jueves, 3 de febrero de 2011

La historia del más fascinante de los astros cabelludos: El Cometa Halley


INTRODUCCIÓN


Augur de terremotos, inundaciones, plagas y guerras; heraldo del fin del mundo. Y también los astros cabelludos inspiraron a una pléyade de escritores, en una enorme cantidad de obras literarias de aventuras y de ciencia ficción.


Así es como se consideraba en épocas pasadas al cometa Halley. Pero en su última aparición de 1986, el astro ya regresaba con una reputación más benigna. Su avance era rastreado por una expectante corte de astronaves y científicos.

La esplendente masa esférica giratoria, con una cauda de millones de kilómetros, se desplazaba rápidamente por el Sistema Solar, y los astrónomos ardían de impaciencia por observarla.


En las noches despejadas de marzo y abril de 1986, fue posible apreciar en el cielo un objeto parecido a una nueva estrella, de magnitud media, seguido de una nebulosa cola.

En realidad, el cometa, brillante masa esférica giratoria de unos seis kilómetros de diámetro, es un cuerpo poco denso de residuos minerales y polvo cósmico, conteniendo agua, amoníaco, monóxido de carbono, así como también otras diversas sustancias congeladas, que continuamente vaga por nuestro Sistema Solar.


Al aproximarse al horno abierto del Sol, el astro cabelludo debe pagar una especie de "peaje sideral", que se traduce en la pérdida de ingentes cantidades de materia. Esto deriva en el aumento de brillo y en el tamaño de la cola. Por ello, estos cuerpos se van desgastando, y según ciertos astrónomos, dentro de 2.500 vueltas más el cometa Halley desaparecerá.

Al aproximarse al astro central de nuestro Sistema Planetario, el cometa se calienta a tal grado, que los gases se evaporan y forman un refulgente velo, llamado cabellera, la cual se extiende a veces por 450.000 kilómetros.

El "viento solar" causa efectos tanto sobre los cometas como sobre la propia Tierra (ver imagen), y las radiaciones se llevan gas y polvo de la cabellera cometaria, produciendo la característica cola o cauda que según los casos puede variar en tamaño, -y en distintas apariciones del Halley ha variado desde 65 a 130 millones de kilómetros-.


En 1948, el Halley inició el viaje retornando hacia nosotros, luego de pasar por su "afelio" situado a 5.250 millones de kilómetros del astro solar. Al entonces aproximarse a nosotros, viajaba a 80.000 kilómetros por día, y fue aumentando progresivamente esa velocidad.

Como un gran corredor a campo traviesa por el Cosmos, resistió la atracción gravitatoria de Neptuno y Urano.


En 1983 pasó "rozando" a Saturno, y a principios de 1985 atravesó el campo de gravedad de Júpiter, la llamada "barrera de los cometas".


Al hacerse visible en el hemisferio austral en marzo de 1986, el cometa trazaba su ruta por el espacio a más de 4,8 millones de kilómetros por día.


Los astrónomos de todo el mundo coordinaron sus esfuerzos para seguir su trayectoria. Cinco naves espaciales, con un equipo muy completo y refinado, detrás del Sol fotografiaron y analizaron la estructura química del cometa.

Los japoneses enviaron dos naves, la entonces Unión Soviética otras dos, la Vega 1 y Vega 2, mientras que la Agencia Espacial Europea envió la sonda Giotto.


Esta última fue así llamada, en honor del ilustre pintor y arquitecto italiano Giotto di Bondone, que después de la aparición del cometa en 1301, lo representó en un fresco ubicado en la capilla de los Scrovegni, en Padua, Italia.


La sonda Giotto oportunamente cruzó a gran velocidad la cabellera cometaria a unos 68 kilómetros por segundo, y a lo largo de su trayectoria tomó fotografías en color que hicieron época, recogiendo además información copiosa de la atmósfera del cometa.


IMPORTANCIA

Los astrónomos suponen que los cometas y los planetas se formaron hace unos 4.600 millones de años, a partir del gas primigenio y del polvo que circulaba alrededor del primitivo Sol, al condensarse la nebulosa original. Pero la historia de la infancia de los planetas está en las tinieblas, porque han sufrido grandes cambios: externamente, por los efectos de la radiación solar, internamente, por la acción corrosiva de los elementos naturales y las erupciones volcánicas.


El Halley, como otros cometas, conservado por el rápido enfriamiento del espacio que atraviesa, ha eludido estos cambios. Como el Sol evapora su helada capa exterior, en cada revolución deja al descubierto la materia acumulada en el momento de su nacimiento, o poco después.

Las fotografías y muestras de esta materia primigenia, acaso aporten información valiosa sobre el origen de nuestro Sistema Solar. Se piensa que algunos cometas contengan moléculas orgánicas, las cuales podrían servir de pistas sobre el origen de la vida en la Tierra.


VAGABUNDO DE MAL AGÜERO

En el pasado, a este ígneo vagabundo lo vinculaban con catástrofes, guerras, pestes, muerte de reyes, y desgracias de naciones.

El mismo cuerpo hoy conocido como cometa de Halley, apareció en el año 240 A.C. hacia el fin de la "Primera Guerra Púnica", protagonizada entre Roma y Cartago por el dominio naval y comercial del Mediterráneo Occidental.




También el mismo cometa nos visitó en el año 12 antes de nuestra era, cuando murió el general romano Marco Vipsanio Agripa, consejero favorito del emperador César Augusto, y vencedor de Marco Antonio y Cleopatra en la gran batalla naval de Accio (o Batalla Naval de Actium, 2 de septiembre del año 31 AC o del año 723 de Roma).



En otra oportunidad, en el año 66 D.C. y al pasar sobre Jerusalén, el gran historiador judío Flavio Josefo advirtió que era un heraldo de la destrucción de la ciudad, lo cual efectivamente ocurrió cuatro años después (año 70 de la era cristiana), cuando "Tito el romano" al frente de sus legiones, incendió el gran Templo y se apoderó de los magníficos tesoros allí existentes.

Observar abajo varias propuestas de reconstrucción y ampliación del Templo de Salomón consideradas por Herodes el Grande, según la descripción de Josefo. Observar también una representación del Templo luego de la renovación y expansión ordenada por Herodes, así como una vista del Arco de Tito situado en la Vía Sacra, en Roma.




En el año 1066, Haroldo Harefoot (Pie de Liebre), soberano de Inglaterra, consideró al cometa como "un negro presagio", y por el contrario, Guillermo de Normandía, luego llamado "el Conquistador", interpretó este avistamiento como un "augurio favorable". Y el grito de batalla de Guillermo se convirtió entonces en "Nueva estrella, nuevo rey".

Sea como sea, al cabo de unos meses Haroldo encontró la muerte (14 de octubre de 1066 en la Batalla de Hastings), y Guillermo se convirtió entonces en el nuevo soberano de Inglaterra.


El famoso "Tapiz de Bayeux" que representa la conquista de las Islas Británicas, muestra al "flamígero visitante" infundiendo el terror en los corazones de Haroldo y de sus huestes. En esta obra artística se aprecian dos detalles: (1) En la parte superior una inscripción en latín, que traducida dice: «"Ellos temen a la estrella" (se refiere a la estrella con cola que era el cometa), y debajo (2) las naves que están vacías, lo cual indica que los Normandos ya han desembarcado.»

Observar varios detalles de este famoso tapiz, hacia el final del presente artículo.


En 1456 (ver arriba pintura medieval que asocia el paso del cometa con sangre que cae del cielo, con niños enfermos, y con animales de granja bicéfalos), el temido visitante presentó un núcleo muy brillante, y la longitud de su cola variaba rápidamente, lo que al darse al mismo tiempo que ciertas predicciones astrológicas nefastas, indujo al Papa Calixto III a "condenar" al cometa como un "genio maléfico" (cosa que suponemos no afectó mucho al astro), y a ordenar que en toda la Cristiandad se hicieran oraciones por la Salvación.


Claro, tres años antes, en 1453, cayó Constantinopla y comenzó el dominio turco sobre el sudeste de Europa.

Los ejércitos turcos y cristianos se enfrentaron en la batalla de Belgrado en 1456, cuando este cometa brillaba en todo su esplendor. Su cauda, en forma de espada vengadora desenvainada, apuntaba hacia los turcos. Y los cristianos ganaron esa contienda, aunque no por ello pudieron impedir la expansión y consolidación del Imperio Turco.


La aparición del cometa en 1910, correspondió al año en que se inició la Revolución Mexicana. Las personas entonces sentían un supersticioso temor por el cometa, y además surgieron también otras aprensiones y variadas interpretaciones.


Los catastrofistas de siempre afirmaban que el cometa, con su cola, daría un gran "coletazo" partiendo a la Tierra en cuatro pedazos (ignoramos el por qué del número de partes).

Otros, un poco más serios, especulaban que los gases cometarios al interactuar con la atmósfera de nuestro planeta, provocarían el envenenamiento de la humanidad.

Y por su parte otros, sostenían que al momento del colosal "encuentro cósmico", la fricción de la atmósfera terrestre con la cauda o cola del cometa, provocarían un incendio universal, probablemente muriendo calcinados o asfixiados muchísimos de los seres vivientes del planeta.


En Europa, el gran astrónomo francés Nicolás Camilo Flammarión, al realizar el análisis espectral, indicó que la cauda cometaria -a través de la cual la Tierra pasaría- contenía un gas venenoso, y los charlatanes de siempre hicieron su agosto, vendiendo entonces tubos de oxígeno, máscaras antigás, y particularmente "píldoras anticometa" garantizadas contra este mal.


Vean el simpático anuncio que se presenta aquí abajo, y donde entre otras cosas se expresa: (1) "FIN DEL MUNDO, 19 mayo 1910"; (2) "Para escapar del cometa, alquile un barco submarino"; (3) "Instantáneas de la catástrofe a entregar después del fin del espectáculo, en venta aquí; precio 20 francos franceses, pagos por adelantado"; (4) "Novedad, ESCALA DE SALVATAJE A LA LUNA, por la vía más directa y más rápida, 349700 kilómetros, 50 centavos por persona".


Y qué decir de este otro anuncio que sigue, y donde se expresa: "FIN DEL MUNDO, 19 de mayo de 1910: Expedición a la Luna a gran velocidad, 200 francos franceses el lanzamiento // BUEN VIAJE Y GRACIAS // Y SEAN BIENVENIDOS A LA LUNA".


Naturalmente, los precios recién expresados están indicados en los antiguos francos franceses, que posteriormente (en 1960) correspondieron a 0,01 nuevos francos, moneda esta última que en el año 2002 fue desplazada por el euro. Pero para la época de 1910, esas sumas tenían peso.

Continuaremos prontamente abordando y ampliando estas interesantes temáticas.

El núcleo del Cometa Halley fotografiado por la sonda Giotto


El Cometa Halley en 1835


El Cometa Halley en 1910


El Cometa Halley en 1986 fotografiado desde el desierto de Arizona, en EEUU


El Cometa Halley junto a Venus (Observatorio de Johannesburgo), abril de 1910


Anuncio de la catástrofe que podría provocar el choque del cometa con el planeta Tierra


El cometa Halley el 7 de mayo de 1910


Adoración de los Reyes, pintura de Giotto di Bondone de 1301 en la que se representa al cometa Halley (Capilla Scrivegni, Padua, Italia)


Moctezuma II (Moctezuma Xocoyotzin o Motecuhzoma) mirando en 1517 al cometa Halley en pleno día, según el Códice Durán, obra del fraile dominico Diego Durán; según la tradición, el cometa auguró desgracias para esta cultura, lo cual se concretó en 1519 con la aparición de Hernán Cortés y sus huestes


En la escena XXXII del tapiz de Bayeux, se observa el cometa Halley en su aparición del año 1066; el tapiz relata en recuadros (viñetas), los hechos más importantes que precedieron la conquista de Inglaterra por los Normandos, bajo el mando del valeroso Guillermo el Conquistador, duque de Normandía


Sello de correo que incluye parte del famoso tapiz de Bayeux


Comercialización de avistamientos del cometa Halley

Aprovechando el conocimiento que la gente tiene sobre el famoso y popular cometa Halley, por cierto los últimos acercamientos de este astro a nuestro mundo dieron pie a todo tipo de ofertas comerciales, cruceros, excursiones a las montañas y a otros miradores bien situados, etcétera. Más abajo se muestra una colección de afiches y folletos publicitando esas actividades.

Afiche ofertando un viaje-crucero


Publicidad de excursiones a Brasil


Adhesivo publicitando las "Noches de Valencia"


El Templo de Jerusalén y sus tesoros



Indudablemente, la construcción del Templo de Jerusalén fue el evento más importante del reinado de Salomón, gracias al cual el nombre de este rey se ha recordado hasta 30 siglos después de su muerte, encontrándose aún hoy día en un sitial de honor. Pero ese nuevo sitio de adoración no fue siempre y por todos respetado.

Después de la muerte de Salomón, el templo sufrió profanaciones no solamente por causa de invasiones y guerras, sino además por la introducción de deidades siro-fenicias en ciertos y determinados periodos, y en esos tiempos la fe en Yahvé (o Yahveh) sólo se restauró con fuerza en varios y determinados períodos, como por ejemplo en los reinados de Ezequías y Josías.

Finalmente, el Templo de Salomón o Primer Templo de Jerusalén fue destruido por el rey babilónico Nabucodonosor II en el año 587 AC, oportunidad en la que además se llevó cautiva a una parte de los habitantes del Reino de Judá hacia tierras caldeas (especialmente las clases altas), así como buena parte de las reliquias y de los tesoros judíos. En esos años fue que desapareció la famosa "Arca de la Alianza", ya sea porque fuera robada y tal vez luego destruida para de allí recuperar materiales, ya sea porque fuera trasladada y ocultada por los propios judíos.


Luego sobrevino el llamado “Cautiverio de Babilonia” (587 AC hasta 538 AC), período en el que una parte del pueblo judío sufrió humillación y esclavitud en la capital del imperio babilónico, aunque otra parte logró integrarse y prosperar entre los caldeos. Pero al caer Babilonia en manos de los persas comandados por Ciro II el Grande, éste autorizó el regreso de los judíos a sus antiguas tierras, y algunos así lo hicieron.

Entonces, el Templo de Jerusalén fue reconstruido. Los respectivos trabajos comensaron casi de inmediato luego del regreso, y aunque por momentos se interrumpieron, finalmente fueron terminados en el año 515 AC. En esa zona los hebreos consiguieron mantener un reducto semi-independiente para los suyos y para la práctica religiosa, hasta la época del Imperio Romano, oportunidad en la cual fueron nuevamente dispersados, y por cierto el templo saqueado y destruido en el año 70 de nuestra era.

Corresponde señalar que el templo terminado en el 515 AC no tenía la magnificencia y el esplendor del antiguo "Templo de Salomón".

Posteriormente estas instalaciones más modestas fueron embellecidas y ampliadas por Herodes I el Grande, quien comenzó la grandiosa empresa en el año 20 AC. Pero quien se hacía llamar Rey de Judea, Galilea, Samaria, e Idumeria (en calidad de vasallo de Roma), falleció en el año 4 AC sin ver concluida la obra, la que logró ser completamente terminada recién en el año 62 DC, poco antes de su nueva destrucción.


Reconstrucción de los sucesivos principales recintos donde los judíos adoraban a Yahveh y ofrecían sacrificios y ofrendas

Tabernáculo en tiempos de Moisés


Templo de Salomón


Templo de Jerusalén según la Profecía de Ezequiel


Templo de Herodes





Comparativa de ambos templos


Muro de los Lamentos, y al fondo Cúpula de la Roca, en el centro de la Explanada de las Mezquitas


Lecturas recomendadas

1. Influencia cultural de los cometas
http://es.wikipedia.org/wiki/Influencia_cultural_de_los_cometas

2. Astros cometarios y religión
a - http://es.wikipedia.org/wiki/Secta_Hare_Krishna
b - http://es.wikipedia.org/wiki/Astrolog%C3%ADa
c - http://es.wikipedia.org/wiki/Galileo_Galilei
d - http://es.wikipedia.org/wiki/Calixto_III
e - http://www.elobservadorenlinea.com/content/view/882/1/
f - http://enciclopedia.us.es/index.php/Cometa_(astronom%C3%ADa)
g - http://aldea-irreductible.blogspot.com/2009/01/el-gran-cometa-de-seis-colas-de-1744.html
h - http://chanfainatv.com/?p=157

Vídeos recomendados

Cometa Halley


Cometa Halley


Cometa Halley está a 90 milhões de quilômetros da Terra (1985)


Hace 25 años que vimos el cometa Halley


Misión al Halley


El sistema solar y el cometa Halley


PORTADORES de PRESAGIOS: Eclipses y cometas (parte 1)


PORTADORES de PRESAGIOS: Eclipses y cometas (parte 2)


Apocalipsis, Mayas, Nostradamus, Virgen de Fátima, y otras profecías

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada