viernes, 17 de junio de 2011

Selección de emblemáticos lemas y frases, textos paradigmáticos dignos de destaque, pensamientos que vale la pena considerar y profundizar: Parte III


Eduardo Galeano: "No vale la pena vivir para ganar, vale la pena vivir para seguir la propia conciencia".




IDEAS PRELIMINARES

Internet, como fenómeno social masivo, tiene alrededor de 15 años, ya que comenzó a difundirse con cierta fuerza fuera de los ámbitos estrictamente militares y universitarios, a mediados de la última década del siglo XX. O sea, esta forma electrónico-digital de comunicación es aún relativamente joven. No obstante ello, su corta vida ha sido intensa y plena, y ya podemos subdividirla en períodos o etapas, diferenciados por profundos cambios de rumbo y de posibilidades.

Obviamente, en los primeros tiempos, en el nivel 1.0, los sitios digitales eran bastante estáticos, eran relativamente refractarios a las actualizaciones frecuentes por lo poco amigable de la tecnología utilizada, y además la información en esa época circulaba en forma unidireccional. O sea, la comunicación en esos momentos seguía el modelo del monólogo (una persona, digamos, el responsable intelectual del contenido o el administrador del sitio, transmitía a varios usuarios).

En el nivel siguiente, en la época 2.0, imperó en cambio la interactividad y el dinamismo. En ese estadio la comunicación se convirtió en un verdadero diálogo, en el que todos participan casi con los mismos derechos y posibilidades. Así, la información se impartía desde múltiples fuentes, y se iba retroalimentando sin excesivo control. A partir de entonces, se tuvo la posibilidad de comentar casi cualquier cosa publicada en el ciberespacio (un artículo en un sitio digital, el anuncio de un libro, la valoración de una estadía de hotel, etcétera).

La producción conjunta de contenidos por cierto representó también otro avance, al que bien podemos llamar nivel 2.5, tal como muestran los proyectos más exitosos o representativos de esta etapa, como Wikipedia -recopilación comunitaria de artículos sobre los temas más variados- o Moodle -multiples herramientas a disposición de instructores y estudiantes, y entre ellas específicamente una que emula el contexto wiki-. Esta forma de producción de contenidos tiene naturalmente una potencialidad enorme, y rápidamente se convirtió en trascendente modelo de creación de conocimiento.

Véase que inicialmente, lo valioso era la información que se llevaba al ciberespacio, pero más recientemente, lo valioso son las posibilidades de aportes de los propios usuarios (los datos de base proporcionados, las recomendaciones y advertencias, las preferencias, las opiniones, el señalamiento de errores, las mejoras de redacción y la corrección de faltas ortográficas), así como la posibilidad de que otros usuarios, otros cibernautas, complementen o modifiquen todos esos contenidos. Los investigadores y los productores de contenidos, ya no trabajan en forma relativamente aislada y reservada, con eventuales y poco frecuentes momentos de comunicación con sus pares, sino que el contacto entre pares puede llegar a ser casi permanente, y con enormes posibilidades de complementación.

Dentro del contexto y de la orientación señalada, se presenta a continuación una selección de pensamientos cortos de distintos autores, con la esperanza que los lectores no los asuman en el nivel 1.0 sino que los consideren en el nivel 2.5, haciendo suyos esos textos, internalizándolos, reorientándolos, modificándolos en redacción y en contenido.


Todo tiene límites, también la tolerancia, pues no todo vale en este mundo: Pongamos mucha atención, ya que la implementación de una estructura democrática, puede tener falencias y puede admitir desvíos, que de hecho debiliten y desvirtúen los verdaderos principios democráticos.



"Juan C Anselmi": Debemos tener muy en cuenta que es erróneo pensar que el medio ambiente planetario dispone de recursos prácticamente infinitos. Ello en algún sentido era cierto en el neolítico, cuando la población humana era bastante reducida, pero en el correr de los últimos siglos, indudablemente se ha producido una notoria explosión demográfica, con consecuencias importantes sobre los recursos del planeta. Por tanto, dentro del actual estadio contemporáneo, el progreso y el desarrollo por cierto no son sustentables dentro de un esquema de crecimiento continuo de la producción y el consumo.


No nos equivoquemos, no repitamos como loros engañosas consignas ideológicas: La especulación, el narcotráfico, las actividades ilegales, la ineficiencia administrativa, la corrupción, son posibles en muy buena medida debido a la oscura y bastante anónima implementación de los medios de pago, así como por cierto grado de egoísmo que muchas personas tienen a flor de piel. Si de una manera inteligente logramos introducir transparencia y posibilidades de seguimiento en el universo de las transacciones dinerarias, habremos logrado un gran avance en pos de una sociedad más consolidada, mejor estructurada, y más justa.


Giancarlo De Agostini Solines: Nuestro problema, y un muy interesante enfoque - Todavía muy pocos, estamos convencidos que existimos en RED. Debemos desplegar múltiples estrategias y grandes esfuerzos, para realmente poder pensar y actuar en RED, y no solamene usar esta posibilidad, como ocurre en la actualidad, de una forma marginal, o periférica, o degradada.


Nuevo "Consenso", por un mundo habitable para todos: La historia nos juzgará muy severamente, si no somos capaces de dar respuesta a los retos y oportunidades que la crisis global nos plantea. En vez de financiar la reducción de la pobreza con muy pertinentes recursos técnicos y financieros, aspecto pactado como uno de los "Objetivos del Milenio", el "Consenso Gobernante" ha dedicado bastante más para el salvamento de los bancos especuladores, que supuestamente "son demasiado grandes para dejarlos caer", contradiciendo así su propia doctrina neoliberal de que el mercado se autoregula, y que los gobiernos deben intervenir lo menos posible. Los "rescatadores" empobrecidos se ven ahora acosados por las instituciones financieras que, a través de agencias de calificación de dudosa objetividad, inducen y de hecho provocan la especulación al máximo. Urge establecer un nuevo "Consenso", una nueva "guía", que sustituya al fracasado "Consenso de Washington", principal causa de la crisis múltiple ---financiera, medioambiental, política, democrática, ética--- que vivimos.


Pensemos con profundidad, y hagamos un buen uso de la analogía: Debemos dar importancia al desarrollo de las personas y de todas sus potencialidades, la capacidad de pensar, de razonar, de ejercitar continuamente la propia inteligencia orientándola hacia la llamada "inteligencia organizacional" - En un organismo, los genes no operan aisladamente, pues ellos están en diálogo constante con el resto del cuerpo, el cual a su vez está en relación con el medio ambiente. Ese diálogo controla el desarrollo del organismo, su evolución, su crecimiento. Sin duda, al interior del organismo todo es comunicación. El diálogo entre los genes y el medio ambiente circundante, se inicia desde que el organismo se forma, y continúa durante toda la vida, pero si dicha comunicación no se procesa adecuadamente, los genes pierden el control, las células crecen desordenadamente, y el resultado es el cáncer. En resumen, el cáncer surge como un defecto o una falencia de transmisión de información dentro del organismo. Por cierto, y estableciendo una analogía, podemos decir que el "cáncer" también puede impactar en el seno de una organización, de una empresa, de una sociedad, de una familia, y en el origen de este tipo de disturbio siempre se encuentran problemas de comunicación, que en muchos casos y con el paso del tiempo, pueden llegar a tener consecuencias fatales o al menos muy perjudiciales.


Giancarlo De Agostini Solines: Solamente cambiando a través del aprendizaje en comunidad, evolucionaremos como seres íntegros y sociales.


"Reflexión": Uno de los errores frecuentes que puede llegar a cometerse al intentar dar solución a los grandes desafíos sociales del siglo XXI, es analizar e intentar resolver estas problemáticas una a una y por separado. La crisis que afecta hoy día a la sociedad no tiene características de coyuntural sino de estructural, o sea, no es fruto de circunstanciales condiciones adversas y momentáneas, sino producto de una falla sistémica, de un error de diseño del sistema financiero base. Por lo tanto, en consecuencia, es muy dudoso que pueda avanzarse en resolución aplicando análisis y puntos de vista analíticos en la materia planteada, pues lo que se requiere son enfoques holísticos e integrales, es una reforma total del sistema tanto en su arquitectura como en su ingeniería operativa. Conclusión: "Se necesita una muy importante reforma, y hay que decir las cosas con claridad; el que sabe y quiere decir algo profundo, se esfuerza por ser claro, pero al que sólo le preocupa parecer profundo, se esfuerza por expresarse en forma oscura y confusa".


En buena medida debemos enfrentar el pesimismo de "Michel Eyquem de Montaigne" con su sugestivo lema o mote "¡Yo que sé!" ("Que sais-je?"). Cierto, muy cierto, hay muchas cosas que desconocemos. Cierto, debemos admitir nuestras propias limitaciones personales, pero para mejor construir y proponer, debemos recuperar la sabiduría de nuestros ancestros, pues es inútil hoy día volver a decir peor lo que anteriormente otro ha dicho mejor. Cierto, la humanidad y cada ser humano deben estar situados en el centro de nuestras preocupaciones sociales-humanitarias, pero para hacer propuestas inteligentes y constructivas, debemos tener siempre presente la variabilidad y la inconstancia y la picardía de la mayoría de los seres humanos. Cierto, con absoluta certeza, nuestra memoria es muy pobretona, y nuestra capacidad creativa tiene relámpagos de brillantez que bien pronto se esfuman si no intentamos expresarlos en forma escrita o ilustrada o aunque más no sea en forma esquemática. Cierto, muy cierto, si deseamos construir una estructura social mucho más racional y equitativa y moral, y más justamente equilibrada en la geografía, debemos imponer a la operativa económico-social una normativa tal que ponga a la comunidad mundial al abrigo de los desvíos y de las ambiciones y también de los egoísmos de muchos de nuestros congéneres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada