jueves, 19 de agosto de 2010

Psicología, psiquiatría, inestabilidad sentimental, locura-esquizofrenia, comportamiento humano: Extrañas influencias lunares en las emociones y reacciones


¿SERÁ CIERTO QUE EN ALGUNA MEDIDA LA LUNA CONTROLA O AL MENOS INFLUYE SOBRE LAS EMOCIONES HUMANAS?

Los enamorados, los pescadores, los maestros, los padres de familia, los predicadores y los psicólogos, todos saben o sospechan que algo pasa con la Luna. Sobre este bendito planeta, parecen producirse ciertas cosas más o menos excepcionales durante la luna llena. Y de hecho, ciertamente existen publicaciones científicas que sostienen que el vecino más cercano de nuestro mundo, es un factor determinante en muchas de nuestras cambiantes actitudes mentales.


Otros estudiosos de la condición humana, aún cuando reconocen que todos tenemos nuestras altas y bajas, sostienen que la razón de esos cambios no está en el espacio exterior o en nuestro espacio circundante, sino dentro de nosotros mismos, y que únicamente factores fisiológicos o psicológicos pueden alterar nuestros estados de ánimo.

Como sucede con muchos enigmas y con muchas cosas de la vida, en relación a esta cuestión también existen dos bibliotecas, dos campanas, dos teorías opuestas, abundantes argumentaciones y suposiciones a favor y en contra de una u otra postura.

Una de las más convincentes teorías, supone que nuestra inestabilidad en ciertos períodos como durante la luna llena, obedece en lo medular a factores genéticos hereditarios.


La Luna parece controlar o influir sobre nuestros estados de ánimo

Fergus Wood, un respetado científico de la Oficina Oceánica Nacional de Estados Unidos, predijo que se producirían dos mareas extremadamente altas, una tras otra, en 1974.


En efecto, dicho especialista observó que el 8 de enero y el 7 de febrero de 1974, la Tierra, el Sol, y la Luna, iban a estar perfectamente alineados en un plano recto llamado sicigia o sizigia. El 8 de enero, la Luna se ubicaría en el perigeo, en una cercanía a nuestro mundo poco común. Y esta extraña combinación de acontecimientos astronómicos, hace crecer el nivel de las aguas muy por encima del nivel corrientemente alcanzado en la pleamar (por cierto, nos referimos a las llamadas mareas vivas).

Alguien que leyó con particular atención las predicciones de F Wood, fue el psiquiatra Arnold J Lieber, de Miami en Florida, estudioso profundamente interesado en los efectos de los acontecimientos lunares sobre la conducta humana.

En efecto, este investigador comprobó o al menos intentó probar que existe una estrecha relación entre la agresividad humana y los ciclos lunares, especialmente notable en los alcohólicos, adictos a las drogas, personas propensas a tener accidentes, individuos con tendencias criminales, y también por cierto entre quienes se encuentran mentalmente perturbados.


No olvidemos tampoco que los mitos en relación a nuestro satélite natural se encuentran presentes por cierto en muchas culturas antiguas, llamándose en tiempos lejanos a la Luna con diferentes denominaciones, Artemisa en Esparta, Selene en Atenas, Metztli entre los aztecas, Jonsu en la mitología egipcia. En las civilizaciones antiguas con notoriedad se atribuía mucha importancia a la Luna y también a otros cuerpos celestes, aunque claro, en esas épocas se mezclaban mitos, leyendas, creencias, acaecidos, magias, ritos, conocimientos, y el todo a veces resultaba confuso y oscuro, lo que por cierto no descartaba que muchas suposiciones tuvieran cierta base de verdad. Como ilustración de estos conceptos, se incluye aquí un grabado representando al Templo de Artemisa en Éfeso, así como la imagen de una estatua romana de Luna/Selene.


Con seguridad y énfasis afirma el estadounidense A J Lieber: ««Al igual que la superficie de nuestro mundo, el ser humano está aproximadamente compuesto de un 80% de líquido y de un 20% de materia sólida. Por lo tanto, pienso que la fuerza gravitacional de la Luna, ejerce con toda certeza una influencia sobre los líquidos del cuerpo humano, al igual que sobre los océanos del planeta. La vida también presenta mareas biológicas, altas y bajas, controladas principalmente por el satélite natural de nuestro mundo. Cuando hay luna llena o luna nueva, estas mareas llegan a su máximo, pues los diferentes efectos del cosmos se incrementan, se suman, se potencian".»»

Reforzado por las consecuencias de una sicigia anterior, durante la que se comprobó un marcado aumento en la tasa de homicidios en la población, el Doctor Lieber decidió advertir a las autoridades de Miami, sobre sus temores de que una ola de violencia, acompañaría las altas mareas que habían sido pronosticadas.

Y en su libro titulado "El efecto lunar", relata cómo puso sobre aviso al departamento de policía de Miami, a los periódicos, y a los pabellones de urgencia psiquiátricos del Hospital Jackson Memorial, vaticinándoles "un desorden general en el comportamiento humano durante la inminente coincidencia cósmica".


Y bueno, lo que ocurrió fue infernal, escribió Lieber en la citada publicación. En las antes citadas fechas la tasa de homicidios fue tres veces superior a lo normal. Y además, también hubo muchos crímenes extraños y sin motivos presuntos que los pudieran explicar con claridad.

De los resultados recogidos en 1974 y de experiencias rescatadas del pasado, se dedujo una elaborada teoría según la cual, la Luna y el Cosmos ejercen cierto impacto directo y cierta influencia al menos sobre algunas personas, afirmándose que en general, las radiaciones o las influencias que nos llegan desde el espacio exterior, tienen una capacidad potencial de perturbación sobre la mayoría de los humanos.

Y con toda certeza, el Doctor Lieber pudo reunir una cantidad considerable de evidencias, que apoyan las consideraciones anteriormente expresadas.


La influencia cósmica es notable sobre los estados de ánimo de los humanos. Y entre los acontecimientos y hallazgos en que apoya su opinión, pueden destacarse los siguientes:

(a) El Departamento de Incendios de Phoenix (Arizona), ha notado que recibe de 25 a 30 llamados más en las noches de Plenilunio.

(b) Algunos enfermeros que trabajan en pabellones psiquiátricos, informan que aumentan los desórdenes y alteraciones en el comportamiento de sus pacientes, mientras dura la luna llena.

(c) El ciclo menstrual de la mujer, tiene por lo general la misma duración que el mes lunar, es decir unos 29 días y medio; y el período de gestación en la especie humana, es en promedio muy aproximadamente igual a nueve meses lunares.

La tesis del Doctor Lieber, en lo medular se centra en la influencia de los cuerpos celestes sobre el intrincado balance hormonal, así como sobre los fluidos y electrolitos que hay en nuestro organismo. Y sostiene este catedrático, que la piel es una membrana semipermeable, que permite el movimiento de fuerzas en ambas direcciones manteniendo cierto equilibrio dinámico.

Sin duda cada impulso nervioso genera una pequeña cantidad de energía; y cada célula, como si se tratara de un pequeño sistema solar, tiene su propio débil campo electromagnético.

Y afirma el Dr Lieber con entera y gran confianza, que las distintas fuerzas electromagnéticas que emanan de los cuerpos celestes, pueden alterar ese delicado balance que existe en el pequeño mundo celular.

Según afirma el referido catedrático norteamericano, "cuando los ciclos cósmicos coinciden, como en la situación que causó las elevadas mareas en 1974, el organismo humano es repentinamente bombardeado por una amplia interferencia que afecta al campo magnético, eléctrico, y gravitacional circundante".

Y esta interferencia, altera en forma dinámica el equilibrio entre nuestros mundos interno y externo. A consecuencia de esto, el sistema nervioso se afecta y se vuelve más sensible, y en parte se pierde el autocontrol impuesto por nuestra educación y nuestra cultura.

Probablemente y en momentos especiales, en períodos especiales, se producen sobrecargas y deficiencias de agua en diversas partes del cuerpo, lo que contribuye a que las personas se sientan inquietas e incómodas.


Y Lieber también establece que entre sus pacientes maníacos y depresivos, ha observado que muy posiblemente los medicamentos antidepresivos pierden parte de su eficiencia en determinados períodos especiales. Y es así como en muchas oportunidades, muchos de sus pacientes llaman pidiendo ayuda en forma más o menos simultánea, describiendo síntomas bastante similares: cansancio, depresión, insomnio, palpitaciones, inquietud.

Y concluye el citado especialista: "Estoy convencido de que la única explicación posible de la propagación de este fenómeno, es que los pacientes son masivamente afectados por una perturbación atmosférica, muy probablemente relacionada con la Luna".

Por su parte, el antropólogo británico Lyall Watson, en una obra maravillosa publicada en 1979 y titulada "Mareas de la vida", sugiere algo sobre la armonía del Universo.

Y dice Watson: ««Cada uno de nosotros es un museo ambulante. Los fluídos que contiene nuestro organismo son una réplica casi perfecta del antiguo mar. Y la concentración de sodio, potasio, y cloruro, en nuestra sangre, así como de cobalto, magnesio, y cinc, en nuestros tejidos, son los mismos elementos que alguna vez se esparcieron por todo el océano primigenio que existió en la Tierra. Todavía llevamos ese océano dentro, atrapado para siempre como un fósil viviente. Y en cada uno de esos mares internos, en miniatura, continúan las mismas contiendas que hace 3.000 millones de años se producían a mayor escala.»»

Y continúa afirmando este agudo pensador: ««Podemos juntar todas las muestras de agua de mar que deseemos, pero en ninguna de ellas encontraremos información sobre las mareas. La vida es una norma, una síncopa, un movimiento de materia. Es un contrapunto escrito al ritmo de las contingencias; es algo extraño y maravillosamente irracional.»»

Cierto, puede haber desprolijidades en los estudios antes aludidos y en las teorías recién referidas, y puede hacer exageraciones o incluso errores, pero en mi modesta opinión, las palabras y las ideas de los citados dos autores, son maravillosas, son muy pero muy interesantes y sugestivas, y por cierto describen magistral y emotivamente la naturaleza intrínseca de los fenómenos señalados.

Nota 1: Bien se podría además relacionar los hechos y las teorías aquí recogidos, con otros fenómenos que también pueden influir sobre nuestros cuerpos y nuestros comportamientos, como por ejemplo las tormentas solares y las manchas solares, las tormentas eléctricas que de vez en cuando afectan a distintas zonas del planeta, y también por cierto la polución electromagnética generada por ciertas instalaciones humanas y ciertas herramientas humanas producto de la tecnología moderna (teléfonos celulares, líneas de alta tensión, entramado eléctrico en dormitorios y en aulas escolares, motores eléctricos en marcha en lugares de trabajo, electrodomésticos como los microondas, los relojes y particularmente aquellos que tienen pintura fluorescente, etcétera).

Nota 2: Artículos relacionados cuya lectura se recomienda.

Título - Enigmáticas influencias lunares: Pareciera que nuestro satélite natural está tan cerca, y sin embargo se encuentra tan lejos...
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/05/enigmaticas-influencias_01.html
Fecha de publicación: Sábado 1 mayo 2010

Título - Una pareja muy despareja pero muy bien avenida: La Tierra y la Luna
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/05/una-pareja-muy-despareja-pero-bien.html
Fecha de publicación: Sábado 8 mayo 2010

Título - Posible peligro que no debemos descartar o despreciar: Efectos de una "Supernova" sobre nuestro planeta
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/06/posible-peligro-que-no-debemos.html
Fecha de publicación: Jueves 10 junio 2010

Título - Energía y sociedad: Las fuentes de energía y el petróleo
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/06/energia-y-sociedad-las-fuentes-de.html
Fecha de publicación: Sábado 26 junio 2010

Título - Una buena forma de reforzar la memoria: Historias en imágenes
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/08/historias-en-imagenes.html
Fecha de publicación: Viernes 6 agosto 2010


NOTICIAS DE ÚLTIMO MOMENTO SOBRE NUESTRO SATÉLITE NATURAL: LA LUNA POCO A POCO VA PERDIENDO PARTE DE SU ROMANTICISMO

La Luna se está encogiendo como una manzana vieja, revelan imágenes recientemente difundidas de la agencia espacial estadounidense; la NASA explica esta contracción por el enfriamiento interno del único satélite natural de la Tierra (véase más abajo, en la imagen, la clara presencia de una enorme falla sobre el terreno lunar).

Las interesantes imágenes sobre la Luna fueron publicadas el jueves 19 agosto 2010 en la revista estadounidense Science, y muestran modificaciones en la superficie de la Luna que no habían sido detectadas anteriormente, y que con notoriedad están revelando que su circunferencia se está contrayendo.

El trabajo y la señalada deducción, fueron establecidos con apoyo de fotografías tomadas por el orbitador de reconocimiento lunar (LRO), una sonda espacial que la NASA puso en la órbita de la Luna en junio del año 2009.

Las fotografías revelan la existencia de fallas en el suelo lunar provocadas muy probablemente porque el interior de la Luna, antes fundido, comenzó a enfriarse, lo que causó que la superficie lunar se contrajera y se arrugara.

Tomando en cuenta la edad de la Luna, que se estima en cerca de 4.500 millones de años, la contracción observada de unos 100 metros tiene que ser relativamente reciente, cuando el proceso de enfriamiento del núcleo lunar se aceleró hace apenas mil millones de años.


LAS HORMIGAS ZOMBIES DEAMBULAN POR NUESTRO MUNDO DESDE ÉPOCAS PREHISTÓRICAS

El título de esta sección bien podría ser el encabezado de un film de terror, que tanto emocionan, y que tanto gustan a ciertas personas. Sin embargo, esta frase corresponde bastante bien a lo que hoy día ocurre en la naturaleza, y desde hace ya mucho tiempo.

Esto pone de manifiesto con claridad, que el comportamiento de los seres humanos y de otros animales o de insectos, bien puede alterarse por modificaciones físico-químicas de su entorno, o por influencia de la Luna o de otros elementos cósmicos, o eventualmente también por invasión de micro-organismos y de parásitos en el propio cuerpo del ser vivo en cuestión.

Indudablemente, una hormiga debe hacer frente a una serie innumerable de peligros, como ser, verse afectada por un veneno o por un pisotón, cuidarse de las riadas, evitar ser atrapada por insectos de mayor tamaño, incluso morir defendiendo el hormiguero del ataque de un invasor. Pero además, una hormiga también puede verse atacada por un hongo, que actúa de hecho como un parásito, y que literalmente doblega la voluntad de la hormiga y le hace comportarse siguiendo un parámetro que finalmente termina matando a la hormiga.

El hongo se llama Ophiocordyceps unilateralis, y convierte a las hormigas carpinteras que infecta en auténticos zombies, controlando sus cerebros de una manera horrible, espeluznante. En efecto, el hongo en cuestión se adueña de la voluntad de su huésped, obligándole a alejarse del hormiguero, y dirigiéndo la hormiga hacia lugares convenientes para el parásito, donde éste pueda crecer tranquilamente alimentándose del organismo hospedador.

Y si bien esto ocurre en la actualidad, ahora un equipo de la Universidad de Exeter ha descubierto, gracias a evidencias fósiles en una hoja, que este ataque zombie lleva produciéndose desde hace millones de años.

El Doctor David P. Hughes y su equipo de paleobotánicos, han encontrado en las cercanías de un lago de Alemania, una hoja fosilizada que muestra signos de un ataque de este hongo a una hormiga, hace unos 48 millones de años.

En efecto, estudiando este fósil, se han descubierto marcas características que este hongo produce en la cabeza de la hormiga, y que, en palabras del Doctor Hughes, constituyen "la evidencia más antigua de parásitos que manipulan el comportamiento de sus huéspedes".

Bueno, esperemos que nada parecido afecte nunca a la especie humana.


VIDEOS SOBRE TÓPICOS RELACIONADOS QUE SE RECOMIENDAN

1 - Planeta azul, mareas vivas (A-1)


2 - Planeta azul, mareas vivas (B-2)


3 - Planeta azul, mareas vivas (C-3)


4 - Planeta azul, mareas vivas (D-4)


5 - Planeta azul, mareas vivas (E-5)


6 - Las mareas





SAPIENCIARIO DE DIGIMUNDO, CULTUREMAS PARA EL SIGLO XXI, HIPERTEXTOS EDUCATIVOS

Nota: Para visualizar el presente artículo en la pantalla con una mejor calidad y a mayor velocidad, se sugiere utilizar el navegador Google Chrome. Y si hay problemas de virus informáticos en el computador, se sugiere instalar y utilizar Avast! Antivirus.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada