viernes, 11 de marzo de 2011

Un nuevo informe sobre el Cretáceo, y sobre los monstruos marinos de esos tiempos, realidades surrealistas de una época que no volverá


MONSTRUOS MARINOS DEL CRETÁCEO SUPERIOR


LOS MOSASAURIOS O MOSASAUROS

Entre los monstruosos reptiles marinos que vivieron en las postrimerías de la Era Mesozoica, se destacan por cierto los Mosasaurios (ver abajo ilustración artística, donde en primer plano se observa a un Mosasaurio y un Tiburón de la época).


De dimensiones descomunales, pudiendo crecer hasta 17 metros, como presumiblemente lo hicieron los Hainosaurus, ya que incluso algunos ejemplares pudieron haber llegado a los 20 metros de longitud. Solamente los Liopleurodontes (ver imagen abajo) del período Jurásico lograron superarlos en tamaño.


Sin embargo, y a pesar de los titánicos y muy extraordinarios ejemplares recién mencionados, la mayoría de los "Mosasaurios" en realidad medían entre 8 y 10 metros de largo como máximo.

Su cola, larga y aplanada lateralmente, constituía el principal instrumento natatorio. Y las cortas y redondeadas aletas, actuaban como estabilizadores.

El largo hocico, provisto de dientes incluso en el paladar, hace pensar que tragaban enteras a sus víctimas (como es el caso de las serpientes), dado que su dentadura no estaba diseñada para masticar.


Gracias a una articulación especial dispuesta en la mitad de la mandíbula inferior, estos reptiles podían abrir sus espantosas fauces de un modo extraordinario. Y sin duda eran animales vivíparos.

Como contaban con 100 vértebras a lo largo de su columna, se pensó que tal vez se moverían en forma ondulante, como las anguilas, pero este concepto está siendo objeto de controversia, ya que nuevos descubrimientos parecen indicar que se desplazaban como los tiburones y con una gran celeridad.

Corresponde mencionar especialmente a los Clidastesreptiles acuáticos del género mosasáurido, pequeños y primitivos, de unos 3 metros y medio de largo, con un cuerpo esbelto y cabeza estrecha. Eran muy hidrodinámicos, y provistos de una cola delgada, que estaba rematada por una ancha aleta. Y sin duda nadaban rápidamente en busca de sus presas.

Las especies del género Clidastes están consideradas como unos de los más antiguos representantes de la familia, y uno de los rasgos que esto revela es el tamaño (tres metros y medio de longitud como máximo).


LOS PLATECARPUS

Alcanzaban unos cuatro metros, -el tamaño de una orca- y con sus cortantes dientes, devoraban peces y calamares. Provistos de aletas membranosas y cola aplanada, los platecarpus (otro de los lagartos acuáticos pertenecientes a la familia de los mosasaurides) se desplazaban serpenteando por el agua (ver abajo dos recreaciones artísicas de esos ejemplares).



LOS TYLOSAURUS

Este fue otro de los reptiles acuáticos que parecían serpientes marinas.


Los tylosaurus reinaron en todos los mares del período Cretáceo, para desaparecer súbitamente a fines de esa época. Abundaban en la región central de los actuales Estados Unidos, que en aquellos días se hallaba sepultada en el mar, así como en lo que es hoy el Golfo de México.

Era un gran lagarto marino, vinculado con las serpientes y los modernos lagartos monitor.

El tylosaurus fue el depredador dominante de la "Gran Vía Marítima Interior Occidental" o "Vía marítima cretácica", o sea, del órgano superficial de agua que dividía América del Norte, y que se extendía desde el Océano Ártico hasta el Golfo de México.


Estos especímenes figuraban entre los más grandes de todos los mosasaurios del Cretácico, superando largamente los 15 metros de longitud.

Es característico su premaxilar alargado, es decir su hocico, del cual precisamente toma el nombre (tylosaurus significa protuberancia, perilla). El horripilante monstruo pudo haberlo utilizado para golpear y atontar a sus víctimas.

La dieta, muy variada por cierto, de este mosasaurio feroz, incluía peces, incluso grandes tiburonesaves como el Hesperornis, y además reptiles marinos como plesiosaurios y mosasaurios más pequeños.

Algunos prefirieron ambientes costeros (como los fósiles encontrados en la "Formación Eutaw" y la tiza de "Mooreville Chalk" en el Condado de Dallas, en Alabama), mientras que otros prefirieron vivir en aguas más profundas, en otros ambientes más lejanos de la costa -como los encontrados en la tiza de "Niobrara"- en las regiones occidentales de los Estados Unidos de América.

El nombre original fue MACROSAURUS, dado al ejemplar de Kansas (1869) y RHINOSAURUS (lagarto de la nariz), en la feroz controversia entre los profesores Marsh y Cope (o sea, Othniel Charles Marsh y Edward Drinker Cope) en el contexto de la llamada "Guerra de los Huesos".

Finalmente quedó establecida la denominación de TYLOSAURUS, al incluír Marsh el material original de Harvard, así como espécimenes adicionales, más completos, recolectados asimismo en Kansas.

Un espécimen gigante de Tylosaurio, recuperado en 1911 por C. D. Bunker cerca de Wallace, en Kansas, es actualmente uno de los esqueletos más grandes perfectamente conservados.

Otro ejemplar fue encontrado en 1926, en la "Tiza Ahumada de la Colina del Condado de Logan", en Kansas.

Los Tilosaurios (o Tylosaurios) figuran entre los más grandes y feroces carnívoros marinos. Para aquellas épocas, hacia el final del Cretáceo, los Ictiosaurios se habían extinguido (tal vez por su competencia con los Plesiosaurios) y los Tilosaurios tomaron naturalmente su lugar, como principales cazadores acuáticos.

Eran muy fuertes y muy rápidos. Tenían las fosas nasales en el extremo del hocico, y nadaban a gran velocidad, con sus miembros en forma de aletas.

Los mares del Cretácico superior, estaban infectados de estos depredadores acuáticos, provistos de una poderosa aleta dorsal, y musculosa cola.

Son los mayores "lagartos" que hayan existido, estrechamente ligados con los varanos (como el Dragón de Komodo).

Los Tilosaurios tenían largas y poderosas mandíbulas, afiladísimos dientes, potente cola, y sus extremidades con forma de "paletas".

Su cola grande y plana impulsaba su enorme cuerpo, mientras que las aletas actuaban como "estabilizadores".

Sus presas eran "tragadas enteras" (como las serpientes lo hacen actualmente), y dentro del fósil de un tilosaurio, se ubicó algo asombroso: el cuerpo de un tiburón de 6 metros, que se presume fue la última cena del reptil.

Los afilados y cónicos dientes del Tilosauro, le permitían perforar el caparazón de tortugas, y desgarrar a sus víctimas.

Este gigantesco lagarto de épocas pasadas, perfectamente adaptado a la vida acuática, parecía una gran "serpiente de mar".

Sus características anatómicas eran extraordinarias. Orificios nasales ubicados en el extremo de un largo hocico, potentísima cola para el desplazamiento en el agua, "aletas natatorias", y en el dorso, "alta, vistosa, y larga cresta".

Agresivo y feroz, el Tilosaurio o Tylosaurus devoraba peces muy variados, incluso los más feroces, así como casi cualquier criatura que encontraba.

Con sus poderosas mandíbulas, erizadas de dientes, despedazaba las conchas espiraladas de los hermosos ammonites.

Estos irreductibles depredadores, incluso combatían entre sí para disputarse las presas. Los expertos opinan que las hembras eran vivíparas, y muy probablemente depositaban a sus crías en agua dulce, subiendo por el curso de los ríos.

LOS HAINOSAURUS

Este reptil marino era de dimensiones mucho mayores que el famoso Tiranosaurio (el cual alcanzó los 14 metros de largo). En efecto, los Hainosaurus, otro de los lagartos mosasauridos, llegaron a superar los 17 metros de un extremo a otro de su cuerpo (ver abajo cuatro ilustraciones de ese animal-reptil extinto).





Este depredador asesino, debió comer abundantemente para satisfacer su apetito y lograr la energía que requería su enorme cuerpo.

Al igual que los tiburones actuales, este fiero reptil mudaba sus afiladísimos dientes. Además, en su paladar, disponía de una dentadura adicional, que accionaba como trampa para sus presas, pecescalamarespulpos, e incluso los propios tiburones del Período Cretácico.

En próximos artículos, volveremos a tratar estos temas por cierto apasionantes, de las formas vivientes que ya fueron, y que se han ido para siempre.

VÍDEOS RECOMENDADOS

Los Mosasaurios



La guerra de los huesos



VÍDEOS RECOMENDADOS

Título: Mosasaurus (ficción)
Enlace: https://www.youtube.com/watch?v=bK7PZuiyJ7s&feature=related

Título: Monsters





Título: Monstruos Marinos, Periodo Cretácico







Título: Monstruos Marinos, Periodo Jurásico



Título: Monstruos Marinos 1




Título: Monstruos Marinos 2




Título: Monstruos Marinos





Título: Monstruos Marinos, y seres de la mitologia griega


Título: Monstruos y Leyendas


Título: Mitología Nórdica


Título: Era Mesozoica


Título: Eras Geológicas



PANORAMA VIRTUAL DE EXPOSICIÓN DE DINOSAURIOS ESTABLECIDA EN BOGOTÁ Y MEDELLÍN, COLOMBIA, 2011





LOCURAS DEL GIGANTISMO Y DE LA EVOLUCIÓN















DEJE SUS COMENTARIOS


El autor del presente artículo, desde ya agradece los comentarios críticos y las opiniones que aquí puedan dejar los amables lectores.

Hoy día, ya no hay una separación tan tajante entre profesores y alumnos, entre docentes y discentes, entre orientadores y orientados, en fin, entre enseñantes y enseñados, pues siempre todos tenemos algo que aprender, y también algo que enseñar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada