martes, 2 de noviembre de 2010

Proyecto que avanza en forma firme y muy segura, y según conveniente planificación: El "Consenso de Barcelona" en sus etapas de elaboración; Parte XII


Necesitamos con urgencia encontrar las vías prácticas para arribar a consensos: Los movimientos sociales del mundo todo, tienen muchas cosas muy importantes para transmitir, pero las dificultades radican en que no hay un fácil entendimiento, pues cada cual se siente poseedor de la verdad; sin duda falta coordinación, falta concertación.


En buena medida debemos enfrentar el pesimismo de "Michel Eyquem de Montaigne" con su sugestivo lema o mote "¡Yo que sé!" ("Que sais-je?"). Cierto, muy cierto, hay muchas cosas que desconocemos. Cierto, debemos admitir nuestras propias limitaciones personales, pero para mejor construir y proponer, debemos recuperar la sabiduría de nuestros ancestros, pues es inútil hoy día volver a decir peor lo que anteriormente otro ha dicho mejor. Cierto, la humanidad y cada ser humano deben estar situados en el centro de nuestras preocupaciones sociales-humanitarias, pero para hacer propuestas inteligentes y constructivas, debemos tener siempre presente la variabilidad y la inconstancia y la picardía de la mayoría de los seres humanos. Cierto, con absoluta certeza, nuestra memoria es muy pobretona, y nuestra capacidad creativa tiene relámpagos de brillantez que bien pronto se esfuman si no intentamos expresarlos en forma escrita o ilustrada o aunque más no sea en forma esquemática. Cierto, muy cierto, si deseamos construir una estructura social mucho más racional y equitativa y moral, y más justamente equilibrada en la geografía, debemos imponer a la operativa económico-social una normativa tal que ponga a la comunidad mundial al abrigo de los desvíos y de las ambiciones y también de los egoísmos de muchos de nuestros congéneres.



¿Qué sociedad imaginamos y queremos? ¿Qué sociedad deseamos y necesitamos? ¿Qué sociedad planificamos y necesitamos construir? ¿Qué objetivos generales, qué valores, qué paradigmas, en suma, qué orientación debemos y podemos fijarnos?


Ideas y paradigmas para una nueva sociedad: La aldea de los nuevos tiempos, la aldea del Tercer Milenio


Ideas generales

La presente estructura social, el tejido de base que hoy nos rige, ya no cubre las expectativas de una mayoría de la población, aunque por cierto, es muy difícil cambiar hábitos, reglamentaciones, formas de comportamiento, que por años han gobernado nuestras relaciones familiares, sociales, laborales, económicas, y políticas.

Es bastante fácil criticar, pues para ello basta con ser un buen observador, y/o basta con señalar lo que ha perjudicado a gente que conocemos o a nosotros mismos, lo que bien se puede considerar injusticias en el plano de las ideas, etcétera.

Por cierto, es bastante más difícil expresar en detalle de qué forma deberíamos cambiar nuestras instituciones sociales y nuestras normativas, en la seguridad de que ello realmente mejoraría nuestras relaciones de convivencia y de supervivencia.

El “Consenso de Barcelona” pretende ser una respuesta a las inquietudes recién expresadas. Este proyecto se desarrolla con fuerza desde principios del año 2010, y en él participan una serie de redactores y de técnicos, entre los cuales se incluye el autor de estas líneas.

Aprovechando mi especial relación con el citado proyecto, e inspirándome por cierto en recomendaciones formuladas por los organizadores de la anteriormente citada iniciativa, así como por ideas propuestas por otros distinguidos participantes, he ido dando forma y redactando una serie de recomendaciones y de proposiciones, que por el momento no pretende ser un trabajo acabado y coherente de lo que correspondería tener en cuenta y aplicar por parte de Gobiernos y de Organismos Internacionales, para la construcción de un nuevo Orden Económico-social Internacional.

Más bien los textos que hasta el presente he ido acumulando y que enumeraré, son más un insumo para mi propio trabajo que un documento final ya acabado, y como tal es que lo presento a los interesados.

Obviamente, muy bueno sería elaborar un texto final relativamente corto, que fuera un decálogo de recomendaciones o que se acercara a este ideal. Mucho me temo que la actual situación económica y social es demasiado compleja como para que se pueda llegar a tal síntesis, así que el lector sabrá disculpar la extensión que tiene este propio documento, así como otros con similar orientación que le seguirán o que le han precedido.


¿Qué sociedad imaginamos y queremos? ¿Qué sociedad deseamos y necesitamos?: Valores, visiones, objetivos generales


P. El mundo que queremos, el mundo que deseamos

P01. LLUVIA DE IDEAS: Objetivos generales de la sociedad-meta

P01.1 El objetivo fundamental de la humanidad, es encontrar una vía que permita vivir plenamente a cada ser humano del planeta: (1) Vivir de acuerdo con el más alto potencial humano, como seres conscientes, compasivos, solidarios, creativos, pensantes, en harmonía unos con otros, y con la madre naturaleza, y con el cosmos; (2) Vivir con las necesidades materiales básicas satisfechas (alimentación, abrigo, vivienda, justicia, educación, seguridad, esparcimiento, salud y sanidad, participación), para así ser humanos íntegros y dignos, y para así tener condiciones para dar lo mejor de sí cuando la oportunidad sea propicia; (3) Y también tener en cuenta que la satisfacción de las necesidades básicas debería intentar ser resuelta en toda su complejidad e integralidad, y no en forma excesivamente parcializada, si es que se desean obtener los mejores resultados; la población marginada o muy empobrecida con certeza debe ocupar un lugar digno en el territorio, aunque lamentablemente el fenómeno se expresa a través de periferias desestructuradas, centros urbanos degradados en variados aspectos, asentamientos categorizados como irregulares, casas y edificios ocupados ilegal o irregularmente, y familias o pequeños grupos en zonas rurales alejadas de todo y que apenas logran producir para subsistir; y en el otro extremo social se ubica el resto de la población, en situaciones de autoexclusión selectiva; (4) En resumen, la pobreza, la marginalidad, la vida en condiciones indignas, responde a procesos de reconfiguración territorial y de la vida de relación, que agudizan la inequidad y la segregación y la fractura socio-espacial, y la problemática debe ser encarada en toda su complejidad e integralidad.

P01.2 Promover la participación democrática en todos los sectores de vida colectiva, desde niveles locales hasta niveles globales. La participación democrática, o la capacidad (poder) de toma de decisión del sujeto (individuo) humano, no puede estar limitado al estricto campo de la política-ideológica. Toda la realidad social es política, empezando por la economía, y continuando con la operativa social, la justicia, la educación, la ética social, etcétera, etcétera.

P01.3 En lugar de sociedad patriarcal, queremos organización social con equidad de género, y respeto por las minorías. Todos debemos tener oportunidades equivalentes, y a todos los niveles. Todos nos debemos sentir concernidos y comprometidos. Todos nos debemos sentir integrados y sujetos activos. Todos tenemos derecho a proponer y a ser escuchados.

P01.4 El respeto de los derechos humanos fundamentales, y el respeto por la no discriminación en su más amplia concepción y alcance, tendrían que estar garantizados con mayor generalidad y efectividad de lo que ocurre en la actualidad, para conseguir racionalidad y equidad en nuestra estructura social, y también para conseguir mayor prosperidad y para reforzar el bienestar de hombres y mujeres en un amplio espectro geográfico y social. Todos podemos aportar lo que somos y lo que tenemos. Todos en ciertas circunstancias podemos generar grandes ideas y proyectos. Todos tenemos derecho a cubrir necesidades básicas, para vivir dignamente, para acceder a bienes y derechos comunes. Todos tenemos la capacidad personal de poder llegar a ser muy importantes.

P01.5 Hacer accesibles los derechos civiles, políticos, sociales, económicos, y culturales, a todas y a todos, en forma amplia y sin mayores discriminaciones, por cierto es un gran desafío en el que debemos perseverar. Pero este objetivo será difícil, muy difícil de alcanzar, si en este sentido nuestro accionar básicamente se reduce a aspectos declarativos y acciones discrecionales. Las cuestiones operativo-sociales por cierto que también tienen gran importancia, pues si bien es cierto que mucho puede lograrse a través de una mejor y más profunda educación en valores, dejando así las acciones al propio sentir y a la iniciativa de las personas, tampoco podemos caer en la ingenuidad de creer que todo puede basarse en este único pilar, pues ello es una utopía, pues al menos algunos desvíos son inevitables (y ellos pueden llegar a ser destructivos). Pensemos con madurez y racionalidad. Las ciencias básicas y naturales avanzaron gracias a que en ellas se introdujeron las teorías, la medida, la comparación, y el registro descriptivo. Y en las ciencias sociales también podemos introducir y perfeccionar las teorías, la medida, la comparación, la descripción, la acción correctiva. Claro, en la actual estructura social todo es demasiado caótico y desordenado, como para sin más ni más hacer algo inteligente para cambiar este estado de cosas. Es indudable que hay situaciones sociales sumamente penosas que requieren la intervención y el apoyo del cuerpo social, por humanidad, e incluso por racionalidad pues finalmente todos habitamos el mismo planeta y todos influimos en todos, pero los planes de ayuda no pueden organizarse a impulsos y con más garra que inteligencia y orden, pues se corre el riesgo de no ser eficiente, pues se corre el riesgo de no siempre incidir sobre las situaciones más penosas y vulnerables. Para corregir como se debe la estructura social, para hacer una correcta distribución de recursos y de responsabilidades, para implementar buenos y eficientes planes sociales, no hay otra que poder conocer con gran detalle la situación de cada cual, así como también tener muy buenas estadísticas generales. Y nuestra organización social tiene a la mano una herramienta de uso extendido, y que de ser perfeccionada bien podría servir con la finalidad indicada: Obviamente nos referimos al dinero. Muchas cosas se aclararían, muchas cosas serían más manejables, si poco a poco pasamos de las actuales monedas anónimas a las más perfeccionadas monedas telemáticas.

P01.6 Promover la prosperidad de todos, y no solamente el bienestar de una cada vez más extendida proporción de la población. He ahí el principal y crucial desafío. He ahí la dificultad singular.

P01.7 Tal vez convendría definir y construir amplias visiones a partir de modestas aspiraciones comunes, porque una única y amplia visión, posiblemente, muy difícil que pueda unir a la humanidad, muy difícil que satisfaga a una muy amplia mayoría. No nos quedemos esperando una idea tan poderosa que pueda abarcarlo todo, y que permita situar las principales problemáticas y darles algún tipo de solución, pues ello es una ilusión peligrosa. Las visiones más modestas y con menos aspiraciones, si son bien formuladas y comprendidas, si son coherentes, y si dejan ver el camino a través del cual se debe transitar, posiblemente son más viables, y por allí se puede empezar. (A) Mantener decentemente a la familia; (B) Trabajar con dignidad y honestidad; (C) Ser escuchado y tener posibilidades de presentar un proyecto, y de que el mismo sea seriamente evaluado; (D) Estructurar inteligentemente el sector educativo-cultural; (E) Participar activamente en programas de acompañamiento a la formación y educación de los hijos; Etcétera, etcétera. He aquí una corta enumeración de muy interesantes y prometedoras posibilidades. Alimentemos nuestras modestas visiones individuales, tejiéndolas en flexibles, diversos, y enriquecidos tapices. La acción colectiva puede lograr un milagro, combinando la acción de pequeños grupos, compartiendo e integrando visiones, evolucionando en acciones y planes conjuntos.

P01.8 Para que las grandes problemáticas globales y sus posibles soluciones, puedan ser adecuada y profundamente analizadas y discutidas por el cuerpo social y por los especialistas y por los niveles decisorios correspondientes, las mismas deben ser incluidas en la agenda mediática y política, de la forma más abierta y general y participativa como sea posible. De poco servirá poner por ejemplo la cuestión del medio ambiente y de los recursos naturales sobre el tapete, promoviendo grupos de trabajo y grandes reuniones internacionales de alto nivel, si las soluciones y los mecanismos considerados en algún sentido se encuentran sesgados o limitados. En consecuencia, se destaca la conveniencia de promover una nueva agenda cultural y de cambio social a nivel global, que sea amplia, diversa, y muy abierta a la participación ciudadana. En los años ochenta del siglo XX, por ejemplo, la agenda incluyó la temática de la información y la comunicación, y nadie duda hoy día que en esta cuestión se produjeron notorios avances, a nivel tecnológico pero también a nivel aplicativo y a nivel político. Es tal el poder de los medios masivos de comunicación sobre las problemáticas sociales y sobre una nueva posible organización del tejido comunitario, que sin duda se requiere de un debate global que propicie mayores espacios de participación en los ámbitos locales, pues de no organizarse de esta forma, ciertamente se podría perder un rico abanico de visiones y de posibilidades. No siempre los especialistas sugieren las mejores soluciones. No siempre los altos niveles político-administrativos e intergubernamentales deciden en el mejor sentido. De una manera o de otra todos nos veremos afectados por las grandes decisiones que se tomen a nivel nacional o a nivel internacional, y por tanto todos debemos estar involucrados, y todos debemos tener derecho de proposición.

P01.9 Nos enfrentamos a una realidad físico-natural y también a una realidad social, que para entenderlas, y que para medianamente controlarlas, ciertamente podemos y debemos recurrir a la metafísica y a la dimensión virtual, a los modelos numéricos, a las descripciones meramente descriptivas, y al dominio de lo digital. Solamente la inteligencia, solamente la ingeniosidad y la gran creatividad humana, nos podrán salvar de la extinción temprana.

P01.10 Debemos tomar conciencia de nuestros compromisos, a nivel individual, y a nivel comunitario. Como sociedad sin duda hemos bajado la guardia, y hemos dejado avanzar una serie de problemáticas sociales y medioambientales que nos afectan significativamente en este inicio del siglo XXI, más allá de lo que deberíamos haber permitido. Como especie inteligente que somos, y con las reservas espirituales y morales que como comunidad hemos sabido construir a lo largo de nuestra prehistoria y de nuestra historia, tenemos un potencial benéfico intrínseco que se sabe bien orientar a nuestros congéneres, y también a la naturaleza y a la vida sobre el planeta, y también al cosmos en su conjunto. Pero obviamente, ello no nos pone al abrigo de desvíos más o menos importantes y desequilibrantes, que algunos de nuestros congéneres ponen en práctica, bajo la influencia de inclinaciones egoístas o de rencor o incluso de locura y autodestrucción. Debemos imprimir una nueva orientación a nuestra organización social, de forma de obtener mayor seguridad y estabilidad, o sea de forma de limitar en forma importante los daños que podrían producirnos desvíos imprevistos o sorpresivos como los que vienen de ser aludidos. Un mayor control sobre las relaciones sociales, una mucho mejor información individual, y un mayor uso de las tecnologías digitales en nuestra vida de relación, he aquí las claves en las que podremos apoyarnos en la remodelación y el fortalecimiento de nuestro tejido comunitario.

P01.11 Extender y promover en los individuos, el deseo sincero y profundo de vivir en equilibrio con la naturaleza y con el entorno social, sin ambiciones personales desmedidas, sin un consumismo excesivo de bienes y de energía, y con una inteligente estructura de recursos compartidos y de eficientes servicios comunitarios.

P01.12 Promover respeto y consideración por la diversidad cultural, y tener especial preocupación por la preservación de lenguas, tradiciones, valores, historia, concepciones, patrimonio, de las culturas humanas hoy día minoritarias.

P01.13 Encontrar las unidades existenciales de base que alimenten la vida concreta, y a la vez permitan bien ubicarse en el complejo humano planetario, que hoy por hoy y en más de un sentido es más bien destructor de lo vital.

P01.14 Establecer sistemas comunitarios, dinámicos, interactivos, y trasgeneracionales, donde la comunicación entre tres generaciones, jóvenes, adultos, y tercera edad, resulte una práctica usual, tanto en lo reflexivo como en lo productivo y en lo organizativo.

P01.15 Ofrecer a la niñez una pedagogía que combine múltiples y diversos valores, bien armonizados con la naturaleza y con la estructura social. La intuición, la imaginación, los simbolismos comunicativos más allá del propio lenguaje, los códigos de comunicación oral y escrita, la formación artística, el razonamiento, la ética social, facilitarán las búsquedas de nuevas y mejores formas de convivencia, más armónicas con la naturaleza y con los congéneres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada