domingo, 25 de mayo de 2014

Indicios de terroríficas criaturas nos llegan desde la "noche de los tiempos": Pliosaurus gigantesco de la Era Mesozoica

Una criatura que por su tamaño y su quijada, sin duda debió de ser un depredador muy temido


Fue un animal vertebrado perteneciente al registro fósil, que existió durante la Era Mesozoica o Secundaria, durante el lapso que se extiende desde el Jurásico Medio al Superior.

Este reptil acuático provisto de una enorme boca armada de dientes triangulares, en corte transversal, dominaba en los mares que cubrían lo que actualmente son comarcas europeas, en aquellos lejanos tiempos.

El Pliosaurus, tal como su nombre marca, fue un "saurio" marino de "cuello corto", a diferencia de los "plesiosaurios" de cuello largo, pero al igual que éstos, diversificado en todos los mares de esas épocas remotas.  

Una de sus variedades fue el Pliosaurus Macromerum (que significa fémur grande), con dientes temibles de más de 10 centímetros cada uno. El cráneo y la mandíbula del espécimen hallado se han conservado en muy buen estado. Y uno de los miembros posteriores,que también se logró ubicar, mide más de dos metros, o sea que sus aletas eran enormes.


Estos elementos indicativos de su gran tamaño, han persuadido a los expertos, que algunos ejemplares medían unos 18 metros de longitud, sobrepasando las 30 toneladas de peso (enorme masa corporal), para impulsarse por el agua con aletas de dos metros y ochenta centímetros. 

El Pliosaurus Rossicus, fue un saurio marino relativamente pequeño, representado por dos ejemplares encontrados en 1948 en comarcas rusas. 

Posteriormente se interpretó por parte de los científicos, que se trataba de un Liopleurodón, hasta que nuevos estudios permitieron al paleontólogo Knutsen ,catalogarlo correctamente como perteneciente al género Pliosaurus. Pudo tratarse incluso, de un ejemplar menor de Pliosaurus macromerum.

Otro representante temible fue el denominado "Depredador X", un Pliosaurio marino extinto de gran talla, encontrado en Svalbard (un archipiélago de Noruega).

Los restos ubicados en 2006, fueron exhumados en 2008, durante el verano boreal, rescatándose unos 20.000 fragmentos del cuerpo del gigantesco animal. Actualmente se exhiben en el Museo de Historia Natural de Oslo estos huesos fósiles, que según los paleontólogos, demuestran cabalmente las dimensiones de ese animal: mandíbulas de más de tres metros, dientes de 40 centímetros, y una longitud total de más de 15 metros.

Con semejante talla (que algunos han pretendido revisar), la presión de su mordida sería cuatro veces superior a la del Tiranosaurio, y su masa corporal superior a las 45 toneladas, lo que constituye, sin lugar a dudas, uno de los mayores depredadores de la historia geológica del planeta.




Imágenes de archivo del Pliosaurus macromerus


Comparación de dos esqueletos, ambos de 12 a 15 metros en edad adulta
Arriba el llamado "Monstruo de Aramberri", abajo el Pliosaurus macromerus
Nótense las diferencias, especialmente en la quijada y la fortaleza del esqueleto

Otros casos: Hallan un enorme fósil de Saurópodo en Argentina

Estos restos fueron encontrados por azar en 2013, por un peón rural, a 260 km de Trelew, provincia de Chubut

Este fósil pertenece a un enorme dinosaurio que pesaba el equivalente de 14 elefantes (unas 100 toneladas)

El ejemplar tiene una antigüedad de unos 90 millones de años

Se trata de un fósil de saurópodo hervíboro, de unos 40 metros de largo
desde la cabeza a la cola

El referido es el hallazgo más completo de este tipo de dinosaurio a nivel mundial


Agradecimiento y cierre:

Destacamos la invalorable colaboración de los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira en las ilustraciones que engalanan este artículo.

Se aclara además que todos los artículos de este sitio digital de autoría del suscrito Carlos Brunetto, tienen por objetivo principal el empoderamiento de las actividades educativas y de divulgación cultural, así que un importante esfuerzo ha sido hecho para presentar conceptos, descubrimientos, teorías, y conclusiones técnicas y socio-políticas, sin utilizar un rebuscado vocabulario propio de especialistas, y tratando de presentar las ideas con el mayor rigor posible aunque siempre buscando sencillez y fácil comprensión.

Esperando que este contenido haya sido de utilidad y agrado para los benévolos ciberlectores, como es habitual Brunetto se despide de todos con un fuerte abrazo, y hasta la próxima entrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada