martes, 24 de mayo de 2016

En su tránsito por el espacio, la Tierra ha sufrido muchos impactos con cuerpos de diferentes dimensiones, algunos de ellos muy grandes, pavorosamente grandes ... Esférulas enontradas en Australia evidencian el colosal impacto de un cuerpo cósmico de grandes dimensiones


EL GRAN ASTEROIDE QUE IMPACTÓ EN AUSTRALIA

Un asteroide de grandes dimensiones habría colisionado con nuestro planeta en tiempos primigenios, provocando grandes sismos y gigantescos maremotos, según sostienen los investigadores de la Universidad Nacional de Australia.

El impacto habría sido de una magnitud superior a cualquier otro de similar naturaleza.  La comprobación radica en el hallazgo de esferas diminutas (como cuentas de vidrio) localizadas en el Noroeste australiano, y que se originaron a partir de materiales volatilizados y vaporizados por el tremendo impacto. 

Tal colisión cósmica, tuvo que haber producido terremotos de colosales proporciones, pavorosos tsunamis y ocasionado el desplome de gigantescos acantilados.

Estos materiales, llevados por los vientos, seguramente se expandieron en forma de polvillo y escombros, difundiéndose por todo el globo.

Las esférulas encontradas evidencian una edad de 3.460 millones de años. 

Esto convierte al cuerpo asteroidal que las formó, en el segundo más antiguo en impactar la Tierra, y evidentemente, en uno de los de mayor tamaño. 

El "planetoide" pudo haber medido hasta 30 kilómetros de diámetro, originando al impactar, un cráter inmenso de cientos de kilómetros, a modo de gigantesca cicatriz sobre la superficie de nuestro mundo.

Esta inmensa masa pétrea, fue por lo tanto, mucho más grande que el asteroide que impactó en la península de Yucatán, hace 65 millones de años (momento de declive y extinción de los dinosaurios), el cual habría tenido un diámetro estimado de 11 a 16 kilómetros.


Se ignora,(aunque parezca paradójico) el sitio exacto del choque, dado que, como explican los expertos, todo cráter de tan lejana época, debe haber sido desdibujado por los movimientos tectónicos, o destruido por la actividad volcánica.

Las "perlas de cristal australianas", encontradas por el experto en la materia, Andrew Glikson (quien lleva más de dos décadas buscando señales de antiguos impactos cósmicos sobre nuestro mundo), mostraron la evidencia de que su origen radica indudablemente, en el choque de una gran roca procedente del espacio interplanetario.

Galería de imágenes

Cráter Barringer en Arizona, Estados Unidos


Cráter Acraman, Australia


Cráter Popigai, en Siberia, Rusia

Agradecimiento y cierre:

Destacamos la invalorable colaboración de los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira en las ilustraciones que engalanan este artículo.

Se aclara además que todos los artículos de este sitio digital de autoría del suscrito Carlos Brunetto, tienen por objetivo principal el empoderamiento de las actividades educativas y de divulgación cultural, así que un importante esfuerzo ha sido hecho para presentar conceptos, descubrimientos, teorías, y conclusiones técnicas y socio-políticas, sin utilizar un rebuscado vocabulario propio de especialistas, y tratando de presentar las ideas con el mayor rigor posible aunque siempre buscando sencillez y fácil comprensión.

Esperando que este contenido haya sido de utilidad y agrado para los benévolos ciberlectores, como es habitual Brunetto se despide de todos con un fuerte abrazo, y hasta la próxima entrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada