viernes, 26 de septiembre de 2014

¿Cuántos son finalmente los planetas de nuestro Sistema Solar? Al margen de que tal vez hoy día no se haya descubierto aún un planeta muy alejado o con plano orbital muy diferente de los planos de los usuales planetas reconocidos como tales, también influye la definición de planeta que se aplique


¿ Habrá un décimo planeta en nuestro Sistema Solar ? Los últimos hallazgos de la ciencia astronómica parecen confirmar esta especulación


Cada tanto, la noticia del hallazgo del ya mítico décimo planeta, agita los equipos de las redacciones periodísticas de todo el mundo.

No obstante y hasta ahora, tan fascinante noticia acaba siempre por descartarse..

El décimo planeta tiene cierta analogía con la desaparecida décima sinfonía del genial músico Ludwig van  Beethoven. Existen referencias a ella, pero sin embargo, nunca apareció..

Además, y por decir algo jocoso o cabalístico, al ser diez los planetas, ello conjugaría armónicamente con la base de nuestro sistema métrico decimal.


Por otra parte, varios "videntes" afirman que la entrada en lo que llaman la "Era de Acuario", está pautada por las "vibraciones" e influencias etéreas, de un nuevo y hasta ahora desconocido planeta (tal vez Nibiru, tal vez Planeta X), diferente por cierto del llamado "Planeta V".

Según informaciones llegadas desde Londres, el astro es "de color rojizo, opaco y pequeño, de más de 200 kilómetros de diámetro, individualizado en agosto de 1992, y fotografiado por primera vez el 27 y el 28 de septiembre de 1992 por el Observatorio Astronómico de Hawaii".

Sus descubridores, David Jewitt y Jane Luu, lo bautizaron Smiley, tomando el nombre del héroe de las novelas de espionaje de John le Carré, de quien son apasionados lectores.

Smiley, ahora llamado (15760) 1992 QB1, sería uno de los planetesimales más alejados de nosotros, tras el descubrimiento de Plutón en 1930.

Su órbita en torno al "Astro Rey" sería de unos seis mil millones de kilómetros, y para cumplirla emplearía unos 262 años terrestres.

El color rojizo con el que aparece indicaría que su superficie estaría formada por materia similar a la de los demás cuerpos del Sistema Solar.

Este cuerpo sin embargo es opaco, y su luz reflejada es seis millones de veces más débil que cualquier otro objeto del espacio exterior que pueda ser apreciado a simple vista. Por tal motivo, solamente puede ser individualizado a través de poderosos telescopios, y siempre que la Luna no se encuentre en oposición al Sol (plenilunio).

Según varios astrónomos, podría tratarse de uno de los primeros y más cercanos miembros del famoso "Cinturón de Kuiper", un segundo anillo asteroidal de nuestro sistema. De hecho, desde hace tiempo es considerado como un objeto cubewano, o sea, un objeto del Cinturón de Kuiper.

El profesor David C. Jewitt, de la Universidad de Hawaii, afirma que el pequeño planeta podría ser, eventualmente, un astro cometario. Este científico, es de la opinión que el "Cinturón de Kuiper", es un lugar cósmico muy propicio, para que en su interior se originen los cometas, en muchos lugares conocidos bajo el nombre de "estrellas con cabellera".

El "Planetesimal" como se le ha denominado al astro descubierto, formaría parte de un vasto conjunto de "objetos de hielo" que se mueven en el mismo plano de los cometas, y que cada tanto, serían impulsados hacia el Sistema Solar Interior, por "juegos gravitacionales" de variada naturaleza.

En su marcha, atraído por la fuerza gravitatoria del Sol, ocurriría entonces el proceso de sublimación del hielo, lo que así daría lugar a la formación de las famosas y a veces fastuosas caudas o colas cometarias.

La existencia del Cinturón de Kuiper, así denominado en honor al astrónomo Gerard Peter Kuiper que por vez primera postuló su hipotética existencia, tuvo una implícita confirmación cuando alrededor de algunas estrellas fueron individualizados "anillos de materia orbital", que parecen sistemas planetarios en formación, con una multitud de cuerpos de hielo en los bordes extremos.

Partiendo del descubrimiento del "1992 QB-1", el profesor Alan Stern del "Southwest Research Institute" (SwRI) de San Antonio, Texas, volvió a plantear su teoría según la que en el "Cinturón de Kuiper", debería haber por lo menos un millar de astros planetarios tan grandes como Plutón. La existencia de tales cuerpos,explicaría muchos de los comportamientos "extraños" no sólo de Plutón, sino también del planeta Neptuno.

Por su parte, los profesores David Jewitt y Jane Luu, de la Universidad de Berkeley, están convencidos de haber hecho un importante descubrimiento, con repercusiones profundas, como para entender más acerca de la formación del Sistema Solar.

Sin embargo, es muy pronto para extraer conclusiones científicamente seguras. Todavía será necesario estudiar más a fondo la órbita del pequeño planeta.

El "Planetesimal" como ha sido designado, recién ha entregado sus credenciales que le acreditan como integrante de nuestro Sistema Solar. Y en caso de confirmarse su condición planetaria, sólo resta darle una calurosa bienvenida.

Galería de imágenes



Ludwig van Beethoven y la sinfonía perdida


La cumbre del volcán Mauna Kea (en Hawái) es considerada como uno de los sitios más importantes del mundo para la observación astronómica

Jane X. Luu, astrónoma estadounidense de origen vietnamita

David C. Jewitt, profesor de astronomía formado en el Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawái, ahora en la Universidad de California, en Los Ángeles

David C Jewitt, Jane X Luu, y Michael E. Brown

Cinturón de Kuiper

El objeto (1992) QB1 fue descubierto por David Jewitt y Jane Luu el 27 de septiembre de 1992, usando el telescopio de 2,2 metros del monte Mauna Kea, en Hawái






Imágenes del Southwest Research Institute (SwRI)

El SwRI resuelve el misterio del dirigible Hindenburg, 75 años más tarde

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada