lunes, 30 de agosto de 2010

La actividad de los volcanes, sus consecuencias, y sus peligros: Materias explosivas y volcánicas






INTRODUCCIÓN

En la presente entrega, y continuando con nuestra presentación y nuestros comentarios sobre los volcanes y sobre sus fenómenos asociados y vinculados, enfocaremos particularmente nuestra atención sobre los materiales emitidos por las erupciones volcánicas.

En artículos antes publicados en esta misma bitácora digital, por cierto ya hemos abordado esta temática de los volcanes y de la actividad volcánica, aunque desarrollando otros diferentes puntos de vista.

Para el lector interesado, indicamos a continuación las referencias a esos otros artículos sobre los volcanes y sobre las manifestaciones volcánicas, con sus respectivos enlaces.

Título - La gran violencia de la naturaleza: El vulcanismo y los volcanes
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/03/el-vulcanismo-y-los-volcanes.html
Fecha de publicación: Lunes 15 marzo 2010

Título - Peligros latentes en nuestro planeta: El "supervolcán" de Yellowstone a punto de colapsar
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/06/peligros-latentes-en-nuestro-planeta-el.html
Fecha de publicación: Jueves 3 junio 2010

Título - Cuaderno de noticias: Así sucumbió y se conservó Pompeya, y ahora podemos completar nuestra visión de la historia con una ciudad detenida en el tiempo
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/06/cuaderno-de-noticias-asi-sucumbio-y-se.html
Fecha de publicación: Miércoles 23 junio 2010

Título - El Monte Vesubio en la mira de los científicos, situación peligrosa, volcán que en cualquier momento puede despertar y estallar
Enlace: http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2010/07/vesubio-bomba-volcan.html
Fecha de publicación: Jueves 15 julio 2010

Por cierto, bien podríamos reunir todos los escritos recién señalados en un único y completo artículo, y si no procedemos de esta forma, ni en este caso ni en otros, es porque nos esforzamos particularmente en presentar a los lectores unidades didácticas más cortas, más fáciles de leer y de entender, más abordables en un tiempo limitado compatible con la usual vorágine de nuestros tiempos modernos.

Nuestra vocación es la docencia y la difusión científico-cultural, y el material de apoyo que recogemos en nuestros artículos, tiene la pretensión de servir tanto a estudiantes regulares de enseñanza secundaria y de otros niveles educativos, así como también a personas hispanohablantes inquietas e interesadas en mejorar su cultura general con temáticas vinculadas a la astronomía, a la geografía y la geopolítica, a la geología, a la historia, a la biología y al fenómeno de la vida, a la antropología, a las manifestaciones artístico-culturales de las civilizaciones antiguas, en fin, a las cuestiones científico-culturales en las que personalmente nos hemos interesado desde siempre.

Nuestro personal nivel de competencia por cierto no se orienta a la investigación en las áreas recién citadas, y tampoco nunca pretendimos llegar a un nivel de súper especialización en esos tópicos. Nuestra vocación profesional ciertamente se encuentra en la enseñanza formal y no formal, así como en la extensión cultural (comunicación y difusión cultural) abordada a través de escritos textuales y a través de documentos multimedia, y concretada también a través de actos académicos, y programas culturales de radio y de televisión.

Y ya sin más preámbulos, pasamos a la siguiente sección para desarrollar el tema central del presente artículo, el cual esperamos sea del interés de los visitantes.


EL MAGMA Y LOS VAPORES VOLCÁNICOS

Los materiales gaseosos, anuncian y acompañan mientras dura, toda erupción volcánica.

Se trata de gases procedentes del magma. Su fuerza expansiva es la que impulsa a esta materia al exterior, da movilidad a la lava, e incluso es capaz de transportar trozos de materiales sólidos. Observar en la imagen (abajo) una lengua de lava del volcán Kilauea (o Kilawea), en Hawái.


Por cierto, el vapor de agua es el principal gas emitido por los volcanes, constituyendo del 60 al 90% del total de la materia gaseosa expulsada por los mismos. Obviamente, estos materiales ocasionan nubes y copiosas lluvias en las proximidades del lugar de una erupción.

Pero mezclado con el vapor de agua también se expulsan otros gases, como el gas carbónico, el nitrógeno, los gases sulfurosos, y sobre todo hidrógeno y gas metano. Justamente, estos últimos, que son muy inflamables, forman las llamaradas de vivos resplandores, que casi invariablemente acompañan las explosiones volcánicas. En la imagen (abajo) observar las emanaciones gaseosas del volcán hawaiano Kilauea antes citado, las que en gran proporción contienen dióxido de azufre.


Entre las sustancias fundidas, la lava es el material más típico y abundante. Esta sustancia llega al exterior a muy altas temperaturas, por cierto fundida, y con posterioridad se va enfriando y solidificando más o menos lentamente, según fueren su composición, su temperatura, la cantidad de gases que contiene, y las condiciones climáticas imperantes.

Se conocen diferentes tipos de lavas, dependiendo de su composición. Las lavas ácidas, con mucha sílice, son las más livianas. Pierden los gases con violencia explosiva y se solidifican rápidamente, formando gruesas lenguas de aspecto rugoso.

Las lavas básicas, con poca sílice, son más pesadas y viscosas. Los gases se desprenden de ellas sin dificultad, y se solidifican lentamente, por lo cual cubren grandes extensiones formando mantos. El basalto es el tipo más conocido de lavas básicas.

Los materiales sólidos expulsados por los volcanes, son arrastrados al exterior por los gases. Estos componentes pueden ser trozos de lava solidificada de anteriores erupciones, trozos de roca donde se asienta el volcán, y fragmentos de magma rápidamente solidificados mientras el material se proyecta a la atmósfera. Observar en la foto (abajo) una de las erupciones del volcán Stromboli (año 1980), situado en el Mar Tirreno, en Italia.


Entre los recién citados materiales sólidos de origen volcánico, los geólogos distinguen, entre otros, a las bombas volcánicas, que son cuerpos redondeados o en forma de huso (fusiformes). El tamaño de estas piezas varía entre un puño humano y varios metros cúbicos. Al solidificarse y enfriarse, las bombas volcánicas pueden producir en su superficie, resquebrajaduras parecidas a la corteza de pan.

Entre los materiales sólidos volcánicos también corresponde citar a los lapilos, que son trozos pequeños pero muy pesados. Justamente, en esto los lapilos o lapillus se diferencian de los trozos de piedra pómez, que son similares en tamaño, pero que son siempre livianos, muy livianos, y de apariencia porosa. Los lapilos o lapilli o lapillis tienen origen en la fragmentación de la lava que recubre las burbujas de gas que ascienden hacia la superficie, y que explotan por la diferencia entre la presión interna con la del entorno. Precisamente, a los distintos fragmentos piroclásticos se les denomina, según su tamaño, bombas volcánicas, lapillus, y cenizas. En las fotos (abajo) observar fragmentos de lapilli así como un depósito de estos elementos con origen en el volcán Chinyero, en Tenerife, isla del océano Atlántico, perteneciente a la Comunidad Autónoma de Canarias (España).




Finalmente y como ya se ha adelantado, también deben destacarse las arenas y las cenizas de origen volcánico, que son pequeñísimos trozos producidos por la pulverización de la lava, y capaces de alcanzar grandes alturas y distancias.

Para dar una idea de la altura y de la distancia que pueden alcanzar las cenizas volcánicas, basta con mencionar que en oportunidad de la gran erupción del volcán Krakatoa en Indonesia a fines del siglo XIX, las cenizas superaron los 20.000 metros de altura; observar en el mapa (abajo) la actual localización de esas islas de Indonesia, donde se marca la zona de tierra que literalmente estalló en pedazos el 27 agosto 1883.





Por decir algo referente a Uruguay, país que no tiene volcanes, podríamos mencionar que en 1932 llegaron a ese país abundantes cenizas con procedencia en volcanes en erupción ubicados en Chile. Las personas de aquella época por cierto bien percibieron la especial magnitud de este fenómeno, pues los materiales arrastrados por los vientos cubrieron campos y ciudades. Como hecho anecdótico, cabe mencionar que esas cenizas eran recogidas por la población, para ser usadas como pulidor en los hogares.

A principios de la década de los años 50, durante el pasado siglo XX, algunos memoriosos uruguayos seguramente recuerdan también la llegada de una nueva oleada de cenizas a nuestra querida República Oriental del Uruguay, lo que por cierto dio lugar a numerosos comentarios en el ámbito local.

Y en el presente año 2010, y si verdaderamente se cumplieran los vaticinios de algunos especialistas (lo que dependerá entre otras cosas de la dirección de los vientos, entre otros diversos factores atmosféricos), bien se podría eventualmente producir una tercera ola de cenizas a suelo uruguayo, procedente también de volcanes en actividad de la cadena andina, asunto por todos conocido pues ha sido objeto de numerosos partes de prensa.

Las cenizas, mezcladas con agua y endurecidas, constituyen la conocida "toba", material que permitió la conservación de objetos y edificaciones en las sepultadas ciudades de Pompeya, Herculano, y Stabbia, durante la grandiosa erupción vesubiana del año 79 DC. Las citadas eran muy célebres ciudades de veraneo en épocas romanas, ubicadas al pie del Vesubio, y que en el citado año, fueron cubiertas por una espesa capa de cenizas, producto de la terrible erupción del volcán descripta con gran precisión por Plinio el Joven, escritor y erudito de la época.

Durante bastante más de mil años, las citadas ciudades permanecieron en el olvido, hasta que en el transcurso del siglo XVIII y durante el gobierno de los Borbones en el Reino de Nápoles, se logró ubicar una entrada, que fue el primer indicio para la posterior identificación de las mismas.

Hoy, luego de costosas excavaciones, se ha logrado desenterrarlas, y se puede pasear por sus calles pavimentadas con losas de piedra, y admirar sus magníficas construcciones, sus villas con suntuosos palacios, con las paredes decoradas con pinturas al fresco.

Todo este conjunto de valiosos testimonios de la vida de la época imperial romana, se ha conservado en forma singular y excepcional, por lo que por cierto es objeto de interés tanto para estudiosos como para curiosos.

Invitamos particularmente a los cibernautas a consultar nuestro artículo titulado "Así sucumbió y se conservó Pompeya, y ahora podemos completar nuestra visión de la historia con una ciudad detenida en el tiempo", publicado en este mismo espacio web con fecha 23 junio 2010.


Nota: El presente artículo tomó como base otro de similar tenor también escrito por el mismo autor, y que oportunamente fuera publicado en PortalMundos / MundoMisterio, bajo el título "Materias explosivas y volcánicas". En la presente nueva versión obviamente se amplió y se mejoró el contenido, además de agregar numerosas imágenes y varios vídeos relacionados con la temática. Quienes deseen acceder al documento original, podrán hacerlo activando el enlace cuya dirección electrónica se indica seguidamente: http://mundomisterio.portalmundos.com/materias-explosivas-y-volcanicas/


VIDEOS RECOMENDADOS SOBRE TÓPICOS RELACIONADOS

1 - Erupción volcánica el 1 junio 2010 en el Cráter Halemaumau de la caldera Kilauea, en Hawaii

Los volcanes de Hawaii son resultado de una columna de calor que asciende desde el manto terrestre, y a medida que la placa del Pacífico se desplaza hacia el noroeste, se van formando nuevas islas volcánicas. Kilauea es una de las formaciones más jóvenes de esa zona, y protagonista del espectacular evento que se muestra en el vídeo. Las imágenes se tomaron con una cámara termal el 1 junio 2010. Desde la superficie y por fuera del propio cráter, es imposible distinguir este fenómeno, debido a la gran cantidad de polvo y gas presente en el vacío del hoyo. Las imágenes están aceleradas cuatro veces, y el espectáculo es realmente hermoso y a la vez aterrador y sobrecogedor.

2 - Erupción en el volcán Kilauea, por cierto impresionante y de gran dramatismo

Kilauea es la más joven y sureña de las calderas volcánicas en la isla más grande de Hawaii. En este lugar las erupciones se han sucedido continuadamente desde el 3 enero 1983. Se estima que la primera erupción en este emplazamiento ocurrió hace ya bastante tiempo, entre 300.000 y 600.000 años atrás.

3 - Actividad del volcán Kilauea del 15 julio 2008; continuadamente desde allí se expulsan grandes tonelajes de lava




CULTUREMAS PARA EL SIGLO XXI, HIPERTEXTOS EDUCATIVOS, SAPIENCIARIO DE DIGIMUNDO

Nota: Para visualizar el presente artículo en la pantalla con una bastante mejor calidad y a mayor velocidad, se sugiere utilizar el navegador Google Chrome. Y si hay problemas de virus informáticos en el computador, se sugiere instalar y utilizar Avast! Antivirus.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada