lunes, 9 de mayo de 2016

Descubriendo al mamut: Una especie que algunos científicos esperan traer de nuevo a la existencia, a partir de ejemplares notablemente conservados


Descubriendo al Mamut : Explorando las principales características morfológicas

En la guerra entre Carlos XII de Suecia y Pedro el Grande de Rusia, después de perder los suecos la gran batalla de Poltava, los  prisioneros suecos fueron enviados a las vastísimas extensiones de Siberia.

Cuando comenzaron a regresar los primeros suecos a su tierra natal, eran unos individuos deshechos y andrajosos, marcados por el frío y el hambre que habían padecido en su estancia en comarcas siberianas.

Estos hombres, fueron los primeros en contar su destierro, así como las experiencias que habían visto, vivido y experimentado en  Siberia.

Contaron que en las tundras siberianas vivían unos hombres con un grado de cultura tan ínfimo, que podría dudarse si no eran casi animales. También hablaron de los utensilios de piedra tallada, así como de las costumbres y ritos bárbaros.



Presentaron dibujos y mapas de las gélidas y vastas áreas de Siberia que conocieron en su destierro, así como de objetos y adornos pertenecientes a las tribus bárbaras.

Después de escuchar estos relatos y explicaciones, los estudiosos suecos comenzaron a preguntarse si no estaban ante el descubrimiento de un enorme "museo al aire libre", un museo actual de los tiempos prehistóricos.

Un capitán de caballería que había regresado a Suecia en 1722,había llevado consigo un dibujo muy curioso que había confeccionado un compatriota suyo llamado Strahlenberg , que entonces permanecía aún en Siberia.

Este dibujo representaba el aspecto de un animal que parecía una vaca, pero que tenía garras como un dragón y dos cuernos retorcidos en la cabeza.


Tales monstruos, afirmaba el capitán, todavía existían en la tundra siberiana y él mismo, con Strahlenberg, los habían "visto bajo el suelo helado"

Los nativos creían que eran una especie de "topos gigantes" que vivían subterráneamente en  la profundidad de la tierra.


A los largos cuernos, los nativos los llamaban "mammotowakost". Los estudiosos, entre ellos Linneo, se mostraron perplejos ante todos estos documentos, y  comenzaron a formularse toda clase de preguntas :  ¿ Qué animal era ?  ¿Se trataría acaso del Behemoth que cita la Biblia ?  ¿ un  Unicornio  quizás ? Desorientados elaboraban toda clase de hipótesis. Cambiaron el nombre de "mammotowakost" por el de "Mamut" que fue inmediatamente aceptado, pero inseguros y prudentes no se atrevieron a incluirlo en los tratados de  Historia Natural.

---------------------------------

Strahlenberg, ayudado por las declaraciones de los traficantes de pieles, así como de los cosacos y los cazadores y también por los científicos de San Petersburgo, declaró que todo el marfil ruso y chino, procedía de estos animales que los siberianos llamaban mammotowakost.


El militar sueco sabía que los comerciantes rusos, acostumbraban transitar por estas vastas comarcas en busca del tan preciado material, negociar con el mismo, y obtener así ganancias cuantiosas.


Jamás se había visto ni encontrado un Mamut vivo, aunque sí se habían encontrado restos del animal, partes del cuerpo, esqueletos, etc.


En la Academia de San Petersburgo se encontraba un esqueleto casi completo, que parecía el de un elefante muy grande y verdaderamente voluminoso.


También había allí, algo muy llamativo: la crónica de un médico alemán apellidado Messerschmidt, que manifestaba que el "monstruo" tenía pelos largos como los de una cabra, y que en su opinión, se trataba del "Behemoth" bíblico.


El Behemot en lucha con el Leviatán, monstruos bíblicos

Ante la confusión y las dudas imperantes, Linneo, el gran naturalista sueco, padre de los taxonomistas o catalogadores, fue todavía más lejos: declaró que aquellos cuernos no eran sino  burdas petrificaciones, piedras curiosas o caprichos de la Naturaleza.

Sin embargo, estos cuernos habían suministrado el marfil necesario para construir el " famoso trono del Khan de la Horda de Oro ", y todo el arte chino en marfil, procedía de estos fantásticos elefantes primigenios.

No obstante, como Linneo gozaba de excelente reputación y los estudiosos suecos no estaban muy seguros de sí mismos, el asunto de los curiosos animales con largos cuernos, se olvidó durante algunos años.

Pero los Mamuts siberianos no se dejaron ignorar por mucho tiempo. Los relatos de los viajeros, de los nativos y demás personas que los habían visto, volvieron a actualizar el enigma.

También contribuyeron a su popularidad, las  tradiciones y leyendas, pues corría el rumor de que quien hallara un Mamut, moría junto con toda su familia.

Estas circunstancias retrasaron la solución acerca del verdadero origen del Mamut. Tuvieron que pasar más de 50 años antes de que tan magnífico animal fuera reconocido ante los ojos de los investigadores.

En 1779 un nativo ruso, apellidado Schumachov, encontró el cadáver de un Mamut que había muerto seguramente miles de años antes ( a pesar de lo cual, increíblemente se encontraba en muy buen estado de conservación),cerca de la desembocadura de un río.


 Schumachov enfermó, pero cuando se recuperó volvió al lugar del hallazgo, en compañía de un comerciante ruso, al cual vendió los "colmillos" por 50 rublos  (una suma considerable en aquella época).


Este comerciante, verdaderamente interesado, dibujó el aspecto del Mamut admirablemente  conservado por el frío, y envió el dibujo a muchas de las Academias europeas.

De inmediato,  muchos de los más prestigiosos conocedores de la fauna prehistórica, resolvieron el enigma que no parecía tener solución: se trataba de un elefante de los tiempos primitivos, que los hielos de Siberia habían conservado.

Unos años más tarde, el famoso paleontólogo Adams, montó una expedición y fue a buscar el Mamut de Schumachov. trasladando el esqueleto a San Petersburgo, la grandiosa capital del poderoso imperio de los Zares.


A partir de entonces, se empezaron a encontrar cada año, en los hielos siberianos, cadáveres conservados de Mamuts.



------------------------------------------


Increíblemente, el ser humano llegó a conocer a los últimos descendientes de estos extraños seres. Aseguran los sabios, que el Mamut sobrevivió hasta ser conocido por el hombre primitivo, pues existen pruebas de ello.

Era parecido a un elefante indio, pero de mayor tamaño, y de piel más lanuda y basta.
Entre los elefantes fósiles descubiertos en el sur de Europa y Norteamérica, existieron dos con una talla de 3,50 a 4 metros.

Mamut: Elephas primigenius



Dinoterio 


El nombre de Mamut  Mammuthus (Excavadora) fue acuñado por Blumenbach en 1803. Estos enormes mamíferos aparecieron en el período Plioceno y se desarrollaron en el Pleistoceno.

Se supone que sobrevivieron mucho  más tiempo en Siberia que en otros lugares. Allí, protegidos por los hielos y el frío, se han conservado perfectamente, algunos ejemplares fosilizados  hasta nuestros días.

También se han encontrado restos del Mamut, en otros lugares que han padecido las condiciones de la Época Glacial.


Como hemos explicado en otros artículos, la mayoría de los Mamuts desaparecieron como resultado del evento de extinción, ocurrido hace unos 10.000 años.

Resulta extraordinario que hasta hace 4.000 años lograron existir los últimos ejemplares en una isla del Océano Glacial Ártico. Se trata de la ista Wrangel, al norte de Siberia.

Para adaptarse a las condiciones extremas de sobrevivencia, la diminuta extensión de la isla y la escasez de vegetación, se vieron obligados a reducir su tamaño, transformándose en ejemplares enanos.  Fueron los últimos representantes de tan singulares paquidermos.


El Mamut apareció en África, hace unos 5 millones de años, y desde allí se expandió por el Asia, Europa y América del Norte.

El Mamut gigante de Norteamérica, ha sido uno de los elefantes más grandes de todos los tiempos, ya que llegaba a medir más de  4 metros de altura hasta los hombros ( luego es preciso agregar la parte superior del cuerpo y la enorme cabeza, con lo cual llegaba a una altura de más de 5 metros ).

En cambio, el Mamut lanudo del norte de Europa y el Mamut de Rusia, el más famoso de los Mamuts, eran  más pequeños que los elefantes actuales. Medían solamente 2,80 metros de altura hasta los hombros,


Numerosos ejemplares han sido extraídos del suelo helado del Oriente de Rusia, donde cuerpos enteros han sido preservados por los hielos, durante decenas de miles de años.

Al parecer, la carne de estos Mamuts lanudos, todavía es comestible.
-----------------------------------------------------------

No fueron por cierto los Mamuts los gigantes que nos hemos imaginado. Si bien es cierto que algunos ejemplares llegaron a medir más de 4 metros y medio de altura, y que sus largas y encorvadas defensas llegaban a medir más de 3 metros y pesar unos 130 kilogramos, ¿qué es esto comparado con los inmensos dinosaurios?

Sin embargo, estos paquidermos, cubiertos de espesa piel y gruesa pelambre de color negro o rojizo, debían tener un aspecto impresionante.


No obstante, no es correcto hablar del Mamut, dado que los científicos han descubierto varias especies de estos animales. En total, exploradores y cazadores, han exhumado los cuerpos más o menos completos de unos 25.000 de estos  ejemplares.


Sus restos aparecen con frecuencia en Europa, Rusia, Siberia, Alaska, y aún en regiones más australes, como el Mar Caspio y el Lago Baikal.

Los Mamuts constituyen unos de los animales prehistóricos mejor conocidos. En efecto, su desaparición es recientísima si se la compara con la de otras especies. Por esto, en lugar de restos o algunos huesos, de los Mamuts se conservan esqueletos completos, y se ha podido estudiar no sólo su piel, su pelaje, su carne, su sangre, sino también los alimentos que ingerían.

Además, algunos ejemplares se han mantenido en buen estado, dado que han sido conservados en esos gigantescos refrigeradores naturales que son los llamados hielos perpetuos del Ártico.


Los Mamuts forman parte de una larga serie de mamíferos gigantes, conocidos desde el Oligoceno. De éstos, los "Mastodontes" son los que han sido más estudiados. De estructura maciza,eran elefantes descomunales de la Era Terciaria, armados de temibles defensas dobles, en ambos maxilares.
El  aspecto de estos paquidermos era parecido al de los elefantes, pero de tamaño casi doble.

Del estudio de su sangre, los investigadores han concluido que el Mamut estaba más emparentado con el elefante indio, que con el africano.


El Mamut de Berezovska (un afluente del Kolima, gran río del norte de Siberia, que desemboca en el océano glacial Ártico ), tal vez el más famoso de los Mamuts, tenía todavía en el estómago y en su boca, los alimentos que acababa de ingerir, cuando cayó sobre estos animales la onda de frío fulminante que los exterminó.


El número de Mamuts que ha llegado en buen estado a los laboratorios es reducido, dado que en Siberia, las dificultades para el transporte, siempre han sido muy considerables.

----------------------------------------------------------

ALGUNAS DIFERENCIAS ENTRE  MAMUTS Y MASTODONTES

Los ejemplares más escuálidos de Mastodonte, llegaban a pesar 6.000 kilogramos, pero los bien nutridos, superaban las 8 toneladas. Era por lo tanto el Mastodonte, más masivo y robusto que los elefantes de nuestros días, mucho más musculoso y más pesado.


Comparado con el Mamut, el Mastodonte tenía la cabeza más chata y alargada, y sus patas eran más masivas.  Sus  "colmillos" eran largos y curvados, ( pero no tanto como los que tenían  los Mamuts ). Constituían poderosas armas defensivas, que permitían a los ejemplares sanos y adultos, enfrentar sin temor a sus enemigos.


Los "tigres dientes de sable", el león cavernario y los lobos, entre otros carnívoros,corrían un tremendo riesgo de quedar ensartados en las defensas del Mastodonte.


Otro rasgo distintivo entre el Mamut y el Mastodonte, eran sus defensas.

Los colmillos del Mamut también eran muy útiles en la lucha por la existencia, pero con el transcurso de los años,( a medida que el animal envejecía), se curvaban demasiado, tanto que ya no le servían para pelear con un ejemplar más joven.


Es común ver que los elefantes de hoy arrancan las hojas de los árboles con la trompa y se llevan el alimento a la boca.

A diferencia de los Mamuts y de los elefantes actuales, los Mastodontes, debido a la estructura de sus dientes, se alimentaban de distinto modo, un modo parecido al de los rinocerontes, ramoneando la hierba y los arbustos.


En la extinción de estos grandes animales, habrían intervenido varios factores, pero fundamentalmente los cambios climatológicos ( explosión del gran meteoro a fines del Pleistoceno) y las plagas propagadas por los grupos humanos primitivos, sobre todo una enfermedad que los diezmó: la tuberculosis.

Galería de imágenes






Agradecimiento y cierre: Destacamos la colaboración de los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira en la magnífica ilustración de este artículo.

Esperando que el texto y estas imágenes, hayan sido de utilidad y agrado de los amables y consecuentes lectores, como siempre Brunetto se despide de los cibernautas con un fuerte y cálido abrazo. Continuaremos con esta interesante temática en otra oportunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario