lunes, 3 de mayo de 2010

¿De qué forma podemos fortalecer la confianza en nosotros mismos, de qué forma podemos afianzarnos aún más y más?: Conócete a ti mismo

EL PODER DE LAS PALABRAS, DE LAS CREENCIAS, DE LAS ACTITUDES

El cerebro, o sea el lugar donde está ubicada nuestra capacidad de percibir la realidad, tiene entremezclado lo que recibimos del exterior, y lo que elaboramos por nuestra cuenta.

En condiciones de salud normal, podemos discernir en esa mezcla de ideas, sensaciones, percepciones, supuestos, y tenemos bien claro qué nos vino de afuera y qué produjimos interiormente.

Esas «condiciones de salud normal» pueden verse afectadas cuando estamos preocupados, angustiados, desesperados, conmovidos.


Cuando algo de esto sucede, es posible que usemos las palabras con tres diferentes intenciones:

1) Suplicante (plegaria);

2) Mágica (ensalmo);

3) Psicológica (sugestión).

Las carencias de salud, trabajo, y/o amor, constituyen situaciones en las cuales es lógico sentirnos preocupados, molestos, incómodos.

Muchas personas creen disponer permanentemente de favores especiales de las fuerzas naturales o de alguna deidad (divinidad, fetichismo, tótem).

Otras comienzan a creer en esos poderes mágicos solamente cuando las circunstancias graves y duraderas en el tiempo, debilitan sensiblemente su racionalidad.

Las palabras usadas con intención suplicante, son usadas para dialogar humildemente con esas figuras imaginarias. A veces el pedido de ayuda incluye alguna promesa que consistirá en dedicarle a esa deidad algún sacrificio personal o alguna ofrenda o al menos una señal de reverencia o de reconocimiento.

Las palabras usadas con intención mágica, son usadas por terceras personas (brujo, chamán, curandero, sacerdote), porque supuestamente pueden obligar o inducir a la naturaleza (o a la deidad) a que resuelva el problema del consultante.

Las palabras usadas con intención psicológica, son las que comunmente recibimos de nuestros seres queridos bien intencionados, para alentarnos, infundirnos ánimo, o para reforzar nuestra esperanza.


Aunque ninguna de estas prácticas lingüísticas modifique el curso natural de los acontecimientos, es cierto que nuestro cerebro (debilitado por la adversidad o aún en estados relativamente usuales y frecuentes) reacciona con una valiosísima sensación de alivio y de tranquilidad.

Claro que ese alivio no es más que el bloqueo artificial de los síntomas penosos. La situación, problema, o circunstancia difícil, no desaparecen.

De todas formas, al reponerse nuestro equilibrio y nuestra confianza en nosotros mismos, muchas veces logramos un mejor desempeño. Y ello ya es un logro bueno, un beneficio importante e interesante.

IMAGEN PARA LA REFLEXIÓN: SAN CAYETANO, CONSIDERADO POR MUCHOS PROTECTOR DEL TRABAJO


LA LOGOSOFÍA

La logosofía es una doctrina ético filosófica que brinda herramientas metodológicas de orden conceptual y experimental, para realizar lo que define como la evolución consciente del ser humano. Y entre muchas otras cosas, esta original concepción y enfoque de vida ayuda a mejor utilizar las potencialidades presentes en las estrategias suplicante, mágica, psicológica, a las que se hacía referencia en la sección inicial del presente artículo.


Carlos Bernardo González Pecotche (Buenos Aires, 11 agosto 1901 – ibídem, 4 abril 1963), también conocido por el seudónimo literario de Raumsol, fue un educador y humanista argentino reconocido como fundador de la logosofía, y que recibió gran número de homenajes y reconocimientos por esta labor.

Infórmate sobre la logosofía, y abre así un nuevo camino de comprensión sobre el mundo, sobre la vida, sobre ti mismo.


Lectura recomendada



Otros documentos a tener en cuenta

1. El aforismo "Conócete a ti mismo"
http://es.wikipedia.org/wiki/Con%C3%B3cete_a_ti_mismo

2. El "Templo de Apolo" en Delfos
http://es.wikipedia.org/wiki/Templo_de_Apolo_(Delfos)

3. Sócrates
http://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%B3crates

4. Filosofía griega clásica
http://es.wikipedia.org/wiki/Filosof%C3%ADa_griega

5. Psicología
http://es.wikipedia.org/wiki/Psicolog%C3%ADa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada