lunes, 25 de octubre de 2010

Ha habido lluvias de carne y sangre, y también de sapos y ranas y peces, así como de hielo negro y de azufre: Variadas son las cosas que caen del cielo, y obviamente variadas son las explicaciones


¡CUIDADO! ¡MUCHO CUIDADO! Mirar a lo alto, esquivar lo que sea, y vea lo que vea, a no asustarse


El pasado 30 julio 2008 se abatió sobre varios poblados de la costa occidental colombiana, una particularmente espesa lluvia rojiza, y no precisamente de pintura ni tampoco de ningún precipitado químico, sino de "sangre". Esto ocurrió entre las 17 horas y las 18:30 horas, llovió sangre, fenómeno comprobado tras un pormenorizado estudio en los principales centros científicos de Bogotá.

Obviamente este suceso confundió y aterrorizó a los pobladores, que creyeron ver en él, un anuncio de un próximo fin del mundo, o el simbólico presagio de cólera divina. La prensa recogió las versiones de varias de las autoridades locales, sacerdotes, y de una doctora en Medicina.

En realidad, el fenómeno tiene explicación natural y racional, así como todo un racimo de curiosos antecedentes.


Existe toda una acumulación de notas sobre acontecimientos inverosímiles, y sin embargo comprobados, aunque insólitos y sumamente difíciles de creer, pero absolutamente ciertos.

Recordemos algunos de ellos.

Lluvia roja, en Blankenbergue, 2 noviembre 1819.
Lluvia de "lodo" en Tasmania, 14 noviembre 1902.
Copos de nieve grandes como platos, caen sobre Nashville, 24 enero 1891.
Lluvias de "ranas" sobre Birmingham, 30 junio 1892.
Un témpano volante cae, haciéndose pedazos, sobre la ciudad de Rouen, el 5 julio 1853.
Seres alados volando a 8.000 metros sobre el cielo de Palermo, 5 julio 1853.

A estos antecedentes se suman los que a continuación se indican.

(1) Lluvias acompañadas de "bolas de fuego" en crónicas del Antiguo Egipto, registradas por los arqueólogos.
(2) Huellas de un "animal fabuloso" en Devonshire, Gran Bretaña, hasta el momento no identificado, probablemente un gigantesco animal prehistórico. Y huellas de "ventosas" en montes cercanos (tal vez calamar gigante o pulpo).
(3) Cataclismos inexplicables.
(4) Ruedas luminosas en el mar.
(5) Nieve negra, lunas azules, soles verdes.
(6) Lluvias de azufre, lluvias de carne.
(7) Chaparrones de sangre.
(8) Lluvia acompañada por nieve negra, con copos de nieve negros como el azabache.
(9) Escoria de fundición cae del cielo en el mar de Escocia, en las postrimerías del siglo XIX.

En diversas oportunidades también se han registrado lluvias de sustancia animal, de material gelatinoso, acompañadas de un fuerte olor a podrido.


¿Admitiremos que en los espacios infinitos flotan vastas regiones viscosas y gelatinosas? ¿Admitiremos otros posibles orígenes de estos fenómenos?

Plenamente confirmadas han sido las lluvias de animales vivos: lluvias de peces, lluvias de sapos, lluvias de ranas, lluvias de tortugas.

¿Acaso vinieron de otra parte? O tal vez se trataba de seres o de animales succionados por huracanes o por trombas, y depositados en una zona del espacio donde se equilibra la gravitación, una especie de cámara frigorífica, donde por tiempo indefinido se pudieron conservar esas sustancias objetos de estos "raptos". En otras palabras, animales elevados de la superficie, y juntados, por así decirlo, en una especie de "mar de los zargazos" celeste.

Los objetos succionados por los huracanes, trombas, o tornados, pueden haber entrado en una zona de suspensión situada a gran altura, en las capas atmosféricas, flotar unos tras otros cierto tiempo, y finalmente caer.

En algunos casos, como el de ranas, sapos, y peces vivos, un remolino los podría haber sacado de su ambiente natural, y arrojado a continuación, por el extremo del embudo, en alguna comarca más o menos cercana. Y en otros casos, los podría haber elevado, incluso a animales de mayor porte, y habiendo entrado en un vórtice o remolino de inusitada violencia, podría haber despedazado a esos seres originando una lluvia de carne, o los podría haber triturado o licuado originando una extraña precipitación no precisamente acuosa sino sanguinolenta.

Así explican algunos autores los fenómenos antes señalados.

La imagen de una lluvia de sangre cayendo desde los cielos, parece algo digno de una película de terror, pero sin embargo la lluvia roja también es un fenómeno meteorológico, que ha sido verificado y registrado desde antiguo, desde los tiempos del Imperio Romano.

Pero pese al horror manifestado por quienes han sufrido la precipitación de gotas de color rojo, estas lluvias no están siempre compuestas de sangre.

En ocasiones, la tonalidad rojiza que a veces toman las gotas de lluvia, se debe al polvo o arena que es levantado por vientos de gran intensidad, y que se eleva hasta mezclarse con las nubes de lluvia, para luego teñir las precipitaciones de rojo.

El fenómeno de la lluvia roja naturalmente es muy llamativo, y a veces de da en Europa, debido al polvo presente en las nubes que provienen de las tormentas de arena del desierto del Sahara.


NOTICIAS RELACIONADAS

Lluvias extrañas
http://eldesvansecreto.blogspot.com/2010/03/este-invierno-ha-sido-el-mas-lluvioso.html

Cosas que caen del cielo: Ranas, monedas, lluvias de colores, y otras cosas extrañas
http://www.genciencia.com/medio-ambiente/cosas-que-caen-del-cielo-ranas-monedas-lluvias-de-colores-y-otras-cosas-extranas

Temporal de ranas y sapos azotó a poblado en China
http://www.lacuarta.com/noticias/vuelta-al-mundo/2010/05/66-73628-9-temporal-de-ranas-y-sapos-azoto-a-poblado-de-china.shtml

Lluvia de ranas sorprende a localidad húngara
http://www.planetaazul.com.mx/www/2010/06/21/lluvia-de-ranas-sorprende-a-localidad-hungara/

Misterios en la Web: Los diez fenómenos meteorológicos más extraños
http://misteriosenlaweb.blogspot.com/2010/01/los-diez-fenomenos-meteorologicos-mas.html

Lluvias de ranas, peces, y arañas: ¿Qué hay detrás de este fenómeno?
http://www.lagranepoca.com/articles/2009/11/11/3815.html









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada