jueves, 18 de junio de 2015

Mundo de dinosaurios, segunda parte -- Las opiniones de Bakker y Currie

Arrojando luz sobre incorrectas catalogaciones de restos de dinosaurios

Este nuevo artículo, es continuación del inmediato anterior.

Ante las dudas que se planteaban, Bakker recordó que un cráneo exhibido en Cleveland, aparecía catalogado como  "antiguo Gorgosaurio". Pero al verlo, se percató que no se trataba del Gorgosaurio, ya que tenía diferencias fundamentales. Y por otra parte, encontró grandes semejanzas  con el cráneo del carnívoro del combate mortal

Tanto Bakker, como Philip Currie, son defensores a capa y espada, de la existencia del Nanotiranus, existencia que  otros han cuestionado.

Diferencias anatómicas :

El esqueleto del carnívoro encontrado en el combate mortal, tenía brazos más grandes que el de Sue, el esqueleto más completo de Tiranosaurio encontrado hasta hoy día.

La cavidad craneana, se ha conservado increíblemente intacta, y evidencia claramente que es de una especie diferente al Tiranosauro Rex.

Y la forma y la geometría espacial, también son distintas.

La geometría del nervio óptico y los vasos sanguíneos son diferentes.

La existencia de otros depredadores, a la sombra del Tiranosauro Rex, resulta así muy probable.

También la estructura de las mandíbulas evidencia que son disímiles.

Asimismo, el número de dientes difiere: en la mandíbula inferior 13 dientes en el Tiranosauro, y 15 dientes en la del Nanotiranus.

-Los brazos del Nanotirano, son brazos fuertes, con buenos ganchos; por cierto, con un tamaño doble, al de los diminutos brazos del "Rey Tirano".

Todas ellas resultan significativas diferencias.

En función de ello, calificados expertos han declarado que la figura del Nanotirano se vuelve cada vez más real. Va quedando claro, que el Nano existió.

Por si fuera poco, hay más diferencias. El diente del Tiranosauro  es redondo, propicio para perforar corazas, huesos, tejidos duros y carne.

En cambio, los dientes del Nano son comprimidos, porque este reptil, arrancaba la carne de sus presas. Y esta es otra pista importante, que indica que se trata de dos especies distintas y no, como se ha dicho,  de una forma juvenil de Tiranosauro.

Evidentemente, existieron muchos niveles de depredadores en el ecosistema, donde cada uno, tenía un desempeño específico.

La morfología de los dientes, el número de dientes, el tamaño de los brazos, la estructura craneana, la estructura de los muslos, y demás diferencias, son elementos importantes, que indican claramente, que el fósil encontrado en el combate mortal no es de Tiranosaurio, sino que pertenece a una especie carnívora diferente, el Nanotirano.

Continuaremos con esta apasionante polémica científica en otra oportunidad.

Como siempre, Brunetto saluda a los amables lectores, con un cálido y afectuoso abrazo.


Galería de imágenes


















Agradecimiento y cierre:

Destacamos la invalorable colaboración de los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira en las ilustraciones que engalanan este artículo.

Se aclara además que todos los artículos de este sitio digital de autoría del suscrito Carlos Brunetto, tienen por objetivo principal el empoderamiento de las actividades educativas y de divulgación cultural, así que un importante esfuerzo ha sido hecho para presentar conceptos, descubrimientos, teorías, y conclusiones técnicas y socio-políticas, sin utilizar un rebuscado vocabulario propio de especialistas, y tratando de presentar las ideas con el mayor rigor posible aunque siempre buscando sencillez y fácil comprensión.

Esperando que este contenido haya sido de utilidad y agrado para los benévolos ciberlectores, como es habitual Brunetto se despide de todos con un fuerte abrazo, y hasta la próxima entrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada