viernes, 17 de abril de 2015

Los Ictiosaurios, reptiles perfectamente adaptados a la vida marina en el Cretácico Superior

Los Ictiosaurios: el estudio de las características morfológicas de estas criaturas y la forma en que nadaban y se alimentaban, despiertan interés y asombro entre los especialistas (este texto va acomplañado de numerosas imágenes ilustrativas que se presentan al final)

Estas criaturas existieron desde principios del período Triásico hasta el Cretácico Superior, y fueron especialmente abundantes en el Jurásico, hasta ser finalmente desalojados de su sitial de privilegio, por los Plesiosaurios.

La primera vértebra de estas criaturas, que fue encontrada en 1708, fue  naturalmente publicada como prueba del Diluvio.

Desde 1977, el  Shonisaurio (Ictiosaurio del Triásico), es el "fósil estatal de Nevada", estado que tiene el único esqueleto completo de este extinto reptil acuático, que llegó a medir hasta 17 metros de longitud corporal.

Estos "lagartos peces" (que es lo que su nombre significa) fueron diseñados para la velocidad. Cuando nadaban, llegaban a alcanzar los 40 kilómetros por hora, y más aún.

Tenían la capacidad de controlar su temperatura interior, generando su propio calor corporal, para nadar y cazar en las frías aguas de los océanos boreales y australes de aquellos tiempos.

El Oftalmosaurus, reptil de grandes ojos, medía unos cuatro metros, y llegaba a pesar una tonelada.

En la Columbia Británica, habitó uno de los más gigantescos reptiles acuáticos, el Shastasaurus Sikanniensis, cuyos restos fosilizados evidencian que llegaba a medir hasta 23 metros de longitud.

Los tiempos comprendidos entre el Triásico Superior y el Jurásico Inferior, marcan el cenit de los Ictiosaurios, cuyos cuerpos habían logrado la singularísima forma de "gota de lágrima", en extremo hidrodinámica.

Con un largo hocico dentado y provistos de enormes ojos, se sumergían en las profundas y oscuras aguas, en busca de alimentos.

Su dentadura indica a los científicos, su régimen carnívoro, y las crías halladas en sus cuerpos fosilizados, sugiere que eran vivíparos.

En 1905 fue ubicado en el centro de Nevada, en Estados Unidos, un conjunto de 25 especímenes, que se fosilizaron juntos. Estos "lagartos peces" habitaron en un océano de aguas poco profundas, que existió en ese lugar en los tiempos del Triásico.

Contra lo aceptado hasta fechas relativamente recientes, los Ictiosaurios eran en verdad mucho más diversificados de lo que se pensaba, pues se habían diferenciado bastante, a pesar de lo cual su desaparición estuvo vinculada no con un declinar paulatino sino con un rápido acontecimiento, vinculado posiblemente con importantes cambios climáticos.

Prometiendo continuar con esta apasionante temática en sucesivas entregas, Brunetto se despide de los amables lectores, con un fuerte abrazo para todos.

Galería de imágenes

Reconstrucciones del enorme Shonisaurus sikanniensis

















































Agradecimiento y cierre:

Destacamos la invaluable colaboración de los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira en las ilustraciones que engalanan este artículo.

Se aclara además que todos los artículos de este sitio digital de autoría del suscrito Carlos Brunetto, tienen por objetivo principal el empoderamiento de las actividades educativas y de divulgación cultural, así que un importante esfuerzo ha sido hecho para presentar conceptos, descubrimientos, teorías, y conclusiones técnicas y socio-políticas, sin utilizar un rebuscado vocabulario propio de especialistas, y tratando de presentar las ideas con el mayor rigor posible aunque siempre buscando sencillez y fácil comprensión.

Esperando que este contenido haya sido de utilidad y agrado para los benévolos ciberlectores, como es habitual Brunetto se despide de todos con un fuerte abrazo, y hasta la próxima entrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada