lunes, 11 de octubre de 2010

Ecuador, sucesos del 30 septiembre 2010: Carta abierta de un residente en Quito, que vivió algunos hechos bien de cerca


Los hechos que viví el pasado 30 septiembre 2010 en Quito

Antes de Orar…PERDONA
Antes de Hablar…ESCUCHA
Antes de Escribir…PIENSA
Antes de Criticar…PRUEBA
Antes de Rendirte… PERSEVERA

Ante tanta distorsión y tergiversación de noticias y opiniones diversas, y correos electrónicos que recibo de todas partes del planeta y de quienes en su mayoría nunca han pisado estas tierras, deseo exponer sólo los hechos por mí vividos el día jueves 30 septiembre 2010, sin desmentir a nadie.

Soy italiano residente en Quito, y tengo el derecho como extranjero a expresarme y a votar. Soy residente por más de diez años en este país, ciertamente un Ecuador con libertad de expresión y democrático.

Eran las 8:30 del día indicado, cuando de uno de los Valles de Quito me dirigía a la oficina, compartiendo el automóvil junto a otra persona, sin haber escuchado noticias sobre los sucesos mañaneros, y a pesar que teníamos encendida una emisora de bastante audiencia. No obstante el ambiente no era usual, por la cantidad de trafico encontrado por todas partes. Recuerdo que Tránsito cumplía con la vigilancia del “pico y placa”.

Llegando a una cuadra de la oficina, en la Roca, el paso estaba interrumpido por la Policía, y sin saber qué pasaba, pedimos permiso para ingresar a esa calle para poder estacionarnos en el edificio de nuestras oficinas, acción que se nos permitió.

A veinte metros, en la esquina, se encontraba la Policía Judicial o “PJ”, como todos aquí la llaman, y justo allí se había reunido mucha gente. Me acerqué, y la sorpresa fue enorme al ver a los policías en motocicletas y con actitud prepotente, de a dos en cada una, que salían a recorrer las calles, disparando al aire (parecían balas de salva). Otros, uniformados y de civiles, quemaban llantas, justo en esa esquina donde me encontraba y en otras dos cercanas. Me informaron que estaban en huelga en todo el país, por un par de reivindicaciones de una nueva Ley de Servicio Público. Escuché a un elemento vestido de civil gritar: “Ya que metimos la cabeza, hay que meterla hasta el fondo”. A un joven por gritar “Viva Correa”, los policías lo metieron al edificio de la Policía Judicial.

Por cierto, todo me pareció bastante exagerado, pero cada gremio sabrá qué hace y cuáles son las consecuencias que debe siempre asumir en forma muy consciente, como el gremio al que pertenecía las asumía cuando trabajaba en una institución universitaria.

Eran ya las diez de la mañana, y nos encontrábamos en la oficina, y con certeza, todo lo que hacíamos era escuchar las noticias. Cerca de las once de la mañana, salí a un café cercano y me interesé, por supuesto, en la trasmisión televisiva.

Al mediodía salí en mi automóvil, y fui a un consultorio cercano, donde seguí las noticias por la televisión. Todo lo transmitido y lo que pasaba en mi derredor me parecía caótico. En el consultorio la gente decía que centros comerciales enteros estaban tomados por los policías, y que en la zona de la “Y” estaban disparando y que ya había muertos. Más tarde pude cerciorarme por cadena nacional que no era así, y luego personalmente constaté que en las calles se transitaba libremente, aunque no había vigilancia policial.

Fui a un automercado y a una farmacia para comprar un par de cosas, y luego a una gasolinera.

Y me enteré luego que algunas personas de mi oficina, quienes pidieron permiso hacia mediodía para ir a sus casas y estar junto a sus familias, que transitando en un bus de servicio público, se encontraron con algunos policías que estaban disparando a civiles, por lo que tuvieron que bajarse del bus ya que estaban en medio de ese hecho peligroso. Y me contaron que ya en la calle, observaron entonces cómo la Policía Nacional paró una ambulancia de una clínica particular, y viendo que habían militares heridos les dispararon a quema ropa.

Cerca del Regimiento Quito y el Hospital de la Policía, se veía también a ciertos elementos lanzar al aire (lo normal es al piso) bombas lacrimógenas grandes de las que utilizan los carros antimotines; y a uno de nuestros empleados (1) le pasó una rozando la cabeza, y por ello tuvo que ir inmediatamente a un centro de salud para ser atendido, con el resultado de ocho puntos en el cráneo.

Hubo además asambleístas maltratados de voz y acción, y también civiles atropellados. En otras ciudades, la población y los policías se comportaron a la altura de un pueblo civilizado y educado, como en Cuenca y en tantas otras ciudades y pueblos del país, aunque en algunos lados, los de siempre se aprovecharon de la situación para saquear.

Posteriormente en mi casa y viendo las noticias, primero en cadena, y luego en transmisión abierta, evidencié que el valeroso Presidente quiso hablar con el “gremio” ya que éstos se lo pidieron, porque no quisieron hablar con los Ministros previamente. Y estando en el Regimiento Quito, ya no lo dejaron salir si no “firmaba”, y lo insultaron, y luego fue golpeado, y cojeando con bastón en mano y casi asfixiado por los gases de las bombas que le lanzaban, afortunadamente fue apoyado por algunos guardaespaldas, que lo llevaron casi en brazos al Hospital de la misma Policía, que se encuentra a pocos metros, al frente.

Y se escuchó entonces alguna voz que gritaba: “Maten al Presidente”.

Obviamente esto no es fruto de solamente un reclamo administrativo, como alguna prensa y sectores de la sociedad quieren disfrazarlo.

Desde el citado Hospital, el Presidente pudo hablar bajo emociones cruzadas, y dirigirse finalmente a la población. Naturalmente todos vimos los hechos que acontecieron en el Regimiento Quito.

¡Todo está filmado, y registrado en video y grabación de voz!

La cadena nacional de radio y televisión fue muy apropiada dada la emergencia, como en EEUU, cuando ocurrió el atentado del 11 septiembre 2001.

Seguramente también hubo poca inteligencia informativa militar para asesorar adecuadamente al Presidente y a sus allegados, como también falló la escolta del Jefe del Estado.

Sin querer hacer ningún análisis (seguro que de estos sucesos saldrán al menos uno publicado en formato libro, y con la orientación política del escritor, sea éste periodista, político, o médico, así somos y siempre seremos los seres humanos: “La objetividad puede ser de la naturaleza pero no de la humanidad”), y sólo basado en lo que vi y viví, concluyo que el Presidente sí fue vejado y detenido en contra de su voluntad, y contradiciendo la voluntad del pueblo que lo eligió.

Un sector de la Policía se comportó miserablemente con el Presidente y cobarde con el pueblo, como perfectamente se evidencia en las filmaciones. Otro grupo de la Policía Especial (GOE) se comportó valerosamente, arriesgando sus vidas; e igualmente los militares con valentía cumplieron con su deber.

Los muertos, en este caos en las cercanías al Hospital, fueron víctimas de los fuegos cruzados realizados por el sector de los sublevados de la Policía Nacional en contra de los mismos compañeros, y en contra de los militares y del pueblo. Escuché decir que los militares usaban balas de goma, ya que el Presidente no quería heridos.

En definitiva, cierto sector de la Policía NO cumplió con su deber desde un inicio.

Giancarlo De Agostini Solines
171822267-0

Quito, 6 de octubre del 2010

(1) Transcripción textual de lo vivido por el empleado agredido por la Policía.

««Ante lo sucedido el 30 septiembre, me gustaría señalar la forma cobarde de cómo la policía arremetía de forma violenta ante la ciudadanía, hecho que lo viví al momento ya sea por curiosidad o por cumplir con un deber de ciudadano, al momento de dirigirme al Hospital de la Policía, lugar donde se encontraba el Presidente de la República. Las personas allí acudían como en las típicas marchas que se hacen en las manifestaciones (donde se alienta a continuar a todos los participantes e incluso con insultos al otro sector que atenta contra una voluntad ciudadana), y aclaro que durante los pocos minutos que pude estar en esa manifestación, las personas que acudimos al lugar participábamos de la mejor manera. Luego que los mismos policías aclararan que no iban a lanzar bombas, la gente se congregó para alentar que del lugar no se movían sin el Presidente, eso era lo que gritábamos (una cantidad de gente era la que estaba congregada, y continuaban llegando más personas), pero de forma inesperada, quienes supuestamente estaban encargados del orden, arremetieron de manera violenta lanzando bombas, lo cual condujo a que las personas que nos encontrábamos en el lugar, sintiendo que de la manera más vil éramos atacados, comenzamos a buscar piedras y a lanzarlas contra los uniformados, cosa que desató un enfrentamiento entre los uniformados, o sea los policías, y el pueblo, ya que ellos (los policías) también comenzaron a lanzarnos piedras. Y recuerdo que entre las personas que reclamábamos que le dejen salir al Presidente, algunos decían cómo puede ser posible este hecho, que siendo policías se comporten como unos vándalos, y se olviden de su deber de contribuir al orden!!! Luego del suceso que por casualidad una bomba se impactará en mi cabeza, me retiré del lugar para ser atendido en la casa de salud del seguro, a lo cual constaté que no era el único caso, porque después de mi comenzaron a llegar otros con el mismo incidente, de lo cual tuve evidencias de unos 12 casos más, porque sólo estuve unos 30 minutos en esa casa de salud. Y después me retiré a mi casa, donde seguí la información por la televisión.»»






VÍDEO RECOMENDADO - Manifestación de la Policía en Quito, Ecuador


VÍDEO RECOMENDADO - Manifestaciones en la ciudad de Quito


VÍDEO RECOMENDADO - Policías ecuatorianos toman cuarteles y protagonizan violentas manifestaciones


VÍDEO RECOMENDADO - CRISIS EN ECUADOR: Rafael Correa hospitalizado por heridas en protestas de policías


VÍDEO RECOMENDADO - CRISIS EN ECUADOR: Policías se rebelan contra Rafael Correa


VÍDEO RECOMENDADO - CRISIS EN ECUADOR: Rescate del Presidente de Ecuador Rafael Correa


VÍDEO RECOMENDADO - CRISIS EN ECUADOR: Así fue el momento del rescate del Presidente Rafael Correa de Ecuador


VÍDEO RECOMENDADO - Intento de Golpe de Estado: Momento en el que agreden a Rafael Correa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada