domingo, 6 de febrero de 2011

Cartelera astronómica, novedades: Origen y evolución de los cometas, cabelludos astros de maravilloso y singular aspecto


PERO... ¿DÓNDE Y CUÁNDO SURGIERON LOS COMETAS?

Toda teoría sobre el origen y evolución del Sistema Solar, indubitablemente también debe dar cuenta de sus miembros más espectaculares, los cometas.


Hace ya más de medio siglo, Jan Hendrik Oort, del Observatorio de Leiden en Holanda (Países Bajos), sugirió que los cometas deberían ocupar un enorme volumen del espacio en torno al Sol, espacio que comienzaría más allá de los planetas exteriores, y que se extendería, tal vez, hasta unas 100.000 Unidades Astronómicas, es decir 100.000 veces la distancia que separa a nuestro mundo del Astro Solar.

La masa total que sumarían los cometas de esta vasta "Nube de Oort" bien podría ser mil veces mayor que la masa de nuestro planeta, y la cantidad de estos astros sería, tal vez, superior a un billón.


Según Oort, cuando uno de tales cuerpos, en su muy lento andar en esa nube que envuelve al Sol, pasa "relativamente cerca" de un fuerte campo gravitacional, su órbita sería perturbada por la fuerza de la gravedad estelar, y entonces comenzaría, desde ese punto, a acercarse al "Sistema Solar Interior".

Los cometas -se estima- deben haberse formado en el interior de la masa primitiva de la "Nebulosa original", pero desde allí se habrían alejado, hasta formar la "Nube de Oort", a menos que se hayan originado dentro de la propia nube.

Oort, en un principio, sostuvo que los cometas nacerían cerca de Júpiter, y que sus primitivas órbitas, perturbadas por el campo gravitatorio del gigantesco y masivo planeta, se habrían ido alargando hasta distancias inmensas, donde -por las perturbaciones provocadas entonces por las estrellas más cercanas- habrían quedado con inmensas órbitas casi circulares.

Esta versión gozó de singular aceptación durante algún tiempo.

Sin embargo, con posterioridad, se han formulado serias objeciones a esta idea, como ser, que tendría que haberse formado una cantidad asombrosa de cometas, ya que la inmensa mayoría de ellos podría haber escapado del Sistema Solar.

Además, dadas las bajas temperaturas imperantes en las proximidades del "planeta mastodonte" de nuestro Sistema, no parece probable encontrar en estado sólido, moléculas complejas más allá de las del agua.

Por otra parte, Fred Lawrence Whipple, el autor de la famosa y singular "teoría de la bola de nieve sucia", estima que la región adecuada para la formación de los "astros cometarios", debe ser la proximidad de Urano y Neptuno, aceptando a su vez, el mecanismo de incorporación a la "Nube de Oort" por la acción de la fuerza de gravedad de estos planetas.

Este interesante enfoque, es hoy el que goza de mayor popularidad y aceptación entre los astrónomos.




Una novedosa versión es la del astrónomo Alfred G. W. Cameron, prestigioso investigador de la Universidad de Harvard, ubicada en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos.

Este especialista sostiene que los cometas se originarían en la propia Nube de Oort, vale decir, a inmensas distancias del Sol.

Estima este respetado astrónomo, que algunos fragmentos de la "nebulosa primitiva" disgregados de la nube central, y también fragmentos de otras "nébulas" del espacio interestelar, bien podrían haberse quedado en órbitas lejanísimas alrededor del Sol, y con el transcurso del tiempo fueron condensándose, en forma de grandes discos de materiales fríos, de débil densidad, donde pequeños núcleos constituirían los cometas de la "Nube de Oort".

Hasta aquí, un resumen de los enfoques de los más distinguidos investigadores en materia de estructura, origen, y evolución de los cometas. En lo personal espero que estas notas hayan sido del interés de los lectores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada