacazo puede aparecer en los momentos menos esperados.


Con una sencillez que roza lo cinematográfico, y sin soñar que acometía la inversión de su vida, el estadounidense Gary Kremen registró en 1994 los dominios "sex.com" y "match.com". Esta decisión aparentemente tan baladí, tan intrascendente, se tradujo varios años después en una operación de venta de dominio valorada en unos catorce millones de dólares. El sitio "sex.com" era una codiciada mina de oro, con miles de interesados en llenar ese espacio virtual con contenido, imágenes, artículos, servicios especiales de abono, y publicidad.

La historia de Gary Kremen en realidad no es excepcional, y se ha repetido en unas cuantas ocasiones, las suficientes como para prestarle atención a esta cuestión. Obviamente, no toda bebida es agua de azahar, no todo es color rosa, no es oro todo lo que reluce, y a veces es mejor vender a tiempo un negocio o una idea, que tratar de hacer dinero fresco y abundante en el día a día; las propias vicisitudes del sitio "sex.com" así lo demuestra.


La rutina de la operativa se parece en todos los casos. Alguien pone a su nombre un dominio web (porque lo registra o porque lo compra), cuidando el carácter genérico del mismo (por ejemplo "despedidas.com", "chistes.com"), o incluso buscando en los centros de moda nombres de fantasía o marcas que intentan despegar, y que tal vez algún día sean famosas, muy famosas e internacionales. Y bueno, eso es todo. El inversor, o especulador, espera tranquilamente a que por alguna razón esa denominación pueda ser apetecida como nombre de sitio digital, y si surgen interesados, se negocia, se regatea, y eventualmente se vende.

Hay nombres que con suerte logran venderse dejando una muy modesta ganancia, pero hay ciertas denominaciones que pueden llegar a cotizarse en millones.


En el año 2010 se cumplió un aniversario, pues 25 años atrás se registró la primera dirección "Punto com", que fue "symbolics.com"; y desde entonces el mercado de dominios no solamente ha crecido, sino que se ha perfeccionado. Si el lector tiene curiosidad, se recomienda acceder aquí a la lista de los primeros registros de nombres de dominio.

Claro, ahora es más difícil planear un golpe y acertar en grande. Hoy día la "Era Internet" está más madura, pero igual, hoy por hoy abundan las ofertas de venta de nombres de dominio, y abundan también los negocios que se han concretado. Los riesgos de este emprendimiento son mínimos, la inversión necesaria es mínima, y en algunos casos incluso nula, y el tiempo que hay que dedicar a esta cuestión, a este negocio, es también muy poco, salvo en lo que eventualmente concierna a las acciones de jerarquización del nombre de dominio y del sitio en cuestión, que el propio cibernauta decida emprender.


Y así, a pesar de que actualmente existen alrededor de 200 millones de dominios registrados, que coinciden en un 90% de los casos con palabras o conceptos básicos o frases cortas de una lengua (que son obviamente los dominios más cotizados), en el primer trimestre del año 2010 se vendieron más de once mil direcciones web, un 19% más que en el mismo periodo del año 2009. Y las ganancias del negocio crecieron en similar proporción; las transacciones involucraron en ese período, unos veinte millones de dólares estadounidenses, lo que representa aproximadamente un 13% más que el mismo período del año pasado.

Lo animado del mercado se debe, según se supone, a la entrada en uso de nuevas terminaciones, y a la apertura al público de dominios con caracteres especiales usados en determinados países, como por ejemplo la letra "ñ" española. Con extensiones nuevas, muchos internautas simplemente replican dominios ".com" de cierta importancia con las nuevas terminaciones, y bueno, cruzan los dedos esperando posibles clientes.


¿Y dónde ofertar los dominios que tenemos a la venta?

En algunos casos ni siquiera en esto debemos molestarnos. Basta con poner algún contenido en ese dominio, incluir allí una dirección electrónica de correo para contacto, y esperar a que alguien plantee comprar el dominio.

Pero por cierto, también podemos anunciar nuestra oferta, por ejemplo en la "Plataforma Sedo", cuya dirección de acceso es la que seguidamente se indica: http://www.sedo.com/


LOS DOMINIOS MÁS CAROS DE LA HISTORIA

Observen en la siguiente lista las principales transacciones de compra/venta de nombres de dominio ya concretadas, y el año correspondiente a cada transacción.

insure.com (16 millones de dólares, año 2009)
sex.com (14 millones, 2006)
fund.com (9,99 millones, 2008)
porn.com (9,5 millones, 2007)
business.com (7,5 millones, 1999)
diamond.com (7,5 millones, 2006)
beer.com (7 millones, 2004)
israel.com (5,88 millones, 2004)
casino.com (5,5 millones, 2003)
toys.com (5,1 millones, 1999)

Tener algo que ver con esa lista, como comprador o vendedor, no suele ser siempre cuestión de suerte, aunque lo parezca. El mercado de dominios es sencillo, pero tiene sus reglas.

El funcionamiento del mismo responde a un planteamiento capitalista; la ley de la oferta y la demanda es la que finalmente fija los precios, y por cierto, hay cabida para operaciones financiadas. En efecto, agentes como "Domain Capital" o "Sedo" empezaron a prestar con este destino desde el año 2006, hasta el 60% del monto de la operación, tratándose claro está, de compra/ventas millonarias, y a plazos variables que incluso podían llegar hasta los 60 meses. De esta manera, se podía complacer a inversores que deseaban actuar con rapidez.

Ciertos inversores (léase: especuladores), que en su escala más elevada son a Internet lo que los tiburones o brokers (corredores o asesores de inversión) son a las bolsas de valores, se dedican a comprar dominios a bajo precio o a registrarlos, para luego llevarlos a su máxima revalorización, y con posterioridad desprenderse de ellos por una jugosa cantidad.


¿CÓMO SE CONSIGUE EL ÉXITO?


Bueno, se debe tratar que se piense que poseer y usar esas direcciones web, es muy probablemente una oportunidad de hacer negocios, por el elevado número de visitantes que probablemente atraerán, y/o por lo que sugiere el propio nombre de dominio, y/o por el ranking de accesos que ese sitio ya tuvo en el pasado y tiene en el presente, y/o por la publicidad invertida con anterioridad en la promoción de ese sitio digital, etcétera, etcétera.

En este tipo de negocios, el planteamiento es similar en cuanto al potencial de clientes y a la valoración, que el que se tiene en cuenta en el caso del traspaso de una tienda, o de un establecimiento de expendio de bebidas, o de un almacén, etcétera. Primero se debe acertar con el nombre registrado o comprado, luego se debe llenar el sitio de vida y movimiento, y luego se debe encontrar al menos un cliente interesado.


Pongamos por caso un supermercadito, pues en este otro rubro de negocios también hay personas que se especializan en comprar y vender. Lo primero en este caso, consistirá en comprar un negocio con problemas y medio fundido, y que se venda barato, con instalaciones incluidas, y que la zona donde está ese establecimiento no sea del todo mala. Luego, hay que arreglar el negocio muy bien, pintarlo, ponerle mercadería de calidad, y ser muy amable con los clientes. Luego, hay que estudiar muy bien la zona, comenzar con las ofertas, con la propaganda, y tener un buen conjunto de mercaderías cuyos precios sean iguales o mejores que los precios de otros comercios similares, poner a punto todo lo atinente a las tarjetas de crédito, ofrecer y estructurar un buen sistema de pedidos telefónicos con entregas en los domicilios, etcétera. Claro, si se ponen muchas mercaderías en oferta que se venden casi al costo, tal vez los márgenes de ganancia no alcancen para cubrir los costos fijos del establecimiento, o apenas se obtenga una muy modesta ganancia, pero eso en realidad es secundario, pues la idea inicial al comprar el negocio, no fue la de montar una actividad comercial rentable para muchos años, sino fue la de comprar un negocio muy barato, jerarquizarlo, y luego venderlo por un muy buen precio y con una jugosa ganancia.

Igual pasa entonces con el negocio de los nombres de dominio, y lo mejor en este caso si se quiere probar suerte, es que el presupuesto de instalación es cero o casi cero, pues solamente se deberá gastar y arriesgar lo que cuesta registrar un nombre de dominio, y en algunos casos ni siquiera es necesario hacer este gasto, pues a veces se puede hacer este registro por dos años con el primer año gratuito. Y también cabe la posibilidad de llegar a un acuerdo con la institución que registra los nombres de dominio en ese nivel (dominios territoriales o dominios genéricos), pues varios de esos establecimientos son privados.


CONSEJOS PRÁCTICOS

La primera recomendación a realizar, podría ser la de contener la avaricia, y aprender lo máximo de este mundillo antes de lanzarse al mercado.


Para ilustrarse, sirven los foros y los blogs especializados, donde puede aprenderse junto a gente que se encuentra también en un nivel de principiante, o de personas que ya han aquilatado alguna experiencia.

Con posterioridad, y si se opta por registrar dominios antes que por pujar por nombres atractivos que puedan tener potencial de futuro, hay que elegir nombres cortos y muy fáciles de recordar y de pronunciar, que no incluyan espacios intercalados, y que no usen números o caracteres especiales, por la dificultad que tiene estar aclarando si los números van con letras o con dígitos, etcétera.


Además, el nombre seleccionado debe evocar con solamente una o dos palabras, lo que contiene el sitio, o lo que consiste el negocio que allí se promociona o que allí se implementa.

Lo siguiente y si la cosa pinta bien, y nos entusiasmamos, es registrar ese mismo nombre primario para todas las extensiones del dominio que puedan tener sentido, para así hacerse del juego completo con las terminaciones punto com, punto net, punto es, punto uy, punto com punto es, punto com punto uy, etcétera. Téngase presente que las terminaciones genéricas de dominio son unas cuantas, com, net, org, info, biz, tv, name, pro, tel, etcétera, y que probablemente no todas se adecuen al negocio o giro que tenemos en vista.


Más tarde, y con miras a aumentar el número de visitantes, por ejemplo se podrá enfocar el sitio a un nicho específico de clientes, o se podrá usar el sitio para vender productos a bajo costo (o sea con un margen de ganancia mínimo o nulo), de manera masiva, y con un buen servicio pos venta, etcétera.

Por cierto, aquí no hay reglas fijas, porque en parte todo depende del rubro elegido, y porque en definitiva, la revalorización del sitio en buena medida dependerá de las visitas que se obtengan, y de las ventas concretadas (si es que se vende algo).

El posicionamiento será coronado por el éxito, si se consigue dar al dominio un tratamiento de marca, colocando publicidad sobre el sitio en lugares importantes, o de alguna manera mencionando al sitio en salas de discusión o en portales sociales, etcétera.

En ciertos casos también se podrá hacer trabajar en nuestro favor a los propios buscadores, en la medida que por ejemplo coloquemos en el sitio buenos contenidos (buenos artículos). Finalmente, nuestro negocio puede estar no solamente en jerarquizar nuestro espacio virtual para después venderlo, sino en tener un sitio de acceso gratuito y de muy buen contenido, en donde se pueda ubicar algo de propaganda.


Casos de dominios caducados

Un registro de dominio no es de por vida, sino que se hace por un plazo limitado, generalmente por un solo año, excepcionalmente por unos pocos años.

Muy bien, pero si hacia el fin del plazo de reserva, el propietario del dominio no paga una nueva anualidad, automáticamente caduca el registro, y ese nombre de dominio puede ser entonces registrado por cualquiera.

Obviamente, hay personas o empresas que deciden discontinuar un proyecto, y que por tanto no tienen interés en renovar el correspondiente nombre de dominio, pero también puede darse el caso de un olvido involuntario, con lo cual el nombre de dominio se pierde, y en ciertos casos incluso se pierde toda la información que había sido cargada en el sitio.

Esta última situación no es infrecuente, y tal es así que al inicio del año 2010 esto pasó precisamente con el grupo de articulistas del presente espacio web, liderado por la administración del animador radial y periodista uruguayo Jorge Monsalve.

Correcto, detectada esta enojosa situación, el grupo de articulistas en pleno se reunió para discutir el asunto en enero 2010, momento en que se informó que habíamos perdido nuestro nombre de dominio, y que el mismo ya estaba a la venta; nos referimos naturalmente al nombre del sitio anterior a éste, o sea a "misteriosdenuestromundo.com".

Por cierto, con posterioridad a esa reunión de trabajo profundizamos en esta cuestión, y detectamos que en la "Plataforma Sedo" nuestro registro de dominio efectivamente estaba a la venta, y quien lo vendía era alguien de Saint Kitts and Nevis, un usuario sedo probablemente reciente e informal, pues en su perfil técnico se establecía diciembre 2009 como fecha de inicio de operaciones, indicando también en esa misma ficha que no se tenía o que no se había indicado número de identificación fiscal.


¿Qué podría haber pasado?

Bueno, ante estos datos aquí sólo podemos especular. Y lo que suponemos es que alguien, que posiblemente ni siquiera viva en Saint Kitts and Nevis (San Cristóbal y Nevis), registró a su nombre unos cuantos dominios que ese mes de diciembre 2009 no fueron renovados y que por tanto quedaron libres, con la esperanza de poder vender luego esos registros a sus anteriores dueños. Claro, siempre hay una inversión importante en papelería, en publicidad, en contactos que ya saben nuestra dirección de dominio, etcétera, y perder todo esto causa trastornos y retrasos. A los interesados en ciertos casos tal vez le pudiera convenir pagar por una recompra de la titularidad del dominio, aunque ello le pueda salir algo más que la anualidad que debieron haber pago y que en su momento olvidaron, y a eso muy probablemente apuntaron estos desconocidos de las referidas islas del norte antillano. Obsérvese que este territorio insular es muy pequeño, pues su superficie ronda los 260 kilómetros cuadrados, y su población estable es de alrededor de 40.000 almas, lo que por cierto convierte a ese par de islas en un supuesto paraíso fiscal y paraíso jurídico.


Y con lo dicho basta. Los interesados en hacerse de nuevo con su nombre de dominio deberán negociar y pagar lo que se les pida, o en su caso deberán quedarse quietos, no protestar, y en el mejor de los casos rehacer el proyecto utilizando otro nombre de dominio.

¿Qué fue lo que hicimos nosotros? ¿Qué fue lo que hizo el grupo de Jorge Monsalve?

Pues ni siquiera nos molestamos en pasar una oferta por lo que debería ser nuestro por derecho. Y unas pocas semanas más tarde, ya estábamos iniciando actividades, usando por cierto otro nombre de dominio, usando el dominio "misteriosdenuestromundo.blogspot.com" en lugar del dominio singularmente más breve "misteriosdenuestromundo.com".


¿De lo narrado, puede extraerse una enseñanza, puede destacarse algo positivo?

Sí, por cierto que sí, y entre varias cosas que podrían citarse, se resalta el conocimiento directo que logramos de la "Plataforma Sedo" y de los procedimientos en uso en ese portal.

Por un momento, pedimos al lector que deje de lado el asunto de las denominaciones de dominio, para centrarse en el caso general del teletrabajo.

En el caso del trabajo a distancia, por lo general se tiene un proveedor y un cliente, que tal vez incluso no se conocen, y que pueden tener interés en concretar una transacción, tal vez por una única vez, tal vez en forma regular en el tiempo.

¿Cuál es el problema práctico que aquí se plantea?

Observen, el proveedor tiene o genera algo que debe dar al cliente, y el cliente debe pagar lo que corresponda. ¿Quién mueve primero? Porque el riesgo de esta transacción, es que quien deba mover segundo no lo haga.

A quienes se encuentren interesados en explorar las posibilidades del teletrabajo, sugerimos tomen conocimiento de la forma como la "Plataforma Sedo" propone solucionar esta cuestión, actuando de intermediario.


Para un conocimiento rápido de este procedimiento, seguidamente se inserta un resumen de lo que propone el "Grupo Sedo".

1. Reciba su contrato de compra/venta del dominio
Ambas partes reciben un contrato legal de compra/venta adaptado a la venta del dominio o de un proyecto web en el caso de que también se incluya junto al dominio.

2. Cuenta bancaria de confianza neutral
Con los contratos en nuestro poder, el comprador recibe una factura por el importe de venta de dominio que deberá ser transferida a nuestra cuenta bancaria de confianza. Se admiten pagos por tarjeta de crédito de hasta 500 eur/usd.

3. Transferencia técnica
Una vez recibido el ingreso en nuestra cuenta de confianza, Sedo inicia y supervisa la transferencia técnica del dominio.

4. Finalización de la transferencia
Instrumentada la transferencia del dominio al comprador (a partir de ahora nuevo titular del dominio con acceso a su administración), la transacción se considera completada, y se procede a efectuar el pago al vendedor.


Obviamente, un procedimiento similar al recién presentado, bien podría implementarse para otros casos, como ser, compra/ventas cuyas mercaderías se expiden por correo, traducción de escritos a distintos idiomas, servicios de gestoría a distancia, etcétera, etcétera. En todos estos casos, tanto proveedores como clientes podrían ser eventuales (o sea no regulares), y por tanto una empresa intermediaria y de suficiente prestigio, desde su propia plataforma digital, y con una o varias cuentas bancarias de confianza neutral, podrían actuar de nexo entre proveedores y clientes, dando garantías a ambas partes.


VÍDEO RECOMENDADO: Explicando qué es el "Phishing", y aconsejando cómo evitar este tipo de engaño


VÍDEO RECOMENDADO: Tutorial para hacer páginas falsas, y poder obtener contraseñas gracias a la ingeniería socio-digital


VÍDEO RECOMENDADO: Día Internacional de Seguridad de la Información DISI 2009, Coloquio 1 celebrado en Madrid, España, el 30 noviembre 2009: Inauguración


VÍDEO RECOMENDADO: Día Internacional de Seguridad de la Información DISI 2009, Coloquio 2 celebrado en Madrid, España, el 30 noviembre 2009: Hashing Aleatorio, Firmas Digitales Seguras sin Resistencia a Colisiones


VÍDEO RECOMENDADO: Día Internacional de Seguridad de la Información DISI 2009, Coloquio 3 celebrado en Madrid, España, el 30 noviembre 2009: Tendencias en Malware


VÍDEO RECOMENDADO: Día Internacional de Seguridad de la Información DISI 2009, Coloquio 4 celebrado en Madrid, España, el 30 noviembre 2009: Mitos y Realidades en Hacking


VÍDEO RECOMENDADO: Día Internacional de Seguridad de la Información DISI 2009, Coloquio 5 celebrado en Madrid, España, el 30 noviembre 2009: Clausura

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada