viernes, 8 de julio de 2011

Consolidando poder, influencias, riquezas, las sutiles cadenas que ayudan a eternizar el "statu quo": Sin duda, muchas son las cosas que tenemos que analizar y reformar


"Fernando Mieres": La distribución del poder, de los privilegios, de la riqueza, incluye oficializar la opinión y las ideas de algunos escritores y periodistas, tratando indirectamente de acallar otras que contradigan o se opongan a ellas. La llamada "Historia Oficial", o sea, la concepción sociohistórica de los grupos nacionales de poder, es la que trata de imponerse tanto a través del esfuerzo editorial, como a través de los medios de comunicación, y como a través del propio sistema educativo.

MEDITANDO


¿Usted qué es?

* Propietario o inquilino;
* Conductor o pasajero;
* Profesor o alumno;
* Dueño (autónomo) o empleado;
* Gobernante o gobernado;
* Amo o esclavo;

En este planteo se ha deslizado un grave error: Se ha separado con una «o» dos roles aparentemente opuestos, como si alguien no pudiera ser simultáneamente ambos.

Por ejemplo:

* Es dueño de la casa donde vive pero alquila un hotel en las vacaciones;
* Es conductor cuando maneja su automóvil pero pasajero cuando toma un taxi;
* Es profesor con sus hijos o en un instituto pero alumno en la facultad donde estudia.

Sin embargo, también podemos utilizar esos roles supuestamente opuestos para pensar en otra cosa, para categorizar a la gente:

Un adulto, es decir alguien que ya puede autosustentarse, vivir solo, gestar un hijo, desempeñarse en lo laboral, podría acumular en su descripción sólo los roles de una columna, es decir, casualmente ser inquilino, pasajero, alumno, empleado, o por el contrario, predominar en su perfil la otra columna (propietario, conductor, etcétera).

También se podría agregar otra alternativa a la lista anterior.

-- Usted puede ser:
* Escritor o lector.

Estas dos posibilidades sí que son más complejas.

Nuestra cultura está liderada por personas con poder de mando y/o con jerarquía social. Y en su mayoría, ellas tuvieron o tendrán mucho dinero, y son influyentes dentro y fuera de las tareas de gobierno.

También en su mayoría esas personas tienen más anécdotas interesantes para contar que los lectores, quienes llevan una existencia más opaca, como todo el mundo, sencilla, común, en algún sentido menos trascendente.

Además se da un círculo vicioso: Las empresas editoriales suelen pertenecer a personas influyentes, que editarán libros de quienes colaboren a consolidar y aumentar su patrimonio y su poder, y harán lo posible para enmudecer y desplazar a quienes los pongan en peligro.

Toda esta cultura verticalista, organizada como un ejército, suele consolidar e imponer el presente orden social, para que el pueblo piense preponderantemente como más les conviene a quienes están en la cima del poder y de la riqueza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada