lunes, 27 de julio de 2015

Eras geológicas, parte 5, Galería de imágenes: cada figura está acompañada al pie de la misma con el correspondiente texto explicativo



Galería de imágenes


Grabado de los albores del siglo XX, en donde el artista presenta en primer plano un Megalosaurio de 13 metros, acechando a un Plesiosaurio de 20 metros (estas dimensiones actualmente se consideran algo exageradas).
Obsérvese la lengua bífida del ejemplar con aletas que aparece en segundo plano.



Modelo externo de amonita gigante, molusco cefalópodo ( Ariétides ). Es un fósil del período Jurásico, de la era Mesozoica o Secundaria.
El animal y su concha son cubiertos por sedimentos (materiales depositados por las aguas o la actividad volcánica).  Mientras éstos se endurecían, el animal y el esqueleto fueron disueltos por el agua circulante. Y así quedó en la roca, la forma del esqueleto externo del animal.


Diente de pez seláceo (Odontaspis cuspidata) incluido en una roca. Fósil de la 
era Cenozoica o Terciaria.


Trilobites, cuyos fósiles han sido hallados en rocas de la era Paleozoica o Primaria. Los trilobites vivieron en grandes cantidades en los mares de nuestro planeta hace unos 500 millones de años. Luego desaparecieron de improviso al finalizar esta era geológica.
Son los crustáceos más antiguos que se conocen. Su longitud variaba entre 5 y 20 centímetros.


Insectos y arácnidos, aprisionados en bloques de ámbar amarillo segregado por los árboles. Este proceso de fosilización es llamado inclusión.
Con este proceso incluso se ha conservado entero algún mamut, dentro de los suelos helados de Siberia. En estos casos, el material que ha hecho las veces de antipútrido estaba constituido por hielo, resinas y turba.


Insecto conservado en ámbar (resina prehistórica).


Fósil de un pez de tiempos pretéritos: Se trata de un pez teleósteo de la era Cenozoica o Terciaria; este fósil se formó por modelamiento


Liodon haumuriensis, reconstrucción artística. Reptil marino carnívoro de la era Secundaria. Su osamenta fosilizada fue descubierta por el gran Holmes, reconocido investigador en varios ámbitos científicos.
Restos encontrados en 1869, Nueva Zelanda, isla sur.
Puntiagudo hocico, filosos dientes, cilíndrico cuerpo de serpiente, provisto de una gran cresta dorsal. Sus miembros se habían transformado en grandes paletas natatorias. Ávido devorador de peces y otros organismos acuáticos.
Contorneaba su cuerpo como una monstruosa anguila gigante.
Se le ha asignado un largo de 35 metros, constituyéndose, de ser acertada esta cifra, en el organismo vertebrado marino más largo conocido hasta el presente.


Helechos fosilizados del período Carbonífero, de 300 millones de años de antigüedad

El período carbonífero duró unos 75 millones de años, y durante el mismo, las inmensas selvas se transformaron en depósitos de hulla y carbón de piedra

Cerdo terrible o jabalí gigante de la era Terciaria, con cabeza de más de un metro (comparación en tamaño con uno de los jabalíes más grandes de la actualidad).


Escena de la Era Secundaria: En primer plano el Diplodocus de 27 metros, y en planos sucesivos, el astado Triceratops de 8 metros, los acuáticos Plesiosaurio, e Ictiosaurio, y el alado Pteranodón con una envergadura de 8 metros.


Toxodón


Miolania


Megaterio


Tigre dientes de sable (Esmilodón)


Escena Jurásica: Estegosaurio de grandes placas dorsales, siendo acechado por
el carnívoro Megalosaurio.




























Dunkleosteus, pez acorazado cuyo nombre significa huesos de Dunkle, y que abundaba a fines del Devónico en los mares que cubrían Norteamérica, Polonia, Bélgica y Marruecos; tenia la cola desnuda y la cabeza acorazada; además, sus filosos dientes, como bordes de vidrios rotos, le permitían cazar a tiburones, peces óseos, y otros organismos acuáticos (tamaño 9 metros, y peso estimado 2 toneladas)








Escena del período Jurásico: Un Alosauro, carnívoro de 8 toneladas de peso máximo, divisa a un Braquiosaurio, herbívoro gigantesco de unas 70 toneladas de peso; volando se encuentra un reptil alado, el Ranforinco, provisto de una larga cola terminada en una membrana en forma de rombo, que le servía de timón

La aparición del temible Tiranosauro Rex, a fines del período Cretáceo, provocó un verdadero pánico entre la gran familia de los dinosaurios


El período Devónico fue la era de los peces, contándose entre los primeros ejemplares los escualos (tiburones), el Dinichthys (inmenso pez acorazado de 9 metros de largo), y el Acantodio

El Dinichthys era un auténtico monstruo; la parte anterior de su cuerpo estaba protegida por una gruesa coraza que caía 60 cm para cada lado; algunos ejemplares superaban los 9 metros de longitud, y con toda seguridad fue un depredador al cual temían todos los demás habitantes marinos de su época

El Dinichthys fue un placodermo, surgido en el período Silúrico, y que alcanzó su máximo esplendor en el Devónico 


Recientes investigaciones sugieren que tan feroz depredador era también canibal, devorando otros ejemplares jóvenes de su misma especia 

Lucha de monstruos: La enemistas entre dinosaurios de distintas especies, daba lugar a terroríficas luchas, rompíendose así la tranquilidad de las inmensas selvas, con sus terribles aullidos; aquí vemos un Iguanodonte, que trata de defenderse desesperadamente del ataque de un Megalosaurio

CONSTANCIA GENERAL: Se puntaliza que las imágenes anteriores no están cronológicamente ordenadas, pero el texto explicativo permite ubicarlas temporalmente, en los respectivos períodos geológicos

AGRADECIMIENTO Y CIERRE: Dejo expresa constancia de mi sincero agradecimiento a los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira, por su valiosa colaboración al ilustrar los contenidos de esta entrada.

Esperando que este artículo haya resultado de interés y utilidad general, Brunetto se despide de los benévolos y consecuentes lectores hasta un próximo encuentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada