miércoles, 4 de noviembre de 2015

Más noticias sobre el llamado "asteroide de Halloween" o "la gran calabaza"

Este asteroide pasó cercano a nosotros el sábado pasado, y siguió majestuoso su curso ; impresiona por su tamaño, ya que si hubiera llegado a chocar contra nuestro mundo, sin lugar a dudas hubiera provocado una gran destrucción

El gran meteoroide, que se acercó el pasado sábado 31 de octubre de 2015, ha sido rebautizado como "La gran calabaza", por su coincidencia con la festividad de Halloween.

Actualmente, el cuerpo científicamente designado como 2015 TB 145,  sigue su viaje por el espacio interplanetario.

Las imágenes retransmitidas en directo, dibujaron una brillante roca espacial, del tamaño de cuatro canchas de fútbol, que se desplazaba a una velocidad pavorosa, del orden de unos 35 kilómetros por segundo, es decir 29 veces más rápido que una bala.

Su aspecto ha sido comparado a una calavera rotante. Otros, entre ellos, el astrónomo Bob Berman, lo visualizan como la cabeza gigante de un oso blanco.

La posibilidad de que un meteoroide tan enorme incida contra nuestro planeta es muy baja, de uno en un millón. Pero si hipotéticamente, uno de ellos impactara contra una gran ciudad, ésta ciertamente sería pulverizada, y morirían millones de personas.

Si el choque fuera sobre un desierto, provocaría un enorme cráter, y hasta se podría generar un terremoto de casi 8 grados en la escala de Richter.

Si golpera el océano, provocaría un maremoto, cuya magnitud exacta se desconoce, dado que todavía los científicos están estudiando la forma en que la energía de un meteorito podría ser transmitida en el agua.

Ondas de radio han sido lanzadas hacia el meteoroide desde las antenas de hasta 34 metros, del complejo ubicado en California, que rebotando en tan particular cuerpo cósmico, fueron redetectadas por los Institutos astronómicos de Virginia y Puerto Rico.

Estos centros se encargan de modelar las imágenes de la gran mole, que los investigadores esperan procesar con un increíble grado de resolución.

La última vez que un cuerpo de tal naturaleza se acercó tanto a la Tierra fue en el año 2006, cuando el asteroide 2004 X P14 llegó a ubicarse a una distancia similar.

En el mes de agosto de 2027, los amantes de la Ciencia Astronómica podrán disfrutar de otro gran acercamiento, cuando la roca 1999 AN10 se llegue a ubicar a tan sólo 384.400 kilómetros, equivalente a la distiancia que la Luna mantiene con respecto a nuestro mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada