viernes, 22 de enero de 2016

Nuevo planeta del sistema solar, nunca antes visto debido a su lejanía, y solamente intuido debido a las anomalías que provoca sobre las órbitas de otros planetas


Ubican el verdadero noveno planeta del sistema solar


Según sostienen astrónomos del Instituto Tecnológico de California, el noveno planeta, gigante y glacial, estaría asomando más allá de Plutón y de los confines hoy conocidos del Sistema Solar.

Su existencia, se dedujo de las anomalías detectadas en las órbitas de varios de los llamados "planetas enanos", tales como el Sedna, el Eris y otros cuerpos transplutonianos.

Todos estos diminutos astros, se ven afectados por una fuerza gravitatoria, que procedería de un planeta hasta hoy oculto, denominado "perturbador masivo".

Hasta el presente, nadie ha logrado ver telescópicamente al enigmático Planeta nueve, como le llaman y en estos momentos, los astrónomos están tratando de ubicarlo, utilizando los más potentes anteojos astronómicos.

La dificultad que presenta observarlo directamente, se debe a que se encontraría 20 veces más lejos que Neptuno.

Oculto tras la órbita de Plutón, el  "noveno planeta", tendría una masa (cantidad de materia) 5 veces mayor que la de nuestro mundo.

Con un diámetro estimado en cuatro veces el de la Tierra, el citado astro, de confirmarse verdaderamente su existencia, sería el quinto planeta más voluminoso del Sistema Solar, luego de Júpiter,Saturno, Urano y Neptuno.

Con un tamaño 10 veces mayor que el de la Tierra, tardaría en completar su órbita unos 15.000 años, moviéndose en la región de escombros cósmicos, conocida como "Cinturón de Kuiper".

Brown y sus colegas, dicen que el extraño planeta podría haber sido expulsado, durante la temprana formación del Sistema Solar, por los cuatro grandes núcleos gaseosos, que dieron origen a los planetas gigantes.

El verdadero noveno planeta, tiene según cálculos, 5.000 veces la masa de Plutón, y sería en sus dimensiones, similar a Neptuno.

Domina gravitacionalmente en su vecindad del Sistema Solar. De hecho, domina en una zona mucho más amplia que cualquiera de los planetas conocidos.

Su importancia científica es muy grande, ya que su existencia proporciona una cabal explicación para toda una serie de particularidades misteriosas de los pequeños mundos, que se ubican más allá de Neptuno, conformando los restos helados y escombros del gran "Cinturón de Kuiper".

Este planeta gigantesco, estaría influyendo en las órbitas de varios de esos diminutos cuerpos y en los planetas enanos.

Brown y Batygin, quienes postulan ahora su existencia, al principio trataron por medio de ecuaciones y fórmulas matemáticas la no existencia de tal astro, pero tuvieron que desistir ante la evidencia.

Efectivamente, las perturbaciones en los movimientos de los planetas enanos, sólo podría deberse al movimiento de algo mucho más grande.

Su distancia al Sol es considerable, de modo tal que el reflejo de su luz en ese cuerpo, sería tan tenue, que incluso podría eludir los telescopios más potentes.

Los astrofísicos  estiman que podrán apreciarlo a través del instrumental óptico, en un lapso de dos a cinco años.


Véase también

(300) Domingo 31 de enero de 2016
En los confines del sistema solar, un nuevo mundo a descubrir / Noticia importante, a pesar de los grandes avances de la astronomía, parecería ser que aquí, muy cerca, en los confines de nuestro sistema solar, teníamos un planeta más allá de Neptuno y de Plutón, y no lo sabíamos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada