sábado, 1 de mayo de 2010

Enigmáticas influencias lunares: Pareciera que nuestro satélite natural está tan cerca, y sin embargo se encuentra tan lejos...

PLANTEO GENERAL

Hechos insólitos y sumamente extraños pero por cierto que pueden ser verificados y medidos, sugerirían que existe una rara influencia del astro lunar sobre los organismos vivientes.

El 11 octubre 1492, Cristóbal Colón anotaba en su libro de viaje, cuando se encontraba cerca de las Islas Bahamas, hacia las diez de la noche, haber visto unas muy extrañas luces que él y su tripulación interpretaron como una señal divina.

Esta observación confundió durante varios siglos tanto a historiadores como a científicos, hasta que recientemente se halló la solución al enigma.

Un biólogo marino inglés llamado Robert Thomson Crawshay, precisó que lo que la tripulación y el gran Almirante pudieron haber observado en aquella fecha histórica, fue muy probablemente la iluminación marina de las luciérnagas atlánticas.

Justamente un día antes de la última fase lunar, millones y millones de hembras de la señalada especie, producen un destello fosforescente y muy claro con el fin de atraer a los machos.

De forma muy similar se comportan también muchos organismos marinos. La Luna los estimula para que ambos sexos, alcancen al mismo tiempo la mayor excitación sexual. De lo contrario y en ciertos y determinados casos, sería imposible que los huevos y el esperma entraran en contacto en los casi infinitos espacios marítimos. Y la mayoría de las veces, esto sucede en las noches de plenilunio.

Determinados crustáceos por ejemplo, desovan regularmente en las noches de luna llena. Y también se sabe que las ratas y algunos otros mamíferos quedan fecundados con mayor frecuencia en dicho período.

Incluso en los primates, se ha descubierto una clara relación entre el ciclo lunar y el máximo de actividad sexual.

Y lo que probabilísticamente es demostrable en mamíferos y primates, también debería tener validez en el caso de los seres humanos. La señalada hipótesis está apoyada por datos estadísticos, en los que se observa que el índice de nacimientos en los centros de maternidad, está por encima de la media en los días de luna llena.

Los índices de criminalidad son otro exponente de las misteriosas fuerzas lunares. Datos estadísticos confiables registrados en países del primer mundo, revelan que durante el período de oposición de la Luna al Sol, aumentan en todo el planeta el número de incendios provocados, así como de crímenes y de otros actos violentos.

Por su parte las clínicas psiquiátricas experimentan también en esa particular fase lunar, un mayor número de ingresos de enfermos, teniendo incluso este dato en cuenta en el momento de hacer la planificación mensual en este tipo de instituciones.

Ciertos investigadores han encontrado registros del siglo XIX, en los que se informa que los vigilantes de los manicomios, apaleaban a los pacientes durante el plenilunio, para que al día siguiente estuvieran tranquilos. O sea, literalmente molían a palos a los pacientes en las noches previas a la luna llena, para que en horas posteriores se mantuvieran dentro de ciertos niveles de tranquilidad. Y este comportamiento era debido a que los vigilantes sabían, por experiencia, que en la noche de la sizigia los lunáticos, como se les decía (y aún se les dice), estaban más que alterados.

Insólitamente hasta ciertas relaciones entre los ciclos lunares y las reacciones del cuerpo humano y de la sangre han sido observadas y señaladas.

Médicos norteamericanos que revisaron decenas de miles de partes médicos, han descubierto que más del 80% de los casos de operaciones con grandes hemorragias, coincidían con el período situado entre la primera y la tercera fase de la Luna, con un considerable aumento precisamente en luna llena.

Sabemos que la luz, y sobre todo la luz solar, es muy importante para la vida en esta nave cósmica conocida como Planeta Tierra. También se sabe que los rayos infrarrojos generan calor, y que los rayos ultravioletas tuestan la piel y hasta la queman.

Recientemente experimentos realizados con peces, han demostrado que estos vertebrados acuáticos se reproducen normalmente bajo luz de color rosa, pero nunca bajo luz de color azul.

Pero aún hay más de que asombrarse, pero aún hay más hechos extraños, los investigadores han descubierto que hasta los animales ciegos reaccionan ante los colores. Al parecer no son los ojos la única parte del cuerpo capaz de percibir luz, es decir energía electromagnética.

También se ha demostrado que la luz aumenta los movimientos musculares en los animales y en el ser humano. Pero la luz lunar, que es luz solar reflejada en su superficie, resulta 400.000 veces más débil que la luz del Sol.

Entonces: ¿Cómo puede ser que los efluvios de la luna llena hagan correr la sangre más deprisa, crecer más rápido a las plantas, o estimular ciertas reacciones psíquicas?

El profesor Frank A Brown, de la universidad norteamericana de Illinois, cultivó papas en recipientes especiales, herméticamente cerrados, aislándolas de todas las influencias ambientales tales como luz, presión atmosférica, temperatura, etcétera, y comprobó que estas plantas consumían mayor cantidad de oxígeno poco antes de la luna llena, y la menor poco antes de la luna nueva o novilunio.

Y un proceso similar también se verificó con las algas. Igualmente las alubias tomaron la mayor cantidad de agua en las noches de plenilunio.

Otros investigadores también comprobaron en otros animales ciertas enigmáticas influencias lunares.


Para ello, también aislaron los especímenes observados de la luz, y el resultado fue que las ostras por ejemplo, se abrían y se cerraban al ritmo de las mareas, es decir, de las posiciones relativas del Sol, de la Tierra, y de la Luna.

Los hamsters, las ratas, los ratones, y también varios otros seres, se encuentran particularmente activos durante las noches de novilunio (conjunción) y de plenilunio (oposición), o con un máximo de actividad siempre en un mismo día del ciclo lunar.



Fueron los biofísicos, los que dieron respuesta a estas interrogantes. Pusieron a varios hombres y animales a prueba, colocándolos entre dos campos electromagnéticos, y comprobaron que la actividad y el tiempo de reacción, variaban según la fuerza del campo. Con ayuda de un campo electromagnético, lograron incluso multiplicar por diez la velocidad de crecimiento de ciertas plantas.

Esto hizo a los científicos, recapacitar sobre las condiciones físicas del sistema. Nuestro planeta es un gigantesco imán, con dos polos magnéticos. El por qué de esto, no lo sabemos exactamente. Pero sí sabemos cómo se comportan los imanes, y que cuando se mueven generan electricidad.

La Tierra está entonces envuelta en un gigantesco campo de fuerzas eléctricas y magnéticas, en el que también se mueve la Luna, satélite que según su posición, hace variar el campo magnético terrestre.

Es comprobable y conocido que los seres vivos resultan influenciados por los campos magnéticos.

A esto hay que añadir que todos los organismos, en mayor o menor medida producen igualmente un campo eléctrico, ya que a través de su sistema nervioso o de sus células, fluye electricidad. Los electrones transmiten informaciones a través de las membranas de las células, y sientan con ello las bases para todos los procesos biológicos en animales y plantas. La actividad eléctrica en el cerebro por ejemplo, es particularmente estudiada desde hace años, y en los diagnósticos médicos desde hace mucho tiempo se utilizan los electroencefalogramas.

Con toda evidencia el campo magnético terrestre es influenciado por el movimiento de la Luna, lo mismo que también por la actividad del Sol y por las llamadas manchas solares.

El potencial eléctrico y las variaciones de la corriente que fluye por los organismos vivos, pueden ser perfectamente medidos. Y al hacerlo, los científicos han demostrado que existen claras relaciones entre las diferencias de potencial constatadas y las fases lunares. En muchas plantas, el potencial eléctrico crece en luna llena, y sólo entonces, se produce un mayor consumo de oxígeno o de agua.

La variación del potencial eléctrico también es una explicación para los altibajos de humor. Está claro que el fenómeno no es sólo provocado por la Luna, pero se sabe que influye.

Así, en los cerebros de los epilépticos, que tienen ataques regularmente en luna llena, se pudo medir una tensión aproximadamente un 100% más alta que en estado normal. Y en muchas mujeres, también se ha comprobado que alcanzan su máximo potencial eléctrico durante las noches de plenilunio, y los científicos sospechan que esto podría desencadenar la caída del óvulo. Por cierto es verdad verificable que en una de cada dos mujeres, la menstruación coincide con el ciclo lunar, y por su parte la sabiduría popular señala que la mujer está más predispuesta a las relaciones sexuales y es más fácil de satisfacer precisamente en la fase culminante de la Luna.

En próximos artículos continuaremos con esta temática, ya que desde luego, no todos los investigadores están de acuerdo con las ideas que se acaban de exponer.

Como complemento, se insertan a continuación algunas noticias de circulación reciente por Internet, y relativas a las ondas electromagnéticas en nuestro actual medio ambiente tecnológico, y su influencia o posible influencia sobre la salud humana.


ANTENAS DE TELEFONÍA

Muchas personas se han preguntado alguna vez si las ondas de las antenas de telefonía y el uso frecuente de celulares afectan a la salud.

Hay que reconocer que las ondas electromagnéticas que emiten las antenas de telefonía y los móviles no son ionizantes. Entonces, aunque esas ondas tienen efectos térmicos, no se han demostrado sus efectos genotóxicos, ni sobre la reproducción y el desarrollo fetal, ni sobre el sistema inmune ni el endócrino, y ni siquiera una relación estadísticamente significativa entre el cáncer y las emisiones de ondas electromagnéticas.

El miedo a las antenas de telefonía móvil, a menudo, ha llevado a la población a pedir que las alejen de los hogares y especialmente de los dormitorios. Pero esta medida es un error en la parte técnica, ya que, cuanto más cercana se encuentre una antena de telefonía, menor será la potencia a la que necesita emitir.

Por esta razón, lo más favorable para proteger la salud no es siempre instalar pocas antenas y en puntos alejados, sino tener cada vez más antenas, pero que emitan a menos potencia.

Ciertamente el riesgo de las antenas de telefonía y de los móviles no es cero, pero es mínimo, y desde el punto e vista estrictamente científico, no está del todo claro que sean perjudiciales para la salud.


ARREGLO Y UBICACIÓN DE LOS DORMITORIOS

Para poder conciliar un sueño agradable y reparador, los geobiólogos han establecido una suerte de ecología para los lugares destinados al descanso nocturno. Los siguientes son algunos de sus consejos.

(1) Evitar instalar los dormitorios sobre un garage, o sobre un depósito o caldera que contengan combustibles como fuel-oil y otros aceites mecánicos gruesos, ya que poseen la cualidad de concentrar la polución de origen telúrico o electromagnético. Por otra parte, en esos lugares suele haber ruidos que por cierto con facilidad se transmiten a los recintos vecinos.

(2) Es importante recordar que de noche y mientras nos encontramos en reposo, nuestro cerebro no se apaga como lo podríamos hacer con una veladora, sino que a menudo transcurren una o incluso dos horas hasta que efectivamente comenzamos a dormir. En este período inicial simplemente estamos despiertos y pensando algo, o bien en una etapa de semi-inconciencia previa al efectivo sueño. Es por tanto importante que el ambiente en esas circunstancias sea calmo, en penumbra o con muy poca luz, sin ruidos imprevistos que sobresalten, etcétera.

(3) Deben colocarse los despertadores eléctricos, los bafles del equipo de música, las radios y los televisores, los tomacorrientes, las lámparas fluorescentes, las lamparillas incandescentes, y otros dispositivos similares, a más de un metro de la cama utilizada para el descanso, pues los señalados elementos cuando se encuentran encendidos son una fuente importante de ondas electromagnéticas; dichos elementos aún desconectados o apagados también son inconvenientes si por mucho tiempo están cerca de nuestros cuerpos, pues cables, condensadores, transformadores, antenas, y otros elementos similares, perfectamente pueden acumular actividad eléctromagnética inducida que influya negativamente sobre nuestra salud por exposición prolongada.

(4) Evite la presencia de cables eléctricos en contacto con los pies de la cama, pues ellos se cargan y se descargan sobre la persona que duerme y durante toda la noche. Y por su parte las sábanas de tela sintética y el poliuretano del colchón, no hacen más que amplificar y transmitir este efecto.

(5) Las antenas y cables de radio y televisión deben situarse siempre a más de 4 o 5 metros de la cama usada para pernoctar. Recordar que esos aparatos y también los celulares tienen siempre una antena, aún cuando en muchos casos ella no sea visible.

(6) A la hora de elegir un lecho, prefiera las camas o sommiers de madera y los colchones de lana, de crín, de plumas, o de látex natural, y en lo posible evite las camas metálicas y los colchones de resortes. Las camas o sommiers metálicos funcionan a la vez como receptores y como antenas-espejo, que reemiten las ondas parásitas recibidas, y tienen la capacidad potencial de intoxicar por radiación a la persona que allí duerme con frecuencia.


¡PELIGRO EN LA HABITACIÓN DE LOS HIJOS!

El tiempo que dedican los niños a los juegos de video, a mirar televisión, y a hablar por teléfono móvil, es uno de los factores que bien puede disminuir sus desempeños académicos.

Nancy, una madre como tantas, solía escuchar de los profesores que Camilo, su hijo, se destacaba siempre como uno de los mejores estudiantes del salón. Sin embargo, desde que comenzó a cursar el octavo grado, su rendimiento comenzó a bajar, al igual que las notas obtenidas en exámenes, pruebas, y tareas.

Ni ella ni su esposo saben a qué se debe esta situación, pues nunca antes habían tenido problemas con el comportamiento de su hijo, ni con su desempeño académico, pero el cuaderno de calificaciones cada semana revelaba la nueva realidad.

Claro, lo primero que pensaron los padres de Camilo fue que el estudiante le estaba dedicando un tiempo excesivo a los juegos electrónicos, o a la televisión, o a las charlas con los amigos, así que lo que hicieron fue tratar de controlar esos extremos. Y es que la reacción natural de muchos padres, a la hora de encontrar un culpable, es la de sospechar de todo aparato electrónico que se encuentre en la habitación de los hijos.

Olga Ramírez Uribe, licenciada en Educación, es profesora desde hace 15 años del Liceo Francisco Restrepo Molina en Medellín, Colombia, y como coordinadora, está a cargo de varios programas culturales dirigidos a los aproximadamente 1.700 alumnos que estudian en esa institución.

Ella ha supervisado y enseñado a niños de preescolar y de primaria, y su experiencia le ha mostrado que, debido a que en muchas familias son ambos padres los que deben trabajar, los niños y los jóvenes con frecuencia se quedan solos o sin adecuada supervisión luego de volver del colegio, lo cual los convierte en presa fácil de la influencia negativa de compañeros o incluso de adultos, que los invitan a conocer formas divertidas de matar el tiempo.

De esta manera, los niños y los adolescentes se embarcan con los videojuegos o con las salas de chateo, lo que a veces les trae problemas graves de socialización, pues aunque así tienen relación con otros, sentarse simplemente a jugar, o a ver televisión, o a mantener conversaciones muy desordenadas e intrascendentes a través de una pantalla, no les permite una correcta interacción verbal o comunicativa, y se olvidan y aíslan del mundo que hay en alrededor. Esa es la opinión de la citada experta, quién advierte que en las aulas se disminuyen los niveles de atención, pues los niños se acostumbran a entenderse con máquinas o por intermedio de las máquinas, y la pedagogía del profesor no resulta entonces atractiva.

La forma en que con frecuencia se imparte el conocimiento actualmente en la educación primaria y media, en la que el profesor explica e interiormente reza por conservar la atención de los estudiantes, está desfasada con la realidad, ya que a los jóvenes sólo les llama la atención el profuso despliegue de material audiovisual, y sólo atienden a formas de enseñanza interactivas, participativas, creativas, divertidas.

Sin embargo, la disminución en el desempeño académico no se debe sólo a los problemas de atención o al tiempo excesivo que pequeños y jóvenes le dedican a esos aparatos electrónicos, pues la salud también se ve afectada por las radiaciones electromagnéticas que reciben, las cuales comprometen las glándulas suprarrenales y las células del sistema nervioso central.

Los niños que duermen en habitaciones en las que hay presencia de estos equipos, están en riesgo de sufrir de hipotiroidismo, depresión, fatiga crónica, y dificultades para dormir. Y en el colegio son hiperactivos y presentan trastornos de atención, por lo que los neurólogos infantiles con frecuencia terminan recetándoles estimulantes.

Los electrodomésticos pueden llegar a hacer daño incluso al estar desconectados si la exposición a ellos es continuada, por lo que es recomendable sacar todos esos aparatos de los dormitorios, y a lo sumo dejar allí únicamente un reloj de pilas y un aparato de telefonía fija. Así mismo, incluso y entre otras cosas también conviene verificar que no haya tomacorrientes ubicados cerca de la cabecera de la cama, así como tampoco portátiles muy a la mano de quienes descansan.

También se debe tener en cuenta que, sea cual sea la causa que esté afectando el proceso de aprendizaje de niños y jóvenes, son los padres y maestros los que deben darles ejemplo y formación, entre otras cosas con respecto al manejo del tiempo, la atención, la disciplina. Prioritariamente no se debe tratar de prohibir sino de educar.


EXPERTOS ACONSEJAN RETIRAR LÁMPARAS Y RADIODESPERTADORES DE LAS MESILLAS DE NOCHE

El principal problema de los aparatos eléctricos, es que generan campos electromagnéticos que a veces pueden llegar a tener cierta entidad, especialmente los transformadores de electricidad y las señales telefónicas, y lo que puede causar desde cansancio inexplicable, hasta disfunciones en el sistema inmunológico.

Los órganos vitales funcionan mediante impulsos eléctricos, y por tanto, el estar sobreexpuesto a radiaciones naturales y artificiales por lógica interfiere con los ritmos biológicos, y ello puede tener consecuencias para la salud.

Por ejemplo, una lámpara en la mesilla de noche, aunque se encuentre apagada, puede provocar que el cuerpo humano emita señales de hasta 30 voltios mientras duerme, cuando lo normal no sería llegar ni a un voltio.

Cada día se observan más casos de cáncer y leucemia de origen desconocido, y por ello es conveniente empezar a plantearse seriamente qué rol juegan las radiaciones en la salud, y definir convenientemente soluciones y recomendaciones a nivel social.

En esta línea, estudios como el Informe Karolinska, afirman que los niños que viven en casas expuestas a dosis de radiaciones electromagnéticas superiores a 300 nanoteslas, tienen cuatro veces más riesgo de contraer leucemia, y si se exponen a radiaciones de 200 nanoteslas el riesgo es tres veces superior a lo normal.

Para hacerse una idea, un transformador de cualquier electrodoméstico genera unos 2.000 nanoteslas a menos de medio metro de distancia.

Por cierto que de las radiaciones naturales es difícil escapar, porque lo que ocurre en el subsuelo tiene efectos en la superficie y en los campos magnéticos que nos rodean, y por tanto influyen en el funcionamiento electromagnético del propio ser humano.

En los cientos de viviendas analizadas, en aproximadamente la mitad de los casos se han encontrado radiaciones naturales excesivas en los dormitorios y particularmente en el lugar donde se sitúa la cama, que es donde más horas al día permanece una persona, y por tanto, donde naturalmente se está más expuesto.

Es del caso señalar que tal vez hasta el ochenta por ciento de las viviendas están construidas sobre una perturbación geofísica, y esto es algo que debería controlarse y evitarse.

A este respecto, la legislación es dispar en función de los países. Los más avanzados como por ejemplo Francia, están eliminando las redes wifi en bibliotecas, colegios, y lugares públicos, pero en España la legislación data del año 2001, y establece unos límites máximos que son 4.000 veces superiores a los recomendados por los últimos estudios.

La tecnología avanza a pasos agigantados y cada vez las personas están expuestas a más fuentes de radiación, pero las leyes no se están adaptando a esta realidad. Por eso es urgente que los poderes públicos tomen conciencia de esta situación, y con prontitud modifiquen la legislación para que la salud de los ciudadanos quede mejor garantizada.

El objetivo a alcanzar debería ser de que ninguna persona enfermara por estos aparatos tecnológicos y por culpa del desconocimiento. A estos efectos, se deberían impulsar programas de investigación, divulgación, concientización, y formación en salud ambiental.


RECOMENDACIÓN ESPECIAL BBC: El Planeta Azul y las Mareas Vivas

Muy interesante reportaje de "National Geographic" sobre las mareas, los mares, y sus ecosistemas.

Para disfrutar de este audiovisual, se debe activar el siguiente enlace.
http://www.dalealplay.com/informaciondecontenido.php?con=199254


VIDEOS SOBRE TÓPICOS RELACIONADOS QUE SE RECOMIENDAN

1 - LUNÁTICO O LA INFLUENCIA DE LA LUNA EN LA VIOLENCIA CITADINA


2 - La Luna y su influjo (A-1)


3 - La Luna y su influjo (B-2)


4 - La Luna y su influjo (C-3)


5 - La Luna y su influjo (D-4)


6 - La Luna y su influjo (E-5)


7 - Mont Saint Michel


8 - El influjo de la Luna



SAPIENCIARIO DE DIGIMUNDO, HIPERTEXTOS EDUCATIVOS, CULTUREMAS PARA EL SIGLO XXI

Nota: Para visualizar el presente artículo en la pantalla con una mejor calidad y a mayor velocidad, se sugiere utilizar el navegador Google Chrome. Y si hay problemas de virus informáticos en el computador, se sugiere instalar y utilizar Avast! Antivirus.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada