jueves, 24 de septiembre de 2015

La enigmática "Luna Roja" y las señales del fin / La tétrada de las lunas de sangre


Noticia sobre lo que podremos observar el próximo domingo 27 de septiembre de 2015

La inquietante luna roja pronosticada para el próximo domingo, y que preocupa a tanta gente, constituye la última de la llamada "tétrada de lunas de sangre" que son consideradas por muchos, como presagio de los terribles y cuasi apocalípticos sucesos, que se desencadenarán, según dicen, luego del 28 de setiembre.

Las "lunas sanguinolentas" aseguran los apóstoles de la catástrofe, indican el preludio del "cataclismo climático que destruiría a la civilización" y que , según afirman, tendrá lugar dentro de muy poco.

Según estos agoreros, los indicios son claros, llevando al inicio de la "Gran Tribulación" que  derivará en el "Armagedón".

Los intensos rumores que circulan con fuerza en Internet, en diversos blogs y sitios digitales, apuntan a que el temido "planetoide gigante" aparecerá de las profundidades del espacio, y en un dramático encuentro, impactará con la Tierra.


Una escena casi teatral, aunque muy posiblemente alejada de la realidad.

Sin embargo, estos anuncios ha conmocionado al gran público, sobre todo en el hemisferio norte, donde las multitudes que siguen ciegamente a las sectas religiosas, entran masivamente en pánico.

Tal es así, que hasta la misma NASA se ha visto obligada a salir al cruce de estos comentarios, señalando que los mismos carecen en absoluto de base seria y científica.


Según los sondeos realizados por los expertos, ninguno de  los asteroides conocidos hasta el presente, tiene ni un 1% de posibilidades de chocar con nuestro mundo, al menos en los próximos años.

Los autores alarmistas, son algunos falsos pastores, pseudoreligiosos y fanáticos, que afirman que la tétrada de lunas de sangre consecutivas alertan del suceso que provocará la catástrofe climática y los eventos que llevarán al surgimiento del Nuevo Orden Mundial que proclaman los Iluminati.

Afirman que " un planetoide está en curso de impacto con la Tierra"  (qué disparate)  y que según ellos, los políticos ya están informados, pero que ocultan a la población.


En realidad, científicamente, la llamada luna de sangre, es meramente un efecto óptico, que se produce cuando nuestro planeta se interpone entre el Sol y la Luna,   y nuestro satélite natural se ubica en la "umbra", es decir,  la zona más oscura de la sombra que la Tierra proyecta al espacio.

En otras palabras, estamos asistiendo así a un "eclipse lunar total". En estos casos, la luna se "ruboriza" adquiriendo un color rojo mortecino, debido a la difracción de la luz solar, al pasar por la atmósfera que envuelve a nuestro mundo.


Esa coloración cobriza, en fin, responde a un fenómeno natural, y nada tiene que ver con las interpretaciones caprichosas antes señaladas.

El eclipse lunar será visible desde todo el hemisferio oscuro (durante el tiempo en que transcurrirá el eclipse), ya que el observador, al mirar el cielo nocturno, podrá ver la luna en fase llena, sobre el horizonte. La fase total será apreciada desde todas las Américas, Groenlandia, las islas del Atlántico, África Occidental, y buena parte de Europa.

Desde Uruguay, se apreciará el espectacular fenómeno entre las proximidades de la medianoche del domingo, y las primeras horas de la madrugada del día lunes.

Si las condiciones meteorológicas lo permiten, valdrá la pena contemplar el cielo estrellado, que servirá como telón de fondo a la Luna ruborizada, pudiendo apreciarse a simple vista, o valiéndose de prismáticos o telescopios, dado que a diferencia de los eclipses solares, el fenómeno no presenta riesgo alguno para la vista humana.


Brunetto les invita a disfrutar pues del interesante fenómeno.


Galería de imágenes del eclipse de Luna de septiembre 2015






Rincón poético

CANCIÓN DE JINETE

Córdoba.
Lejana y sola.
Jaca negra, luna grande,
y aceitunas en mi alforja.
Aunque sepa los caminos
yo nunca llegaré a Córdoba.

Por el llano, por el viento,
jaca negra, luna roja.
La muerte me está mirando
desde las torres de Córdoba.
¡Ay qué camino tan largo!
¡Ay mi jaca valerosa!

¡Ay que la muerte me espera,
antes de llegar a Córdoba!
Córdoba.
Lejana y sola.

Federico García Lorca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada