miércoles, 11 de noviembre de 2015

Información complementaria sobre el objeto que pronto impactará la Tierra

Aunque aún se desconoce la procedencia del misterioso fragmento, lo cierto es que ha generado una gran expectativa en toda la comunidad científica

Las imágenes mostradas al final del artículo, pueden brindarnos una aproximación al fenómeno.

El objeto señalado, presenta en efecto una órbita elíptica ubicada dos veces más lejos que la existente entre la Tierra y la Luna, y parece tener una estructura hueca de  enigmático origen.

La Oficina de Objetos Cercanos a la Tierra se encargará de seguir los pasos del controvertido residuo, lo que entre otras cosas permitirá evaluar la eficacia de los mecanismos con que cuentan los astrónomos a la hora de conocer los movimientos de los objetos potencialmetne peligrosos que se dirijan a nuestro planeta.

El objeto, hasta ahora extraño, entrará a la atmósfera terrestre el viernes 13 de noviembre de 2015a las 6:19 GMT  (3:19 hora de Uruguay) y podría ayudar a los científicos a conocer más cómo cualquier objeto, natural o artificial, interactúa con la atmósfera terrestre. Ayudará a mejorar los modelos orbitales y herramientas de predicción de reingreso que pueden ser utilizados por los investigadores que estudian los objetos cercanos a la Tierra (NEOS).

El objeto está orbitando nuestro mundo cada tres semanas en una órbita altamente excéntrica.

Su masa no es suficiente para originar una catástrofe en la región, pero la caída será espectacular, ya que por unos segundos, el objeto será muy brillante en el cielo del mediodía.

Se desconocer de dónde proviene, pero se especula que puede ser un pedazo de un cohete de alguna expedición espacial, o tal vez podría pertenecer a una de las misiones Apolo, vagando por el espacio por casi cuarenta años.

Lo más probable es que se queme y desaparezca antes de llegar al océano Índico, pero igualmente se tendrá la máxima precaución ese día, en la zona del impacto.

Es uno de las decenas de objetos que quedan boyando en el espacio, por lo que no se descarta que se produzcan nuevas expulsiones en dirección a nuestro planeta en un futuro bastante próximo.

Los astrónomos están fascinados porque no saben exactamente de qué se trata. Se cree que es una pieza perdida de desechos espaciales más allá de la Luna, que permanecía sin identificación ni seguimiento, antes de ser descubierto por un telescopio a principios de octubre del presente año.

Lo más lógico es que sean partes de antiguos paneles solares o simples piezas de satélites.

Y la observación de este fenómeno servirá a los científicos para probar nuevos sistemas de detección de alertas.

La NASA sólo tiene catalogados 20 objetos artificiales que se mueven en una órbita lejana, pero ahora se sospecha que hay muchos más en situación similar.

Pronto volveremos con otros artículos vinculados con la basura espacial. La cantidad de objetos que tienen este origen es muy elevada, por lo que las noticias de este tipo de reiterarán. Y como siempre, hasta entonces Brunetto se despide de los amables lectores con un fuerte abrazo.

Galería de imágenes





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada