domingo, 31 de enero de 2016

Monstruosas criaturas, representantes del gran tamaño en el mar, y en donde los dinosaurios no se atrevieron a extender su dominio A disfrutar de las descripciones profusamente ilustradas con sorprendentes imágenes

Cazadores terribles y monstruos insaciables

Los Mosasauros y los Tilosauros eran luchadores infatigables e irreductibles. Al final de la Era Secundaria, en el Cretácico tardío, se hallaban en la cúspide de la pirámide zoológica y alimentaria. 

Ni el calamar colosal, ni los tiburones gigantes, ni tampoco ninguna de las variadas criaturas acuáticas de su tiempo, se atrevían a disputarles la indiscutida supremacía, que evidentemente ostentaban en los mares y océanos mesozoicos.

Los primeros fósiles de Mosasauros fueron encontrados en los restos sedimentarios de los antiguos mares, que entonces cubrieron buena parte de Europa. 

Posteriores descubrimientos,evidenciaron que estos vertebrados acuáticos tuvieron un amplísimo abanico de distribución por los océanos mundiales.

Algunos autores han sostenido la existencia de Mosasauros colosales, de 20 metros de largo. Sin embargo, como no se han encontrado registros confiables que lo confirmen, no es posible dar por veraz tal afirmación. 


Dentro de las variedades de esta especie, se ha estimado que el Mosasauro gigante, pudo haber alcanzado, como máximo, 18 metros de longitud corporal. 



Los Tylosaurus  imperaban en la región occidental del continente norteamericano, particularmente en lo que hoy es Canadá y  Estados Unidos, comarcas que durante millones de años estuvieron sepultadas bajo el mar. Otros restos fosilizados de estos animales han sido encontrados también en el Golfo de México.



Su indiscutible señorío, se extendía por todo el gran "mar interior" que entonces cubría gran parte de Norteamérica, desde Alberta hasta Texas.



Masivos monstruos de los antiguos mares

Los Mosasáuridos  (Mosasauros - Tylosaurus) escamosos reptiles con piel diseñada para la velocidad, poderosas mandíbulas dotadas de filosos dientes, musculoso cuerpo y poderosa cola, fueron los amos absolutos de los mares mesozoicos. 

Fueron gigantescos depredadores, que figuran entre los más grandes  que hayan existido.

Su contextura muscular era extraordinaria.Su espantosa boca era inmensa, de unos dos metros de largo, y albergaba dientes afilados y resistentes.

 Cuando mordía con toda su fuerza,ninguna presa escapaba. Y por cierto no masticaba, sino que sus víctimas eran tragadas enteras.

Después, los potentes jugos gástricos, cumplían su función digestiva.


Los mosasauros eran vivíparos,según modernas interpretaciones de sus fósiles. Es actualmente aceptado, que toda su actividad vital, se haya desarrollado siempre en el ambiente acuático. De quedar varados en las playas,muy difícilmente habrían podido zafarse, debido a su aplanada cola.

Eran los amos oceánicos, superdepredadores marinos en el Cretácico Superior ( 90 a 65 millones de años atrás).Sus restos fosilizados han sido encontrados en Europa, Norteamérica,África y Nueva Zelanda.

Tenían por lo general, el hocico largo y lleno de dientes, inclusive en el paladar. Algunos mosasauros tragaban a sus presas enteras, como lo hacen las serpientes (con las cuales estaban emparentados). 

Lograban esto, dado que en la mitad de la mandíbula inferior, contaban con una articulación, que les permitía abrir desmesuradamente su boca, y además, moverla hacia los lados. 

 Otros Mosasauros, (a diferencia de los tylosaurus) no engullían a sus presas enteras,sino  que con sus filosos dientes,desgarraban a sus víctimas en trozos, que tragaban luego,con gran satisfacción. 

Algunos Haynosaurus ostentaban un cráneo enorme, de más de 1,50 metros de largo,y sus poderosas fauces estaban armadas de 60 filosos dientes. 

Su cuerpo estaba diseñado para lograr una gran velocidad y capacidad de maniobra, lo cual, seguramente incapacitaba la reacción defensiva de sus presas.Se ignora hasta el momento,cómo y dónde criaban y daban a luz a sus vástagos.Tampoco se sabe a ciencia cierta, si eran ovíparos,vivíparos u ovovivíparos.

Colosales vertebrados marinos de otros tiempos


Referirse a los reptiles acuáticos gigantes como dinosaurios, no es acertado, dado que no hubo dinosaurios marinos.

Es cierto que ambos existieron durante la Era Secundaria (Mesozoica), es decir, el lapso geológico comprendido entre la Era Primaria (Paleozoica) y la Terciaria ( o  Cenozoica ), pero en ambientes distintos.

Ningún dinosaurio pudo adaptarse a la vida marina. Sin embargo, los océanos mesozoicos bullían de vida, con una amplísima gama de criaturas.

En los océanos, los organismos pueden llegar a alcanzar muy gigantescos tamaños. Efectivamente, el agua hace que no tengan que soportar con sus patas su enorme peso, sus voluminosos cuerpos y sus miles de kilos.


Ictiosaurio saltarín: este reptil con aspecto de delfín, era capaz de dar altísimos brincos en el aire, para sumergirse luego en busca de sus presas.Su cola era bifurcada y su aleta dorsal, impedía que rodara de un lado para otro mientras nadaba

El monstruo de Aramberri




El fósil encontrado en las costas occidentales de México, tiene una longitud estimada entre 14 y 15 metros, y lo  más sorprendente, es que corresponde a un ejemplar "juvenil".

Si aún así muestra tan descomunal tamaño, muchos paleontólogos se inclinan a creer que los adultos, en su etapa de mayor esplendor, superarían los 20 metros, pesando unas 50 toneladas.




"Monstruo de Aramberri" es obviamente, un inquietante nombre para un impresionante reptil acuático,temible y de colosal tamaño, que dominó en los mares jurásicos,unos 150 millones de años atrás. 

A pesar de que los restos están incompletos (se conocen solamente dos ejemplares fragmentarios), no cabe duda de que se trata de un pliosaurio de enorme cabeza (2,50 metros) cuello grueso y fuerte, cuerpo robusto, que impulsaba mediante sus aletas delanteras, dado que las traseras actuaban como timón.



Fue localizado en el estado mexicano de Nuevo León, y al principio se cayó en el equívoco de pensar que se trataba del esqueleto fósil de un dinosaurio carnívoro.

Despejada la confusión, los restos fueron estudiados por científicos locales y posteriormente, por paleontólogos alemanes y franceses de indudable solvencia profesional. 

Luego de minuciosas consideraciones, se concluyó que se trataba de un reptil marino de cuello corto, un Pliosaurio, cuya inmensa boca estaba provista de grandes dientes con los cuales y sin trabajo alguno, atravesaba como el cuchillo a la manteca, el cuerpo de sus víctimas. 




Sus presas eran variadas: peces,tiburones, reptiles marinos de menor talla y otros seres del antiguo mar.

Pero la conclusión más asombrosa se refiere a su edad y a su tamaño, dado que,según los expertos que lo estudiaron detalladamente, se trata de un "ejemplar juvenil" de unos 15 metros. 

Es natural, que en estado adulto, superaría largamente los 20 metros de longitud corporal, llegando a pesar 50 toneladas. 

Estas cifras, estas dimensiones, en cuanto a peso y longitud, lo convierten, evidentemente, en uno de los más grandes monstruos depredadores de los océanos prehistóricos. 

En la costa sur de Inglaterra, otro ejemplar, el "Pliosauroideo de Dorset", habría alcanzado una longitud máxima de 18 metros. 

Vértebras y dientes sueltos, hallados en los acantilados rocosos ingleses, muestran los vestigios de otra pavorosa criatura marina, devoradora y carnívora, un reptil acuático de 22 metros de longitud corporal, y al menos 22 toneladas de peso.

Depredador X

En el transcurso del año 2008, paleontólogos de primera línea, estudiaron en detalle, el fósil ( que comprendía más de 20.000 fragmentos óseos ) de otro pliosaurio, en el remoto archipiélago noruego de Svalbard.


Este ejemplar también vivió en el Jurásico, tuvo aletas de 3 metros de largo (las paletas de Kronosaurio australiano medían 2 metros) y su inmenso cuerpo en forma lágrima, que lo tornaba muy hidrodinámico, medía seguramente unos 15 metros de largo. 

El descubrimiento de este pliosaurio gigantesco, que desbarrancó del podio a otros colosos, y conocido primero como "Depredador X", también como "el Monstruo" y finalmente como "Pliosaurio Funkei", fue acompañado por el hallazgo de otros interesantísimos ejemplares, como ictiosaurios y plesiosauros.



Este riquísimo yacimiento fosilífero, verazmente  demuestra que estos inmensos e inquietantes reptiles marinos, habitaron también los mares de Norte, durante la "Era de los Dinosaurios".

Galería de imágenes 1 - General



































































Agradecimiento y cierre: Destacamos la invalorable colaboración de los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira, en las ilustraciones que engalanan este artículo.

Esperando que su contenido haya sido de utilidad y agrado para los benévolos ciberlectores, Brunetto se despide de todos con un fuerte abrazo, y hasta la próxima entrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada