martes, 29 de noviembre de 2011

En cuanto "Cultura General", más que los datos concretos, lo que sobre todo interesa son los conceptos


NOCIONES SIMPLES SOBRE CUERPO CÓSMICO Y MATERIA CÓSMICA


Los cuerpos cósmicos, constituyen en un sentido sencillo y claro, los "astros", es decir, los innumerables cuerpos celestes que conforman el Universo.

En otros términos, toda substancia que esté fuera del "globo terráqueo", dándose a éste, el nombre de "materia sub-lunar".


Es cierto que en tiempos antiguos, y particularmente durante la Antiguedad Clásica, filósofos y científicos griegos y romanos, consideraban que la materia cósmica poseía cualidades muy diferentes a la terrestre.

Concretamente se hablaba de la famosa "quinta-esencia", es decir un quinto elemento que consideraba la filosofía antigua en la composición del Universo, una especie de "ÉTER" sutil y purísimo, cuyo movimiento propio era el circular, y del cual estaban formados los "cuerpos celestes".

En esa línea, Aristóteles y los filósofos "peripatéticos" enseñaban que había una notable distinción entre los cuerpos situados antes y después de la órbita lunar. Dentro de la esfera sub-lunar se daban los cambios y permutaciones, signos de la imperfección y los desajustes, de las inmundicias y los errores.

Por el contrario, los situados más allá del orbe de la Luna, eran los astros, animados del movimiento circular - uniforme, de naturaleza cósmica, esféricos, lisos, incambiables, y eternos, es decir, "perfectos" según el concepto de la filosofía antigua.


Asimismo, también es correcto que en el siglo XIX, el extraordinario desarrollo de las ciencias dejó obsoletas estas concepciones filosóficas. El análisis espectral permitió asegurar la unidad de la composición físico-química del Universo conocido, al demostrar que en los "astros" existen los mismos elementos que en la Tierra.

El análisis espectroscópico ha permitido descubrir la presencia de nuevos cuerpos simples en ciertos minerales, pero en cantidades tan ínfimas, que escapaban al análisis químico.


A esto contribuyó mucho el estudio de los astrolitos, ya sea los de naturaleza pétrea (aerolitos) o metálicos (sideritos), o los formados de piedras y metales (siderolitos). A los de tamaño imponente, se les denomina uranolitos, cuyo peso asciende a varias toneladas.

Pero el concepto difuso, todavía se mantuvo un tiempo más en los cometas, astros cabelludos cuya exacta naturaleza persistía en mantener sus secretos. De masa imponderable para los astrónomos del siglo XIX, fueron llamados las "nadas visibles" por Jacques Babinet, gran físico y matemático francés.

Todavía en las primeras décadas del siglo XX, se les consideraba a los astros cometarios como "materia sutil y finísima", "pelusa solar y cósmica", "finas hebras del éter", y otros conceptos vagos y huecos de contenido.


Quizá interese a alguien la aclaración de conceptos que tanto se manejan y a veces con ligereza.

Universo es el conjunto de todo lo existente - incluyendo la materia, la energía, el tiempo, y el espacio.

Cosmos es sinónimo de universo ordenado, por oposición al caos, es decir el estado primigenio del Mundo, confuso y desordenado, sin leyes naturales.

Materia es todo lo que constituye el Universo ponderable.

Masa es una cantidad de materia.

Volumen se refiere a tamaño.

Densidad es el cociente entre la masa y el volumen.

Energía es la capacidad de realizar un trabajo.

Potencia es trabajo realizado sobre tiempo empleado.

Espacio es el lugar que ocupan los cuerpos, es decir, aquella zona del Universo que podemos expresar en términos de arriba, abajo, derecha, izquierda, delante, y atrás.

Cuerpo es una parte de materia que ocupa un lugar en el espacio. Un cuerpo puede tener una forma definida o no. Pensemos en las "nebulosas" masas de gas y polvo cósmico, de límites indefinidos y formas imprecisas, que ocupan en el cielo enormes extensiones.

En fin, con esto pensamos haber ampliado y clarificado algunos de los conceptos que nos fueron solicitados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada