jueves, 24 de febrero de 2011

Notas sobre paleontología: Antiguo y pequeño poblador de Sudamerica, podría darnos la clave del origen de los dinosaurios




EL FÓSIL ENCONTRADO EN SAN JUAN, PERTENECE A UNO DE LOS MÁS ANTIGUOS DINOSAURIOS

Según lo han confirmado los científicos de la "National Geographic Society" (organización fundada en los Estados Unidos en 1888), el Eoraptor, por cierto un diminuto reptil, cuyo fósil descubierto en Ischigualasto (también conocido como "Valle de la Luna"), en la provincia argentina de San Juan, resultó ser uno de los más antiguos de los dinosaurios hasta el momento conocidos.





Este bípedo, de apenas 13 kilogramos de peso, que vivió hace unos 250 millones de años, muy probablemente fue el antepasado común de los centenares de especies de dinosaurios catalogadas hasta el momento.


Los paleontólogos teorizaban, que podría haber existido un antecesor común de las miles de especies de dinosaurios hoy día catalogados. Y ahora obtuvieron la certidumbre, con el descubrimiento de un fósil encontrado en el famoso "Valle de la Luna", por un equipo integrado por especialistas argentinos y estadounidenses.

El Eoraptor fue descubierto hace ya algunos años, a mediados de 1991, cuando el estudiante Ricardo Martínez golpeó una piedra, apreciando fortuitamente los dientes del reptil.

El hallazgo de Martínez impactó fuertemente en el equipo paleontológico, que estaba profundizando las prospecciones en ese yacimiento de fósiles, tan rico por cierto en dinosaurios, que es el recién citado "Valle de la Luna", uno de los pocos en el mundo, que contiene material geológico y paleontológico fácilmente accesible, del orden de unos 200 millones de años de antigüedad.

Se trata de un antiquísimo reptil, pequeño, ágil, de andar bípedo, gran corredor, provisto de flexible cuello.


Resulta evidente, a la luz del nuevo enfoque científico, que el entorno donde se movió este primitivo animal era sumamente diferente del actual. Claro, se trataba de un entorno tropical, y habitado por animales muy distintos de los futuros dinosaurios, que se desarrollarían tan espectacularmente durante los periodos Triásico, Jurásico, y Cretáceo.


Los que convivían con el antiquísimo Eoraptor, eran los Cocodriloformos, todos ellos reptiles, pero lentos y de gran tamaño. Además, como los abundantes Cocodriloformos eran todos ellos cuadrúpedos, se aventura que el "Eoraptor" podría haber sido el primero que ejerció la "bipedestación", es decir, el arte de andar en dos patas.


El resto de los reptiles de la época lo hacía en cuatro. Toda esa fauna de los tiempos -lejanísimos tiempos- del "Eoraptor", superaba en mucho el tamaño de éste, que como máximo apenas medía un metro de alto, estimándose que los animales adultos pesarían unos 13 kilogramos.

Paul Sereno (foto a la derecha), paleontólogo de la Universidad de Chicago, supone que el animal "predaba sobre crías y huevos de herbívoros mayores", aprovechando su velocidad y la capacidad prensil de sus manos con tres dedos.

El singular nombre de "Eoraptor" precisamente significa "ladrón del amanecer", en alusión directa a los albores de los tiempos geológicos.

Este furtivo ladrón, compartió el mundo con otro dinosaurio de talla algo mayor, (tal vez unos dos metros), el "Herrerasaurus", descubierto en el mismo lugar del famoso "Valle de la Luna", sin lugar a dudas, una visión fantasmagórica de otras épocas, una era de brumas y vapores, de sismos y erupciones, típicos de un pasado tan lejano.


Esta segunda especie presenta rasgos algo más evolucionados, como una "quijada flexible", útil tanto para morder como para tragar.


En cambio, el "Eoraptor" está más cerca del modelo típico del eventual antepasado común -con su boca más rígida- y por lo tanto más primitiva.

El "ladrón del amanecer" es un ejemplar característico de la familia de los "Terópodos", dinosaurios ágiles, veloces corredores, cazadores agresivos, y muy distintos de la imagen de gigantes lerdos y pesados, imagen que todavía perdura en la imaginación popular, alimentada por profusos gráficos ilustrativos, por historietas, y sobre todo por películas cinematográficas de ciencia ficción o de tipo historicista-naturalista.

De los ejemplares carnívoros, verdaderamente gigantescos, los de peor fama fueron los "carnosaurios", tales como los "Megalosaurios" o "Megalosauros", los "Alosaurios", y los "Tiranosaurios", éstos últimos de más de siete toneladas de peso.

















Sin embargo, los comparativamente pequeños "Velocirraptores" se contaban entre los más inteligentes. Eran de los peores y más peligrosos, cazaban en grupos, rodeando sigilosamente a sus presas.

Cuando estos "asesinos" se lanzaban sobre sus víctimas, el ataque por cierto sería incontenible.






Cerramos este artículo señalando la gran diversidad biológica presentada por estos seres llamados "dinosaurios". Por cierto, existen problemas de catalogación que influyen (al alza o a la baja) sobre el número de especies de dinosaurios de las que hoy día se tiene conocimiento. Además, cada año se descubren nuevos fósiles que aumentan el número de especies conocidas.


En un estudio del año 2006, Steve Wang y Peter Dodson, del Swarthmore College (ver imagen arriba) y de la Universidad de Pennsylvania (ver imagen abajo), estudiaron esta cuestión. Estos investigadores concluyeron que existieron un total de 1850 especies distintas de dinosaurios, y a este valor llegaron en base a los catálogos, y por cálculos semiempíricos en los que tienen en cuenta el número total de especies que todavía se podrían descubrir.


El número de especies que hoy día se conocen supera ligeramente las 500, pero en los años 70 del siglo XX apenas si se tenía noticias sobre un centenar de diferentes especies. Y desde 1990 a la fecha han sido más de 250 las especies identificadas y catalogadas. El estudio de Steve Wang y Peter Dodson hace una predicción sobre los futuros descubrimientos de dinosaurios, basándose en la evolución en el tiempo que realmente han sufrido los nuevos hallazgos. El método numérico aplicado por esos investigadores, también toma en cuenta que el número de especies de dinosaurios tal vez pudo haber variado sustancialmente hacia el final del Cretácico, 10 millones de años antes de la extinción total.

Nótese que los datos de las especies sobre las que se tiene información bastante completa, sí apuntan a una cierta disminución en el Cretaceo. Sin embargo, cuando se hace el cálculo incluyendo todas las especies de dinosaurios sobre las que se tiene información parcial, y se distribuyen las misma aleatoriamente en el tiempo, la tendencia a la disminución ya no se marca de una manera significativa.

Estos resultados parecerían por tanto apoyar la teoría de que la extinción de dinosaurios pudo ser originada por una situación puntual o por un proceso muy rápido (por ejemplo, el impacto de un meteorito), pues no se aprecia un declive continuado de los dinosaurios anterior a ese momento.



- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

VÍDEOS SOBRE LOS DINOSAURIOS

1.


2.


3.


4.


5.


6.


7.


8.


9.


10.


11.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada