jueves, 18 de junio de 2015

Mundo de dinosaurios, primera parte -- Los Nanotiranos: Visiones de la lucha por la sobrevivencia que nos llegan desde el Cretácico

El enigmático caso del terrible Nanotirano

Los restos fosilizados de un combate mortal, acontecido hace aproximadamente 65 millones de años, en el Cretácico superior, arrojan nueva luz acerca de los contrincantes, un Triceratops y un Carnívoro.

El Triceratops era uno de los herbívoros más potentes. Con nueve metros de largo y un peso máximo de 12 toneladas, estaba provisto de un collarín óseo que le protegía el cuello, y de su enorme cabeza, salían tres grandes cuernos, que eran poderosos medios de defensa.

Con este formidable armamento y su pico córneo, tenía pocos enemigos naturales.

Su máximo rival era el Tiranosaurio, cuya mordida era tres veces más poderosa que la del gran tiburón blanco. Con enormes lóbulos olfativos, percibía olores a grandes distancias. Su desarrollado sistema auditivo, le permitía percibir sonidos lejanos. Las patas del Tiranosaurio, enormes y provistas de temibles garras, le permitían captar las vibraciones del suelo. Y sus grandes ojos le aseguraban buena visión.

Este dinosaurio carnicero, llegaba a medir unos 15 metros de largo y a pesar unas nueve toneladas. Y una de sus presas, era el Triceratops.

Veamos el panorama:

Tenemos un carnívoro y un herbívoro. Aparece un diente del carnívoro incrustado en el cuello del herbívoro. Y el cráneo del carnívoro aparece aplastado. Se ha dicho que el cráneo, era de un Tiranosaurio juvenil. Pero otros paleontólogos no están de acuerdo con tal afirmación. Robert Thomas Bakker y Philip J Currie, entre otros, son de la opinión que se trataba de otro dinosaurio : el elusivo Nanotirano.

Este otro dinosaurio carnívoro medía siete metros de longitud corporal, la mitad del largo del Tiranosaurio. Un esqueleto encontrado ha sido catalogado como de Nanotirano, y asignado a un ejemplar de siete años.

Ahora, ¿cómo estimar la edad? Al igual que al cortar el tronco de un árbol, se cuentan los anillos. Existe un patrón con forma de anillo en el tejido óseo, que revela la edad del animal. Este ejemplar estaba aún creciendo; o sea, no era una forma adulta. Con dos años más, hubiera llegado a ser un Nanotirano completamente conformado.

Como en las novelas por entrega, interrumpimos aquí la narración. En próximos artículos aportaremos más datos. Y como es ya habitual, Brunetto se despide de todos los amables visitantes, con un muy fuerte y efusivo saludo.

Galería de imágenes






















Agradecimiento y cierre:

Destacamos la invalorable colaboración de los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira en las ilustraciones que engalanan este artículo.

Se aclara además que todos los artículos de este sitio digital de autoría del suscrito Carlos Brunetto, tienen por objetivo principal el empoderamiento de las actividades educativas y de divulgación cultural, así que un importante esfuerzo ha sido hecho para presentar conceptos, descubrimientos, teorías, y conclusiones técnicas y socio-políticas, sin utilizar un rebuscado vocabulario propio de especialistas, y tratando de presentar las ideas con el mayor rigor posible aunque siempre buscando sencillez y fácil comprensión.

Esperando que este contenido haya sido de utilidad y agrado para los benévolos ciberlectores, como es habitual Brunetto se despide de todos con un fuerte abrazo, y hasta la próxima entrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario