jueves, 8 de octubre de 2015

La vegetación y los animales que poblaron nuestro mundo azul, indudablemente mucho han variado sus tamaños y formas a través de las distintas épocas: Veamos aquí los insectos gigantes del Carbonifero

Introducción

Hubo un período en la historia geológica de nuestro mundo, en el que libélulas gigantescas, enormes escorpiones, arañas, ciempiés, y todo tipo de artrópodos, eran los animales dominantes en tierra firme.

Una inmensa alfombra verde cubría todo el globo, y las selvas impenetrables brindaban diversos tonos de verde al cambiante paisaje.

El Carbonífero comenzó hace 359 millones de años y finalizó hace 299 millones, y se caracterizó porque durante el mismo, los inmensos árboles, frondosos bosques, e interminables selvas, se convirtieron en los depósitos de carbón que hoy son explotados.

Las mayores reservas subterráneas se ubican en Eurasia y Norteamérica, por encontrarse orientadas en la zona intertropical, y presentar una mayor vegetación que otras comarcas, precisamente por su favorable situación climática.

Nos estamos refiriendo a animales articulados que vivieron hace alrededor de unos 300 millones de años, mucho antes que los dinosaurios.

El clima tropical presentaba una temperatura mínima del orden de unos 25 grados, y consecuentemente, las exuberantes selvas, emitían a la atmósfera una mayor proporción de oxígeno que hoy día.

Gracias  a estas favorables características, los insectos y demás artrópodos, crecieron hasta alcanzar tamaños nunca antes observados.

La Meganeura era una libélula gigante, que se alimentaba de grandes insectos, e incluso de anfibios y reptiles pequeños. Este insecto volador y carnívoro, medía 75 centímetros de punta a punta de sus translúcidas alas.

Un familiar del ciempiés, llamado Arthropleura, medía 2,6 metros de largo. Es el mayor invertebrado terrestre que los fósiles nos han revelado hasta el momento.

No obstante su aterrador aspecto, se piensa que el Arthropleura era herbívoro, alimentándose de musgos y de vegetación pútrida.


Lo más sorprendente de este período de enorme prosperidad vegetal, es que nuestro planeta azul, alcanzó la máxima proporción de oxígeno en la atmósfera, estimándose que llegó hasta 35 %, en contraste con el 21 % de la actualidad.

Esto tuvo como consecuencia que los insectos y demás artrópodos alcanzaran un inusitado tamaño.

Estamos hablando de libélulas como la Meganeura, de 75 centímentros de envergadura alar, así como de la Titanofasma, de un metro con las alas extendidas, de Miriápodos de metro y medio, etc. Indudablemente, los artrópodos del Carbonífero fueron los más gigantescos que han existido.

El  ulterior descenso de los niveles de oxígeno,  que se registró hace 250 millones de años, originó una de las mayores extinciones en masa de todos los tiempos.


El carbonífero fue un período especial, muy particular de la historia de nuestro planeta, comprendido entre el Devónico y el Pérmico, a mediados de la Era Primaria o Paleozoica.

La mayoria de los insectos y artrópodos que en él vivieron eran de tamaños similares a los de hoy, pero ciertos ejemplares lograron dimensiones gigantescas, como  los "Milpies"  de dos metros de largo, o las "Libélulas" cuyas alas extendidas eran comparables al tamaño de una gaviota.

En las selvas, con un calor asfixiante, y con un aire espeso saturado de emanaciones vegetales, los helechos arborescentes colonizaban los pantanos, mientras que otras plantas alcanzaban dimensiones extraordinarias, como las Sigillarias, las Calamitas de varios metros de altura, y Los lepidodendron, que llegaban a tener hasta 30 metros.

En el mar se extinguieron los primitivos peces, y se difundieron los de esqueleto cartilagíneo y óseo.

Las arañas de inquietante aspecto, los mortíferos escorpiones, y los venenosos ciempies, se disputaban la supremacía. Y las cucarachas pululaban en los detritus acumulados en el suelo.

Anfibios de 6 metros de largo, con aspecto serpentiforme, de hábitos carnívoros, pasaron del ambiente acuático a los ámbitos terrestres. Se diversificaron en variedad de formas y pronto se declararon agresivos. Los adultos estaban cubiertos de escamas protectoras.

Los insectos respiran a través de agujeros llamados espiráculos, que están unidos a tubos huecos o tráqueas. Éstas se dividen en tubos cada vez más pequeños y el oxígeno se difunde a través de ellos, alimentando todo el cuerpo del animal.

Además de una gran concentración de oxígeno, existía una mayor presión atmosférica que en la actualidad. La atmósfera del Carbonífero tenía una mayor cantidad de gas. Consideren que las plantas bombeaban constantemente oxígeno. La cantidad de nitrógeno no se habría reducido, por lo que la presión tendría que haber aumentado.

Los resultados logrados en experimentos con moscas de las frutas a presiones elevadas, muestran un incremento de un 20 % de la masa corporal en un lapso de cinco generaciones, y este experimento en parte permitiría explicar las grandes dimensiones de insectos que poblaron el Carbonífero.

El oxígeno puede activar la muda. Antes de desprenderse de la piel, los invertebrados suelen duplicar su peso.

Galería de imágenes

Meganeura







Arthropleura







Selvas del Carbonífero







Insectos gigantes

Siempre ha llamado la atención tanto del gran público, como de los científicos, el motivo por el cual existieron en el Carbonífero ( uno de los períodos de la era Primaria ) insectos y artrópodos de tamaños tan increíbles.

Es necesario considerar que los insectos respiran a través de orificios denominados  "espiráculos", que están unidos a tubos huecos , las tráqueas.

Éstas se subdividen en tubos más y más  pequeños facilitando al oxígeno difundirse a través de ellos, alimentando así todo el cuerpo del insecto.

El Carbonífero fue un notable período, en el que la vida en la Tierra floreció de tal modo, que durante más de 70 millones de años, una verde alfombra cubrió todos los continentes. Su nombre hace alusión al hecho de que esa vegetación lujuriante, se transformo en los inmensos depósitos de carbón, que hoy son explotados.

En ese lapso, se extinguieron en el mar los peces primitivos,mientras que se expandieron los peces cartilaginosos y aparecieron los primeros peces óseos.

En tierra firme, los helechos arborescentes colonizaron los pantanos, siendo luego sustituídos por helechos con semillas.

Plantas gigantescas, tales como las sigillarias, calamites de varios metros de altura, y sobre todo los lepidodendron se elevaron hasta alcanzar los treinta metros.

Todos estos helechos gigantes, licopodios, lepidodendron y otras plantas enormes, cumplían la función clorofiliana durante las horas de luz.

Esta inmensa masa vegetal bombeaba constantemente oxígeno a la atmósfera.

Además se sabe que, aparte de la gran concentración de oxígeno, existía una mayor presión atmosférica que en nuestros días, dado que la atmósfera del Carbonífero  contenía una mayor cantidad de gases.

La cantidad de nitrógeno no se había reducido, por lo que la gran concentración de oxígeno habría determinado un gran aumento de la presión atmosférica.

El oxígeno habría influenciado enormemente en el aumento de tamaño en los insectos, ya que contribuye a activar la "muda".

Antes de desprenderse de la piel, los insectos suelen duplicar su peso.

Se han realizado experimentos en laboratorio,donde las crías de  moscas sometidas a presiones elevadas,  mostraron un incremento de un 20 % de su masa corporal en un breve lapso de cinco generaciones.

Por eso, la antigua atmósfera terrestre pudo haber permitido un mayor crecimiento, dado que los insectos dispusieron de una mayor proporción de oxígeno para su desarrollo.

Es preciso señalar, que la mayoría de los insectos y artrópodos, eran de tamaño similar a los ejemplares actuales, pero algunos ( y es esto lo que se destaca ) lograron tamaños gigantescos  ( mil pies de 2 metros,libélulas del tamaño de una gaviota, etc. )

Arañas, escorpiones y ciempiés pululaban en las selvas. Las cucarachas se multiplicaban en los detritus del suelo.

Todos ellos eran un plato suculento para los batracios, sapos, escuerzos y tritones.

La cadena alimenticia continuaba subiendo en su escala, siendo éstos el alimento de los anfibios de gran porte, que pronto se declararon agresivos.

Anfibios de seis metros, con aspecto serpentiforme y de hábitos carnívoros, pasaron del agua a los ambientes terrestres, estando los adultos cubiertos de escamas protectoras.

Hablaremos de ellos en una próxima ocasión. Por el momento, sólo era nuestra intención explicar el motivo de la magnitud fantástica a la que llegaron, por ejemplo libélulas como la "Meganeura" con una envergadura alar de hasta 75 centímetros.

Mientras se mantuvieron estas favorables condiciones ambientales,en cuanto a clima, temperatura, humedad  y abundancia de alimentos, tanto los invertebrados como los vertebrados prosperaron.

Pero como es natural, todo cambia, y las circunstancias óptimas dieron paso a otras no tan propicias, determinando en la flora y en la fauna, significativas transformaciones.

Agradecimiento y cierre: Las imágenes que preceden, han sido seleccionadas y aquí ubicadas por los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira, a quines agradezco profundamente su valiosa colaboración y dedicación.

Prometiendo continuar con este tema, tan fascinante por cierto, Brunetto se despide de los cibernautas hasta un próximo encuentro, con el mejor de los saludos.

Lista de enlaces a otros artículos de similar temática

Fecha - Viernes 8 de enero de 2016
Título - Insectos gigantes: ¿Qué causas motivaron la aparición de tan variada megafauna de invertebrados durante el período Carbonífero?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada