domingo, 24 de julio de 2011

Los gigantes contemporáneos de los homínidos y del hombre moderno, trazas de un mundo muy distinto al que se aprecia hoy día


LOS MAMÍFEROS GIGANTES DEL PASADO

Cuando en nuestro mundo imperaban todavía los grandes saurios, comenzaron a aparecer los primeros mamíferos. Eran como ratones pequeños, seres que traían novedades encantadoras: peluditos, tibios, vivaces, de mirada nerviosa y aguda nariz inquisitiva. Y sus hembras traían unas glándulas de las cuales brotaba el gran invento: la leche.


En esos días verdaderamente comenzaron a existir las mamás sobre la faz del planeta, con el perfil que hoy día entendemos los humanos. Por primera vez había criaturas que desde el momento del nacimiento, eran criadas en la noción primordial de la ternura y la entrega, expresadas en tibieza, leche, arrullo, olor, y protección.

Esos seres andaban asustados y nerviosos casi todo el tiempo. Y si tenían que salir huyendo a escape, su única esperanza de salvación, consistía en su habilidad para correr en ángulos cerrados y cambiar bruscamente de dirección, porque lo que era en línea recta...

Los pasos seniles de un Brontosaurio decrépito, lo hacían avanzar a unos seis metros por segundo, es decir, podía recorrer unos 100 metros en menos de 20 segundos. No es la marca de un campeón olímpico, pero sí la carrera a máxima velocidad, de un hombre normal de unos 30 años.

Y el anciano Brontosaurio en cuestión, podía mantener su velocidad por horas y horas.

Imaginad, pues, la velocidad que debe haber adquirido un joven y muy atlético "Tiranosaurus rex", estimulado por el deseo de desayunar...

Los dinosaurios, verdaderamente, contaban con "botas de siete leguas" por la sola extensión de sus pasos.

Pero por el momento, no continuaremos refiriéndonos a los grandes saurios, ya que como gigantes resultan demasiado fósiles, demasiado alejados de nuestros días.

Lo interesante, es que de aquellos primeros mamíferos, animales diminutos, fueron naciendo cachorros cada vez más y más grandes.


Hasta que llegó el Mioceno, hace cosa de 25 millones de años, y la Tierra se vió conmovida por la moda de los mamíferos gigantes (megafauna).


Apareció el gran Mamut, con el Mastodonte, el Megaterio, el Dinoterio o Deinoterio, y el Milodón. Y también surgieron los Megaloceros (ver abajo imagen), arcaicos parientes de los ciervos, más grandes que un gran caballo, y provisto de cuernos de hasta 4 metros.


Así como también surgió el gran "Oso de las Cavernas", de 5 a 6 metros de altura cuando se paraba sobre sus patas traseras.

Los caballos crecieron, desde el tamaño de un perrito fox terrier, hasta la alzada comparativamente enorme y majestuosa de un "pony" de las Shetland, o de un "mampato" o "caballo chilote" de Chiloé (sur de Chile).

Claro que después, los equinos o équidos siguieron creciendo, y hoy, los pony y los mampatos, parecen juguetes, al lado de un percherón de tiro pesado.

De estos animales enormes, muchos sobrevivieron el paso de siglos y más siglos, tanto, que aún existían en la Tierra cuando el hombre apareció y evolucionó. Y de éstos, varias de los grandes y voluminosos ejemplares siguieron existiendo cuando los homos evolucionaron hasta convertirse en el hombre moderno, hace unos diez mil años.





Uno de estos grandes ejemplares fue el "jabalí gigante", que tenía una calavera de 1 metro con sesenta centímetros de largo. Debe haber sido tan grande como un elefante menudo, pero endiabladamente ágil, y dotado de una fuerza formidable. Además, tendría un carácter tan malvado e irascible como los jabalíes de hoy día.

De los grandes mamíferos prehistóricos, llamados también "antediluvianos", el Megaterio hallado en el Cerro Blanco, en las cercanías de Santiago de Chile, así como el Milodón hallado en una inmensa caverna en la región magallánica, vivieron hace unos diez mil años, y según algunos, su extinción se ha debido a que eran presa demasiado lerda para los siempre hambrientos inmigrantes humanos.

En efecto, el Milodón magallánico estaba dentro de una cueva que daba muestras de haber sido albergue de seres humanos.



Y para algunos, resulta lícito preguntarse si no habrá sido llevado hasta allí, por un grupo de felices cazadores. Claro que, deberíamos admitir, que esos cazadores tendrían que haber sido fantásticamente forzudos.

Deberían haber tenido verdaderas fuerzas de gigante, para arrastrar hasta su albergue, montaña arriba, una presa de varias toneladas.

Continuaremos con esta interesante temática en un próximo artículo.

GALERÍA DE IMÁGENES

Cartelera de Mamíferos

Cinodonte (Sinapsido primitivo -reptil mamiferoide- eslabón entre reptiles y mamíferos)

PRIMEROS MAMÍFEROS

TRICONODONTO

TAENIOLABIS TAOENSIS

MONOTREMATA

STEROPODON

Rastro dejado por las huellas de los dinosaurios jurásicos en Yemen

Pisadas de dinosaurio herbívoro en la denominada Formación Tacuarembó, rica formación de arenisca en Cuchilla del Ombú, Uruguay

Mammuthus meridionalis exhibido en el Museo Nacional de Historia Natural en París

Reconstrucción de Mastodonte (Mammut americanum)

Megatherium

Dinotherium

Glossotherium robustum (Mylodon robustus)

Megalocero

Oso cavernario

Poni islandés

Caballos chilotes

Jabalí gigante

Cueva del Milodón

Poblamiento de América (ruta del Pacífico)

Poblamiento de América (las investigaciones genéticas)

GALERÍA DE VÍDEOS

La Evolución en cinco minutos


La evolucion de las especies - Parte 1


La evolucion de las especies - Parte 2


La odisea de la especie - Capítulo 1: Los Pre-Homínidos (1/5)


La odisea de la especie - Capítulo 1: Los Pre-Homínidos (2/5)


La odisea de la especie - Capítulo 1: Los Pre-Homínidos (3/5)


La odisea de la especie - Capítulo 1: Los Pre-Homínidos (4/5)


La odisea de la especie - Capítulo 1: Los Pre-Homínidos (5/5)


La odisea de la especie - Capítulo 2 (1/5)


La odisea de la especie - Capítulo 2 (2/5)


La odisea de la especie - Capítulo 2 (3/5)


La odisea de la especie - Capítulo 2 (4/5)


La odisea de la especie - Capítulo 2 (5/5)


La odisea de la especie - Capítulo 3 (1/5)


La odisea de la especie - Capítulo 3 (2/5)


La odisea de la especie - Capítulo 3 (3/5)


La odisea de la especie - Capítulo 3 (4/5)


La odisea de la especie - Capítulo 3 (5/5)


La odisea de la especie - La leyenda del niño lobo (1/2)


La odisea de la especie - La leyenda del niño lobo (2/2)


Mamíferos


Los mamíferos


Daireaux prehistorico


La megafauna


Megafauna: Cazadores de fósiles


África: Crónicas del origen de la Tierra


Avances científicos del siglo XIX

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada