lunes, 27 de abril de 2015

Mujer en marcha, protagonismo de la mujer desde los años 60 hasta nuestros días : Recordando situaciones en las que interesantes acciones de una interesante mujer, han quedado en el olvido

Sobre cómo se puso nerviosa la izquierda uruguaya en el 2014

Cuando en las últimas elecciones uruguayas unos spots se burlaron de ciertos tics snobs del candidato Luis Lacalle Pou, muchos reflotaron el recuerdo de Mónica, un personaje que –entre el humor de Tato y Landrú, con una pizca de Niní Marshall– escribía supuestas columnas de sociales en la revista Marcha, satirizando las costumbres de la clase alta montevideana. Detrás del personaje de Mónica estaba la periodista Elina Berro, una brillante mujer que transitó por las redacciones y viajó por el mundo, y que vivió sólo 47 años. Ahora se publican en Uruguay sus columnas en un volumen que rescata su tarea pionera y modernizadora de los años ’60.

En el año 2014, dos semanas antes de las elecciones nacionales en Uruguay (que se llevaron a cabo el 26 de octubre de ese año), el Frente Amplio salió a dar batalla con una serie de spots que tenían como blanco al único candidato que puso nerviosa a la izquierda durante la campaña: Luis Lacalle Pou, por muchos llamado Cuquito, como se lo apodó despectivamente desde que entró al mundo de la política. como diputado. El citado es el hijo del expresidente Luis Alberto “Cuqui” Lacalle, el hombre del Partido Nacional que se dedicó a privatizar el país en los ’90.

A pesar de su relativamente pobre labor como legislador, “Cuquito” fue construyendo durante 2014 una candidatura fuerte gracias a herramientas del marketing que pudieron mostrarlo como representante de una nueva derecha desideologizada (éste era el secreto), que además se presentaba como alguien relativamente abierto y new age. Se definió a sí mismo “Por la positiva” (ése fue su slogan) y eso funcionó, convirtiéndolo en el principal contrincante de Tabaré Vázquez en ese momento.

Después de varios intentos de sacarle el maquillaje y desarmar su aparato marketinero, el Frente Amplio recurrió a su pertenencia a la clase alta –estancias, colegio inglés, vida en un barrio selecto como el de Carrasco– para ponerlo en evidencia frente a cierto tipo de electorado, con una serie de spots humorísticos donde una señora pituca, “Nany”, se comunicaba con él por teléfono pidiéndole por favor que hiciera algo para ganarle a esa izquierda que había impulsado leyes como las de las ocho horas para los trabajadores rurales y la del estatuto para las empleadas domésticas, iniciativas ambas que Lacalle no apoyaba.

Estos spots, que hacían hincapié en su origen y se burlaban de toda una clase social, tuvieron bastante éxito en las redes sociales, desatando una polémica rara, donde cierta burguesía se sintió ofendida y cierta clase media ilustrada, y memoriosa, protestó porque al personaje de “Nany” le faltaba algo. Y ese algo era una caricatura ingeniosa, sí, pero el personaje montado no tenía refinamiento, sutileza, conocimiento de causa, pues era una copia pobre. ¿Peron copia pobre de qué? Y ahí volvió al ruedo el nombre de “Mónica”, el personaje delirante de la aristocracia vernácula que inmortalizó Elina Berro en los ’60, escritora y periodista que pasó por todas las redacciones de la época, compañera de Angel Rama, María Esther Gilio, y Mario Benedetti, y única figura femenina dedicada al género humorístico en la prensa escrita de esa época, un espacio que luego de su paso quedó vacante durante años.

Este no es el lugar para discutir si el Frente Amplio se equivocó o no con esos spots, pero gracias a ellos quedaron claras tres cosas: (1) que la cuestión de clase, a pesar de que ahora esté de moda obviarla, sigue siendo la gran fisura; (2) que no basta con parodiar a la clase alta para pasar un mensaje; y (3) que el personaje de Mónica sigue tan vigente como desconocido para las nuevas generaciones, al tiempo que es una suerte de contraseña entre los lectores sobrevivientes del semanario Marcha. Pues sí, fueron esos viejos lectores quienes ayudaron a convertir en best seller los libros que recopilaron las columnas de Elina Berro: Mónica por Mónica (1967) y Mónicas prontas de seguridad (1968). Esos libritos, publicados por la editorial Arca, se vendieron como pan caliente en su momento y hasta ahora, que se acaban de reeditar en un solo tomo en Uruguay, eran inconseguibles. Fueron la base para dos obras de teatro, Mónica en la Feria (1967) y Mónica pone el hombro (1971), estrenada esta última pocos meses después de la muerte de su autora, con dirección de César Campodónico, música de Manolo Guardia, y letras de Horacio Buiscaglia y Mario Benedetti, entre otros. Pero desde entonces y hasta ahora primó el olvido de Mónica, y la parodia de una aristocracia que asistió al desmoronamiento de un país desde el otro lado del mostrador. De la creadora de este personaje, que vivió solamente 47 años y que ella misma fue un personaje por las características de su vida; y del retrato disparatado de todo un momento político y social (la intensa, prolífica y accidentada década de los 60, antesala del golpe de Estado del ‘73, que lo enterró todo), ya muy pocos se acuerdan.

La crisis como vernissage

Mónica era la esposa de Macoco, un estanciero que se la pasaba quejando de la crisis agraria. Era amiga de Bobbie, una “socialité” que iba cambiando de marido como de guardarropa, compinche de Terencio, un gay refinado con quien compartía sus inquietudes artísticas, y además patrona de Saturnia (la sirvienta negra “de toda la vida”) y de Jeremías (un mayordomo cáustico). Además tenía un perrito de nombre absurdo: Hipply-Forts-und-Waiter.

Por su parte, Maurice era el modisto personal de Mónica, de cuyos conocidos todos tenían al menos tres o cuatro apellidos. Mónica pasaba sus veranos en Punta del Este –aunque buscaba siempre nuevos destinos–, idolatraba y defenestraba a los porteños con gran intensidad, conocí a todos los agregados culturales de las embajadas así como a algunos políticos –los que venían de familias bien, no los otros– y por supuesto también a los personajes del mundo cultural y artístico del momento, que iban desde Angel Rama hasta Carlos Páez Vilaró. Hablaba en términos de “in” y “out” y se le confundían los escritores y las corrientes estéticas, pero no por ello se amedrenta, porque Mónica era una aventurera del ocio, un alma inquieta que alternaba las partidas de bridge con el karate o el yoga –o lo que estaba de moda practicar en ese momento– a lo que infaltablemente agregaba todo tipo de emprendimientos insólitos, como comprarse un taxi porque quería ser una mujer trabajadora, u organizar cenas de beneficencia para las chicas bien venidas a menos, que ya no podían veranear en Punta del Este.

Si bien este personaje se popularizó en el semanario Marcha, en realidad Mónica se gestó en Peloduro, una publicación que marcó un antes un y después para el género humorístico en Uruguay. En efecto, esa revista fue creada en 1943 por el dibujante Julio E. Suárez y duró de forma intermitente hasta 1964. En sus últimos años, cuando el país se despedía del modelo batllista de las “vacas gordas” y se sumergía en una crisis estructural, la revista viró de la tira cómica hacia textos que comentaban el acontecer nacional. Ahí el equipo de humoristas se renovó y empezaron a escribir los entonces jóvenes Mauricio Rosencof, Mario Benedetti, Carlos María Gutiérrez, y Jorge Sclavo. Con ese nuevo plantel, Suárez llamó a Elina Berro, que venía incursionando desde los ‘50 en el humor. Y la futura autora de Mónica firmaba entonces con los seudónimos de “Elinita Laitue” o “Carmencita Paquévea”, columnas donde ya arremetía contra la alta sociedad, que conocía muy bien por su origen y lo que sería el germen del personaje que la hizo famosa.

Pero el “mundo Mónica” era y es mucho más que una enumeración de lugares comunes o una caricatura de una cheta naïf (algo que de por sí ya lograría el rebote cómico), sino que se convirtió, por la manía o inclinación de la autora de meterse con personajes del mundo político y cultural, en una fascinante sátira costumbrista. Sin duda las andanzas de Mónica fueron una pintura de época que contó el Lado B de un país donde se mezclaba el consumo importado de los “swingging sixties” con los ideales intelectuales de “lo latinoamericano”, en medio de un clima social donde la palabra revolución sonaba cada vez más fuerte y era contestada con medidas políticas represivas. Y Elina Berro, que le tomó el pulso a su tiempo como pocos, puso toda la carne en el asador.

Muertos vivillos

Cuando cerró la revista Peloduro, asfixiada por la censura y los problemas económicos, Angel Rama, que dirigía la página literaria de Marcha, le propuso a la escritora Berro continuar allí con su personaje y las columnas fueron tomando otro espesor. El universo de Mónica seguía inalterado pero la realidad política del país iba cobrando mayor protagonismo, y en las páginas de un semanario politizado como Marcha, el trabajo de Elina Berro adquiriría una nueva dimensión. Así, en sus columnas pasaron a convivir también los Beatles con los comunistas, o el teatro de vanguardia con el entonces presidente Jorge Pacheco Areco (1967-1972). El Bocha como le decían a Pacheco, empezó a ser ridiculizado de manera constante en las columnas, ya que lo transforma en amigo de Mónica, quien le escribe cartas todo el tiempo para comentarle sus pareceres. De hecho, la autora eligió titular su segundo libro Mónicas prontas de seguridad, haciendo alusión a las “Medidas Prontas de Seguridad” que implementó entonces el presidente, para suspender las garantías constitucionales que se le antojaran, resultando un preludio del golpe de Estado de 1973.

En una de las primeras columnas que aparecieron en Marcha, Elina Berro mete a Mónica en la cárcel –en esa época comenzaban las primeras detenciones de “subversivos”– y desde allí le escribió una carta a Angel Rama: “Dear Rama: discúlpeme que le escriba con lápiz y en este papel horrendo, pero por más que le dije al guardián quién era yo y sobre todo, quién era usted, no hubo caso: me salió con que jamás en la Jefatura había habido noticia que alguien pidiese papel con membrete para escribir. `Agarre estas hojas que sirven para todo`, respondió el muy guarango. Y ya ve, ¡tengo que escribirle en papel de estraza! Porque, Dear Rama, estar en la cárcel, que ahora es lo más onda que hay, hace un año era algo absolutamente reservado a los delincuentes infanta juveniles, infanta seniles y algún que otro director de Banco. De todos modos, pienso que estos días –semanas, o meses, ¿chi lo sa?– me servirán de inspiración, ya que usted está empeñado en que yo produzca mis obras completas. Por de pronto, esto hierve de gente conocida. Ahí está Petela quejándose de que está engordando por falta de ejercicio, y María Fernanda y muchas otras dando vueltas entre los grises muros de la prisión no más aburridas, puedo asegurárselo, que cuando andaban a la pesca de porteños en Punta eran muy divertidas. Hemos organizado tómbolas y desfiles de modelos; las más subversivas nos hemos puesto a escribir versos o cosas por el estilo siempre mal interpretadas por las Autoridades”.

Si Elina Berro se hubiera quedado sólo con la crítica social, cultural y política, sus columnas habrían envejecido y valdrían ahora como documentos de época pintorescos, como archivo literario para investigaciones académicas o de rescate histórico, que no es poca cosa. Pero en sus textos pasa algo más. Además de un gran manejo del absurdo y de los diálogos, hay una mirada única y privilegiada. La autora escuchó su entorno con oído absoluto y lo puso en juego en su escritura. Y si bien fue despiadada, también fue tierna, y se atrevía a cruzar permanentemente la línea del delirio. Por eso los personajes siguen tan vivos, se salen de los libros, y es posible identificar a Mónicas y Macocos cincuenta años después. Porque algunas cosas no terminan de cambiar nunca. Y eso un buen humorista, que es ante todo un moralista, lo sabe más que nadie.

Elina a través del espejo

“¿Cómo no se ven? ¡Si son ellos!”, le decía Elina Berro a su hija cada vez que se encontraban por la calle con algún conocido de su crianza aristocrática. La señora o señor bien de turno la felicitaba por Mónica, y Berro, casi no pudiendo contener la risa, pensaba que esa misma persona le había servido como inspiración para alguno de sus personajes, tanto como su propia vida. Berro nació por casualidad en Buenos Aires en 1923, y como ya dijimos vivió solamente 47 años. Bisnieta de uno de los primeros presidentes uruguayos, Bernardo P. Berro, se crió en la esfera del patriciado nacionalista venido a menos. Su padre era abogado y murió cuando ella era una adolescente, algo que le marcó la vida. Él era su protector, y el proveedor de un estilo de vida que fue cada vez más difícil de sostener en una casa donde quedaron viviendo tres mujeres con una pensión.

Aunque sólo tuvo una educación formal hasta los 14 años –no era su destino ser una profesional sino ser presentada en sociedad y casarse bien– se interesó desde muy chica por la literatura que devoraba encerrada en su cuarto propio. Elina Berro se sintió desde joven una incomprendida y empezó a escribir poemas y cuentos que nunca publicaría. “Carezco de piedad para mí misma. Me aniquilo. Me abrumo con mi constante asecho. No me dejo vivir. Y no quiero morirme tampoco. Tengo necesidad, ya casi absoluta, de irme de aquí, fuera de aquí, lejos de aquí”, escribió una Elina intensa de 20 años, en una de las entradas de su diario de juventud. En esas páginas, que van hasta el año ‘47, aparece una escritora en ciernes que cita a Baudelaire, da cuenta de sus lecturas de Kierkegaard y de Byron, de los conciertos de Beethoven que escuchaba todas las tardes, y de ciertas actividades a las que acudía como chica de sociedad y de las cuales renegaba, de a ratos. También hay desengaños amorosos y peleas con amigas. Pero sobre todo aparece una chica ambiciosa que odiaba los domingos, que se tomaba tremendamente en serio su vida y su destino, al que consideraba dramático. No en vano años después brillaría en el campo del humor.

A los 25 años publicó su primer artículo periodístico y se casó con su primer marido, con quien tuvo a su hija, y de quien se divorció en 1956. En esa época fue vestuarista para el Club de Teatro (agrupación de teatro independiente), guionista para radio, redactora para todos los medios que la aceptaran, cronista de moda (el diario El País la mandaba a Europa a cubrir los desfiles), y hasta llegó a tener un programa en la tele. Así la presentó Julio E. Suárez (Peloduro) cuando ingresó en la redacción: “Elina Berro (Mónica), que estuvo en París, subió a la Tour Eiffel, visitó Chez Dior, y se vino con una colección de experiencias so exciting. Y supo poner la nota femenina y sexy en una redacción integrada por hoscos y barbudos señores. Su presencia provocó una multitud de duelos criollos, que amenazaron con dejar a Peloduro sin redactores. Que gane el mejor”.



Mónica por Mónica. Elina Berro 184 páginas Irrupciones Grupo Editor



Mónica salió de Elina, y Berro, de alguna forma, era Mónica. Una Mónica lúcida y clase media que decidió dedicarse a la escritura. Una Mónica que terminó cofundando –ya, al final de su vida, cuando se la estaba comiendo el cáncer– el semanario frenteamplista Sur. Una Mónica a quien arrestaron por entrevistar a miembros del MIR chileno. Ella, espléndida y recién llegada de Chile, le daba órdenes a los policías mientras se la llevaban presa: “No toquen esto que se rompe”, les decía mientras la detenían en la pista del aeropuerto. “Cuidado con esta cerámica y con estos vinos”, insistía, mientras se la llevaban junto a su segundo marido. Una Berro que se despidió de su vida escribiendo desde otro cuarto propio: el de un hospital. Elina Berro y Mónica se murieron un domingo de 1971. Fue homenajeada públicamente por el senador del Frente Amplio Zelmar Michelini, el mismo partido que, medio siglo después, la trajo de vuelta sin querer con unos spots de campaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada