viernes, 31 de diciembre de 2010

Religión, misticismo, existencia del alma y vida después de la muerte, ateísmo y agnosticismo


Reflexionando...

La humanidad ha producido una amplia gana de religiones y creencias, a través del curso de las distintas épocas.

Pero de una u otra forma, a través del fenómeno de la reencarnación de las almas, a través de la idea de un mundo espiritual y mágico con su correspondiente inframundo, etcétera, etcétera, todas las religiones y aún muchas filosofías comparten la idea de que en algún sentido la vida humana consciente continúa incluso luego de lo que llamamos muerte, o sea luego de la desaparición de los signos vitales y luego de la descomposición o putrefacción del cuerpo.

Es inevitable: Una gran cantidad de seres humanos deseamos de todo corazón que exista algún tipo de eternidad para nuestras respectivas vidas conscientes, con las cuales nos identificamos.


Ríos de tinta se han escrito al respecto argumentando en pro o en contra de una u otra posición. Y entre estos textos, corresponde recordar en particular la obra "¿Por qué no soy cristiano?" del filósofo y activista social Bertrand Russell.

¿Por qué existen las religiones organizadas, y por qué todas las civilizaciones humanas han desarrollado ideas místico-religiosas?

La respuesta tal vez debe buscarse en la psicología humana.

Desde estas líneas no pretendemos por cierto abordar esta cuestión, cuando con tanta erudición y brillantez ya lo han hecho distinguidos pensadores de todos los tiempos.

Dejamos pues a cada quién reflexionar sobre este asunto, y como insumo le proporcionamos unos vídeos y unas referencias que bien vale la pena consultar.


Vídeo: Religión, una mentira confortable



Vídeo: Parodia sobre Abraham e Isaac, parodia del relato de Abraham en el que Dios le dijo que sacrificara a su hijo



Enlaces para ampliar información que se recomiendan

http://www.ateoyagnostico.com/

http://ateoyagnostico.blogspot.com/

http://es.wikipedia.org/wiki/Ate%C3%ADsmo

http://es.wikipedia.org/wiki/Agnosticismo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada