viernes, 5 de marzo de 2010

Ciencias místicas y mistéricas: Los colores de la vida

IDEAS PRIMERAS

Comentaremos lo difícil que es hablar de colores, cuando hay tantas personas que cultivan temas sumamente variados sobre los mismos.

Pero en esta oportunidad trataremos de presentar algo distinto, y en especial nos referiremos a “la mente”, que es la oficina dirigente de todo nuestro cuerpo y de sus consecuencias.

Y siempre relacionando los colores decimos: Son tan importantes los mismos que abarcan todo el contexto universal, desde “su comienzo explosivo”, y continuando con la formación de estrellas, vía láctea, gran nebulosa, sol, tierra, luna y demás planetas. Nuestro sistema solar adentro de la galaxia (vía láctea) y en colores con sus energías místicas y su sangre cósmica circulando por el “Todo”…


DESEOS

El deseo es un sentimiento (único, confuso, y con variantes razonadas o no) que se pueden dirigir a otros seres como así mismo para bien o para mal.

Los deseos pueden estar conectados a una necesidad desmedida y constituyen de por sí el deseo mismo; por supuesto que los deseos pueden presentar “instintos o pasiones”, que se pueden basar en la cultura, o también en simples impulsos del hombre por estar condicionados a las necesidades del ser, pudiendo olvidar los conceptos tanto “morales como éticos”; con simple desear se puede asegurar que estos estados emotivos o razonados, influyen cada uno en un color definido, de la misma forma que un “arco iris”, no obstante como hablamos de un principio definido, sólo nos referiremos a los colores (elementales más el verde), que son los de más influencia (las pautas aclaratorias las daremos a continuación).


Los deseos claros y positivos como bien definidos son acompañados de tonos firmes y seguros, pero los deseos no muy puros hacen decaer la firmeza de las tonalidades.

Ejemplos: Los deseos de pureza y evolución como espirituales tienden a ser "azul pálido con tonalidades rojas pálidas suaves", y también los deseos de amor puro mantienen un "rojo pálido y suave", y los deseos de maldad presentan un "rojo fuerte con manchas oscuras", pero los fingidos o presuntos deseos espirituales o de bondad son "azules con manchas muy oscuras y con formas de nubes que se desplazan adoptando por momento figuras feas e hirientes".


Los deseos de saber o aprender “tienen formas de rayos amarillos y un poco de verde, rojo, azul, que se dispersan”, y las personas de mucha maldad “rojo sangre negra y fea”.

Los deseo de salud tienen “un hermoso color amarillo”, y el ser humano perfecto posee en el mismo “rojo puro, azul puro, amarillo, y verde naturaleza”.

PENSAMIENTOS

Los pensamientos tienen mucho en común con los deseos, pero funcionan con una elaboración más compleja y una gama de colores y formas sin medida ni fin…

El pensamiento es un producto un tanto social, en el que se distingue la influencia del medio ambiente y sus necesidades; y con relación a la edad y experiencia del individuo.


En todos los tiempos de la humanidad en tanto especie, los pensamientos han tenido influencia consientes o inconscientes sobre todas las personas, y junto a ellos los colores referentes a los mismos, que es el tema a tratar y la influencia que presentan en la vida social.


Podemos comenzar expresando en “términos generales” cómo funcionan los colores de los pensamientos, y de qué forma.

Ejemplos: El color “rojo da violencia”, es de cuidar y tiene doble filo, “pero el color rojo muy pálido y suave como rosa”, da un estado de amor positivo y espiritual. El color “azul es devoción emocional”, pero si es muy pálido como un celeste, aumenta el “sentido del espíritu divino”.


Al escribir sobre el color “amarillo” nos referimos a las posibilidades de curación del físico y de la mente humana.

También debe decirse algo sobre el color “verde”, que es el de los “Dioses”, color que da alegría y deseos de vivir, y que por sí mismo “cura”, y posee la cualidad de todos los colores y más…

Los colores de los pensamientos se convierte en un tema más difícil y complicado, pues en los mismos se entre mezclan todos los tonos existentes, se manchan y entre cruzan entre sí, al igual que los mismos pensamientos nos dominan, que en nuestro mundo místico continúan, y nos hace actuar en oportunidades mezquinamente y otras como truhanes, y de igual manera en nuestros mundos internos nos pueden llenar de “egos o un mal yo”.

Un pensamiento de afecto “se presenta con un rojo tipo rosado con azul, como nube”.

“Amarillo con rojo rosado y azul celeste” trae mucha paz y deseos de auxiliar.

El pensamiento de amor intenso se presenta en “amarillo, rojo rosa y azul celeste”.

Y la persona con instintos egoístas e inferiores presenta “colores tristes y muy apagados”.

Los pensamientos de bondad amor y sacrificio presentan un color “azul suave y en forma de flores bellas que se desplazan”.

Y los pensamientos religiosos bondadosos se presentan de color “azul y con brillo del mismo”, desplazándose al espacio superior.

Y por su parte el intelecto definido y positivo forma círculos “amarillos con franjas pequeñas rojas”.


También tengamos en cuenta que los pensamientos de “ira, cólera y maldad, son rojo fuerte”.

Y sobre un deseo “maravilloso” y con el detalle de la influencia del universo, se puede decir que lo bueno vale el despliegue de colores de este pensamiento, que se forma por una “campana de cristal no visible para muchos y visible para pocos”, y junto a ella el “color amarillo rojo pálido o rosado, junto a un azul también pálido, coronado con un verde muy suave”.

Mucho más se puede decir sobre los colores o formas de los mismos, pero sería muy larga la charla escrita, y por tal en otra oportunidad la podremos mejorar.


AURA PERSONAL

El aura personal es un tema confuso y muchas veces difícil de explicar.

Comencemos diciendo que en parte lo traemos al nacer, y que siempre nos acompaña, es lo bueno o malo que traemos a la vida, junto a ciertas características de temperamento y modos de actuar, como consecuencia de vidas anteriores, y un mensaje: “Aprender a ser espiritual”…


Nuestra manera de pensar es el reflejo de “egos internos”, que nos hacen actuar de una forma determinada en el correr de la vida, en la escuela del planeta Tierra; y ello lo manifestamos en cada pensamiento, en cada acto ante nuestros semejantes, y en esos momentos es cuando reflejamos nuestras actitudes, y como se supone los colores que reflejamos son los correspondientes a cada uno de estos sucesos.

Todas estas manifestaciones quedan grabadas en los libros del destino, y formando de esta manera la próxima existencia a la “escuela tierra, para aprender a superarnos y elevarnos”…


Los colores que reflejamos en todo momento son de acuerdo a los pensamientos, deseos y actitudes (los colores en estructura son similares al pensamiento, pero algo menos complicados), y los mismos se manifiestan desde su interior hacia el exterior, y nos delatan.

El aura de una persona se manifiesta de la parte interna del ser a la parte externa, lanzándose como rayos de fuerza que pueden agredir a otra persona; podemos decir también que se refleja en el contorno total del cuerpo de la misma. Además le cambia el aspecto total, dando tonos claros que son positivos, o tonos oscuros como de depresión. Se puede comentar también el “rojo de furia, o celeste o rosa de estado positivo”…

Deseamos dejar muy bien aclarado que todos los temas tratados fueron en forma muy superficial, pues cada uno de los mismos merecen en sí una página entera, por lo complicados que son así como difíciles de entender, y esto comprende el tema áurico humano, que también se extiende, no sólo a los animales e insectos, sino también a todo lo existente en el gran cosmos.

No uses a nadie ni permitas ser usado: “Sé justo”.


IMÁGENES DE CIERRE: LO DIABÓLICO y LA OTRA CARA



Para comunicarse con el autor, utilizar la siguiente dirección de correo electrónico: leyesuniversales@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada