viernes, 3 de julio de 2015

Galería de monstruos del antiguo mar, primer ejemplar : el Thalassomedón

Más temibles que cualquier criatura que el cine pudiera inventar, los monstruos acuáticos rondaban las profundudades en tiempos de los dinosaurios, y ahora lo hacen en nuestra imaginación : el Thalassomedón

Este Plesiosaurio del Cretácico Superior, medía más de doce metros. Era un peligroso reptil, que con paciencia acechaba a sus víctimas. Provisto de un cuello parecido a una grúa, más grueso y más grande que el de una jirafa, podía maniobrarlo a su antojo, en dirección a las confiadas presas.

Al acercarse sigilosamente, el Thalassomedón usaba su cuello de seis metros de largo (la mitad de la longitud de su cuerpo) para así ocultar su tamaño en las oscuras aguas.

Presentaba la forma típica que algunos han asignado al legendario monstruo del lago Ness.

Del grupo de los Plesiosaurios, este animal fue dotado para actuar con astucia y sigilo, en lugar de velocidad.

Cada una de sus cuatro aletas, era del tamaño de un ser humano. Con ellas se deslizaba con elegancia por las aguas del mar que cubría el estado de  Colorado, en los Estados Unidos.

Atacaba los bancos de peces desde atrás y cargaba piedras en el estómago como contrapeso. Y cuando tendía la emboscada a los cardúmenes de peces, acuchillaba y mataba a sus víctimas, sacudiendo la cabeza hacia un lado y otro.

Esta técnica le permitía apuñalar a sus presas; en efecto, cuando las mandíbulas se cierran de golpe, pueden expulsar agua y peces, pero no si la cabeza se mueve de lado, porque los filosos dientes se engranan para asegurar la pesca.


Brunetto les envía un fuerte y afectuoso saludo, a todos los lectores.

Galería de imágenes













Agradecimiento y cierre: Agradezco sinceramente a invaluable colaboración de los ingenieros Juan Carlos ANSELMI ELISSALDE y Aulo Fernando GARCÍA TEXEIRA en el aporte de las valiosas ilustraciones que engalanan este artículo.
Como los consecuente lectores apreciarán, se procura brindar en esta serie, un panorama claro, completo, y entendible, acerca de los fantásticos seres que precedieron a la humanidad en el dominio del planeta.

Esperando que tanto el texto como las ilustraciones hayan resultado de interés y utilidad, y contando con la benevolencia de los amables cibernautas, Brunetto se despide de los mismos, prometiendo continuar con estas apasionantes temáticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario