lunes, 13 de diciembre de 2010

El mapa del Cielo y sus enigmáticas constelaciones: El Casquete Celeste Sur por cierto no era conocido por los europeos en los viejos tiempos, pero Dante Alighieri y Marco Polo increíblemente sí lo conocieron


Las constelaciones del Hemisferio Sur

En la región austral de la Bóveda Celeste, podríamos apreciar, a veces a simple vista, otras veces provistos de apropiado instrumental astronómico, un maravilloso conjunto de astros, configuraciones estelares, nebulosas, y cúmulos, que configuran otro de los maravillosos espectáculos con que nos deleita la naturaleza.


Esta zona estelar contiene por ejemplo a la constelación de "El Centauro", que entre sus muchas estrellas brillantes tiene dos de primera magnitud, “Alfa Centauri”, que es la tercera estrella más brillante del Cielo, en brillo aparente, y “Beta Centauri”, estrella ésta que aparece en la bóveda celeste como bastante cercana a la anterior.

Además de estas estrellas tan brillantes, ambas de primera magnitud, aparecen dos de segunda magnitud en la citada constelación, así como cuatro de tercera, y más de una docena de estrellas de cuarta magnitud.

La estrella “Alfa Centauri” o “Alfa Centauro” queda desdoblada en un hermoso par (de color amarillo-naranja) con telescopios de relativa potencia. Este par presenta un movimiento orbital con un período de 80 años.

Alfa Centauro” está situada a una distancia de 4,3 años luz de nuestro mundo, siendo la estrella más cercana a nuestro sistema solar, con excepción de una pequeña y débil compañera que presenta un movimiento propio común, evidentemente miembro físico del mismo sistema estelar, y a la cual se la conoce con el nombre de “Próxima Centauri”.

Se trata esa de una estrella enana, por su tamaño, y fría, por su baja temperatura en la superficie de su globo estelar (apenas 3.000 grados) como lo denota su color rojo. Este astro está ubicado a unos 4,25 años luz de nuestro Sol.

En la constelación de "El Centauro", existe también un objeto astronómico que, en tiempos antiguos, se creyó que era una estrella, a la cual, por su débil brillo, se le asignó el nombre de la última letra del alfabeto griego, es decir “Omega”. Las investigaciones telescópicas de la zona, han revelado que en realidad no se trata de una estrella, sino de un enorme “cúmulo globular de estrellas”, uno de los más grandes y hermosos que puedan apreciarse.


Para una mejor comprensión, aclaremos este término. Un “cúmulo globular” es un "racimo" pero no de uvas, sino de estrellas. Tienen forma esférica, de allí el nombre de “conglomerado globular” o "conglomerado cerrado", para diferenciarlos de los abiertos, que son “cúmulos estelares” de forma irregular, con estrellas separadas o dispersas.

Estos “conglomerados cerrados”, observados telescópicamente, presentan una gran concentración de estrellas en la parte central, la cual es irresoluble, y sólo se pueden distinguir estrellas en la periferia, donde se han contado hasta 50.000. Se deduce, por lo tanto, que todo el cúmulo puede que contenga más de 100.000 estrellas.

Estas formaciones están constituidas por estrellas viejas, verdaderos fósiles cósmicos (de 13.000 millones de años de antigüedad) rojizas y por lo tanto frías, con solamente unos 3.000 grados en su superficie. Ellas se ubican mucho más lejos que cualquier estrella simple, por lo menos a 100.000 años luz. El "Omega Centauro" por el contrario, estaría más cerca; se calcula que se ubicaría a unos 20.000 años luz de nuestro mundo.


Pero pasemos ahora a referirnos a “La Cruz del Sur”. Esta constelación está constituida por un conjunto de astros fulgentes, que simulan la forma de una "cruz latina" es decir, con un palo mayor y un palo menor (a diferencia de la llamada "cruz griega" conformada por dos brazos iguales.

Como es sabido, las estrellas por su magnitud, es decir por su brillo aparente, se califican en la citada constelación en: “Alfa” (cuyo nombre propio es “Acrux, simplificación de “Alfa de la Cruz”), “Beta” (denominada “Mimosa”), “Gamma” (llamada “Rubidea” por su coloración rosada), “Delta” (denominada “Pálida”, en contraste con “Rubidea”) y “Épsilón” (llamada “Entrometida”, por estar ubicada entre las otras dos antes mencionadas).

Además, la “Cruz del Sur” está envuelta por la constelación vecina, la constelación de "El Centauro", y esa es una de las maneras de diferenciarla de la llamada "Falsa Cruz", que en realidad no es propiamente una constelación, sino un conjunto estelar, que forma parte de la gran constelación de “El Navío”.

Por cierto, la verdadera “Cruz del Sur" está constituida por estrellas mucho más luminosas que las que componen la "Falsa Cruz", la cual, a su vez, aparenta una forma geométrica mucho más irregular.

Como dato curioso, diremos que aparentemente, la “Cruz del Sur” está mencionada en la Divina Comedia, del escritor italiano Dante Alighieri, en algunos pasajes del Purgatorio, donde dice: ««Volví mi mente hacia el otro polo, y vi cuatro estrellas que sólo habían sido vistas por la gente primitiva. Oh Septentrión, qué lugar más triste eres, ya que te ves impedido de apreciarlas.»»


Esas cuatro estrellas que menciona Dante, serían lo que algunos citan como “Croce Maravigliosa”, incluyendo algunas de las estrellas de “El Centauro”. Pero lo cierto es que, en esa etapa, la geografía del tiempo del escritor no tenía ningún punto desde donde se la pudiese ver a la “Cruz del Sur”. He ahí un misterio. Se cree que probablemente tuvo noticias de su existencia, a través de los árabes (ya que la influencia mercantil islámica se extendía hacia el Sur del Ecuador, por las costas africanas del océano Índico, hasta más allá de Madagascar).

Otros sin embargo, sostienen que la fuente de información de Dante fue Marco Polo, el gran viajero veneciano. quien en el año 1271, cuando contaba con 17 años de edad, acompañado por su padre y por su tío, emprendió un viaje temerario para la época, y atravesando las vastas estepas del Asia Central, llegó a Cambaluc (Pekín) donde fueron magníficamente agasajados por el emperador mogol Kublai Kan (el nieto del famoso Gengis Kan). Y después de estar a su servicio durante casi 20 años, el viajero regresó a Venecia por las Islas de la Sonda, atravesando el Índico y llegando al gran puerto de Ormuz, en la comitiva que llevaba a la princesa Cocacín, prometida al rey Argón de Persia.


Este mercader y hábil diplomático, al servicio del poder "mogol", nos ha dejado una muy interesante relación acerca de sus viajes y aventuras, pues cuando retornó a Venecia, se embarcó en una campaña naval contra Génova. Y en la batalla librada, la flota veneciana fue destruida por la escuadra genovesa al mando de Lamda Doria. Nuestro amigo entonces cayó prisionero, y fue encerrado en un calabozo, donde conoció a un poeta llamado Rusticiano de Pisa. A este artista, Marco Polo, que soñaba con los cielos de Oriente, le contó sus actividades y andanzas. Así se plasmó un libro que asombró a sus contemporáneos, con el maravilloso relato de las extraordinarias aventuras del viajero veneciano en las tierras mogoles.


Ciertamente, desde las Islas de la Especería (Islas Molucas), desde Java y desde Sumatra, la "Cruz de Sur" es perfectamente visible, siendo muy probable que Marco Polo la haya contemplado, y posteriormente, a su retorno a Europa, se la podría haber referido a Dante, el genio de Florencia, y eventualmente también a algunos otros.

Volviendo al tema netamente astronómico, muy cerca de la “Cruz del Sur” es posible apreciar, en las noches muy oscuras y desde lugares libres de la contaminación lumínica, el famoso "Saco de Carbón", llamado también "La Bolsa Negra", una famosa nebulosa oscura situada a 550 años luz. Esta nebulosa, es la materia original preestelar, es decir, contiene la materia prima para formar nuevas generaciones de estrellas. A simple vista, aparece como una "isla negra" en el "río luminoso" de la "Vía Láctea".

También es de destaque, la rutilante presencia del "Cofre de Joyas", un cúmulo estelar abierto, asimismo conocido como "El Joyero". Este cúmulo abierto está cerca de "Beta de la Cruz". Su punto luminoso central, llamado "Kappa de la Cruz", tiene un color rojo rubí destacado. Dicho elemento es en realidad un grupo de unas 50 estrellas, ubicado a unos 6.800 años luz de nuestro sistema solar, y que está constituido por estrellas azules y rojas, que con su colorido, le brindan una singular belleza, dando así origen a su justificado nombre.


--------------------------------------------------------------------------------------------------




CULTUREMAS PARA EL SIGLO XXI, HIPERTEXTOS EDUCATIVOS, SAPIENCIARIO DE DIGIMUNDO

Nota: Para visualizar el presente artículo en la pantalla con una bastante mejor calidad y a mayor velocidad, se sugiere utilizar el navegador Google Chrome. Y si hay problemas de virus informáticos en el computador, se sugiere instalar y utilizar Avast! Antivirus.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada