sábado, 18 de mayo de 2013

Planetoides de inquietante acercamiento: Pareciera que el creador del universo, Dios estricto y vigilante, nos observara con indiscimulado interés

Atención, las protestas sociales parecen haberse trasladado al espacio, para desde allí tirarnos con cascotes de todos los tamaños y formas. Afortunadamente y hasta ahora se ha tenido mala puntería, pero no podemos confiarnos por siempre en nuestra buena suerte. Urgentemente necesitamos una policía espacial que nos proteja de esta nueva fuente de inseguridad ciudadana

Nos bombardean...

Un asteroide de un kilómetro de diámetro, viajando a una velocidad de más de diez kilómetros por segundo, denominado "2002 OD20", llegará el 23 de mayo de 2013 a su máxima aproximación con nuestro planeta.

Clasificado por los expertos como del grupo Apolo, que son los que presentan órbitas que cruzan a la terrestre, precede a otros cuerpos que también se acercarán en mayo y junio del presente año.

Uno de ellos, con 130 metros de diámetro, viaja a veintinueve kilómetros por segundo, y en estos días se ubicará a una distancia ocho veces superior a la de la Luna

El 4 de junio de 2013, otra roca espacial, de 320 metros, pasará a una distancia nueve veces superior a la lunar.

Asteroides gigantescos, de más de un kilómetro de diámetro, se aproximarán los días 25 de mayo, y 5 y 6 de junio de 2013, y entonces será posible apreciarlos con cierto detalle con instrumental apropiado.

A ellos debe agregarse el "1999 WC2" así como otros dos de compleja designación, que pasarán los días 12, 18, y 26 de junio de 2013, todos ellos de similar volumen y sin constituir ningún peligro para nuestro planeta, al menos en este acercamiento, por la distancia a que se ubicarán.

Pero hay otro cuerpo, el asteroide gigante "1998 QE2", que en su máxima aproximación a nuestro mundo estará a una distancia prudencial pero significativa, como para que los científicos de la NASA hayan puesto su atención en este cuerpo y se hayan decidido a investigarlo a fondo.

Este "planetoide", con un diámetro de casi tres kilómetros, se desliza por el espacio a una tremenda velocidad de más de diez kilómetros por segundo, y se ubicará como mínimo a unos cinco millones de kilómetros de nuestro mundo, o sea 15 veces la distancia que nos separa de la Luna. El acercamiento máximo se dará el 31 de mayo de 2013.

Ese cuerpo será seguido desde varios observatorios y radiotelescopios, como el de Arecibo (en Puerto Rico), y se piensa que se obtendrán imágenes espectaculares, con detalles increíbles de su misteriosa superficie.

En el año 2016, se proyecta lanzar al espacio una sonda con un simbólico nombre, la "Misión Osiris", dirigida al asteroide 101955 Bennu (con designación provisoria 1999 RQ36), un cuerpo celeste potencialmente muy peligroso para nuestra civilización.

Además de examinar potenciales riesgos, la investigación de los cuerpos menores del Sistema Solar, tales como los asteroides y los cometas, brindan una valiosísima oportunidad de conocer más acerca de los orígenes mismos de nuestro sistema planetario, de cómo llegó el agua a nuestro mundo (se acepta que procede de los cuerpos celestes antes mencionados), e incluso más, de cómo se originó la vida, pues el origen de las moléculas orgánicas (la famosa panspermia) procede del espacio exterior, y tal vez es lo que podría haber conducido a la aparición de la vida en la Tierra
 
Proximamente…

Continuaremos con el abordaje de otros interesantes temas, enfocándolos desde muy variados ángulos, y particularmente incluyendo informaciones sobre: Astronomía, Historia del Arte, Descubrimientos Paleontológicos, Antiguas Civilizaciones, y otras disciplinas, así pretendiendo el enriquecimiento del acervo cultural. Y como siempre, desde Montevideo, de parte de Carlos Brunetto, un cálido abrazo para todos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario