domingo, 8 de agosto de 2010

Joseph Eugene Stiglitz, alguien a quien se debe tener en cuenta: Analista heterodoxo, y Premio Nobel de Economía año 2001


Al rescate de la sociedad que va por mal camino: Es necesario crear un nuevo sistema socio-productivo-financiero lo suficientemente complejo, firme, y estable, como para que no pueda ser derribado o eludido con facilidad.


RESEÑA

Joseph Eugene Stiglitz, Premio Nobel de Economía del año 2001, es uno de los economistas más respetados y más escuchados de la época actual…

No está demás por tanto repasar en forma breve las principales ideas de este gran "erudito de los números", pues en mayor o menor medida el pensamiento de este especialista puede arrojar luz sobre la mejor manera de manejarse en la actual crisis económica-financiera, que preocupa y agobia al mundo hacia el fin del primer decenio del nuevo siglo y del nuevo milenio…

PENSAMIENTO ECONÓMICO-SOCIAL DE JOSEPH E STIGLITZ

En líneas generales este especialista estadounidense es partidario en economía de aplicar modelos simples y concretos, dirigidos a dar solución directa a cuestiones relevantes y de trascendencia…

Joseph E Stiglitz es un crítico del proceso de globalización del comercio y de las finanzas tal y como es actualmente implementado… Siendo con toda evidencia un economista neokeynesiano, obviamente también ha desarrollado y defendido una visión crítica de la economía de libre mercado… Joseph Stiglitz llama fundamentalistas del libre mercado a quienes defienden a ultranza la atomización de las decisiones empresariales así como el libre juego de la oferta y de la demanda, con la menor injerencia posible del Estado en la marcha de la economía…

Es bien conocido que Joseph E Stiglitz también critica a las instituciones internacionales de crédito, especialmente al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial (BM), pues afirma que son organismos pesados y muy burocráticos, generalmente mucho más atentos a los temas presupuestarios, a los asuntos diplomáticos, y a los intereses de los países que en mayor proporción financian a esas instituciones, que a ayudar en forma relevante a los países más pobres, y que a cumplir dentro de ciertos límites con otros objetivos para los que expresamente esas instituciones fueron creadas…

En el concepto de este competente y brillante economista estadounidense, en el seno de la economía liberal actual los mercados presentan fallas e imperfecciones aún cuando sean fuertemente competitivos, debido a que la información económica es imperfecta, y debido a que la información económica circula en una forma bien asimétrica… Y en este contexto, casi siempre existen esquemas de intervención gubernamental que pueden mejorar las reglas de juego, haciendo que ellas sean más equitativas y justas para una gran mayoría…

Por cierto la intervención del Estado en la economía no debe ser exagerada, no debe ser asfixiante, pues incuestionablemente también conviene dejar grandes espacios de libertad a los emprendimientos privados y a los agentes económicos… Lo que especialmente debe promoverse son los esquemas de intervención de segundo nivel, son los esquemas de intervención de alto nivel, para así beneficiar de una forma o de otra a grandes sectores de población, a gran cantidad de agentes económicos… De todas formas, debe quedar claro que los espacios y que las formas en los que conviene que los Gobiernos hagan sentir su impronta, deben ser notoriamente mayores que los que generalmente se reconocen como óptimos o como aceptables desde las Escuelas Económicas tradicionales…

El importante debate planteado de hecho por el pensamiento de Joseph Stiglitz, es el de encontrar un balance correcto entre el accionar privado y la intervención y orientación estatal…

Los mercados básicamente librados a su propio funcionamiento, no solamente no permiten alcanzar justicia social, sino que en muchos casos ni siquiera logran optimizar sus propios resultados productivos…

Las fallas y los desvíos en el funcionamiento de los mercados, y también las incongruencias y desajustes en el propio funcionamiento del mercado de trabajo, no son excepciones sino que son la regla general, y por lo tanto los Gobiernos deben legislar y deben intervenir en la economía de diversas formas y con diversas estrategias, para así incidir sobre la situación social, para así aplicar mecanismos y objetivos socializantes que mejoren la situación promedio de las familias, y que paralelamente también aumenten los propios resultados productivos de empresas y de organizaciones, sin que por ello se afecte negativamente el interés general y el medio ambiente…

Muchos analistas observan al Estado como un socio pesado para las empresas, que absorbe parte de las ganancias y que infla los costes debido a su propia ineficiencia… Sin embargo, no siempre se evalúa al sector financiero como un socio pesado o socio parásito o socio ineficiente, a pesar de que con notoriedad el mismo retiene para sí enormes nutrientes societarios… La reforma financiera es algo que la sociedad tiene en el debe, y pareciera que en el ámbito político no hay ni voluntad ni ideas para acometer esta tarea…

Hasta aquí un resumen de algunas ideas propuestas por Joseph Eugene Stiglitz… ¿Qué opina de ellas estimado lector?…

Analice con cuidado todas las sugerencias y las recomendaciones antes enunciadas… ¿No le parece estimado lector, que en definitiva las anteriores argumentaciones se ajustan y se combinan muy bien con el proyecto social de Agustí Chalaux de Surirà?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada