miércoles, 22 de febrero de 2012

Las tormentas solares, aún nos resta saber mucho de este fenómeno


INTERROGANTES QUE PLANTEAN LAS "TORMENTAS SOLARES"


Ante nuevas explosiones solares ya pronosticadas, se tomarían medidas preventivas, como accionar escudos protectores. No obstante, tampoco se descarta que varios satélites artificiales se vuelvan no operativos por esta causa.

De hecho, ya en octubre del 2011, el satélite UARS quedó totalmente descontrolado, y otro que orbita alocadamente, es el telescopio espacial alemán.

Se ha establecido que las amenazas más peligrosas contra estos artefactos espaciales, son por un lado los meteoros, y por otro las erupciones del "Astro Rey", que estarán particularmente activas en el año 2012.


Se ha pronosticado por parte de científicos de primera línea, que hasta los cinturones de Van Allen podrían ser afectados. Dichos cinturones son zonas de la magnetófera, donde las partículas altamente cargadas de energía se concentran.

Existe un cinturón externo, constituído de electrones, extendido aproximadamente entre los 25.000 y los 50.000 kilómetros por encima de nuestro globo. Y hay otro interno, conformado por una combinación de protones y electrones, ubicado entre los 6.500 y los 13.000 kilómetros de la superficie terrestre.

Se tenía la convicción de que el cinturón más alejado, podría alterarse intensamente como resultado de una tormenta solar. Pero ahora se ha evidenciado que si la actividad solar es particularmente intensa, los electrones en el cinturón interno, podrían convertirse en energía. Y la radiación podría seguir siendo significativa durante períodos prolongados.

Algunos físicos han estimado, que el aumento de radiación en la zona interior puede llegar a durar un decenio, dañando satélites durante lapsos largos. No se destruirían todos los artefactos a la vez, pero se podrían reducir en un alto porcentaje, la vida útil de los mismos.

Por otra parte, con respecto a las interrogantes relativas a si estas explosiones solares podrían afectar a los seres vivos, y en particular, al ser humano, les diré que la atmósfera nos protege como un escudo.


Sólo podrían llegar, eventualmente, las partículas de alto poder de penetración, producto de explosiones extraordinarias, lo cual es muy poco probable.

Las tormentas solares, se componen en esencia, del flash de luz, partículas subatómicas, y el gas magnético o plasma. Precisamente es el gas magnético el que hace que el campo magnético de nuestro planeta vibre como una campana.

Los investigadores sostienen que no habrá mayores consecuencias en la superficie planetaria, dado que el flujo de partículas solares chocará con el "campo magnético" y se desviará hacia los polos.


Las tormentas magnéticas generalmente, duran un día o dos como máximo, con efectos intermitentes en las comunicaciones radiales y televisivas y sobre los radares, siendo los resultados más intensos cerca de los polos boreal y austral, y casi nulos en el ecuador.

Con respecto a las interrogantes referidas a si las tormentas solares afectan a las mujeres embarazadas, la respuesta es negativa. Hasta el momento, no existe evidencia alguna, de que incidan sobre los embarazos.

Continuaremos en el abordaje de este interesante tema en próximos artículos.

A quienes puedan estar interesados en ampliar conocimientos sobre el sol, sobre el sistema solar, o sobre otros asuntos vinculados sobre la astronomía, recomendamos consultar otros artículos en este mismo weblog.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada