miércoles, 30 de septiembre de 2015

Noticias nuevas sobre una teoría astronómica que cuenta con una gran aceptación entre los paleontólogos: Nuevo informe sobre Némesis

EN  EL  MUNDO  DE  LAS  HIPÓTESIS

Hoy, los sistemas binarios, es decir las estrellas dobles, no sorprenden a ningún astrónomo.

Los expertos saben que estos sistemas estelares, lo  mismo que las estrellas múltiples, son de hecho, las más abundantes en el espacio.

Investigadores de primera línea, como Hut, Davis, se inclinan a creer que el astro responsable de las extinciones biológicas masivas, que resaltan en forma cíclica en el registro fósil que evidencian las rocas sedimentarias, es un "segundo Sol".

No existe ninguna ley de la Naturaleza, que impida a nuestro Sol, tener su "pareja". Más aún, ya le han dado un nombre, "Némesis", la diosa griega de la venganza.

Se ha calculado, que de existir, giraría en torno a un baricentro en una órbita elíptica muy alargada, cuyo eje mayor ascendería a unos 2,5  Años Luz ( más de 25 billones de kilómetros )

Némesis tardaría no menos de 27 millones de años en recorrer su órbita, y en este momento todavía estaría lejos de nosostros. Esto explicaría  que nadie haya podido encontrarla.

Por otro lado, los investigadores rusos, como el astrofísico Oleg Dobrovolsky, y autores de primera línea como Boris Silkin , Oleg Malikov  entre otros, han sostenido que la teoría de los científicos occidentales, debe ser considerada, ya que existen indudablemente, pruebas e indicios verosímiles.

Algunos han sostenido que se trata de una estrella "enana roja" un tipo especial de estrella diminuta y fría ( con una superficie a tan sólo 3000 grados C). Se supone que son las estrellas más abundantes en nuestra Galaxia, la Vía Láctea, pero tienen una luminosidad tan débil, que sólo son visible con ayuda de los más potentes telescopios.

Se han realizado sondeos por parte del satélite Thomas, pero no se ha registrado ninguna en las proximidades de nuestro Sistema Solar.

Otros sostienen que se trata de una enana marrón, es decir un astro a mitad de camino entre un planeta gigante muy masivo,   y una estrella . Tal clase de astro, no es una verdadera estrella, y nunca lo será, porque le faltó masa para encender las "hornallas termonucleares" que le harían irradiar energía al espacio.

Esas enanas marrones, serían indetectables con el instrumental astronómico actual.

Ahora bien, como el fenómeno de las extinciones es indudablemente cíclico, se deberían encontrar huellas de las visitas anteriores de este "segundo sol".

Como es sabido, al finalizar el período Cretáceo, nuestro planeta fue escenario de una terrible catástrofe.  Hace 65 millones de años, en un instante de tiempo geológico, se esfumaron los representantes de la fauna de esa época, entre ellos, los dinosaurios, los reptiles voladores y los grandes saurios marinos.


Existen muchas teorías que intentan explicar esta extinción, pero ninguna que responda a todas las interrogantes.

Por ello, la hipótesis Némesis parece muy oportuna. Es ampliamente aceptada por los paleontólogos, que hace mucho tiempo intentan descifrar el enigma de las extrañas extinciones que aparecen en el registro fósil de nuestro mundo.


Los científicos han determinado que el 95 % de los representantes de la vida en nuestro planeta, han desaparecido por lo menos en tres ocasiones. Además hubo otros casos de catástrofes que no fueron tan globales, en los que se esfumaron entre un  20%  y un  50% de los seres vivientes.

Actualmente, hay quienes piensan que tal vez, fueran los cometas los responsables de estos cataclismos.

Si se acercan demasiado,o si impactan podrían llegar a cambiar las condiciones naturales imperantes de manera tan brusca, que ni animales ni plantas lograrían adaptarse, y desaparecerían.

Si se distribuyen las fechas de las nueve catástrofes biológicas masivas mencionadas, en forma de una tabla cronológica, no podemos menos que asombrarnos que los intervalos entre ellas son muy similares.

Efectivamente, en más de la mitad de dichos cataclismos (5 de los 9) oscilan entre los 27 y los 32 millones de años.

En otras palabras, se observa un carácter marcadamente cíclico de la extinción del mundo animal y vegetal.

Pero la mayoría de los cometas conocidos, no poseen semejante ciclo.


Y a pesar de los vaticinios de los agoreros, ni el Halley ni ninguno de los astros cometarios, han traído calamidades.

Sin embargo, la mayoría de los especialistas se han pronunciado por causas cósmicas para explicar estos eventos catastróficos.

El astrónomo holandés Oort, hace ya más de medio siglo, determinó que en alguna parte de la lejana periferia del Sistema Solar, debía existir una gran concentración de cuerpos celestes relativamente pequeños: una nube de cometas, a la que llamaron "Nube de Oort".

Ahora bien, si Némesis existe, una vez cada 27 millones de años, tendría que pasar por el centro de esta nube, influyendo en los cometas que la integran, los cuales, atraídos por las nuevas fuerzas de gravitación, en bandadas enteras se desprenderían de sus órbitas habituales.

Según los cálculos realizados por los expertos, durante tales períodos, en el interior de nuestro sistema pueden irrumpir hasta un centenar de astros cometarios. Incluso se piensa, que algunos de los misteriosos anillos de Saturno, no sean otra cosa que sus restos.

También se acepta, que en múltiples ocasiones, una parte de tales astros, asteroides, cometas y meteoroides, han impactado con nuestro mundo.

Muchos de los cráteres no volcánicos de la Tierra, tienen aproximadamente la misma edad, lo que hace pensar que hayan surgido como resultado de estos sucesivos bombardeos cósmicos.

Por eso, muchos de los científicos que se inclinaban anteriormente, por explicar  la causa de la extinción en la caída de un gran asteroide, hoy piensan que podría tratarse de una lluvia de cometas, que se renueva a intervalos regulares, precisamente cuando Némesis se aproxima al Sistema Solar interior.

Por supuesto que la hipótesis Némesis tiene adversarios, que no cambiarán de opinión hasta que tal astro sea efectivamente detectado, y sean determinados su posición exacta, el grado de luminiscencia, su masa, y su órbita.

Y todo ello, si estos índices son significativos como para desviar a enjambres de cometas.

Lo cierto es que los cráteres son cicatrices ocasionadas por cuerpos cósmicos, tales como cometas, asteroides, y grandes rocas procedentes del espacio, evidenciando impactos que se repiten en forma cíclica.

La interrogante está planteada: Algo hasta el momento enigmático, desestabiliza parte de los cuerpos de la nube de Oort, proyectándolos hacia el sistema solar interior, fenómeno que se repite a intervalos regulares.

Esperando que este artículo haya sido de interés de los lectores, reciban de parte de Brunetto, un especial saludo.

Galería de imágenes de cráteres no volcánicos de la Tierra, cuyo origen radica en impactos meteoríticos









Agradecimiento y cierre:


Destacamos la invaluable colaboración de los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira en las ilustraciones que engalanan este artículo.

Se aclara además que todos los artículos de este sitio digital de autoría del suscrito Carlos Brunetto, tienen por objetivo principal el empoderamiento de las actividades educativas y de divulgación cultural, así que un importante esfuerzo ha sido hecho para presentar conceptos, descubrimientos, teorías, y conclusiones técnicas y socio-políticas, sin utilizar un rebuscado vocabulario propio de especialistas, y tratando de presentar las ideas con el mayor rigor posible aunque siempre buscando sencillez y fácil comprensión.

Esperando que este contenido haya sido de utilidad y agrado para los benévolos ciberlectores, como es habitual Brunetto se despide de todos con un fuerte abrazo, y hasta la próxima entrega.


Lista de artículos de este espacio digital referentes a "Némesis"

(3) Martes 9 marzo 2010
Gran polémica entre especialistas: Encendida defensa a favor de la “Estrella de la Muerte”

(235) Viernes 26 de septiembre de 2014
Némesis, el cuerpo fantasma, la estrella que nunca se ha visto
http:// http://misteriosdenuestromundo.blogspot.com/2014/09/nemesis-el-cuerpo-fantasma-la-estrella.html

(281) Miércoles 30 de septiembre de 2015
Noticias nuevas sobre una teoría astronómica que cuenta con una gran aceptación entre los paleontólogos: Nuevo informe sobre Némesis

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada